#ZNDayTimSale – Grendel: La hija del diablo

La hija del diablo es uno de los trabajos de Tim Sale en los que mejor se puede apreciar su enorme dominio de la las masas de negro y la luz.

Por
2
436

El legado del diablo por Tim Sale

«Al diablo que jamás me abandonará… que siempre está conmigo… su única hija.»

Cuando durante el verano de 1999 Dark Horse publico la primera entrega de las dos que componen la serie limitada Grendel: La hija del diablo, el personaje creado por Matt Wagner en 1983 no era ningún desconocido para Tim Sale, puesto que ya había trabajado con anterioridad en varios números de la serie regular editada en su momento por Comico. De hecho, Tim Sale siempre citaba a Wagner como uno de sus mentores en el mundo del cómic y un gran amigo que le había ayudado a completar una formación en el mundo del cómic que había comenzado hacía unos años antes en la escuela de John Buscema, otro de los autores claves en su formación que le había dado clases al igual que John Romita Sr. y Marie Severin. Entre 1989 debuto en la serie de Grendel encargándose de entintar los lápices de Hannibal King en tres números, del 20 al 22, para posteriormente encargarse del lápiz y la tinta del número 23, una tarea que volvió a ejercer en los números del 34 al 40 que forman la historia Devil’s Reign, la última saga de la serie publicada por Comico antes de su debacle económica que la llevo a la desaparición. Todos los guiones de esos números eran de Wagner al igual que el de la historia corta El abogado de Grendel también dibujada por Sale que apareció en Grendel: Black, White and Red, la colección antológica en la que una gran cantidad de autores dibujaban de diversa historia cortas del personaje escritas por su creador. Sin embargo, en La hija del diablo está escrita por Diana Schutz conocida sobre todo por su labor como editora de Dark Horse, pero que firma una de las mejores historias de la saga en la que se adentra en la desdichada vida de Stacy Palumbo, tras la muerte de Hunter Rose, la primera y más fascinante encarnación de Grendel. Del color se encarga un Teddy Kristiansen magistral que sabe potenciar el trabajo de Sale para llenarlo de brillo.

Portadas de la serie limitada.

Posiblemente esta historia sea junto a la ya citada El abogado del diablo la obra en la que Tim Sale consolido el estilo tan personal que caracterizo el resto de su carrera tras firmar unas primeras obras algo más titubeantes en sus inicios como Thieve’s world, The Amazon o sus primeros números de Grendel. Aquí ya comenzamos a ver un estilo propio en el que va asimilando las enseñanzas de dibujantes, no solo de cómics, tan diversos en procedencia y estilos como Frank Frazetta, N. C. Wyeth, Bernie Wrightson, Barry Windsor-Smith, Alex Toth, Gene Colan, Rubén Pellejero, Norman Rockwell, Jim Steranko, Neal Adams, Giraud, Lorenzo Mattoti, Hugo Pratt o los ya mencionados Romita, Severin, Buscema o Wagner. En esta miniserie comenzamos a ver sus personajes de anatomías imposibles, en los que los personajes de músculos hipertrofiados se entremezclan con otras figuras de una delgadez extrema que parece que en cualquier momento se han a quebrar como una ramita. Pero también vemos la manera en la que empieza a jugar con las composiciones de página que rompen los cánones imperantes en el cómic mainstream y le permiten experimentar y arriesgarse con una libertad que no tendrá posteriormente al tener que plegarse en parte a las imposiciones del género superheroico. En este trabajo vemos viñetas de todo tipo de formas, planos llenos de quiebros y picados imposibles, o el recurso de unas para las páginas de flash-backs una marca de lectura de un rojo intenso a la izquierda de la página dando como resultado unas páginas en las conocemos del pasado de Stacy y su convivencia junto a Hunter Rose y un Argent, que nunca resulto tan aterrador con en las páginas de Sale.

Tampoco resulta descabellado decir que la historia de Diana Schutz es la que mejor partido sabe sacar de su capacidad para mostrarnos lo más oscuro del alma humana que habita entre las sombras algo ideal para un relato introspectivo y psicólogo. En sus colaboraciones posteriores con Loeb, de carácter mucho más lúdico y con un claro afán de homenajear a las historias de superhéroes más clásicas, no hay tanto espacio para esos juegos de sombras ya que lo principal es devolvernos la acción desenfrenada y llena de trajes de colores chillones que es la quintaesencia de los cómics de superhéroes, aunque aderezada con un toque de nostalgia. Es cierto que algunas de esas colaboraciones si tienen un tono más sombrío como sucede con los especiales de Halloween de Batman, pero no llegan a adentrarse en los pasajes más sombríos del ser humano como sí hace el guion de esta obra a la que la capacidad de Sale para crear atmosferas opresivas gracias a su magistral dominio de las luces y sombras dota de un cariz tan terrorífico como real. Una capacidad que se fundamenta en un estilo de entintando vigoroso en el que prima la mancha sobre la línea, producto no solo de su admiración por algunos de los autores antes mencionados que también eran grandes maestros del blanco y negro, sino también porque era daltónico lo que provocó que hiciera de un posible problema una virtud y buscara potenciar esos juegos de luces y sombra, que brillan todavía más cuando puede emplear aguadas para hacerlos. Su incapacidad para poder colorear sus trabajos correctamente no provoco que dejar de lado el color de los mismo ya que a lo largo de su trayectoria siempre tuvo un enorme interés en buscar al artista más capaz. Algo que sucede en esta ocasión en la que Kristiansen hace un trabajo extraordinario que en lugar de opacar el dibujo de Sale lo multiplican aumentando la sensación de locura y opresión que ronda durante toda la obra. Un color extraordinario que nos recuerdo que también se puede dibujar con el color y, sobre todo, narrar.

