JLA: AÑO UNO, de Mark Waid, Brian Augustyn y Barry Kitson

Por
11
4299
 

Edición U.S.A.: JLA: Year One U.S.A.; DC Comics.
Edición España: junio de 2006; Planeta DeAgostini Cómics.
Guión: Mark Waid y Brian Augustyn.
Dibujos: Barry Kitson.
Entintado: Michael Bair, Barry Kitson, Mark Props y John Stokes.
Color: Pat Garrahy.
Formato: 320 págs.
Precio: 20 €.

 

El número 28 de la colección The Brave and the Bold, publicado en 1960, supuso la presentación en sociedad de La Liga de la Justicia Americana, uno de los más grandes supergrupos de la historia del noveno arte, surgido como actualizador de la mítica Sociedad de la Justicia de America. Casi 4 décadas más tarde, Mark Waid, Brian Augustyn y Barry Kitson retomaron en J.L.A.: Año Uno los sucesos narrados en el número 9 de la colección Justice League of America (1962), donde algunos de los más populares héroes DC frustraban una vigorosa tentativa de invadir de La Tierra por parte de los alienígenas procedentes del planeta Appellax. La intención, además de querer solucionar diversos problemas de continuidad, era la de ahondar en la génesis de una leyenda. Analicemos si logran alcanzar dicho objetivo.

Mark Waid (Alabama, EE.UU., 1962) curtido en labores de edición para las revistas Amazing Heroes y Comic Buyer’s Guide, y posteriormente en DC Comics, no tardó en saborear las mieles del éxito como guionista gracias a su trabajo en títulos como Flash, Impulso, o Kingdom Come, que supuso su salto al estrellato. Desde entonces, y ya consolidado como uno de los grandes guionistas del cómic mainstream, ha mostrado su talento en multitud de series: J.L.A., Capitán América, X-Men, Empire, Ruse, Crux, Los 4 Fantásticos, o Superman: Birthright, además de proyectos de índole personal como Empire, donde coincidiría con Barry Kitson.
Desde su fichaje en exclusiva por DC Comics, donde parece sentirse como pez en el agua, ha venido desempeñando un papel protagonista en la reestructuración y coordinación de las más importantes colecciones de la editorial, ayudado por escritores de la talla de Grant Morrison o Geoff Johns. Actualmente, prepara junto a George Pérez el relanzamiento de la colección The Brave & The Bold.

Brian Augustyn (EE.UU.; 1954), al igual que Mark Waid, con quien ha colaborado en repetidas ocasiones, tiene a sus espaldas una gran experiencia en el terreno de la edición, actividad que ha compaginado con proyectos esporádicos como guionista.
A principios de la década de los 90 colaboró con colecciones como The Flash, donde coincidiría con Mark Waid, o Justice League, para posteriormente guionizar Batman: Gotham by Gaslight, The Flash, Imperial Guard, así como sendos títulos ilustrados por el dibujante mexicano Humberto Ramos: Out There, y Crimson.

Barry Kitson puede presumir de ostentar una amplísima experiencia como ilustrador de algunos de los más afamados cómics norteamericanos. Habiendo forjado su talento en su Inglaterra natal, no dudó en aprovechar la oportunidad brindada por Marvel UK, división británica de La Casa de Las Ideas, para llamar la atención de las grandes editoriales gracias a su participación en Spider-Man, Spacethieves o Transformers. Además de Judge Dredd, L.E.G.I.O.N., Batgirl, The Titans, o Legion de Superhéroes, en su currículum destacan títulos como Empire o J.L.A.: Año Uno, colecciones en las que coincidiría con Mark Waid.

En la contraportada de la edición española se puede leer la siguiente…

SINOPSIS: “Flash, Green Lantern, Aquaman, Canario Negro, Detective Marciano. Cinco de los más grandes héroes de la tierra, reunidos por una causa común para formar La Liga de la Justicia de América. Hoy, ellos -y el grupo que ayudaron a forjar- son leyenda. Pero primero, estos cinco individuos debían convertirse en un equipo.”

Back to the basic idea”. Bajo esta premisa, Mark Waid parece empeñado en revitalizar diferentes personajes y colecciones gracias a la utilización de herramientas que no por conocidas dejan de resultar efectivas. Recurriendo a un tono y una temática propia de los albores del género superheróico, J.L.A.: Año Uno retrata los primeros días de vida de este popular supergrupo, no sólo mostrando sus primeras batallas, con el tan inevitable como lógico proceso de acoplamiento inherente a su condición de debutantes, sino también las consecuencias en la vida privada de cada uno de los protagonistas tiene la pretensión de afrontar la ardua tarea de proteger el mundo de cualquier tipo de amenaza. La prepotencia de Hal Jordan, la discreción de Barry Allen, el sentimiento de alienación de Aquaman, compartido por J’onn J’onz, y la rebeldía de Dinah Lance reflejan el lado más humano de quienes se esconden tras las máscaras, factor clave en la búsqueda de la empatización con el lector.

