Evento Marvel: La guerra de los reinos, septiembre

La guerra de los reinos ha descargado parte de su ira en las grapas y tomos de Panini de septiembre, aquí seguimos analizando el evento

Por
5
3023

Eventos, o los odias o los amas… o las dos cosas. Desde que Marvel se metiera a fondo en esto de editar varios eventos al año (en estos precisos instantes en España tenemos dos al mismo tiempo) hay quien ataca a la editorial por esta decisión, por impedir que las colecciones avancen con sus propias tramas, otros adoran ver a sus héroes mezclándose y venciendo conflictos comunes, o generándolos, y algunos les da igual mientras la historia esté trabajada. Independientemente de la postura, lo cierto es que los eventos varían mucho la calidad tanto de su serie principal como de las decenas de series con las que se cruzan, hay casos en los que la principal es genial pero se ve poco nivel en los cruces, lo cual suele pasar cuando se trata de algo corto y rápido, mientras que en otras ocasiones es a la inversa, la serie ofrece poco y entre los cruces se encuentra alguna que otra historia magnífica. Es raro, muy raro, que todo ello mantenga un nivel cualitativo alto (el único ejemplo que se me ocurre es Aniquilación), por ello es bueno hacer un repaso a la serie y tie-ins por completo, hoy haremos lo propio con lo publicado por Panini en septiembre de La guerra de los reinos. Allá vamos.

LA GUERRA DE LOS REINOS nº 3

Jason Aaron, Russell Dauterman y Matthew Wilson atacan este mes con los capítulos cuatro y cinco, contenidos en la grapa número tres de La guerra de los reinos por Panini, con los héroes divididos en distintos escenarios y haciendo todo lo posible por resistir ante los temibles ejércitos de Malekith. Este número va de reunificación y en sus primeras páginas sigue la línea del anterior, Aaron se muestra carente de un fondo que transmitir, parece todo imágenes sueltas, como postales en las que cada héroe o grupo va resistiendo el ataque de los elfos oscuros. El grupo del Capitán América volviendo a la Tierra con Thor, Pantera Negra defendiendo la base, Daredevil dando espadazos y cada uno de Los Vengadores de la serie de Aaron que acompañaban a Freyja en la conquista del Bifrost Negro ahora reagrupando a las tropas que quedan en el resto de los reinos.

Pero el capítulo cuatro se llama “La defensa del puente negro” y, de la mitad en adelante, Aaron y Dauterman logran recuperar lo que habían perdido en la anterior entrega, es decir, causarnos una emoción a base de construir una historia y no por los golpes de efecto momentáneos. Veíamos a Freyja luchando por conseguir el Bifrost negro y, una vez hecho, tocaba mantener la posición mientras mandaba a su equipo, a esto se dedicaba un pedacito de cada número, bien contado, por eso la batalla contra Malekith, a la que se une Odín logra realmente hacernos sentir algo. El principal problema de este evento es que cuenta demasiadas partes, algo no muy lógico ya que para ello están los cruces, sin embargo los autores quieren que todo salga en la serie, incluso se hacen menciones a las peleas de otros equipos, y esto es bastante innecesario, haciendo que se entorpezca la lectura con decenas de detalles. Por ello, el narrar con más calma la parte de Odín y Freyja hace que su supuesta muerte tenga más fuerza que los otros fallecimientos contados en alguna viñeta a modo de “mira lo que ha pasado” y a otra cosa.

Igualmente en este cómic destaca la presencia del Castigador, es verdad que en este evento se le está dando más importancia que a otros, pero sí que con unas pocas viñetas consiguen darnos una buena razón, todo estaba motivado para ese momento en que llega Thor y Frank Castle le dice “Lo siento. Lo de tu familia”, dando lugar a una de las mejores páginas de Dauterman. También es verdad que los autores tiran de historia del universo Marvel, es decir, no explican la muerte de la familia del Castigador porque no es necesario. Cosa que deberían haber hecho con otras partes.

