La Pre-historia del Superhéroe (IV)

Por
21
480

Si en la anterior entrega de la Pre-historia del superhéroe tratamos aquellos personajes y autores que impulsaron las revistas pulp, como fueron John Carter, Conan o H.P. Lovecraft, hoy ahondaremos en la historia de aquellas figuras que se hicieron populares en ese medio. Me refiero a personajes como The Shadow y Doc Savage, todos ellos antecesores directos de los protagonistas que pueblan actualmente los comic books americanos.

Para situarnos y saber de dónde vinieron estos personajes hay que tener en cuenta y recordar una novela que supuso un antes y después en la creación de historias para las revistas pulp. Me refiero al trabajo de Philip Wylie, The Gladiator (1930). Como ya vimos anteriormente, Hugo Danner fue presentado como un nuevo modelo de héroe con poderes obtenidos gracias a la ciencia. Sin embargo, a pesar de que Hugo intentaba utilizar sus poderes para el bien, el protagonista era un incomprendido en la sociedad que vivía y era rechazado. El tono pesimista de la novela vino a expresar que el ser humano no estaba aún preparado para aceptar a un superhombre.


No obstante, The Gladiator supuso un punto de inflexión en los temas a tratar en la revistas pulp venideras y poco después de la publicación de la obra de Wylie le siguieron otros textos que siguieron el patrón establecido por el héroe incomprendido Hugo Danner. El primer personaje en seguir esa estela fue The Shadow.

The Shadow

Aunque la publicación de las historias de este personaje en magazines pulp no ocurrió hasta 1931, el nacimiento oficial de The Shadow se produjo el 31 de julio de 1930 en un programa de radio sobre misterios llamado Detective Story Hour. Su popularidad fue casi inmediata y pronto obtuvo su propio programa de radio y una revista editada por Street & Smith donde se contaban sus aventuras. The Shadow fue presentado como una variante gótica de personajes disfrazados como lo eran la Pimpinela Escarlata o el Zorro. En este caso, el protagonista vestía totalmente de negro con algunas prendas en rojo y siempre cubría buena parte de su rostro con una especie de bufanda que solo dejaba entrever sus ojos penetrantes y su característica nariz aguileña. The Shadow era un rival sin piedad que se enfrentaba a sus enemigos con sus dos pistolas automáticas del calibre 45 y que siempre se ayudaba de la oscuridad que ofrecían las horas nocturnas para impartir justicia. Este héroe era un experto en infundir terror en el corazón de sus enemigos mediante artimañas de criminal, lo que en cierta medida satisfacía las necesidades de sangrienta venganza que ansiaban aquellos ciudadanos americanos que sufrían la Gran Depresión. Además, The Shadow poseía la siniestra habilidad de nublar la mente de sus enemigos, un poder místico que había aprendido en sus viajes a la lejana Oriente y que se popularizó en el serial de radio. De nuevo, Asia se presentaba como una tierra de la que provenían los enemigos de los héroes o un lugar que atesoraba misteriosos conocimientos y poderes. Fu Manchu (o el Sr. Han, nombre que ha utilizado Marvel para evitar problemas con los derechos de autor), Garra Amarilla, Ra’s al Ghul, Puño de Hierro… son claros herederos de esta tendencia.

David Chrisman, William Sweets y Harry Engman Charlot fueron los creadores del personaje para el programa de radio, pero fue Walter B. Gibson quien, bajo el seudónimo de Maxwell Grant, popularizó a The Shadow en las novelas pulp. Influenciado por el Drácula de Bram Stoker y el personaje francés Fantômas, que era todo un maestro del disfraz, la intención de Gibson fue la de crear un personaje que combinara la extraordinaria habilidad de Houdini como escapista junto con el poder hipnótico de los místicos tibetanos y el talento de los magos de teatro para crear ilusiones. Gibson escribió 282 de las 325 historias que se publicaron quincenalmente en la editorial Street & Smith. Los otros autores que le sucedieron fueron Lester Dent, Theodore Thinsley y Richard Edward Wormser, que colaboraron hasta 1949, año en el que The Shadow Magazine fue cancelado aunque años más tarde se publicaron hasta nueve novelas del personaje en la editorial Belmont Books.