Uno de los puntos fuertes de este cómic reside en la certera presentación, desarrollo e interacción de los personajes, brillantemente orquestada por unos guionistas sutiles, hábiles e inspirados en su labor, que, lejos de contentarse con dar forma este interesante elemento unificador de la continuidad de DC Comics (Waid y Augustyn se revelan como auténticas enciclopedias andantes del Universo DC), van un paso más allá para llevar a buen término un brillante ejercicio de nostalgia que nos obliga a echar la vista atrás, en busca de un tiempo, unos autores y unas historias impregnadas de inocencia, fantasía, y un encomiable sentido del ritmo, del espectáculo, del entretenimiento y de la diversión.

El acierto en cuanto a la estructuración de la trama resulta digno de elogio, pues la historia narrada gana en interés con cada página, y la dosificación de la información mantiene a salvo la capacidad de sorpresa del lector, quien irremediablemente esbozará más de una sonrisa ante determinadas escenas por cuya comicidad bien podría proceder de una sitcom. En otro orden de cosas, y como no podía ser de otro modo en un proyecto de esta clase, los protagonistas se ven respaldados por un elenco de secundarios de lujo, tanto aliados como enemigos, como puede ser el caso de Batman, Green Arrow, Superman o Atom, así como La Patrulla Condenada, Los Investigadores de lo Desconocido, Solomon Grundy, Clayface, o La Hermandad. Todo un muestrario de la riqueza del Universo DC.

Por su parte, Barry Kitson da lo mejor de sí mismo para sumarse al despliegue de ingenio de sus compañeros de equipo creativo. Espectacular cuando la ocasión lo requiere (retrata fluidas escenas de acción, inteligentemente narradas), a la par que expresivo y detallista, Kitson justifica sobradamente su elección dibujante de esta maxiserie, impregnando cada viñeta de un aire clásico que casa perfectamente con la historia narrada.

En resumidas cuentas, J.L.A.: Año Uno es un contundente recordatorio de lo mejor que puede ofrecer el género superheróico, a la vez que una perfecta introducción para los no iniciados en el Universo DC. Muy recomendable.

Un saludo y hasta la semana que viene! (eso espero)

11 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Ricard Clau
Ricard Clau
11 noviembre, 2006 9:39

Hola

Lo compré por el Salón del Cómic y me pareció un gran tomo, genial ese Superman al final ofreciéndose y solamente echando de menos algun gran comentario de Batman.

Toda la vida he sido un gran seguidor de los Vengadores pero realmente, el supergrupo por excelencia probablemente sea la JLA… aunque me duela reconocerlo, y conforme más conozco el universo DC más creo esta idea.

En fin, yo lo recomiendo a todos aquellos que como yo, de muy pequeños leyeron alguna cosita de Zinco y que habían abandonado el Universo DC hasta que Planeta lo ha rescatado (a pesar de todos los errores que cometen y lo mucho que se podría hablar del plan de implantación aunque tampoco está yendo tan mal, creo) de sus anteriores etapas oscuras en nuestro país.

dragon negro
11 noviembre, 2006 9:47

Lo termine hace poco y la verdad es que me parecio un tomo de lo más entretenido y, como bien dices, una interesante manera de redescubrir los inicios del universo DC

Toni Boix
11 noviembre, 2006 10:40

A mí me encantó.

Maxi
Maxi
11 noviembre, 2006 13:12

Estoy con vosotros..me da pena como quedará esta historia en la nueva continuidad pre.post.pre crisis. Ese tomo y la colección de los Outsiders ( no os la perdais ) , de lo más divertido del año. Y eso que soy Marvel Zombie

The Question
The Question
11 noviembre, 2006 15:53

Un gran cómic a un excelente precio. Lástima del crimen cometido con el diseño de la portada.

dark schneider
dark schneider
11 noviembre, 2006 16:15

>>Mark Waid, Brian Augustyn y Barry Kitson retomaron en J.L.A.: Año Uno los sucesos narrados en el número 9 de la colección Justice League of America (1962)

Yo más bien diría que esta limited retoma los hechos del Secret Origins de Keith Giffen, Peter David y Eric Shanower que explica el origen postCrisis de la JLA, de hecho, yo habría incluido ese nº en el tomo como nº 0

Ricardo
11 noviembre, 2006 18:26

¿Y para cuando el JLA: INCARNATIONS? ¡Ese cómioc también vale la pena, con el maestro Ostrander!

Diavalos
Diavalos
13 noviembre, 2006 2:34

Si bien yo no he leido aún este comic, lo indicado en el comentario sobre este me hace coincidir totalmente con el comentario de dark schneider, cita textual: “Yo más bien diría que esta limited retoma los hechos del Secret Origins de Keith Giffen, Peter David y Eric Shanower que explica el origen postCrisis de la JLA”. Hay cosas que me suenan muy similares.
Aunque eso si debo reconocer que no he tenido la suerte de leer la JLA N°9 (1962).

Juka
Juka
17 enero, 2009 22:27

ola a todos me gusta jla pero quisiera terminar la historia en orden sabra alguno de ustedes de una lista de todo jla xk me dijeron que podria comenzar con jlka año uno y luego con el clavo despues justice league quarterly etc asi que si alguien tendria esta listan para no perderme ojala la puedan mandar…gracias

Alyrodri
Alyrodri
13 febrero, 2010 22:55

Está muy bien, pero el trabajo de Waid en la Legión de Superheroes (que es de estructura similar) es bastante superior, muy superior.