It’s Dark in London

Por
7
761
 

Edición original: It’s Dark in London (SelfMadeHero, 1996).
Edición nacional/ España: It’s Dark in London (Norma, 2014).
Guión: Neil Gaiman, Josh Appignanesi, Graeme Gordon, Alexei Sayle, Chris Webster, Steve Bell, Stella Duffy, Alan Moore, Iain Sinclair, Carol Swain, Chris Petit, Tony Grisoni, Ilya, Yana Stajno, Stewart Home.
Dibujo: Woodrow Phoenix, Warren Pleece, Dix, Carl Flint, Melinda Gebbie, Dave McKean, Carol Swain, Garry Marshall, Ilya, Chris Hogg, Jonathan Edwards, Oscar Zárate.
Color: B/N.
Formato: Tomo cartoné 136 págs.
Precio: 19€.

 

Déjenme adivinar la reacción del asiduo lector de esta página al entrar en su tienda habitual de cómics y ver en los estantes el libro It’s Dark in London, antología coordinada por el argentino afincado en Londres Óscar Zárate publicada originalmente en 1996 por la editorial SelfMadeHero: ¿Alan Moore? ¿Neil Gaiman? ¿Dave McKean? ¿Cómo es que no sabía nada de esto?

El tomo reúne a 24 talentos literarios y artísticos esparcidos en 23 relatos que comprenden tanto historieta como prosa e, incluso, un poema (de Alan Moore). Llegará el día en que al hablar de un compendio heterogéneo de historias no salga el adjetivo “desigual” o ese otro semejante: “irregular”. En este caso dénlo(s) ya por aplicado(s). It’s Dark in London contiene piezas de gran interés al lado de otras mediocres o directamente prescindibles.

Entre lo más destacado tenemos Earl’s Court, escrita por Neil Gaiman (Sandman) e ilustrada por Warren Pleece (Hellblazer, The Invisibles), de sensibilidad resbaladiza prima hermana de Abrázame, la cautivadora (y superior) historia que Gaiman, -acompañado entonces por Dave McKean– regaló al personaje de Moore, John Constantine (Hellbazer#27); o Bailar con la muerte, escrita por Graeme Gordon y dibujada por Dix, malsana y desconcertante píldora de sexo bizarro y muerte accidental; o El arcén, donde Christopher Petit y Garry Marshall hacen un socorrido homenaje a la serie negra americana del tipo Balas perdidas de David Lapham, rejilla 3×3 incluida; o Siempre vuelvo, el simpático reencuentro de Moore y Zárate tras la maravillosa Un pequeño asesinato, sobre la que planea la sombra de las investigaciones para la colosal From Hell.

Las sensibilidades más iconoclastas también obtienen su porción de rarezas con Los huevos del grifo, donde McKean -sobre textos de Iain Sinclair– se desata gráficamente como tiene por costumbre, o El cuerpo, donde Ilya desenfoca los originales en la fotocopiadora para producir una atmósfera alucinatoria algo redundante.

Por el contrario, la prosa y el poema, menos inspirados, podrían suprimirse sin que se perdiera gran cosa. Demasiado tarde, escrito por Stewart Home y dibujado por Jonathan Edwards, parece sacado de un fanzine. En tierra de nadie quedan propuestas inocuas como Premio sorpresa, donde el guion trampa de Stella Duffy se pierde en las ilustraciones desdibujadas de Melinda Gebbie (Lost Girls), o Exhibición en el parque (Yana Stajno & Chris Hogg), apenas una anécdota insustancial.

Una sordidez palpable recorre toda la obra. Los cuentos aquí reunidos son extraños y crueles, de vocación underground como reza el subtítulo (aunque pocos abiertamente experimentales: McKean, Ilya), a menudo un baile errático entre Eros y Tánatos con finales abruptos. Todas las historias son en blanco y negro, frecuentemente sucio, gastado. No es la ciudad de muestra en un catálogo de viajes sino una urbe inhóspita donde acechan la inseguridad y el peligro.

McKean por sus acostumbrados fueros en la singular Los huevos del grifo

Aunque la edición de Norma es lujosa, no desvirtúa el sentido barriobajero detrás de sus páginas, que respiran un aire a papel barato y marginalidad. Cada capítulo está precedido de imágenes de enclaves célebres de la capital inglesa, señalando la naturaleza conceptual del proyecto: un relato, una localización. Es la única concesión al reclamo turístico pues los escenarios no tienen un peso específico en las tramas.

It’s Dark in London congrega un impresionante cartel de celebridades del noveno arte y, sin embargo, ninguna de sus historias es memorable ni la compilación satisface del todo, más allá del completismo que todo aficionado de bien pueda sentir por alguno de sus nombres. En cierta forma, y aunque resulte paradójico, su lectura se antoja menos transgresora de lo que prometía en un principio.

7 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Mr. X
Mr. X
Lector
1 abril, 2014 10:28

Pues entonces es justo lo que parecía: una colección de obras menores de grandes autores -ya podrían haber añadido alguna obrita de Milligan y Morrison y Delano, para que estuvieran todos en la fiesta ;)-… Me gustaría leerlo, la verdad, pero dudo que me entre en el presupuesto.

Retranqueiro
Retranqueiro
Lector
1 abril, 2014 11:25

Bueno, mira, pues uno que me ahorro.

Es verdad que la lista de nombres implicados impresiona pero el otro día le eché un vistazo (muy por encima, eso sí) y no me interesó lo suficiente así que lo devolví a la estantería. Y, por lo visto, ahí se va a quedar.

Fábula del Mundo
Fábula del Mundo
Lector
1 abril, 2014 12:40

Me regalaron este tomo hace un par de semanas y, si bien, son obras menores, no creo que sea un desperdicio para los lectores del underground británico. La estructura de las historias son erráticas, y las historias aunque tengan planteamientos interesantes que no acaben de desarrollar por las limitaciones que se han auto-impuesto. Aun así, creo que habría que señalar que supone una re-actualización de este tipo de obras, por lo que a aquellos interesados en la evolución de este tipo de narración les parecerá bastante útil.

Kravinoff
Kravinoff
Lector
1 abril, 2014 13:54

Yo igual que Retranqueiro, no me termino de convencer cuando lo ojee. Quizás en un futuro por completismo de tanto pu** amo, como dice Javier, pero me temo que en mi caso falta muuuuuuucho para eso.

Spirit
Spirit
Lector
1 abril, 2014 20:11

Dudaba si pillarme esta obra por el nombre de los implicados y porque a mí las antologías de historias cortas me suelen gustar, pero leída la reseña veo que tiran de nombre y poco más (y no de todos, claro, que Gaiman y Moore sólo hay dos).

Así que, visto que son 20 euros por 136 páginas no del todo satisfactorias, pues otro tebeo que me ahorro.

Eso sí, quien quiera una antología de historias inglesas de nivel que se pille el ESPECIAL GRAN BRETAÑA que publicó EL VIBORA años ha, normalmente fácil de encontrar por dos duros. Una gozada con historias cortas underground de las buenas firmadas por Ennis, Grant, Bisley, Bolton, Moore, Dillon…

frankbanner71
frankbanner71
Lector
1 abril, 2014 20:34

pues si que tiene pintaza,si.

AAARGH¡como se me ha pasado este numero,si yo era de los que me hacia los vivoras cada mes…

http://www.sagabe.es/el-vibora-especial-gran-bretana/