Lo cierto es que Dauterman está mejor en general en estos números que en los dos anteriores, aunque su narración sigue siendo algo estática y cada viñeta pretende contar una escena entera, pero mejora algo en general. Por desgracia el guión de la segunda parte lastra un poco, Aaron vuelve a narrar varios frentes de la pelea sin conseguir que de ellos salga una historia sólida, solo fragmentos de una batalla que, en su mayoría, parecen inconexos, parecen pretender desviar la atención del lector. Si juntamos los trozos realmente importantes de estos tres primeros cómics no llegamos más que a un número especial como mucho. En la segunda parte de esta grapa esto sería mucho menos de la mitad, allí donde sale Thor, haciendo ver que el dios del trueno va a sacar fuerzas de la semilla del árbol del mundo, y la parte de Jane Foster, el personaje que mejor se le ha dado al autor en toda su carrera, bajo mi humilde opinión. Con ella nos deja un cliffhanger final muy interesante y la sensación de que, aunque el evento carece mucho de fondo y resulta muy disperso, ha mejorado un poco con respecto a la anterior grapa, pero poco y en menos de la mitad de páginas.

LA GUERRA DE LOS REINOS EXTRA nº2

Segundo tomo de este Extra en el que Panini recopila miniseries y especiales diversos relacionados con el evento. Para la ocasión tenemos el segundo número de Pergaminos de guerra, el segundo de Hombre Gigante y la serie completa de tres números de La Imposible Patrulla-X, dando lugar a un tomo muy variado en el que hay un poco de todo.

Abre la segunda parte de la historia de Daredevil, unas pocas páginas del hombre sin miedo por Jason Aaron y Andrea Sorrentino que resultaron una auténtica gozada en el anterior tomo y así sigue siendo en este, sobretodo en el apartado visual, aun profundizando en la relación del héroe con las deidades, tema muy recurrente en la obra de Aaron. Ahora Murdock ya no está solo en la historia, le acompaña Kingpin y trazan muy bien la trayectoria del personaje, aliado con Malekith, luchando contra Daredevil y usando todo ello para ganar publicidad y salir victorioso sin pertenecer a ninguno de los dos bandos. De lo mejor que nos está dando el evento, veremos cómo acaba. De seguido otras pocas páginas por Devin Grayson y Paul Davidson dedicadas al Doctor Extraño. La historia de Stephen Extraño es bastante simple, pero no por ello hay que restarle valor, el personaje tuvo un papel relevante en La guerra de los reinos, pero no para el evento sino para él, dando a mostrar que había tenido que tomar una decisión difícil. Una niña, un encuentro con Pesadilla en su reino y una buena siesta le bastan para devolver al Doctor Extraño a su tarea habitual. Dentro de las historias cortas no deja de estar bien escrita, bien dibujada y presenta una situación que, por lo menos, nos puede hacer sonreír, pero no deja de ser muy tópica. La siguiente, por Anthony Oliveira y Nick Robles deja un regusto más agridulce pero se mete en un tema mucho más interesante y que sí tiene relevancia en el evento, en tanto que se toca la personalidad de Loki. Una reunión entre este y Wiccan hablando de su etapa en la famosa serie de los Jóvenes Vengadores de Kieron Guillen y Jamie McKelvie, intercalando imágenes del pasado del dios de las mentiras, demuestra que se puede hacer algo sólido con pocas páginas.

Aunque para sólida la serie de Hombre Gigante por Leah Williams y Marco Castiello que triunfa en todos los aspectos. Al principio creía que se trataba de algo muy menor, de ahí que se publicara un número en cada tomo y no todo seguido, ahora empiezo a pensar que bien se podía tratar de una artimaña de Panini para que compremos la serie todos los meses, porque estos números bien lo merecen. La manera de combinar drama y comedia de una página a otra demuestra una gran narrativa por parte de los autores, lo que se une con una buena manera de tratar a personajes muy diferentes con poderes muy parecidos.