Curiosamente The Shadow poseía más de una identidad secreta, concepto por cierto, que fue reintroducido por Gibson para este tipo de historias. En las revistas el héroe era Kent Allard, un afamado piloto que había luchado con los franceses en la I Guerra Mundial y donde era conocido como el Águila Oscura. Tras la guerra, Allard fingió su muerte en las junglas de América del Sur para más tarde regresar a EEUU y adoptar otras identidades con el propósito de ocultar su existencia y luchar contra el crimen. La identidad más conocida es la de Lamont Cranston, un joven neoyorquino millonario que existe en la realidad ficcional de la revista y que es suplantado por Allard cada vez que Cranston sale del país para viajar por el mundo. El resto de identidades de The Shadow son figuras como el comerciante Henry Arnaud, el anciano Isaac Twambley y Fritz, un conserje que trabaja en la comisaría de policía y que escucha las conversaciones y casos en los que trabajan los agentes de la ley.

Los enemigos de The Shadow solían ser de lo más variopinto, desde señores del crimen, pasando por científicos locos hasta supervillanos. De entre los más famosos se encuentran Shiwan Khan, el Maestro Vudú, El Príncipe del Mal y La Avispa. Pero tampoco podemos olvidar aquellas organizaciones criminales que también solían interponerse en el camino del héroe, como fueron los Siete Silenciosos, La Mano, Las Salamandras y La Hidra ¿No os suenan algunas?

En 1940 The Shadow dio el salto a las tiras cómicas que se publicaban en periódicos y Street & Smith aprovechó el tirón del nuevo medio para concederle un título en formato comic book. Desde entonces el periplo editorial del héroe con nariz aguileña ha sido de lo más diverso, con publicaciones en Archie Comics, DC (por ejemplo, en Kingdom Come), Marvel, Malibu Comics, Dark Horse y actualmente en Dynamite Entertainment. Es evidente que por muchos años que pasen, The Shadow aún sigue asustando el corazón de los criminales. Por último y como nota curiosa, ¿Sabías que un joven Orson Welles le puso voz a The Shadow en su serial de radio durante un año?

Doc Savage

Si podemos decir que Batman le debe mucho a The Shadow, entonces por analogía Doc Savage es una de las figuras que inspiró la creación de Superman. Motivados por el éxito de The Shadow, los dueños de la editorial Street & Smith alentaron al escritor Lester Dent para que creara un nuevo héroe. En esta ocasión el escritor (con el seudónimo de Kenneth Robeson) se basó en otra novela de Philip Wylie, The Savage Gentleman (1932), para crear a un científico aventurero, físico y explorador que había sido criado en una isla por su padre y un grupo de científicos con la intención de que luchara contra el mal. La primera aparición de este personaje fue en Doc Savage Magazine #1 en 1933 y bajo el apodo de El Hombre de Bronce. Clark Savage fue presentado como un héroe con habilidades que rozaban los superpoderes como eran su memoria fotográfica, una gran fuerza y resistencia y con grandes conocimientos de las ciencias y las artes marciales. Pero además viaja al Tibet para adentrarse en los estudios del yoga y el hipnotismo, hereda una gran fortuna con la que se permite el lujo de comprar un piso en la planta 86 del Empire State Building e inventa todo tipo de artilugios que le sirven en su cruzada contra el crimen. Incluso posee su propio refugio en el Ártico donde a menudo se retira y al que él llama… la Fortaleza de la Soledad. Otra manera de describir a Doc Savage la dio Lester Dent, cuando declaró que su personaje aunaba la habilidad de Sherlock Holmes para seguir pistas, la fuerza muscular de Tarzan, los conocimientos científicos de Craig Kennedy, la bondad de Abraham Lincoln y la moral de Jesucristo. Además, el autor se valió de elementos exóticos como la cultura maya para reforzar el tono místico y ocultista de su creación (recordemos ahora Indiana Jones y el Arca Perdida).


