Original Sin: Exterminatrix y el Doctor Midas

Por
11
1441

Parece que Jason Aaron está empeñado en traer de vuelta a viejos villanos olvidados del universo Marvel. Como ya hiciese con El Orbe en Motorista Fantasma y después en Original Sin, el guionista ha decidido volver a rescatar para este ultimo evento a dos singulares personajes poco utilizados: Exterminatrix y el Doctor Midas. Pero ¿de donde salen? ¿Cuál ha sido su trayectoria de apariciones en los cómics de la editorial? Veamos si podemos arrojar un poco de luz acerca de estas cuestiones.

7

Marvel Boy

Corría el año 2000 y tras haber revolucionado el género superheroico (devolviéndole su sense of wonder y mezclándolo con un toque de modernidad en la JLA de DC comics), Grant Morrison desembarcaba en Marvel, en concreto en el sello Marvel Knights. Éste, auspiciado por Joe Quesada (quien poco después se convertiría en el editor en jefe de la editorial) llevaba un tiempo cosechando éxitos al inyectar un soplo de aire fresco a personajes del universo de la casa de las ideas que hasta ese momento llevaban años siendo considerados de tercera división. El enfoque de Quesada se basaba en atraer a prestigiosos autores que normalmente no trabajaban con Marvel y ponerles a trabajar otorgándoles una gran libertad creativa y las más modernas técnicas de producción. Y así, se obtenían frutos sofisticados muy respetados por los fans en lo que a veces se ha denominado la “Vertiguización” de Marvel, aludiendo al sello para lectores adultos de DC comics.

Morrison llega con ganas de ofrecer espectáculo de gran escala, lo que él considera que es lo adecuado para el comic del a punto de nacer siglo XXI. Son los tiempos de la furia por la primera parte de la trilogía cinematográfica The Matrix, por la que Morrison ha tenido algún roce creativo, y probablemente en respuesta va a asimilar lo que pueda de la película de los Wachowsky y a regurgitarlo en forma de cómic, con la intención de actualizar la faceta más comercial del medio en vistas al nuevo milenio.

Para ello no coge a un personaje de fondo el universo compartido de la editorial, sino que crea un nuevo concepto utilizando un nombre en desuso en ese momento, a pesar de haber sido portado por varios superhéroes anteriormente: Marvel Boy.

12

Y así Morrison nos cuenta la historia de Noh-Varr, un joven Kree de una dimensión paralela cuya nave se estrella en La Tierra. Siendo víctima y testigo de nuestra vileza en general como especie, inicia una guerra contra el status quo de la humanidad, a la que considera una panda de cavernícolas guiados por una rudimentaria red de extorsionadores. Marvel Boy (nombre que nunca es usado para designar a Noh-Varr en la obra, por cierto) es el rebelde juvenil que nos va a guiar hacia un paraíso aunque tenga que demoler el planeta para ello. No estamos aquí, por tanto ante el típico superhéroe, sino mas bien ante algo así como el Namor de sus primeras apariciones en la golden age.

La miniserie, de seis números, luce como un genial espectáculo blockbuster gracias a los formidables lápices de JG Jones, pero después de su publicación cayó un tanto en el olvido y no se volvió a hacer referencia a ella. Parecía como si no hubiese transcurrido en la continuidad Marvel habitual, y lo cierto es que algunos detalles, como esos Abanderados (Bannermen, mezclas del Capitán América y Hulk que trabajan para SHIELD), fuerzan un poco la inclusión de la historia en el universo 616.

Con todo, unos años más tarde, Noh-Varr fue rescatado del limbo, primero por Zeb Wells en la miniserie Runaways Vs Young Avengers, y luego por Brian Michael Bendis en Invasión Secreta y Vengadores Oscuros, integrándose por tanto en la continuidad oficial. De hecho, el personaje ha ido apareciendo con posteridad en varias series (bajo distintos nombres como Protector o incluso Capitán Marvel), recalando últimamente en los Jóvenes Vengadores de Kieron Gillen y Jamie McKelvie.

Era solo cuestión de tiempo que alguno del resto de los conceptos que Morrison crease volviese a aparecer en el universo Marvel, y parece que ese momento ha llegado para los dos principales oponentes contra los que Noh-Varr se enfrentó a finales del siglo pasado.

