Kung-Fu Mousse

Por
1
878
 

Guionista: Nacho Fernandez
Dibujante: Nacho fernandez
Cartoné. Color. 128 págs. 15 euros.
Editorial: Glenat
Sello: Popcorn

 

No puede decirse que uno haya seguido demasiado la trayectoria de Nacho Fernandez mas allá de los años 90 con aquellos estupendísimos DragonFall que tan buen recuerdo traen a la memoria de los treintañeros de hoy en día. Sure: He leído aquel Midnight Rockers tan chulo e incluso alguno álbum de El Chullo, pero en mi memoria, el de Bilbao es el tipo que dibujaba cabezones de Dragon Ball. Es por esto que creo que enfrentarme a éste Kung-Fu Mousse ha sido como una especie de vuelta a la infancia comiquera. A esos días donde el dinero de la semanada no abundaba y donde, a veces, te tiraba mas algo simpáticote que algo impactante de un tío con un garras.

Nacho Fernandez, para quienes no sepáis de él, es un de tantos chavales que durante los años 90 se hizo tremendamente popular en el circuito comiquil gracias al mentado Dragon Fall (¿reedición, please?) que era la mejor parodia que se podía encontrar de Dragon Ball sin sentir vergüena ajena. Nacho y Álvaro Lopez se construyeron un nombre a base de parodiar con tino no solo a Dragon Ball sino a cuanta referencia manga cayera por medio. Y nosotros contentos. Que tiempos, joder.

Al lio: ¿Sabéis esas pelis de chinos que se meten de tortas en todos lados, con varias mafias enfrentadas y un héroe en medio de todo luchando a brazo partido con un secundario malvado mientras llueven hostias, panes y todo explota? Pues Kung –Fu Mousse es eso y mucho mas. Y con tías. Nacho ha cocinado una paella de elementos mas vistos que el mortadelo con su salsa particular pero con su salsa particular. Y el resultado es desigual aunque no malo.



Por un lado se disfruta la obra como quien come arroz chino. Está bueno. Sabe bien. Tiene buen aspecto y hasta puede que te sacies demasiado pronto si no dejas espacio entre cucharada y cucharada. Y es que el problema de ésta obra, y lo reconoce el propio Nacho al final del tebeo, es que estaba pensada para que fueran 3 tomos. Una reestructuración de planes (money, money) hizo que finalmente se tuviera que conformar un único tomo. En definitiva: que lo que podría haberse desarrollado mas y mejor no lo hace y las secuencias se atropellan a poco que no tengas paciencia, como es mi caso, y sigas leyendo hasta el final del tomo como un niño pequeño que se acaba de gastar sus euros en su videojuego favorito. Vaya, que a veces desearías un par de páginas que cortaran la lectura para darte un respiro.

Ojo, no equivoquemos el párrafo anterior como que critico negativamente al obra, que no es el caso. Kung-Fu Mouse me parece un cojonudo ejercicio de cómic de palomitas (miren el sello que le da la editorial y lo entenderán todo) y de seriedad autoral. A mi me ponen en el brete de reestructurar mi obra y no se hacerlo. Y me la cargo. Nacho no solo consigue dejar una buena sensación (repito, es el lector el que debe frenarse para no pulirse el tebeo en una sentada) sino que además te deja con la sensación de que lo mejor está aún por llegar. Para ello este ‘Kung-Fu…’ debe tener cierto éxito. Y vive dios que lo merece. No seáis puristas y cuando en una de esas visitas a vuestra tienda de cómics favorita no sepáis que coño comprar, dejaros llevar por ese chaval que lleváis dentro al que le tira mas algo simpáticote que algo impactante con un tío con garras. Y luego nos lo contáis.


PD: Esta reseña, al igual que la de la semana pasada de ‘Cazadores de Gonzos’, se ha visto retrasada por diversos problemas de agenda personales. Como resultado ambos cómics son reseñados con meses de diferencia con respecto a su publicación. Misa sorry.

1 Comment
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
el yamper
16 febrero, 2011 1:39

Tengo que empezar a dejar de poner Epico en algunas cosas porque cuando encuentras algo como esto la palabra pierde significado.