Para finalizar este tomo incluye los tres números de la participación de los mutantes en La guerra de los reinos, viene La Imposible Patrulla-X y con ellos Marvel nos trae a uno de sus mayores enemigos, ¿Magneto? No, ¿Apocalipsis? Tampoco, ¿Mister Siniestro? Para nada, mucho peor: Matthew Rosenberg. Y esta vez no se puede culpar al dibujante, Pere Pérez hace una gran labor.

Se ve que los malos vicios del guionista no cambian cuando sigue enfrentando a los mutantes con enemigos sin ton ni son y hacer que discutan para, en la página siguiente ser tan amigos. A pesar de que la calidad de Rosenberg sea muy discutible, por lo menos sabe insertar bien a su Patrulla-X en la historia, Dani, Espejismo, es llamada a las armas por las suyas, las Valkirias, algo que sucedía en el primer número del evento, y sigue desde este, si bien el Doctor Extraño transportó a casi todos los habitantes de Nueva York a lugar seguro, los mutantes, al aparecer después de ese suceso, se quedan a proteger al resto (el tiempo suficiente para que a los hermanos Summers les salga mucha barba), y forman un ejército gracias a el Hombre Multiple y a Hope, copiando los poderes de este, pero aparecen los grandes defectos, primero en los continuos e insulsos diálogos y después al meter otro villano más sin ningún tipo de sentido, Dientes de Sable, y centrar gran parte de la atención sobre este, parece ser que no le valen los miles de súbditos de Malekith. También trae del más allá al dios con el que Rahne (esto sucede antes de que el guionista decidiera matarla, como a tantos y tantos otros) mantuviera una relación y a su hijo, pero lo hace de una manera que desvirtúa aquella historia. Lo único que nos queda saber es ¿quién va a morir aquí? Pues Dientes de Sable y Mancha Solar, el primero de manera rápida y muy incongruente con el personaje y el segundo de manera estúpida, volviendo a faltar al respeto a los lectores lanzando bromas con la muerte de otro gran personaje. Porque lo que hace este autor ya parece que es reírse de los lectores.

LA GUERRA DE LOS REINOS: NUEVOS AGENTES DE ATLAS

El tomo de este mes que Panini dedica a La guerra de los reinos recoge la miniserie de cuatro números War of the realms: New Agents of Atlas que, sin narrar nada relevante para el mismo, nos cuenta la aventura de los héroes que defienden Asia de la invasión de los seguidores de Malekith, en este caso serán los demonios de fuego de Muspelheim liderados por su reina inmortal Sindr, hija de Surtur, personaje creado por Jason Aaron y Russell Dauterman para la serie de Thor y que forma parte del consejo oscuro del villano del evento, pero los autores de esta serie no son ellos sino Greg Pak, Gang Hyuk Lim y, para alguna parte del último número, Pop Mhan. Y el resultado será lo opuesto al evento en varios sentidos, lo cual no significa ni que sea mejor ni que sea peor, de hecho la historia, aunque con algún punto interesante, no logra convencer, principalmente por su simpleza.

El dibujo de Gang Hyuk Lim dista mucho de lo que ofrece Dauterman en la serie madre, su trabajo es mucho más sencillo, pero como narrador tiene mucha más fuerza y movimiento que el dibujante principal. A esto hay que añadir que su estilo casa muy bien en una historia sucedida en Asia, refleja perfectamente la diversidad de los países tanto en vestimentas como en facciones, además muestra buenas capacidades para los movimientos corporales, alejándose de las simples poses, algo fundamental si trabajas en un equipo en el que estará Shang Chi. Lim resulta ser muy cumplidor, lo malo es precisamente el final, las páginas del cuarto número hechas por Pop Mhan hacen decaer bastante ese cómic.

Por otra parte el guión de Pak está destinado a recuperar y dar visibilidad a ciertos héroes de su época en Hulk, todos ellos asiáticos y con cierta unión a Atlas, la organización que se revitalizó en este siglo con personajes y base de la época pre-Marvel. La idea de Pak era formar un grupo con héroes que normalmente no suelen estar reflejados en el cómic norteamericano, a pesar de tener una fuerte población asiático-americana, y el evento de La guerra de los reinos le viene al pelo, ya que las batallas suceden por todo el planeta. Para ello Pak toma la idea de supergrupo que ya había presentado en su serie de Amadeus Cho como Hulk, Los Protectores, poniendo a este al mando y jugando con el concepto de Cho como líder, algo que no había salido bien en el pasado. Además sigue un poco la vida de este héroe ahora que su condición ha cambiado, tras lo sucedido en la Segunda Guerra Mundial Hulk, con menos fuerza pero un mayor control y manteniendo siempre su inteligencia. aquella época fue cortada por el buen hacer de Al Ewing y se ve que a Pak le quedaba alguna espinita clavada, aunque siendo sinceros lo que aquí ofrece no es para tirar cohetes.

El grupo tira de héroes de siempre como Jimmy Woo o Shang Chi, de algunos más modernos como Seda o Maestro de Espadas y no deja de inventarse nuevos para la ocasión. Si bien hay una buena distinción de personalidades, es difícil quedarse con alguno de ellos ya que no se llega a profundizar, la historia se centra más en la acción resultando una aventurilla simple y rápida que no aporta nada, se queda como un gran vacío, un cómic para meter en la estantería y olvidarse de él. Por decir algo positivo, además de ser buena idea la visibilización de héroes asiáticos, está bien que se refleje la real preocupación de los jóvenes de hoy por el medioambiente, y eso es todo lo que se puede decir.

THOR nº12

La serie de Thor sigue íntimamente relacionada con el evento pero narrando la historia de otros ilustres asgardianos, el mes pasado fue protagonizada por el hermano de Thor, Loki, ahora es el turno del hermano de Odín, Cul, el dios del miedo. Se repite equipo creativo, con Jason Aaron, la mente detrás del evento, a los guiones y el dibujo de Mike Del Mundo que sigue en su línea, un autor particular que no es santo de mi devoción, aquí un poquito mejor que en el anterior número, pero dista de convencerme en ninguno de sus aspectos.

El que sí está considerablemente mejor es Aaron, dando un número que se centra en un personaje demostrando que eso se le da mejor que tantos héroes y tantas localizaciones. Cul, la Serpiente, un dios creado por Matt Fraction y Stuart Immonen para el evento Miedo Encarnado, ha ido cambiando bajo el manto del guionista, aquí tenemos un recorrido por su vida, desde su punto de vista, que empieza con su rivalidad con Odín de pequeño y enlaza con el número del que hablaba un poco más arriba de la colección principal.

En este número vemos como pasa de odiar a su hermano a colaborar en su gobierno, aun siendo un ser muy cruel, no duda en torturar para conseguir su objetivo, tiene claro su bando. Para La guerra de los reinos Odín le encarga la misión de encontrar el Bifrost negro, lo que hace que Freyja y algunos héroes vayan a conquistarlo, resolviendo aquí una de las incógnitas. Pero en esta historia también se habla de la gran crueldad de Malekith y se da detalles sobre el modo de vida de los elfos oscuros, lo cual da lugar a un cómic mucho más interesante y relevante que otros cruces. Mejor que el propio evento y con una buena conclusión. Habrá que ver si Cul regresa otra vez y cómo lo hace.

LOS VENGADORES nº10

Si el mes pasado la serie de Los Vengadores dedicaba su número al papel que jugaban en el evento el Escuadrón Supremo, ahora es el turno de los Agentes de Wakanda, ese grupo encubierto que creó Pantera Negra para situaciones especiales y ante la falta de SHIELD. Aunque todos aparecen, el importante es el Hombre Gorila, el antiguo agente de ATLAS nos narra en primera persona la llegada de las tropas de Malekith a la montaña de los Vengadores, y su trabajo es ser el jefe de seguridad.