El Hombre de Bronce era como un ser humano casi perfecto pero que de vez en cuando se valía de la ayuda de algunos colaboradores para llevar a cabo sus misiones. Este grupo de expertos se hacían llamar Los Cinco Fabulosos y estaba compuesto por: El teniente Andrew Blodgett “Monk” Mayfair (químico industrial), el general de brigada Theodre Marley “Ham” Brooks (juez), el coronel John “Renny” Renwick (ingeniero), el comandante Thomas J. “Long Tom” Roberts (ingeniero eléctrico) y William Harper “Johnny” Littlejohn (arqueólogo y geólogo). Sin embargo, con el tiempo fueron perdiendo protagonismo ya que el propio Savage a menudo se mostraba más inteligente que sus compañeros y en ocasiones tenía que rescatarlos.

Doc Savage fue muy popular durante los años 30 y aunque sus aventuras se trasladaron a la radio en un intento de emular a The Shadow, su periplo en este medio no fue igual de exitoso porque sólo duró 26 episodios. Por otro lado, El Hombre de Bronce también protagonizó varios títulos en formato comic book a partir de 1940, sin embargo, estas historias y el personaje diferían bastante de los relatos contados años antes en las revistas pulp. De todas formas, Doc Savage tuvo un resurgimiento cuando la editorial Bantam Book reeditó en tomo, desde los años 60 hasta la década de los 90, las 181 historias de la colección original de Doc Savage con unas atractivas portadas realizadas por el artista James Bama, quien usó al actor Steve Holland como modelo para encarnar al Hombre de Bronce.

The Shadow y Doc Savage fueron seguidos por toda una serie de personajes que nacieron bajo el mismo patrón y que inundaron los quioscos norteamericanos de los años 30 y 40: the Whisperer, the Avenger, the Spider, Phantom Detective, the Ghost, the Black Hood, Captain Satan o Domino Lady fueron algunos de los héroes pulp que, irónicamente, actuaban en el límite de las normas sociales para intentar defender al ciudadano de a pie. Todos ellos eran hombres y mujeres de ciencia que luchaban contra enemigos con poderes malvados y siniestros, relacionados con lo oculto, la brujería y a saber qué otras fuerzas desconocidas. El final de los años 30 vino con un cambio en el paradigma mundial; un nuevo desafío necesitaba de nuevos héroes. Jerry Siegel y Joe Shuster lo presentaron al mundo en junio de 1938.

Fuente: Our Gods Wear Spandex.

Anteriores artículos:
La Pre-historia del Superhéroe (I)
La Pre-historia del Superhéroe (II)
La Pre-historia del Superhéroe (III)

21 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
El Asombroso Espaiderman
El Asombroso Espaiderman
Lector
17 mayo, 2012 16:10

 Por fin, otra entrega más.
 Vais a mencionar a Spirit o no?

Darquez
Darquez
Lector
17 mayo, 2012 16:40

Genial el artículo Marcos, ahora entiendo un poco más del comic y sigo sin entender nada.

Lo cierto es que The Shadow era más duro que Batman, él solo necesitaba taparse la boca para que no lo reconociesen y Batman tiene que taparse todo menos la boca. ¿Para el resto? dos pistolas del 45.

En serio, muchas gracias por el artículo.

josemari
josemari
Lector
17 mayo, 2012 17:25

Qué chulada y gozada de artículo ¡gracias!

Darquez
Darquez
Lector
17 mayo, 2012 17:31

Una duda, lo del pelo con entradas de Doc Savage es por alguna razón en particular?

