Harbinger. Volumen Uno: El nacimiento de Omega

Por
20
1937
 

Guión: Joshua Dysart
Dibujo: Khari Evans y Lewis Larosa
Edición España: Panini Cómics (2013)
Contiene: Harbinger 1-5 USA (Valiant Entertainment, 2012)
Formato: Tomo rústica con solapas de 112 páginas
Precio: 10,00€
Valoración:

 

“Somos la punta de lanza en la lucha
por la cohesión de la especie”

La imaginación es posiblemente el tipo de magia más poderosa del mundo, suele colarse en nuestra realidad por los canales menos habituales de nuestra mente, por las puertas espacio-temporales más escondidas e incluso suele demostrar una sorprendente predisposición a la generación espontánea, dejando la sensación de estar predestinada, como si poseyendo cierto halo divino sentase las bases para su propio nacimiento, favoreciendo el éxito o fracaso de todo tipo de relatos, personajes y autores. Por supuesto, esto también ha marcado la historia del cómic, marcando la creatividad de sus autores y artistas épocas y décadas enteras, como ya ocurriría en los años sesenta cuando Marvel Comics se convertiría en la precursora un nuevo tipo de acercamiento al género superheroico con la publicación en 1961 de The Fantastic Four #1 por parte de Stan Lee y Jack Kirby. De esta manera, echando la vista atrás, parece indiscutible señalar en este punto el alzamiento del arquetipo del “superhéroe a su pesar”, un tipo de personaje construido a sí mismo, a la fuerza y casi con hebrea abnegación, capaz de soportar el peso del mundo en sus manos por mantenerse fiel a unos principios nacidos del mismo trauma y el conflicto interior. El mismo con el que incluso se contaminaría el Capitán América, creado por Joe Simon y Jack Kirby en 1941, pasando de su orgulloso pasado militar en la Segunda Guerra Mundial a encontrarse en un futuro desconocido, abonado a su nueva categoría de “hombre fuera de su tiempo”. Los superhéroes habían encontrado su corazón.

Este tipo de arquetipo superheroico alcanzaría su mensaje más certero y reivindicativo en la fuerza del grupo, sentando la primera piedra para ello en 1963 con la creación de los X-Men, nuevamente de Stan Lee y Jack Kirby, una serie protagonizada por un grupo de marginados con superpoderes, siguiente paso en la escala evolutiva humana, cuyas historias servirían en décadas posteriores para tratar temas y conceptos de importante calado social como la intolerancia, el racismo, la integración o el rechazo. No hace comentar la influencia de estos personajes dentro del Universo Marvel, sobre todo a partir de los años ochenta con la llegada de Chris Claremont a la cabecera firmando su segunda génesis, pero tampoco fuera de él, alimentando la proliferación de copias, reinterpretaciones u homenajes de todo tipo y condición a este grupo de mutantes. En los noventa, década de irrepetibles claroscuros en el cómic superheroico, se presentaría en sociedad una variante más de este tipo de personajes, lo haría en Valiant Comics con la publicación en 1992 de Harbinger #1 del guionista y editor Jim Shooter y el dibujante David Lapham, dando lugar a una cabecera protagonizada por personajes con poderes telepáticos y telequinéticos divididos en dos bandos, el supremacista identificado por Toyo Harada, dispuesto a utilizar todo su poder para conquistar el mundo, y el de su opuesto representado por el quinceañero Pete Stancheck.

La serie original de Harbinger se mantendría en la cresta de la ola hasta 1995, siendo posteriormente cancelada e incluida en el catálogo comprado por Acclaim Entertainment, cuya intención era convertir a los personajes de Valiant Comics en exitosas franquicias de videojuego, cosa que conseguiría parcialmente con las adaptaciones y reinterpretaciones de Turok o Shadowman. En tiempos presentes, el relanzamiento de Valiant Entertainment, apadrinado por los empresarios Dinesh Shamdasani y Jason Kothari, volvería a poner en el mapa a la editorial estadounidense y con ella la nueva cabecera de Harbinger, dentro de un renacido universo en continua expansión y compartido por viejos conocidos como Bloodshot, Archer & Armstrong, X-0 Manowar, Ninjak o Shadowman. La premisa de la propuesta de Jim Shooter y David Lapham vista a mediados de los noventa se mantiene ahora casi inalterable: Pete Stancheck sigue siendo un adolescente problemático, enfrascado junto a su hermano pequeño en una eterna huida de las autoridades a través de todo el país mientras lucha por no perder el control de sus poderes, pero todo cambiará después de entrar en contacto con el misterioso Toyo Harada, un hombre hecho a sí mismo, un poderoso empresario responsable de la Fundación Harbinger con cuyos fondos se encarga de formar y adiestrar a otras personas en su misma situación. El conflicto entre dos formas de ver y comprender el mundo resulta inevitable..