Lo que hacen Jason Aaron y Ed McGuinness en este cómic es contar el asedio a la base desde otro punto de vista, pero sin aportar nada para el propio evento. Es curioso que el propio escritor del la serie principal no utilice su serie de Los Vengadores para tratar temas que en ella solo soslaya, para dar aquella profundidad que en La guerra de los reinos falta, para hacer que los grandes momentos tengan fuerza real. Estamos ante el curioso caso del hombre que pasa de su propio evento.

En cuanto a la historia, es muy de Aaron, sigue preocupado por lo que puedan hacer desde Rusia con la Guardia de Invierno, añade un poco de espionaje con alcohol por medio, una batalla narrada de forma muy breve, el Hombre Gorila haciendo un arma, luchando con sus manos y, como no, una revelación divina. ¿Qué le falta? Un cliffhanger final dispuesto a enlazar con su colección de Los Vengadores en un futuro cercano y ahí está, en la última página con una traición que traerá cola. Sin más, un número irrelevante en todos los sentidos.

VENENO nº 11

En Veneno seguimos con el interludio que supone La guerra de los reinos a la etapa de Donny Cates y Ryan Stegman, un pequeño descanso en el que Cullen Bunn e Iban Coello situaban a Eddie Brock en pleno ataque a Nueva York pero sin simbionte y con su hijo, Dylan, con esa relación en la que el niño no sabe que Eddie es su padre y él quiere protegerlo a toda costa. Hasta tal punto que aceptaba que unas brujas de otro reino le otorgasen poder mediante una armadura similar a su simbionte, ahora en manos de Malekith, para luchar en la batalla y alejarla todo lo posible del lugar donde había dejado a Dylan.

La tarea de Bunn y Coello no es para nada meter profundidad a los personajes ni avanzar en la historia de Eddie Brock, para eso están los autores de su serie regular, esto es una parada en el camino de Cates y Stegman, de manera que los autores que se encargan de esta grapa se lanzan a hacer lo mejor que podían haber hecho, es decir, poner a Brock a matar a miembros del ejército de Malekith como si no hubiera un mañana, logrando además poner un buen antagonista en la figura de Jack O’Lantern, un villano clásico con una función clásica, sembrar el caos. Si bien es cierto que el simbionte sí tiene algo de relevancia para el evento, este no es lugar para esa historia y sus repercusiones se verán cuando vuelvan los responsables de la serie.

Nos hemos de quedar con que el trabajo de Coello es fantástico, sabe dominar perfectamente los cambios de esta armadura que imita al simbionte y da gusto ver como dibuja escenas violentas de una guerra que se acerca más al medievo que a la actualidad. Por su parte Bunn es bueno creando atmósferas oscuras y logra centrar la atención en el interior de Eddie, narrando su ira y dando un paseo por su pasado en muchos cuadros de diálogo mientras Coello nos deleita con su arte. Sigue sin ser imprescindible pero sabe guardar la compostura en una colección que ha logrado destacar en este 2019.

LOS 4 FANTÁSTICOS nº10

Por último este mes tenemos única incursión de la primera familia en La guerra de los reinos, de la cual se encarga el propio Dan Slott, como viene haciendo durante los últimos meses, pero con dibujo del mexicano Paco Medina, que demuestra seguir siendo un gran artista. La primera conclusión que se saca de este cruce es que a Slott le interesa poco el evento, de manera que lo usa como telón de fondo para contar su propia historia, que podríamos definir como un especial de Los Cuatro Fantásticos que sirve de transición entre arcos y en el que el autor sigue trabajando a los personajes, dejando muy de lado las historias de Thor y compañía.

