Genio, de Steven T. Seagle y Teddy Kristiansen

¿Qué significa ser un genio? Reseñamos la obra de los creadores de "Es un pájaro..." que nos ha traído a España Dolmen Editorial.

Por
0
1053
Genio - Portada

Edición original: Genius USA (First Second Books, 2013)
Edición nacional/España: Dolmen Editorial, 2022
Guion: Steven T. Seagle
Arte: Teddy Kristiansen
Maquetación: Fabián Galindo de Oliveira
Formato: Cartoné. 128 páginas, color. 19,90€

La inteligencia como prisión personal

Hay muchas cosas que le debemos a Vertigo, y una de ellas es ese pequeño y singular cómic llamado Es un pájaro… Publicada en 2004, la peculiar historia creada por Steven T. Seagle y Teddy Kristiansen hacía algo inesperado: pedir prestado a Superman y usarlo como mera comparsa para desarrollar un precioso relato íntimo e introspectivo sobre el trauma familiar, inspirado en el caso real de su guionista, cuya familia está afectada por la enfermedad de Huntington. La obra, que logró un Eisner para su artista y otra nominación, fue una pequeña joya que, además, dejó con ganas de seguir explorando nuevos proyectos al equipo creativo.

La idea de sus autores era la de probar a seguir las mismas señas de identidad de su última obra, utilizando un personaje más-grande-que-la-vida como eje central y algún tipo de inspiración autobiográfica. Y es aquí donde entra en juego la rocambolesca intrahistoria de la familia de Seagle, mucho más entretenida que la media. Según cuenta el guionista, el abuelo de su mujer, Max, fue miembro de la Comisión de Energía Atómica de Estados Unidos, el organismo que tomó el control de la investigación y los recursos utilizados para la creación de la bomba atómica tras el fin de la guerra. Y Max aseguraba ser conocedor de un gigantesco secreto relativo a aquellos años, uno que podría haber cambiado el mundo de haber salido a la luz… y que pensaba llevarse a la tumba. Y así es como surge el argumento de Genio.

Genio - Interior

Publicada en 2013 de la mano de First Second Books, Genio cuenta la historia de Ted, un físico teórico cuya carrera ha pasado de genio prometedor a currante bloqueado. Mientras el departamento de Ted le exige nuevas ideas que justifiquen mantenerlo en plantilla y el físico comienza a temer por su puesto, Ted hace un descubrimiento singular. Francis, su achacoso y senil suegro, le cuenta que trabajó como guardaespaldas de nada menos que Albert Einstein, el genio más famoso de la historia. Y el físico le confió a Francis un descubrimiento sin parangón que, sin embargo, había preferido no hacer público. Ted tratará entonces de averiguar dicho secreto con el fin de conservar su trabajo.

Así es como Steven T. Seagle convierte su curiosa anécdota en la base de un cómic del que es imposible no hacer paralelismos con Es un pájaro…, pues el guionista vuelve a jugar sus cartas con gran habilidad. Y si aquella nos atraía con la figura de Superman para después atraparnos con su historia sobre el trauma, aquí la figura de Einstein funciona también como un tótem sagrado con el que atraer al lector para sumergirlo inesperadamente en una bella reflexión sobre temas como la inteligencia, las expectativas o la responsabilidad. Porque no, el grandioso secreto de Einstein es algo que al lector y a los autores les da exactamente igual.

Genio es una magnífica radiografía sobre lo que significa ser inteligente en el mundo moderno, sobre sus efectos y sus cargas sobre aquellos que la poseen. Seagle retrata a la perfección la enorme losa de expectativas que portan los “listos”, ese característico perfil de estudiante brillante al que se le augura un magnífico futuro profesional que en muchas ocasiones no llega, pero al que la presión de las altas expectativas personales le persigue para siempre. Porque para alguien acostumbrado a ser el número uno, aunque sea en estanques pequeños, ser uno más es casi un castigo.

Genio - Interior

Es en este punto en el que Genio permite extraer una lectura sumamente enriquecedora. A través de su protagonista, sobrepasado por las circunstancias o absorto ante los problemas de su familia, el cómic nos hace la gran pregunta: ¿es correcta la idea que tiene el sistema sobre lo que debería ser un genio? Lo que se alimenta es la figura del estudiante brillante (siempre en matemáticas y demás ciencias, claro), una promesa a la que se alienta a marcar siempre la diferencia, en un afán individualista por destacar y lograr la posteridad. Genio, sin embargo, nos plantea algo mucho más sensato y prometedor: ¿y si la verdadera genialidad reside en saber cuándo destacar y cuándo ayudar a otros a hacerlo? Seagle logra conducirnos por estas y otras reflexiones a partir de diálogos y soliloquios fluidos y precisos, magníficamente escritos, con los que una obra a priori con poco “enganche” logra atraparte durante toda su extensión.

En el apartado artístico, Teddy Kristiansen repite un trabajo muy similar al que pudimos ver en la anterior colaboración de la pareja de autores, algo sumamente acertado teniendo en cuenta que son obras con el mismo espíritu. El dibujo del artista danés es uno con una personalidad muy marcada: su trazo parece estar más cerca del boceto que de la página definitiva, su coloreado se compone de acuarela imprecisa y sus fondos, carentes de detalle, se componen básicamente de brochazos de pintura descascarillada. Esta identidad visual es sin duda la gran barrera de entrada para el público generalista, pues no podemos hablar de que el arte de Kristiansen sea muy estético. Sin embargo, es este preciso estilo el que dota a sus páginas de una fuerte carga de onirismo que permite que el introspectivo guion de Seagle nos cale mucho más. El arte de Kristiansen es como ver una reflexión plasmada en papel, carente de todo detalle que no sea esencial para comprenderla. Es, como se suele decir, el dibujo que esta historia necesita.

Genio - Interior

En definitiva, Genio es otro gran cómic de unos autores que saben convertir en oro hasta la premisa más extraña, una pequeña joya que Dolmen Editorial se ha animado a traernos a España nueve años después contra todo pronóstico. Una decisión arriesgada pero encomiable, pues esta es una obra que vuelve a demostrarnos el talento de sus autores para tocarnos el alma con historias íntimas llenas de inteligencia y corazón, dos elementos que siempre deberían ir de la mano.

Lo mejor

• A partir de una curiosa premisa, Seagle logra dejarnos una magnífica disertación sobre el significado de la inteligencia y su valor.
• El arte de Kristiansen es justo el que este cómic necesita…

Lo peor

• …pero es un dibujo no apto para todos los públicos.

Edición original: Genius USA (First Second Books, 2013) Edición nacional/España: Dolmen Editorial, 2022 Guion: Steven T. Seagle Arte: Teddy Kristiansen Maquetación: Fabián Galindo de Oliveira Formato: Cartoné. 128 páginas, color. 19,90€ La inteligencia como prisión personal Hay muchas cosas que le debemos a Vertigo, y una de ellas es ese…
Guion - 9
Dibujo - 8
Interés - 8.5

8.5

Genial

Seagle y Kristiansen vuelven a dejarnos una obra introspectiva y profunda llena de personalidad y corazón.

Vosotros puntuáis: 9.26 ( 2 votos)
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments