Explorando Marvel NOW! Cable and X-Force

Por
17
835

 

Guión: Dennis Hopeless
Dibujo: Salvador Larroca
Color: Frank D’Armata
Editorial: Marvel Comics
Contiene: Cable and X-Force #1
Formato: Grapa, 32 páginas
Precio: 3,99 $

 

Nadar contra corriente siempre tiene un lado divertido. Es una aventura en la que te cruzarás con muchos otros que te dirán que vas en dirección contraria mientras tú intentas convencerles de que el sentido correcto es el tuyo. Así me sentía yo en cierto sentido cuando se iban anunciando las decenas de novedades de Marvel NOW! Mientras muchos otros corrían hacía los Uncanny Avengers de Remender o los All New X-Men de Bendis, yo permanecía impasible hasta que ví algo que me atrajo. Cable y los X-Force. Ya está, ésa es mi serie. Y sí, he de confesar que no es por mi experiencia previa con Dennis Hopeless o Salvador Larroca. Al primero no había tendido el gusto de leerle hasta ahora, y del segundo…digamos que su Invencible Iron Man ni me apasionaba ni me disgustaba sobre manera. No, no fueron sus autores los que me llamaron a filas, fue Nate Summers, alias Cable. Al que ya sólo le faltaba un parche para parecer más épico aún. Si bien al personaje le es imposible desprenderse de ese olor a los 90 que siempre ha desprendido, ha logrado protagonizar historias muy meritorias en sus dos décadas de vida. Y aunque disfrutara de una serie propia de más de 100 números durante casi 10 años, a mí la que de verdad me enganchó fue su segundo serie. Aquellos dos años en los que Duane Swierczynski tuvo a Cable y a Hope saltando de un futuro a otro luchando contra la amenaza constante de un enajenado Bishop. Una historia que terminó de forma redonda en uno de los mejores crossovers mutantes de los últimos tiempos: Advenimiento.

Por supuesto, la otra parte de la ecuación también me atraía. Y eso juega Marvel, por supuesto. El nombre X-Force ha ganado caché en los últimos años y eso había que explotarlo. La semilla que plantaron Craig Kyle y Christopher Yost en su sangiento y muy recomendable X-Force, la regó y abonó Rick Remender en su muy alabada etapa en Uncanny X-Force. Ahora Marvel pretende sembrar un huerto entero sobreexplotando la franquicia con dos grupos que pese a compartir nombre parecen distar mucho  en tonalidad y en intenciones. Sólo un concepto se mantiene a la hora de fabricar un equipo de asalto como éste: todo vale. Y la verdad, otro de los atractivos que para mí suponía esta serie era el otro grandullón del grupo, Coloso, liberado ya de su juggernautización y con el carnet de un grupo al que no sabemos muy bien cómo ha llegado. De hecho, el ruso de acero es el más claro ejemplo de lo desilusionante que puede llegar a ser Cable and X-Force #1, y es que su única aportación al cómic es la de atravesar una pared y la de poner cara de enfado durante un par de viñetas. Y aunque aquellos que seguimos la actualidad sepamos que al menos abre la boca en el segundo número en una acalorada discusión con Cable, no parece ésta la manera idónea de presentar al más conocido integrante de la nueva formación.

Y hablando de cosas poco idóneas, también lo parece el nuevo brazo (por llamarlo de alguna manera) de Cable. Resulta simpático que él mismo diga que es lo más ridículo que se ha puesto en su vida. Pero eso no hace que el lector siga pensando lo ridículo que resulta. En un mundo en el que Tony Stark porta armas de destrucción masiva en el mechero, no termino de ver la gracia en que a Cable de convenza eso de llevar un brazo de un metro de largo porque sea capaz de tirar un par de mini-misiles. Esperemos que Forja, otro de los integrantes del grupo acabe encontrando algo más idóneo para el protagonista de la serie. Un grupo, por cierto, del que sabemos bien poco terminado el primer número. ¿Cuáles son sus intenciones? ¿Cuáles son las motivaciones de cada integrante para formar parte de él? Es algo de lo que sabemos más bien poco, por no decir nada. Y eso es un claro contratiempo para la historia. Porque que Cable tenga fuertes migrañas y visiones de sucesos futuros no parece razón suficiente para seguir leyendo ¿no? Por suerte para la serie, la mesías mutante hace honor a su nombre salvando los muebles in extremis, en un emotivo reencuentro con su padre adoptivo. Parece que si algo puede atraer a los lectores puede ser este binomio que tan buenos resultados dio en la citada serie de Swierczynski.

En cuanto al dibujo, la verdad es que es mejor de lo esperado. La evolución del dibujo de Salvador Larroca en la serie de Iron Man parecía que no dejaba espacio para maniobrar hacia otros estilos, pero el español ha sabido darle un pequeño giro a su estilo para que no parezca más de lo mismo. La suciedad de ciertas escenas y la ausencia de actores de Hollywood en el reparto le hacen bien a la serie de Cable. Aunque en ocasiones seguimos viendo algunos personajes muy estáticos, el dibujante ha conseguido imprimirles más vida y mejores expresiones a sus dibujos. Eso sí, haciendo una extraña elección de planos y con algunos fondos muy poco trabajados. Y vuelvo a poner en relieve el caso del traje del Capitán América. Obviamente aquí la culpa ha de recaer sobre el editor de la serie y cobre todos los que están sobre él, pero es que el caso ya clama al cielo. Desde el relanzamiento de la series Marvel, en cada una de las apariciones del Capi cuenta con un traje distinto. Alitas sí, alitas no. Casco sí, casco no. Cota de malla aquí, traje militar allá. No veo que sea tan difícil cuidar estas cosas.

Por tanto, un número uno un tanto desinflado. Le daré un aprobado a la espera de ver qué deparan próximos números. Vamos, lo mismo que a muchas otras series de la iniciativa Marvel NOW!, que se está quedando en bastante menos de lo esperado por muchos. No por mí, que ya aventuré frente a una barra de bar que aunque la idea de muchas de estas series fuera meritoria a Marvel le seguirían faltando guionistas con los arrestos suficientes para poder ofrecer más de un puñado de series realmente memorables.



Otro punto de vista, por Daniel Gavilán

Leer de forma tan próxima el inicio de dos series a cargo de un mismo autor, permite apreciar con mayor precisión cuales son sus virtudes y donde están sus fallas. Dándose las circustancias de que Dennis Hopeless estrenaba esta sumana las dos colecciones que guionizará como parte de Marvel NOW!, no solo hay ocasión de juzgarlas por separado, sino que también es posible establecer una comparación entre ambas.

Y si en Avengers Arena Hopeless apuesta por una historia a medio camino entre las Guerras Secretas y Los Juegos del Hambre, en Cable y los X-Force nos encontramos con la exaltación suprema del héroe de acción noventero, con marcados ramalazos de intriga paramilitar cyberpunk al más puro estilo de la saga Terminator y un tímido conato de construir un transfondo por medio de la fusión hombre-máquina (tan patente en el protagonista como el resto de los personajes que le rodean). Desde el cementerio de aviones en el que reside su base, hasta la naturaleza de la amenaza a la que deben hacer frente (sin olvidar las constantes prótesis mecánicas de diseño), Cable y X-Force intenta alzarse como un relato sobre viejos soldados con el cuerpo lleno de metralla, que no parecen encontrarse cómodos salvo en una guerra que solo ellos conocen.

Desde el veterano lobo plateado hasta su ahijada Hope, cada uno de sus protagonistas parece renunciar a someterse a la mansedumbre que el nuevo mundo (aquí encarnado por Kaos y sus Uncanny Avengers) quiere imponerles. Y aunque lo cierto es que el guionista sabe estructurar la historia de forma que debería resultar interesante -volviendo a recurrir al flashforward por un lado, y rompiendo el esquema del clásico número de reclutamiento por otro- el resultado se antoja excesivamente farragoso como desperdigado, tanto por un Larroca marcado por sus excesos como por unos personajes que hablan y hablan sin que muchas veces parezca que estén diciendo algo importante o interesante.

Quizás sea la alienación entre el apartado gráfico y el guión o quizás que no hayan sabido coger el pulso a lo que pretendían contar, pero el primer número de Cable y X-Force no sabe dar con la tecla a la hora de que su continente esté a la altura de las aspiraciones de su contenido, siendo como ese trabajo escrito a mano, en el que los tachones, la caligrafía y las imagenes difuminadas te hacen verte invadido por el sopor, pasando por alto cualquier detalle de interés. No tiremos la serie por la borda todavía, pero desde luego debe mejorar bastante si quiere demostrar una verdadera valía.

17 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Ocioso
Ocioso
Lector
13 diciembre, 2012 17:35

¿Sabemos por qué Cable lleva el parche en el ojo bueno?

Pachinko
Pachinko
Lector
13 diciembre, 2012 17:43

 Ojo vago?

Daniel Gavilán
13 diciembre, 2012 17:45

 Porque ya no está tan bueno 😛

Ocioso
Ocioso
Lector
13 diciembre, 2012 17:49

Se supone que tenía infectado el otro ojo y tras perder el virus se le debería haber quedado un poco pocho como el brazo. Pues resulta que este es el ojo bueno, y el otro, el que solo estaba arañado, es el que lleva el parche. A ver si es que se han equivocado.

Ocioso
Ocioso
Lector
13 diciembre, 2012 17:55

Ahora que veo el brazaco de Cable me estoy acordando de la megapatorra mecánica que Forja le hizo a Karma hace un par de años. Si es solo para andar no hace falta tanto despliege. En el mundo real hay protesis mucho mas discretas que cumplen la misma función.
Para mí que Forja se está volviendo chapucero con la edad. Ya no tiene la finura que tenía antes.

Daniel Gavilán
13 diciembre, 2012 18:00

 Para mí que Forja se está volviendo chapucero con la edad. Ya no tiene la finura que tenía antes.

Esa teoría es genial en todos los sentidos. Tanto que ojala se le ocurriera a algún guionista por que bien usado daría pie para una buen historia. Peero… Lo cierto es que la pierna de Karma la diseñó Madison Jeffries, no Forja. Moraleja: Cuando un ingeniero técnico use su mutación como aval de su preparación en lugar de un diploma de estudios certificado, desconfiad

Reverend Dust
Lector
13 diciembre, 2012 18:20

Veo sentido a lo del ojo. Si se supone que la cura le ha arreglado el ojo “mágico”, es lógico que el propio chute le haya jodido el ojo normalico. Anyway, no me ha matado este número pero sí que me ha parecido una mejor presentación que, por ejemplo, la de los nuevos Thunderbolts.

Va a ser interesante ver cómo explotan la paradoja temporal encarnada que es Cable, con todos sus conocimientos del futuro más desatados debidos a la ausencia del virus. ¿Hasta qué punto va a ser él quien provoque las catástrofes que sabe que van a ocurrir? A mí me tienen intrigado, y el elenco de secundarios se me antoja muy atractivo y con claras personalidades propias y bien definidas (algo que eché mucho en falta en la mentada Thunderbolts).

Keep ’em coming!

P.D. Llamadme tiquismiquis (¡con razón!) pero me jode mucho cuando cada número de un cómic no trae título. ¿Qué les cuesta? Soy fan de los titulillos, yes.

Reverend Dust
Lector
13 diciembre, 2012 18:34

 Por cierto, ya es una realidad. ¿Qué hacéis que no lo estáis pre-ordereando ya? Yo me voy a coger 20 copias, o 30. Que luego estas cosas se revalorizan.

Retranqueiro
Retranqueiro
Lector
13 diciembre, 2012 18:39

“Llamadme tiquismiquis.”

¡¡¡Tiquismiquis!!! Reverend, todos sabemos que te gustan los titulos. A ver si no de qué tanto mencionar tu tesis.

PD: No te me enfades, que es broma. En realidad, te respeto y envidio, pero macho… lo has puesto a huevo.

Reverend Dust
Lector
13 diciembre, 2012 18:46

Harbinger tenía alguno con titulillo y otros sólo quedaban implícitos, Samano. Pero por lo menos pertenecían al mismo arco. No hay cosa que más me joda que haya series que a veces ponen título, y otras no. El cabrón de Gillen en Uncanny X-Men era uno de ellos xD Casi toda la colección sin titular y de repente un “This Strange Unpleasant Land, Pt. 1” para luego la “Pt. 2” no titularla, olvidarte de nuevo, y que el penúltimo número lo llame “The Passion of Scott Summers”. ¡Anda, vete a cagar, Gillen! Con estas cosas no se juega 😀

P.D. Retranqueiro, I hate you. ¿Y hace cuánto que no hablo yo de mi tesis? Si ni yo me acuerdo de que se supone que la estoy haciendo. Espera, eso no es buena señal. Estooo… Adiós.

Daniel Gavilán
14 diciembre, 2012 7:19

 Pues se ve que con esta serie no solo vamos a tener la oportunidad de comparararla con la otra colección del guionistas, sino que no vamos a tener que esperar demasiado para disfrutar del segundo número, que saldrá la semana que viene a la venta (resolviendo una de las cuestiones que plantea nuestro compañero Iván) por si alguno todavía no tiene claro si esta serie va a ser de su agrado o no.

p.s.: Jugando al abogado del diablo, yo no acabo de tener muy claro si me ha convencido más el Thunderbolts o el Cable y X-Force. Cierto que la segunda se antoja temáticamente más interesante, pero -a pesar de lo esquemático- veo más acertado lo escueto de Way (donde al menos cada diálogo que expone Ross tiene un sentido de cara a la historia) que el barroquismo desperdigado de Hopeless para la serie de Cable y sus colegas, donde apenas me cuesta desconectar entre tanto diálogo supérfluo (esa Dominó…). Pero bueno, también es cierto que soy raro y prefiero a Dillon antes que Larroca. A ver como prosiguen ambas series, que la semana que viene publicaran sus respectivos segundos números para confirmar si consiguen remontar el vuelo o acaban como un bluff