El Doctor Midas

10

Midas es uno de los especímenes más viles de la humanidad y uno de los primeros que Noh-Varr se encuentra, así que parece lógico que éste nos juzgue con cierta dureza. Es también responsable de la muerte de los compañeros y amigos del joven Kree en el aterrizaje forzoso de la nave, y le capturó para diseccionarle, así que su enemistad es inapelable.

El villano es un carroñero, un coleccionista trillonario que recolecta objetos y cadáveres de seres que pueblan el universo Marvel. Bajo una gabardina, el fumador Midas luce una de las primeras armaduras que Tony Stark creó, obtenida quién sabe cómo. Sueña con abrir un agujero en el más allá y saquear los tesoros del cielo. Su plato favorito es el corazón de un dios, salteado y servido con buen vino. Su nombre viene de su capacidad para sacar partido de cualquier situación, por complicada que parezca. Figuradamente, todo lo que toca se convierte en oro.

En sus mesas de disección se ha instruido en varios idiomas extraterrestres, como el de los Badoon o los Skrull, especialmente sus palabrotas. Siempre es de lo primero que uno aprende de un lenguaje extranjero, es cierto, pero más aun si es lo que mayormente oye, cosa lógica dado el trato dispensado a sus involuntarios maestros. Su fortuna y la influencia de sus negocios son tan grandes, que puede usar agentes psíquicos de SHIELD como si estuviesen en su nómina.

11

Se estuvo exponiendo de forma deliberada a radiación cósmica para intentar obtener superpoderes durante cinco años y así consiguió su talento para volver todo a su favor. Cuando por fin se hizo con la nave de Noh-Varr, su motor (basado en esa energía) le proporcionó las capacidades combinadas de los 4 Fantásticos (con el mismo aspecto de La Cosa), como si del Superskrull se tratase. Autonombrándose El Hombre Cósmico, declaró obsoletas el resto de formas de vida. En este caso, la transfiguración de sus percepciones no le llevó a la iluminación, como sí pasó con el Lex Luthor de otra obra de Morrison, All-Star Superman.

9

Finalmente se acabó con su amenaza desterrándolo a la Dimensión Oscura de Dormammu. Allí, le dejamos cuando los pavorosos seres conocidos como Los Sin mente (a uno de los cuales, por cierto, usaba de bestia de batalla, una costumbre que parece haber recobrado en Original Sin) le perseguían para hacerle pedazos mientras se preguntaba “¿Cómo @&#%&# voy a sacar partido de esto?”.

Parece que al final sí que encontró una manera, aunque habrá que ver si Aaron no deja pasar casi otros quince años para revelárnosla.

Pudimos ver fugazmente al Doctor Midas también en el Marvel Knights: Hulk de Joe Keatinge y Piotr Kowalsky hablando por videoconferencia con otros villanos como MODOK y Víctor Von Muerte, lo cual parece sustentar la idea de que esa obra transcurre en el pasado.

8

Exterminatrix

Aunque el capítulo de la obra en el que aparece por primera vez el personaje se titula así, una vez más nadie se refiere a ella por ese nombre en la miniserie. Oubliette Midas es la hija del buen Doctor, y su nombre de pila le fue puesto en honor un calabozo de tortura medieval, lo cual nos va afianzando una idea de cómo es su padre. Oubliette nació dando muerte a su madre, a la cual el Doctor Midas había inoculado con toxinas diseñadas para acelerar la gestación del feto. Criada en un invernadero con atmosfera rica en oxígeno (para estimular el desarrollo del cerebro y la longevidad), sus pasatiempos infantiles incluían montar en poni, el ballet y diseccionar gatitos, todo bajo la mirada de su orgulloso y amante padre. Midas le enseñó a su hija desde pequeña lecciones como el mantra “Hay que pisotearlo. Pisotearlo una y otra vez. Tanto como haga falta hasta que no quede nada” que aplicaba tanto a insectos como a jóvenes alienígenas rebeldes.