Ocioso
Ocioso
Lector
17 mayo, 2012 18:04

Darquez ha comentado: Una duda, lo del pelo con entradas de Doc Savage es por alguna razón en particular?
 
Porque se está quedando calvo.
 
Aunque puedo improvisar una teoría. El primer aspecto que tuvo fué el de la portada que aparece en el artículo al principio de su apartado: un aventurero guapetón. Puede que por influencia de otros pulps en los que los protagonistas eran tipos turbios, oscuros y misteriosos algún ilustrador se inventó otro aspecto mas imponente y amenazador, y ese fué el que quedó para siempre como imagen del Doctor.
Eso sí, la camisa rota está desde la primera portada.

Sputnik
Sputnik
Lector
17 mayo, 2012 18:12

Lo que nunca acabé de ver claro es por qué Superman y Batman son considerados “los primeros superhéroes” pero La Sombra o The Phantom son todavía “héroes pulp” o “hombres misteriosos”.
Cierto que la situación social o las circunstancias culturales son ligeramente distintas, pero por esa regla de tres Spiderman y Superman no tienen nada que ver.
Por lo demás, todos los personajes mencionados pelean contra científicos locos, empresarios corruptos o aspirantes a joder bien jodida a la humanidad. Todos tienen trajes raros y actúan al margen de la Ley (los Batman o Superman que colaboraban con el gobierno llegarían más tarde) mientras intentan proteger sus personalidades. Todos tienen sus intereses románticos. ¿Qué los separa tanto?
Tampoco se debe a que con Superman se acuñase el término “superhéroe”, ya que esa palabra se la debemos realmente a Marvel.
La verdad es que sospecho que esa especie de “axioma” (de que Superman fue el primero y Batman el segundo) se debe más a la repetición por parte de DC de esa idea que a una realidad indiscutible.

Sputnik
Sputnik
Lector
17 mayo, 2012 18:22

Y dicho esto me acaban de entrar ganas de ver The Phantom. ¡Y como aquí es festivo lo voy a hacer!

Darquez
Darquez
Lector
17 mayo, 2012 18:31

“Puede que por influencia de otros pulps en los que los protagonistas eran tipos turbios, oscuros y misteriosos algún ilustrador se inventó otro aspecto mas imponente y amenazador”
Gracias por la respuesta Ocioso, lo cierto es que cuando lo vi pensé que se parecía mucho a Vegeta el de Dragon Ball, solo que el resto del pelo en vez de rubio y corto, lo tiene negro, largo y en punta.

Juanete Chupete
Juanete Chupete
Lector
17 mayo, 2012 18:43

El mejor es Doc Savage. Yo tengo todas las novelas originales, en español y en inglés, no es que sean de una calidad extremosa, pero si son entretenidas. Y hay cantidad de cosas que luego pillaron en otras series posteriores de supehéroes (porque Doc es un superhéroe sin duda, super inteligente, supersabio y superfuerte). La Fortaleza de la Soledad, del Supes ya estába presente en Doc Savage. Allí, doc tenía una máquina en la que ponía al malo y le lavaba el cerebro, ni preocupaciones éticas, ni carajos, y lo convertía en un ser util y provechoso para la sociedad, que no se acordaba de su pasado y podía empzar una nueva vida. Lo único chusco de Doc es que era un misogino de narices…
Hicieron una pelicula en el año 75, que no he visto. Y se comentó algo de un reboot hace unos años, pero quedó en nada.

Sputnik
Sputnik
Lector
17 mayo, 2012 18:52

“Lo único chusco de Doc es que era un misogino de narices…”

¡Malditos machistas! Sin embargo, borrarle la identidad y los recuerdos al personal es un acto moralmente encomiable y bien visto por la sociedad xD
Ahora lo tiene DC, que está haciendo con él… nada.

Ocioso
Ocioso
Lector
17 mayo, 2012 19:07

Un tío criado entre hombres, que vive sus aventuras rodeado de hombres, sempiterna camisa rota enseñando pechamen, misógino y con esa imagen que practicamente te está obligando a pedirle que te azote en el culo con una fusta…
Vosotros direis lo que sea, pero…
 

Chapas Barcelona
17 mayo, 2012 19:20

Que bien ver a DocSavage otra vez!! Gracias por la “re-animación” =)

Juanete Chupete
Juanete Chupete
Lector
17 mayo, 2012 19:22

Ninguna mujer le hacia tilin al Doc Savage, preferia la compañía de sus amigotes, que eran como la patrulla X pero en plan no mutante y bien trajeados y con carrera. En un momento de la colección, apareció su prima, de Doc, digo, que era pizpireta y risueña, y también muy lista, y pegando unos sopapos dignos de ver en cámara lenta, y parecio que el buenazo de Doc se anima algo gracias a su superprimita, pero fue flor de un día, y volvió a ser marmoreo e implacable con los malotes. Y inventar cantidad de cosas que pasmarian a Reed Ricgard y a Tony Stark.

A la Fortaleza de la Soledad, Doc iba a estudiar y inventar cosas alejado del mundo, pero como era hombre que aprovechaba el tiempo, si antes había pillado, no sé, al malvado señor del crimen ruso Zaborov el zurdo, pues lo metia en la máquina y salía el tío convertido en un pope hermitaño todo paz y caridad…

Bluntman&Chronic
Bluntman&Chronic
Lector
17 mayo, 2012 19:36

No has mencionado la película de The Shadow protagonizada por Alec Baldwin a posta, ¿verdad? 😀

NOWL-AHN
NOWL-AHN
Lector
17 mayo, 2012 19:41

Yo lo que tengo son un par de novelillas (cómics en formato libro de bolsillo) de Spyder en blanco y negro,con las portadas elaboradas por un español,por cierto!!
No recuerdo ahora mismo de que año son las ediciones, pero por lo menos son de los 60.
SON LA LECHE y la calidad del dibujo es magnífica.
El personaje se parecía un pegote al Señor Spok (o quizá sea alrevés y esté más bien inpirado en Drácula).
El tipo, comienza siendo un archicriminal y al final de la novelilla titulada “El hombre que robó Nueva York”, termina salvandola de un villano ( El Fulcro) y se convierte en un héroe.

NOWL-AHN
NOWL-AHN
Lector
17 mayo, 2012 20:10

Por cierto Marcos, excelente artículo y muchas gracias por este tipo de reseñas, que siempre son muy curiosas y enriquecedoras.

Ocioso
Ocioso
Lector
17 mayo, 2012 20:12

Por hilar temas se puede mencionar que el recientemente fallecido Tony DeZuñiga fué uno de los máximos responsables de la adaptación de Doc Savage al comic que publicó Marvel en los 70.

NOWL-AHN
NOWL-AHN
18 mayo, 2012 8:43

Por cierto, Tony DeZuñiga se marca unas páginas espectaculares en TOMB OF DRACULA (Vol. 2, el 1 lo pillé después y aún no lo he leído) de BLADE (que esa época,los 70, no tenía nada que ver con el que conocemos, excepto que mataba vampiros).
UNO DE LOS GRANDES,UNO DE LOS NUESTROS, descanse en paz…

Juanete Chupete
Juanete Chupete
Lector
18 mayo, 2012 13:03

Ese numero de DeZúñiga, se publicó en España en la revista Relatos Salvajes, que también incluía numeros de Ka Zar, y, sobre todo, Conan. Si no recuerdo mal, en ese número se adaptadaba la primera aventura de Doc Savage, y llevaba un reportaje sobre la pelicula que se había estrenado más o menos cuando apareció ese número en los USA.

Alex Cruz
Lector
19 mayo, 2012 2:32

Increible ver la influencia de Fatomas en los heroes pulp que fueron la base del prtotipo de los primeros superheroes.

Hay una teoria de que el pulp de Ogon-Bat tambien influencio la genesis de Superman.