Literalmente, la primera mitad del cómic trata los problemas de Franklin y Valeria para adaptarse a la Tierra tras sus gran viaje por las estrellas, el hermano mayor es un adolescente que no acepta un mundo tan limitado, que se hayan destruido los mundos que había creado ni tener que lidiar con los adultos, lo lógico con la edad. Valeria echa de menos a sus amigos de la Fundación Futuro y siente que no encaja, pero a los autores se les ocurre la gran idea de hacer una fiesta vecinal en su nuevo barrio, la Calle Yancy, donde conocen a la familia de Chica Luna, con el Dinosaurio Diabólico rondando por la zona. Lo mejor de este cómic es que se deshacen un poco de las grandes amenazas con Galactus y el Doctor Muerte, para trabajar la familia y los lazos, dando esperanzas de que la serie pueda ir por buenos derroteros en el futuro.

La segunda parte es la pelea, donde la gente de la calle demuestra lo dura que es y los 4F lo dan todo para que se marchen los ejércitos de Malekith, pero se sigue haciendo especial hincapié en los jóvenes que acaban por integrarse. Es un número totalmente prescindible para el evento, con un tono muy diferente a este, y que se integra bien en la serie, con lo que no es necesario comprar el evento para seguir disfrutando de esta versión de Los Cuatro Fantásticos.

5
Déjanos un comentario

Please Login to comment
2 Comment threads
3 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
4 Comment authors
YasirelVansalthbillyboyLuisru Recent comment authors
Recientes Antiguos
Luisru
Lector

” viene La Imposible Patrulla-X y con ellos Marvel nos trae a uno de sus mayores enemigos, ¿Magneto? No, ¿Apocalipsis? Tampoco, ¿Mister Siniestro? Para nada, mucho peor: Matthew Rosenberg.”

Muajaja, bravo. Que Rosenberg apesta hay que decirlo más. Anda que no se podía haber contado una historia chula de los mutantes en este evento, ya que varios tienen relación con Asgard. En vez de eso, la vacuidad y muertes gratuitas de siempre. Lamentable.

Vansalth
Lector
Vansalth

Pero… ¿por qué Rosenberg mata sistemáticamente a un par de personajes en cada número de la Patrulla que escribe? Es decir, al margen de que es el peor guionista en activo que existe en cualquier editorial, me pregunto de donde viene ese empeño. Cuando comenzó su etapa en la Patrulla yo pensaba que era un encargo de la editorial, que matara a unos cuantos mutantes para limpiar un poco el terreno a Hickman, pero es que ha matado ya a más de 100 mutantes, !!y algunos de ellos en la historia de Hickman están vivos!!! ¿Que está haciendo? Si aquí pone (porque yo ya no leo nada que escriba este tío) que mata a dientes de sable… ¿pero que sentido tiene eso? ¿Para qué? Alguien se cree que Hickman no va a ignorar eso como le de la gana como si jamás hubiera ocurrido????
Como se va a explicar todo esto???
Y el otro muerto… !!!!Mancha Solar sale en los avances de la nueva serie de los Nuevos Mutantes!!!! Y aquí se supone que lo ha matado Rosenberg!!! No entiendo nada.

Lo pregunto en serio, ¿alguien puede explicarme que están haciendo o qué está pasando?

billyboy
Lector
billyboy

Alguien recuerda cuando un evento era un acontecimiento mágico?, algo que no pasaba cada mucho, pues eso…. que ahora los heroes tienen que estar hasta los mismos de verse todos las semanas.

Vansalth
Lector
Vansalth

Ya se ha comentado alguna vez por aquí. Cómo Marvel ha conseguido que la gente deje de quejarse del evento Marvel anual… poniendo un evento marvel trimestral. Cada dos o tres meses, evento al canto. Cada vez más insustanciales y cutres.

Yasirel
Lector
Yasirel

El problema no son los crossover, sino cómo estos contaminan prácticamente todas las series de la editorial. Hemos salido de los reinos y la matanza te la quieren meter en todos lados ya…