6

Cuando Oubliette fue creciendo, el temor de Midas a que empezase a fijarse en chicos y le abandonase le llevó a desfigurarla para que nadie más pudiese quererla. La joven Midas dedicó a partir de entonces toda su vida al servicio de su padre cazando los seres que su éste requería: Vampiros, monstruos del espacio exterior, dioses griegos…todos han caído ante Oubliette, su increíble entrenamiento (tanto en lucha cuerpo a cuerpo como en uso de todo tipo de armas) y la avanzadísima equipación que su padre le proporciona: botas de vibranium para caminar desafiando a la gravedad como Pantera Negra, pistolas alienígenas, motocicletas en las que van montadas ametralladoras…de todo para una letal y enloquecida joven que se autodenomina “la Lara Croft del mal”.

15

Midas ha sido, como ya hemos podido intuir, extremadamente posesivo con su hija durante toda la aislada vida de ésta, hasta el punto que parece sugerirse que su retorcida relación ha pasado por el incesto. La indumentaria de Oubliette, con muy clara inspiración de dominatrix fetish, hace bien poco para ahuyentar esta idea, llevándola más allá incluso.

13

Poco después de conocer a Noh-Varr y siguiendo los pasos de otras hijas de conocidos villanos como Talia Al Ghul y Aura (la de Ming el despiadado), Oubliette se rebela contra su padre debido a la atracción que siente por el apuesto Kree. Lo cierto es que en la obra este cambio de bando, a pesar de no estar exento de lógica, parece estar tratado de una forma un tanto precipitada. Pero el caso es que ambos huyen juntos, y la ira contra su padre se multiplica cuando por fin se quita la máscara y por primera vez en años contempla su propia cara. Midas la ha engañado todo este tiempo, solo tiene una diminuta cicatriz en la mejilla: es una preciosa mujer que ha sido sojuzgada durante años siendo convencida de que era horrible.

En una batalla final que muestra el talento de Oubliette (consigue decapitar al espécimen de los Sin Mente que su padre ha lanzado tras ellos), Noh-Varr es hecho cautivo por las autoridades e internado en la prisión de alta seguridad para superhumanos conocida como El Cubo.

Oubliette inicia una Jihad terrorista para reclamar la liberación de su amado, que pasa por arrasar Disneylandia y ejecutar a sangre fría a los figurantes que allí trabajan disfrazados de los personajes de dibujos animados.

1

Tras la finalización de la miniserie, pasó tiempo hasta que nos la volvimos a encontrar: en Civil War: Damage report, publicado siete años después, vimos a Oubliette capturada por agentes de SHIELD e internada en la prisión de La Balsa. Ese mismo año apareció de fondo en la serie de Ms Marvel, como parte del grupo de mujeres superhumanas de las que el Amo de las Marionetas quería apoderarse. También nos la encontramos en los mencionados Jóvenes Vengadores de Gillen y McKelvie, aunque en realidad no se trataba de ella.

Y poco más hasta día de hoy. Ambos miembros de la familia Midas estaban desaparecidos, y pocos los recordaban. De la inclusión de la miniserie de la que surgieron en la continuidad se desprenden curiosos hechos ya comentados, como que Disneyland sufrió un sangriento atentado en el año 2000, o que SHIELD dispone de unos supersoldados clonados de Steve Rogers reforzados con Adamantium y con la capacidad de transformación en monstruos gamma de Bruce Banner.

Ahora, con la vuelta a la actualidad en primera fila gracias a Original Sin de Exterminatrix y el Doctor Midas, cabe plantearse si otros conceptos de Morrison para aquella miniserie de Marvel Boy (como por ejemplo Hexus, la corporación viviente) tardarán en hacer aparición en alguna parte.

11 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Kravinoff
Kravinoff
Lector
8 junio, 2014 15:31

Bueno, dos personajes que en Marvel Boy me dejaron muuuuuuuuy frío y que no me dicen nada. No les habría echado de menos si nunca hubiesen vuelto a salir, pero en fin, ya sabéis: “no hay personaje malo…”. Creo que encajan bien en Original Sin, aunque el primer número me quitó las pocas ganas que le tenía (a la mini principal, algunos tie-ins si me interesan).