Ah, sobre el tema de los títulos, yo soy más de poner título por historia/saga; ya sea autoconclusiva o de 12 números (que tampoco es plan de hacer lo de Fraction, que no solo le pone título a las sagas, sino también otro título más para cada número que compone la saga)

Reverend Dust
Lector
14 diciembre, 2012 7:50

Ah, sobre el tema de los títulos, yo soy más de poner título por
historia/saga; ya sea autoconclusiva o de 12 números (que tampoco es
plan de hacer lo de Fraction, que no solo le pone título a las sagas,
sino también otro título más para cada número que compone la saga)

No estoy de acuerdo. Yo soy de los que les va que la saga tenga un título pero cada capítulo tenga el suyo. Facilita y mucho la identificación de las acciones contenidas en ellos (si miro los números de Uncanny X-Force por el título sé dónde tengo que buscar tal o cual escena).

Pasa que a veces hay demasiado, como es el caso de Frankenstein actualmente:
– Título del arco: Rotworld
– Subtítulo del arco: Secrets of the Dead
– Título del capítulo: “Part 2: Who’s That Trip-Trapping Over My Bridge”

Pero prefiero escribir todo eso en el nombre de archivo que escribir “[Untitled]”.

Daniel Gavilán
14 diciembre, 2012 8:03

 Lo del Untitled desde luego es el peor quebradero de cabeza ante el que te puedes encontrar 😆 Eso sí, si te gustan los títulos imaginativos, echale un vistazo a los de Fraction para Iron Man en cualquier base de datos (lease Marvel Wikia o Comic Vine), que no solo es un maniático en esos temas, sino que hay algunos bastante fardones 😉

sherifmet
sherifmet
Lector
14 diciembre, 2012 14:26

 http://postimage.org/image/pvkpfg3rj/full/

se revela quien es superior spiderman!
(lo pongo aca porque creo que es el post referido a marvel mas reciente, mil perdones por el off topic pero tenia que postearlo!)

Kravinoff
Kravinoff
Lector
14 diciembre, 2012 17:28

 Acabo de leer el número en cuestión y no podría coincidir más con lo expuesto en la reseña. A mí también me gustó mucho la serie de Cable de Swerckloquesea y Olivetti, y además siempre me cayó bien Hope, nunca comprendí esa obsesión de muchos porque Jean se reencarnase en ella. En esta serie solo me ha llamado la runión Cable-Hope, lo demás es taaaan superfluo que me veo obligado a coincidir con Daniel en que Thunderbolts, con sus obvios problemas y teniendo menos intringulís que esta, tiene un número 1 más correcto. Sobre el dibujo, creo notar  una destacable mejoría desde Iron Man tanto en Larroca como en D’Armata(cuya suma en la serie del latas era a veces horrenda) pero que siguen sin ser de mi agrado. Le daré chance porque parece ser que es aquí donde estará Hope, pero me ha parecido de lo más flojo de Marvel Now!.

De momento mi podio seía: 1-Giant-Size X-Men de Wein y Cockrum Avengers de Hickman y Opeña, 2-Thor. God of Thunder de Aaron y Ribic, 3-All-New X-Men de Bendis e Immonen.

Y mi antipodio  sería, de mejor a peor: 3-Cable y X-Force de Hopeless y Larroca, 2-Thunderbolts de Way y Dillon, 1-Masacre de Pohsen, uggan y Moore.

orco05
Lector
16 diciembre, 2012 16:39

 sherifmet es un claro ejemplo de la gente que no disfruta ya con las historias, que no sabe lo que se siente al ver algo sorprendente e inesperado por primera vez, como cuando vimos a Goku transformarse en super guerrero sin haber visto antes una sola imagen de un Goku rubio porque no teníamos acceso a internet… un claro ejemplo de persona que se muere por decir a la gente que sabe algo que va a pasar antes que los demás, un troll spoileador, de esos que sienten la necesidad de poner un spoiler en un sitio que nada tiene que ver con la historia que quieren destriparnos… ¿por qué mierda tenéis la necesidad de spoilearlo todo? ¿os dan un premio al niño más repelente o algo así? jamás disfrutaréis de los comics como es debido… pensáis que disfrutaréis una peli, serie o comic de igual manera sabiendo el final que sin saberlo de antemano, pero es totalmente falso y ridículo… me compadezco de todos los que quieren saber las cosas antes de, simplemente “encontrarselas”…