Historietas desde Latinoamérica #46 – Salamanca: Hechicera, Rastreador, Malevo

Por
1
812
 
Salamanca_rastreador_Lerena_Fontana

Edición original: Salamanca: Trabajos de la Hechicera; Salamanca: Proezas del Rastreador; Salamanca: Andanzas del Malevo.
Guión: Valentín Lerena.
Dibujo: Roberto Fontana.
Entintado: Roberto Fontana.
Formato: Rústica, 66 páginas.

 

El público de cómic de estos tiempos que corren, en general, está influenciado en sus gustos e intereses por diferentes tradiciones y estilos. En particular para el caso de la historieta argentina, de donde proviene Salamanca, los lectores fueron atravesados a lo largo de las décadas por las principales vertientes (europea, norteamericana, japonesa y, claro, argentina) dejando en el camino una segmentación difícil de abarcar y complacer. Es por ello que el lector-comprador se encuentra con una gran diversificación en las historietas que se producen actualmente, aunque todas sean de tiradas no muy grandes. Salamanca Ediciones se propone reivindicar el cómic argentino tradicional, valiéndose de esquemas y maneras clásicas de las viñetas de este país al mismo tiempo que intenta no quedarse anclado en el pasado.

En pos de ese objetivo Valentín Lerena y Roberto Fontana crearon tres personajes que se basan en la mitología criolla, nacida del entrecruce de la cultura española y de los pueblos originarios de esta región; esta es la leyenda de la Salamanca, una cueva donde el Mandinga (el Diablo criollo) celebra su aquelarre y concede ciertos dones a los adeptos que entran. Su primera aparición fue dentro de una selección de ganadores de un concurso en la antología Ymir de Larp Editores, para luego extenderse en un libro propio de ese mismo sello titulado Salamanca, y meses después independizarse como editorial en sí misma haciéndose cargo completamente de esta producción (y de otras fuera de este universo, como Yuta Noir).

En el curso de algunas de esas historietas anteriores, se sugería que Salamanca era una especie de sociedad secreta mística. En las más recientes no se explicita nada al respecto y los autores se dedican exclusivamente a contar nuevas historias con sus tres personajes, desarrollándolos, intentando presentarlos a un público mayor, quizás, antes de dar el salto a la novela gráfica de este mundo ficcional.

portadas_Salamanca

Para ello, segmentan aún más su oferta dividiendo en tres lo que sería un gran libro de antología, como fue el titulado Salamanca; en efecto, aquel tomo también presentaba varias historias de cada uno de sus tres personajes en un solo libro. En esta oportunidad tenemos tres libros, uno por personaje, con tres narraciones de la Hechicera, tres del Rastreador y cuatro del Malevo (con un añadido de 10 páginas respecto a los otros dos). Todas las historias incluidas son autoconclusivas, así como tampoco se relacionan entre sí los libros de los diferentes protagonistas (un poco al estilo de los universos mainstream de Marvel o DC). Esto permite potencialmente abarcar más público consiguiendo, por ejemplo, introducir a este mundo a un lector a través de su interés por las ambientaciones de principios de 1900, que quizás evitaría la compra de un libro que además de eso le incluya gauchos y hechiceras.

Hechicera_Salamanca

En rasgos generales, el universo de Salamanca se vale de la mezcla de elementos históricos propios de la cultura argentina con mitología regional, jugando así de manera simultánea con cuestiones realistas y sobrenaturales. A nivel particular, Andanzas del Malevo contiene casi exclusivamente historietas realistas, mientras que Proezas del Rastreador y Trabajos de la Hechicera coquetean de manera constante con hacer realidad las creencias populares, fantásticas, mitológicas.

Los guiones de Lerena son en su mayoría concretos y concisos, lo que le brinda solidez en la narrativa redundando en una buena lectura. Por momentos, en especial con la Hechicera y el Rastreador y sus posibilidades sobrenaturales, se permite arriesgar más saliendo de la linealidad y sale airoso de su desafío. Y en todos ellos logra contar historias de temas tradicionales pero sin caer en tópicos que hagan sentir al lector que está leyendo un libro que cuenta varias décadas impreso; si se quiere, se trata de relatos modernos, en donde denota influencias de diversos cómics del pasado reciente.

Malevo_Salamanca

El dibujo de Fontana, por su parte, varía de un libro a otro en estilo lo cual puede tener que ver con la intención de darle una impronta diferente a cada personaje, como también puede relacionarse con algo de experimentación artística. A juicio personal, donde mejor se desenvuelve es en la estética cuasi de policial negro que imprime a las andanzas del Malevo, con fuertes contrastes de blanco y negro. Aún con ciertos puntos mejorables (encuadre y narrativa de algunas escenas, principalmente), Fontana se desempeña muy bien en todos los entornos, desde la ciudad del 1900 hasta la pampa del gaucho con varios paisajes diferentes, lo cual no es para nada simple y por ende es loable.

Generando el interés con estos tres pequeños libros, los cuales se disfrutarán más o menos según gustos del consumidor, sumado a lo anterior para quien los siguiera desde el principio, Lerena y Fontana quedan con la deuda de un mayor desarrollo en profundidad de este universo narrando una historia grande, que cumpla las características para ser llamada “novela gráfica”. Desde luego, es una deuda que tendrán tiempo de saldar en el curso de la vida editorial de este sello bastante nuevo, que se asoma interesante.

  Edición original: Salamanca: Trabajos de la Hechicera; Salamanca: Proezas del Rastreador; Salamanca: Andanzas del Malevo. Guión: Valentín Lerena. Dibujo: Roberto Fontana. Entintado: Roberto Fontana. Formato: Rústica, 66 páginas.   El público de cómic de estos tiempos que corren, en general, está influenciado en sus gustos e intereses por diferentes…

Review Overview

Guión - 7.5
Dibujo - 7
Interés - 7.5

7.3

Vosotros puntuáis: 9.5 ( 1 votos)
1 Comment
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Enrique Doblas
Autor
8 enero, 2015 21:15

Pues aunque los dibujos a color y las portadas tiran para atrás, los interiores, especialmente el de Malevo, son muy prometedores