Y hablando de Marvel Boy, tanto tiempo leyendo “Bendis se ha cargado al Marvel Boy de Morri, el que molaba” y similares, y una vez leída la mini (que no me pareció gran cosa, bastante vacua y entretenidilla solo a ratos) me resulta cien veces más interesante el Noh-Varr de Bendis que el del escocés.

Reverend Dust
Lector
8 junio, 2014 15:49

¿Y el Noh-Varr de Gillen/McKelvie, Kravi? ¿Ése no te mola? Yo quiero esos Young Avengers en un tomo integral bien majete, y Marvel lo va a sacar en diciembre, así que yo contento.

Respecto a Original Sin (no, no voy a incluir spam a mi seguimiento del evento xD), ¿qué es lo que te dejó frío del primer número? No sé, a mí me gustó bastante, y si bien el segundo parecía que se desviaba un poquito del motivo principal (el murder mystery, vaya), con el tercero se ha recuperado el tono y ya se puede especular y teorizar a gusto sobre lo que está pasando. Será porque me veo “obligado” a leer todo el evento con sus tie-ins, pero yo estoy disfrutándolo como no lo hacía con un evento desde hace muuucho tiempo.

En cuanto a Midas y Oubliette, eran lo mejor de la mini de Marvel Boy (que a mí también me pareció entretenidilla y poco más), pero de lo que yo me alegro es de que para Original Sin se hayan acordado de su vínculo con los Sin-Mente (que para ser unos “villanos” simplones, están dando juego… y citando a Gertrude Stein xD).

Entre estos dos y el Orbe, menudo trabajo de arqueología está haciendo Aaron. Ya sólo falta que los tie-in cumplan lo que prometen y tendremos un homenaje majísimo a los diferentes momentos de la historia del universo Marvel.

Daniel Gavilán
Autor
8 junio, 2014 16:09

Antes que nada: Enhorabuena por el trabajo recopilatorio, Sergio, a pesar de no mentar el paso de Exterminatrix por los Jóvenes Vengadores de Kieron Gillen y Jamie McKelvie (que sí, pero tú ya me entiendes).

Por lo demás, recuerdo aquellos días en los que Marvel Boy ocurría en una realidad paralela y como tras el protagonista de la mini han terminado incorporados al UM tanto Midas como su hija, la unidad psíquica de SHIELD y hasta los Bannermen. Hay que matizar eso sí, que aunque a Bendis siempre le ha tirado esto de introducir a personajes creados en las secciones más tangenciales del universo Marvel en el núcleo del mismo (El Vigía, el Encapuchado, los Next Avengers, etc…), en este caso no fue él quien se trajo a Marvel Boy al universo Marvel (sino Zeb Wells en la mini-serie Runaways Vs Young Avengers, en plena Guerra Civil).

Bendis no puso sus manos sobre él hasta años más tarde con los prolegómenos de la Invasión Secreta, siempre dejando muy claro que pertenecía a otra dimensión (cosa que ha terminado dando un poco igual, porque el resto del UM lo ha terminado aceptado como si la mini de Morrison se desarrollase en el tradicional).

Si hablamos del Marvel Boy de Morrison y Jones, no la tengo por una de las mejores obras del escocés pero si que me parece un cómic de catarsis endiabladamente divertido y lleno de creatividad alocada. La vena contestataria del personaje en sí ya mola (algo que debería ser norma en los superhéroes adolescentes, pero que apenas cuatro o cinco parecen tener en cuenta cuando los escribe). Pero es que además esta repleta de guiños alocados a la continuidad Marvel, desde esos genes de insecto del prota que vienen directamente del proyecto Perseguidor de los Kree, hasta esa desmadrada versión de la franquicia de los X-Men de aquella época como una corporación etérea que lo consume todo sin dejar nada a su paso

Daniel Gavilán
Autor
8 junio, 2014 16:21

Sobre Original Sin, a mi los dos primeros números tampoco me estaban diciendo demasiado, hasta el punto de pensar que iba a ser un evento sin demasiado atractivo más allá de la muerte de Uatu y la introducción de la enésima amenaza freak de Aaron. Sin embargo, el tercero ha puesto patas arriba las reglas del juego, dejando ver la que parece la verdadera intención de Jason y que -de confirmarse- va a llevar la saga por derroteros muuyy interesantes

Khonshu
Khonshu
Lector
8 junio, 2014 18:33

Buen y necesario artículo, Sergio, que ya se estaba viendo en los comentarios de otro hilo a mucha gente preguntando quiénes eran esos dos tipos raros?