Página Grendel La hija del diablo

La hija del diablo es una obra durísima, pero de una profundidad y calidad extraordinarias, algo sorprendente puesto que se trataba de la primera historia que escribió Diana Schutz. Como ya hemos mencionado está protagonizada por Stacy Palumbo, la niña que Hunter Rose adopta tras el asesinar a sus padres bajo la identidad de su alter ego Grendel. Una infancia marcada por la violencia y el horror, unas semillas que como las malas hierbas brotaban sin control alrededor de Grendel que le crearon a Stacy una serie de traumas y problemas psicológicos terribles que condicionaron toda su existencia. Las consecuencias de esa infancia tan convulsa en la que perdió por completo cualquier inocencia infantil se ven en la obra que relata tanto su pasado como su presente. Ambos marcados por los problemas mentales que la llevan a pasar por diversos internados psiquiátricos, los abusos sexuales y la desconexión de la realidad. Además de la presencia constante de la maldición que acarrea el manto de Grendel. Aunque su figura solo aparece en los flash-back del pasado, su presencia se deja ver a lo largo de toda la obra, algo que muestra con enorme acierto Tim Sale en pequeños detalles que se convierten en un despliegue de recursos gráficos tan poderosamente icónicos como efectivos. Ese es uno de los múltiples aciertos gráficos de la obra, al igual que sucede con la capacidad para dotar de expresividad a todos los personajes destacando sobre todo la fragilidad de Stacy y la amenaza constante que se percibe en los ojos de un Hunter Rose que se convierte en la personificación del mal sin necesidad de vestir la máscara de Grendel, pese a aparecer solamente en unas pocas viñetas.

Sí en la serie original Matt Wagner trataba de explicar la naturaleza del mal y la violencia, en esta miniserie vemos las consecuencias de convivir con ese mal siendo una niña. Unos horrores que no vemos de manera directa, ya que Sale los esconde entre las sombras de su dibujo en la mayoría de las ocasiones, pero al dejar que nos los imaginemos se convierten en algo mucho más terrorífico y desasosegante. Una perversión de la inocencia infantil que la desgarra y la aboca a una soledad brutal de la que no puede escapar de ninguna manera y que tiene un reflejo gráfico en la página que cierra la miniserie que un broche perfecto a una obra extraordinaria que, sin duda, es uno de los mejores trabajos de Sale, aunque no ha tenido nunca la enorme publicidad de sus trabajos para Marvel y DC.

Página Grendel La hija del diablo
Original de una página de la serie de Tim Sale.

La hija del diablo ha sido publicada dos veces en España la primera en 2003 en un tomo prestigio editado por Astiberri y la segunda dentro del segundo volumen integral de Grendel editado por Planeta Comic. En el primer y tercer integral de esta serie también se pueden encontrar el resto de trabajos del añorado Tim Sale en la saga. Un artista muy especial que supo forjar un estilo único y personal en una industria que tiene a los trabajos en cadena en los que cada vez es más difícil descubrir voces únicas como la que poseía Tim Sale. Por suerte sus trabajos nunca morirán y su legado perdurara mientras podamos sumergirnos en sus páginas llenas de sombras y figuras deformadas, pero repletas de humanidad.

“Sola con el diablo.”

Artículo anterior#ZNDayTimSale – Biografía
Artículo siguiente#ZNDayTimSale – Los Investigadores de lo Desconocido, ¡deben morir!
Nacido en Barakaldo en 1977 donde sigo viviendo. Descubrí los cómics en una librería de barrio con Tintin, Asterix, SuperLopez y los personajes de Ibáñez. En 1989 descubrí los superheroes de la mano de Stern y Buscema con el numero 73 de la edición de Forum de Los Vengadores. A estas lecturas se fueron incorporando la novela gráfica y el manga, de los cuales, a diferencia de los superheroes, nunca me cansé. Todavía sueño con ser agente Espacio-Temporal y de Planetary, con visitar mundos de fantasía con el señor T., Philemon, Lord Morfeo, Arale y Thor. Viajar con Reed, Ben, Susan y Johnny al futuro y pasear por el cuartel de la Legión. Recorrer la antigua Roma con Alix y una cantimplora de poción mágica. Buscar Mú, perderme en un viaje al corazón de la tormenta, contemplar el Olmo del Cáucaso mientras paseo por un Barrio Lejano leyendo El almanaque de mi padre. Conseguir beber la sangre del Fénix. Leer, al fin, algún articulo de Tintín y de Fantasio sin que me molesten los absurdos inventos de Gastón. Perderme por las murallas de Samaris, mientras de la pirámide flotante de los inmortales cae John Difool. Enamorado de la chica de los ojos rojos y de Adele. Y cabalgar hacia el amanecer con Buddy Longway, Red Dust y el teniente Blueberry. Con un poco de humo azul en los labios...
2 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Nippur
Nippur
Lector
5 julio, 2022 18:02

Grendel es una obra muy interesante. Espero más reseñas en ZN sobre este personaje y sobre Mage con su reciente publicación

Drury Walker
Drury Walker
Lector
16 julio, 2022 21:55

Gracias por el articulo!

Yo me hice en su momento con el prestigio de Astiberri. Una lectura muy recomendable aunque no hayas leido nada o casi nada de Grendel, porque es una historia potente muy bien guionizada y con un Sale que firma si no el mejor, uno de sus mejores trabajos, en una historia nada nada facil de hacer. Las paginas que poneis dan buena muestra, pero es que cualquiera que elijais supera la media.