Harbinger_Khari Evans_Joshua_Dysart_valiant_panini_1Harbinger_Khari Evans_Joshua_Dysart_valiant_panini_2
Primeras páginas de Harbinger #1 de Joshua Dysart y Khary Evans

En esta nueva andadura, el guionista Joshua Dysart toma la palabra, un autor conocido por su trabajo en Violent Messiahs, una obra publicada en Image Comics por la que sería nominado a un premio Harvey, sirviéndole esto último para hacerse un hueco en la industria pasando por series como Conan el Bárbaro, BRPD, La Cosa del Pantano o El Soldado Desconocido. En el apartado gráfico, en estos primeros números, Khari Evans, cuyos lápices hemos visto en miniseries como Shanna the She-Devil y Daughters of the Dragon, lleva la batuta de una cabecera en la que colabora con otros artistas como Lewis Larosa, Matthew Clark y Jim Muniz. El resultado viene a ser una serie de escasas pretensiones, distendida y siempre entretenida, con un ritmo de acontecimientos posiblemente demasiado acelerado -un marca de fábrica que parece repetirse en muchas series de esta Valiant Entertainment como ya vimos en X-O Manowar– y una escasa innovación en sus planteamientos de base que compensa mediante una buena caracterización de personajes convenientemente inyectados en la adrenalina pura y la acción que desprende el argumento de estos primeros números. Los lápices de Khari Evans en Harbinger son fluidos y correctos, encajan con el tono de matizados grises del guión de Joshua Dysart, más cercano al thriller en estos primeros compases que al género superheroico, pero no aporta un suplemento o motivación extra a la lectura.

De esta manera, haciendo balance, Harbinger supone una buena carta de presentación a un ya antiguo concepto del género superheroico, aunque la percepción de esto dependerá siempre del bagaje y la voluntad de implicación y conexión del lector con la historia y sus personajes. Este es el verdadero talón de Aquiles del relanzamiento de Valiant Entertainment, la dificultad añadida de ganarse la complicidad de sus lectores convenciéndoles de apostar por unas historias que viven, en general, aunque no todas ellas, de arquetipos y planteamientos sobradamente conocidos y asumidos por el lector más veterano. Pero bien es cierto que solemos ser más indulgentes y tener más paciencia con propuestas de este calibre cuando nos llegan de las grandes y sospechosas editoriales habituales estadounidenses solamente porque estas cuentan con el “valor añadido” de unos personajes icono y una trayectoria beneficiada -o lastrada según algunos- por las décadas de continuidad, retrocontinuidad y reboots. En este sentido, pensando con la cabeza fría, asumiendo que estas historias también son en sí mismas un reboot, podremos comprobar como el Harbinger de Joshua Dysart y Khari Evans es una apuesta de futuro, yendo solo un paso por detrás de los títulos más carismáticos y redondos de Valiant Entertainment, como pueden ser Bloodshot de Duane Swierczynski o, sobre todo, la alabada Archer & Armstrong de Fred Van Lente, e indudablemente superando la media de la producción superheroica actual de las majors.

Harbinger_Khari Evans_Joshua_Dysart_valiant_panini_3Harbinger_Khari Evans_Joshua_Dysart_valiant_panini_4
Más primeras páginas de Harbinger #1 de Joshua Dysart y Khary Evans

Enlaces de Interés

 Artículo Mundo Independiente: Especial Valiant (I) por Enrique Ríos
 Artículo Mundo Independiente: Especial Valiant (II) por Enrique Ríos

 Reseña de X-O Manowar #1-4 de Robert Vendetti y Cary Nord por Mariano Abrach
 Reseña de X-O Manowar #5-8 de Robert Vendetti y Lee Garbett por Mariano Abrach
 Reseña de X-O Manowar: Por la espada de Robert Vendetti y Lee Garbett por Jordi T. Pardo
 Reseña de Bloodshot #1-4 de Duane Swierczynski y Manuel García por Enrique Ríos
 Reseña de Bloodshot #5-9 de Duane Swierczynski y Manuel García por Enrique Ríos
 Reseña de Archer & Amstrong #1-4 de Fred Van Lente y Clayton Henry por Enrique Ríos

20
Déjanos un comentario

Please Login to comment

Se prohíben las injurias y calumnias a cualquier persona o colectivo -ya sea por razón de raza, sexo, orientación sexual u opinión política-, esto incluye los mensajes que fomenten el odio por alguna de las razones anteriormente citadas; o conduzca a desviaciones del tema propuesto (off topics). Del mismo modo, queda prohibido el spam, trolleo, uso masivo de mayúsculas y enlaces de descarga, además de todo tipo de contenido ilegal. Los comentarios con más de un enlace precisarán ser aprobados por los moderadores.

Si quieres, puedes usar un avatar.

Puedes utilizar la etiqueta de spoiler: [spoiler] TEXTO [/spoiler]
20 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
6 Comment authors
KhonshusamanosukeMr. XJordi T. PardoReverend Dust Recent comment authors
Recientes Antiguos
Voodoo
Lector
Voodoo

Se sabe cada cuanto va a salir cada tomo?De este universo el único que he leído es este y mañana caerá Bloodshot (por 10€ creo que merece la pena darle la oportunidad).