A mí Marvel Boy en su día tampoco me pareció gran cosa, de hecho, las críticas fueron bastante tibias tanto con esta serie como con FF 1234. Era tal el hype con la llegada de Morrison a Marvel, que hubo un poco de decepción (excepto por la confirmación del tremendo talento de JG Jones).

Tampoco era precisamente mala, de hecho, si no te rompías el coco tratando de integrarla en la continuidad, era muy entretenida. Parecía más bien un divertimento por parte de Morrison, una toma de contacto con Marvel tomando de aquí y allá ideas que le hacían gracia, pero sin preocuparse en como encajaría el producto final en el universo tradicional de la compañía. Una gamberrada iconoclasta.

De hecho, para no pillarse las manos, Noh-Varr formaba parte de una tripulación de viajeros interdimensionales, parece que simplemente para justificar su versión de los Kree. Y estos Dr. Midas y Oubliette también parecían una extraña amalgama de referentes.

Creo que Morrison hizo aquí una especie de homenaje al Iron Man de Goodwin y Mantlo. Dr. Midas parece una especie de amalgama entre el Conde Nefaria (villano que también adquiere multiples poderes de distintos superseres) y, sobre todo, de Midas, un antiguo villano de Stark que tenía el poder de convertir las cosas en oro con su toque. Y su hija Exterminatrix guarda muchas similitudes con Madame Masque, la hija de Nefaria y que fue parte importante en las dos historias más destacables que tuvieron a Midas como villano.

Así pues, no es solo que un malo con la armadura dorada de Iron Man con gabardina y fumando quedara cool. Es que había demasiadas reminiscencias: nombre compartido entre ambos villanos, ambos tenían un trasfondo criminal y una compañía industrial llamada Midas, la armadura dorada como el toque dorado del antiguo Midas, hija con desfiguración tras una máscara y una extraña relación amor odio con su padre, en ambos casos la hija les traiciona y se enamora del héroe, tanto Dr. Midas como Nefaria se someten a tratamientos que les dan los poderes de varios personajes…

Todo es muy similar como para que Morrison no lo tuviera en mente. Igual hasta tenía pensado usar alguno de estos personajes pero no se ajustaban a su historia y prefirió crear unos nuevos, pero dejó esa armadura dorada como guiño al lector. Y por eso es por lo que nunca me han terminado de hacer gracia esta parejita. En la propia mini de Marvel Boy funcionaban bien, pero si los trasladas al 616 quedan en evidencia las carencias en su trasfondo, ya que probablemente nunca estuvieron destinados a tener un largo recorrido o ahondar en su pasado.

Pero claro, el problema es cuando viene gente detrás de Morrison y mete Marvel Boy en continuidad. Y no tuvo que pasar mucho tiempo para ello, sucedió en el propio año 2000, antes de Wells y Bendis. Lo hizo Frank Tieri en sus primeros números a cargo de Iron Man en ese engendro de saga que aquí planeta sacó en un tomo titulado “Los hijos de Yinsen”.

Los que hoy día os rasgáis las vestiduras por “El origen secreto de Tony Stark” deberíais ojear esto para que sepáis lo que es una de las más horrorosas revisiones del origen de un personaje clásico. Dan ganas de inmolarse a lo bonzo tras su lectura

Tieri se sacó de la manga que había una secta de iron-men que vivían en un país ultrasecreto megatecnificado y flotante que se hacían llamar los “hijos de Yinsen”. No solo eso, Wong Chu no murió en la primera aventura de IM y ahora era un megacapo que controlaba todo el mundo criminal de
Asia. Un personaje, cuya gracia era que era un tirano de poca monta de repente era un super-kingpin desfigurado y sádico capaz de enfrentarse a esta secta tecnológica e incluso físicamente a Iron Man. Y no solo eso, también se atrevió a introducir que Yinsen estaba vivo (al final, resulta que en el Tales of Suspense 39 no murió nadie).

