La extraña historia de la Isla Panorama

Por
1
2650
 

Edición original: Enterbrain, Inc..
Edición nacional/ España: Ediciones Glénat.
Guión: Rampo Edogawa.
Dibujo: Suehiro Maruo.
Formato: Tomo A5, rústica con sobrecubierta, 280 páginas en B/N.
Precio: 15 €.

 

Desde una visión antropológica y a través los ojos de Ernst Bloch, la utopía: “es necesaria para mantener viva y activa a una sociedad en la tarea de construir su futuro”. Ya en la antigüedad, se manifiestan los primeros casos de sistemas alternativos ideales, todos ellos entroncan con temáticas comunes tales como: la búsqueda del bienestar en un ambiente natural o la necesidad de construir un mundo mejor, relacionando esa idea con un mundo justo. Los ejemplos más representativos van desde la llamada Edad de oro del cristianismo, pasando por la Arcadia de los griegos, hasta llegar al afianzado concepto de “utopía” de Tomás Moro. Y es, este manga que hoy reseñamos aquí, un claro ejemplo de quimera y grandes aspiraciones.

Para entenderlo, nos remontaremos al final de la era Taishō (1926), donde Japón empezó a importar ciertas ideas occidentales como la democracia, el socialismo o la moda (impacto que se verá palpable en las vestiduras de algunas de las protagonistas, que entran dentro de la etiqueta mogas o modern girls). En esa era de transición, se halla nuestro protagonista, Hirosuke Hitomi, quien lleva una vida apática y mediocre como escritor. Se suma a su frustración, rechazar las directrices del Japón moderno, lo que le lleva a evadirse del mundo con ensoñaciones de lo que será una obra colosal y grandiosa, construir un paraíso terrenal. Lamentablemente, semejante proyecto, sin recursos económicos que lo sustenten, no es más que un loco sueño inalcanzable. Sin embargo, un giro inesperado, le dará la oportunidad a Hitomi de realizar su ansiado sueño. La muerte de un antiguo compañero de universidad, con el que guarda un asombroso parecido, pondrá a su disposición una inmensa fortuna. Y es así como pasa a suplantar la identidad de Genzaburô Komoda, un opulento magnate. A su favor, los médicos reconocen la posibilidad de una catalepsia no diagnosticada, pero también crece a su alrededor todo tipo de escepticismo. Lo siguiente, es toda una batalla por mantener la coartada, hacerse con el control de las finanzas (hasta entonces en manos de su contable) y realizar su magna utopía. Chiyoko, la hermosa viuda de Komoda, se convertirá en la fruta prohibida de su lujurioso paraíso.

Es cierto, que su dibujante, Suehiro Maruo, uno de los representantes del sexo y la violencia gráfica contenidos en el ero-guro, se aleja estrepitosamente de su temática cotidiana. Y aunque esta sea una de sus obras más light, mantiene esa ambientación que presta atención a la belleza de los cuerpos y sus poses, al igual que remarca ese sentimiento de perturbación constante. En esta obra no encontraremos apenas sexo ni violencia, es más, toda la tensión se centra en el desarrollo psicológico del personaje. Así, contamos con elementos de novela negra y misterio que se intercalan durante el desarrollo de la historia. La construcción de la página, es algo menos original que en otras obras suyas, pero el virtuosismo del dibujo lo compensa. De trazo fino y detallista, Maruo, despliega todo su arsenal técnico en este manga. Para apoyar a la narrativa, Maruo, ha tirado de referencias culturales que apoyen su discurso, así, como dice mi compañero Alberto de Sosa en su reseña sobre este tomo, “podemos encontrar numerosas referencias al cine expresionista, a la primera Cleopatra de Hollywood, a El Jardín de las Delicias de El Bosco, a los Jardines colgantes de Babilonia…”. También, se pueden encontrar referencias al arte clásico griego, a la tradición yōkai, a las estatuas de Jean Boulogne o al mismísimo Julio Verne. Ciertamente, lo peor del tomo es su final abrupto, aunque funciona genial como metáfora.

Este manga, actualmente se encuentra descatalogado, pero merece la pena acercarse a él. La extraña historia de la Isla Panorama fue publicada originalmente entre los números de julio de 2007 y enero del 2008 en la revista Monthly Comic Beam. Fue tal su acogida, que recibió el Premio Cultural Tezuka Osamu al nuevo artista y estuvo nominada a la Mejor edición estadounidense de material internacional (Asia) de los Premios Eisner.

El manga, es una adaptación de la obra homónima de Rampo Edogawa, novela editada por Satori Ediciones, cuya portada está dibujada por Mauro. Este tándem tiene en su haber, otra obra titulada La oruga. Dicha novela, junto con otras de Edogawa, fueron fruto de inspiración para Teruo Ishii, quien las adaptaría al cine en su película Horrors of Malformed Men.

Brevemente repasaremos las biografías de dichos autores. Empezamos por Rampo Edogawa (Nabari, Japón,1894). Fue un crítico y escritor japonés. Se graduó en la Universidad de Waseda, en la que conoció a escritores occidentales de misterio como Edgar Allan Poe o Maurice Leblanc. Dicho contacto con ese mundo, le haría crear la Asociación Japonesa de Escritores de Misterio, de la que llegaría ser nombrado presidente honorífico. Su fama fue tal, que, el anime Detective Conan le hizo un guiño, poniendo uno de los nombres de los protagonistas de sus novelas a un personaje de la serie. En 2015, el anime titulado Ranpo Kitan: Game of Laplace, rindió homenaje a su muerte.

Sobre Suehiro Maruo (1956), diremos poco, pues es sumamente conocido. Apodado el Marqués de Sade japonés, este mangaka heredero del muzan-e, ha sabido hacerse un hueco en la industria del manga con su personal estilo y sus inquietantes temas sobre la violencia y el sexo. Dibujante precoz y genio del dibujo, fue uno de los autores fetiche de la revista Garo.

Si buscas una obra excepcional y perturbadora, no dejes de lado La extraña historia de la Isla Panorama, donde podrás descubrir otra faceta de Maruo y a uno de los autores de culto en la novela japonesa como es Edogawa. Una mezcla tan peligrosa como excitante, 100% recomendado.

1 Comment
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Cristian Miguel Sepulveda
Autor
16 julio, 2016 20:52

Me encanta Suehiro Maruo, pero se antoja harto complicado encontrar sus obras en las librerías hoy en día, debido a la quiebra de Glénat/EDT, que tenía los derechos de todas o casi todas las obras de Maruo editadas en España. Espero que alguna editorial valiente se anime, apueste por este autor y recupere sus obras.