Reverend Dust
Lector

De ser, para mí, el eslabón más débil de Valiant, con el tiempo se convirtió en una de las más potentes, sobre todo a raíz de las Harbinger Wars (y de que llegara Shadowman, que es la que más me ha decepcionado… hasta que llegue Milligan).

Este primer arco es de presentación y poco más, pero la cosa mejora con creces cuando te das cuenta de que el villano de la función tiene más capas (físicas y psicológicas) de las que pueda parecer a simple vista, llegando quizá a tener una motivación real que algunos podrían llegar a calificar hasta de justificable: su fundación en realidad está destinada a crear un mundo mejor. Con una raza superior, pero sin imponerla (no, no es el Hitler japonés xD) y ni mucho menos utilizarla para conquistar o masacrar países (de eso ya se encargan los programas más “oficiales” como el proyecto Rising Spirit :P).

Y luego está el monje sangriento.

Voodoo
Lector
Voodoo

Archer & Armstrong sale el mes que viene, no? Espero que al menos llegue a lo minimo para que saquen el 2º tomo de las 4 colecciones si no tendre que tirar de internet para leer el resto…

Reverend Dust
Lector

Actualmente Harbinger se está saliendo más de lo habitual, así que leyendo todas las series Valiant es curioso ver la fluctuación de calidad. Va por rachas. Parece que, aunque mantienen un nivel general notable, la awesomidad máxima debe ir a turnos xD

Y sí, Jordi, ya hemos hablado mucho de que te gusta Shadowman desde el videojuego anterior y tal, pero ¿afinidad temática? ¿Crees que no la disfruto porque no es afín a los temas que me gustan? Creo que no me gusta precisamente porque soy MUY afín a todo este rollo de la no-muerte, el vudú, etc. Temáticamente y conceptualmente me parece cojonuda, pero el guión es el más endeble de las series Valiant, el más superheroico-de-manual.

Por eso tengo tantas ganas de Milligan, porque ese sabor Vertigo que le quiere imprimir y su mala baba son justo lo que necesita Jack Boniface.

Reverend Dust
Lector

Yo con que me haga un JLDark me conformo, que lo quitaron muy pronto pero sus números eran crema pura.

Reverend Dust
Lector

Si en el fondo nos vamos a entender 😛

Mr. X
Lector
Mr. X

Hombre, pues señore Pardo y Dust he decir que a) a mí también me gustó la JLD de Milligan reconociendo que empezó fatal y luego fue mejorando, b) tuvo unas críticas malísimas y todo el mundo la puso a parir, empezando por ZN (no recuerdo quien reseñó el 1, pero si que se puso muy mal) y c) se desplomó rapidísimamente en ventas y si no llegan a poner a Lemire de bombero lo mismo ya ni existe.

Reverend Dust
Lector

Yo jamás reconoceré que su JLDark empezó fatal porque aún tengo grabado en mi retina aquella doble página de los miles de “clones” de la hechicera apareciendo en el mundo, siendo arrollados por coches y, en general, muriendo. Y luego está ese Mikel Janín que nos regaló más adelantes una tormenta de dientes que me pone los pelos de punta.

Para mí acertó en el tono y, si acaso, le faltó una acción que yo agradecía en la incorporación de Lemire, hasta que me di cuenta de que ésta llegaba en detrimento del factor psicológico/trasfondo de los personajes: ahora eran Constantine y otros tíos que le dan la réplica. Y aunque DeMatteis aún no ha podido mostrarnos una visión coral del grupo, tengo fe, porque es algo que eché mucho de menos durante esta etapa anterior.

Reverend Dust
Lector

Mira, me puedo autocitar del enlace de Jordi xD:

“He mojado las bragas. Si tuviera fluido vaginal. O bragas.

Gracias, Jordi, ¡GRACIAS!”

Voodoo
Lector
Voodoo

Por cierto pregunte la semana pasada si tenian planes de editar en España Shadowman y me dijeron que si acaso lo sacarian en 2014
Estoy por comprarme una tablet y olvidarme de esperar a las editoriales españolas.

Reverend Dust
Lector

A ver, están editando ya toda la línea Valiant, poco a poco, casi mes a mes. 2014 es en dos meses. Yo calculo que para marzo-abril llegará el primer tomo de Shadowman.

samanosuke
Lector

Mientras llegue… La cosa sería que al menos tuviesen buenos números como para seguir con las series Valiant, y no desaparezcan de los pdfs de Panini como otras series.

Reverend Dust
Lector

Panini ahora mismo edita Ferals. Creo que eso te dice un poco de sus estándares a la hora de cifras y demás…

Voodoo
Lector
Voodoo

Parece ser que esta semana no sale Bloodshot al final :/

Khonshu
Lector
Khonshu

Pues a mí Harbinger me sorprendió muy favorablemente, gustándome más incluso que X-O Manowar.

Si estas son las dos más flojas, no puedo esperar a leer Bloodshot y A&A.

Reverend Dust
Lector

Lo que más me gusta de Bloodshot es que es auto-consciente de su pinta noventera profunda y juega esa baza para sorprenderte. Yo creo que, vayas o no con prejuicios, Bloodshot es una serie que se disfruta mucho.