Por suerte, todo el mundo pasa de puntillas por esta horrible e innecesaria revisión del origen de Iron Man, ignorándola por completo. Pero Tieri tuvo tiempo de añadir a otro personaje en su trama. Imagino que para establecer una conexión que justificara el que Dr. Midas portara la armadura de Tony, en la por entonces reciente Marvel Boy, nos mostró en flashbacks como el Dr. Midas financió los primeros experimentos de Yinsen y fue quien se llevó su cuerpo. Tenía además, tratos con Wong Chu y estuvo presente en los hechos de ToS 39.

Así, en un deplorable ejercicio de retrocontinuidad, un personaje que pudo ser un inofensivo guiño de Morrison a comics clásicos de Iron Man, ha acabado formando parte fundamental del propio origen del personaje, por la torpeza de un guionista que, tratando de dar sentido a algo que no lo necesitaba, ha acabado emborronándolo todo mucho más.

No sé si luego Tieri volvió a usar al Dr. Midas, ya que Forum interrumpió justo con ese tomo la publicación del vengador de la armadura dorada y no he leído sus números posteriores. Esperemos que Aaron sepa darle algo más de empaque y sentido a este personaje. Si omite referencias a su conexión con Stark, casi mejor.

Y esperemos que Panini aproveche para reeditar Marvel Boy, que la leí de prestado y no la tengo. El tomo de Planeta era muy barato y seguro que buscando aún se consigue, pero el papel que usaron era tan malo, que el coloreado se resintió una barbaridad. No estaría mal una edición que hiciera justicia al magnífico arte de JG Jones.

NobTetsujin
NobTetsujin
Lector
8 junio, 2014 20:18

Pues si, Khonshu, lo de los Hijos de Yinsen fue un disparate que luego se alargó metiendo incluso a Ultrón en el ajo. Y el tomo de Marvel Boy, que a mi si me gustó bastante, me daba la sensación de estar enmarcado de ser una especie de mundo paralelo por todas estas cosas que mencionas, no me parecía que Mordecai Midas tuviese que ver con el de Iron Man, es más, no recuerdo muy bien el tebeo, pero juraría que no se da a entender que haya otros supers en ese universo.

frankbanner71
frankbanner71
Lector
9 junio, 2014 10:38

pues a mí aquella miniserie de MARVEL BOY si que me gustó(y mucho,además).

los dibujos de j.g. jones eran la leche,y morrison le metió un gran sentido del ritmo que hacia que aquel blockbuster que se sacaron de la manga los dos autores,se te pasase en un suspiro.

una miniserie que ya está tardando en ser reeditada.

manolin
manolin
Lector
9 junio, 2014 12:09

Pues mira, a mí de Morrison me gustan más a veces , miniseries como esa hecha sin ninguna pretensión más allá de divertirse haciendo una gamberrada, que otras que vienen rodeadas de unas pretensiones tan hinfladas por parte de su autor, y de una expectación y unos aplausos tan escandalosos por parte de sus lectores, que, después, cuando los tienes en las manos y lo lees dices: “pues ni es para tanto”……………y aquí que cada uno incluya mentalmente el título que le venga a la cabeza, que no quiero discutir.

Y oye, que a pesar de ese apelativo de “gamberrada” que casi todos le ponemos a esa miniserie, la misma no estaba carente de crítica Social y al Poder. Yo me quedo con esa discusión en que alguién acusa a Marvel Boy de “querer atentar contra nuestro Sistema” y el, sorprendido le responde : ¿”Sistema”? ¿de que Sistema hablais?? ¡¡¡¡Esto no es más que una intrincada Red de Chantajistas!!!” ( más o menos, que estoy citando de memoria)……..¿¿hay mejor manera de definir, por parte de un recién llegado a nuestro planeta que ve desde fuera nuestra Sociedad y nuestro” Sistema”, al Sistema Capitalista o a un organismo como la ONU, que , con pretensiones “pacifistas” tiene sin embargo un “Consejo de Seguridad” compuesto por los 5 Paises que tienen la Bomba Atómica, y que pueden vetar cualquier iniciativa de los demás?? Chapeau.