Especial Skybound I: las series de Robert Kirkman

Aprovechando su llegada a ECC, realizamos un especial sobre Skybound y todas sus series. En esta primera parte comenzamos repasando las obras de su fundador: Robert Kirkman.

Sin duda ha sido uno de los movimientos más sonados de nuestro país. El pasado 11 de diciembre, ECC Cómics anunciaba la adquisición de los derechos de publicación en España de los títulos de Skybound, el sello editorial de Robert Kirkman. Era un anuncio que se esperaba, claro. Ya en julio se empezó a dar pistas con el cierre de Aleta tras su pérdida de Invencible, y en noviembre definitivamente saltó la liebre tras el comunicado de Planeta al respecto del fin de sus derechos sobre The Walking Dead y el resto de series del sello. Sin embargo, la identidad de la editorial que tomaría el testigo era un misterio, y aunque estaba claro que entre grandes andaba el juego, no dejó de sorprendernos a todos. La casa de DC no había sido hasta el momento una editorial con demasiado enfoque en el mercado independiente estadounidense, y de golpe y porrazo todo había cambiado. Semejante anuncio, unido a la sorpresa de la publicación de las Tortugas Ninja, ha cambiado por completo el escenario indie USA en España, con ECC como nuevo actor principal.

La editorial ya ha dado un pequeño adelanto de las obras que podremos ver publicadas bajo su ala a corto y medio plazo, pero Skybound es una compañía con una década ya a sus espaldas y un buen puñado de obras notables entre su catálogo, algunas inéditas por estos lares. Así, y aprovechando que este mes ha comenzado esta nueva etapa del sello en nuestro país, desde aquí hemos decidido hacer un extenso especial repasando la historia de Skybound y todas sus series. Hoy nos centraremos en la prolífica producción de su fundador Robert Kirkman, con foco especial en sus dos series más importantes y algunos productos derivados de ellas, como no podía ser de otra manera.

Un poco de historia

Hablar de Skybound es hablar de Robert Kirkman. El célebre guionista es sin lugar a dudas una de las figuras más importantes del mundo del cómic, y su influencia hace ya tiempo que traspasó la frontera de las viñetas. Nacido en Kentucky en 1978, el autor se estrenó como guionista en el 2000 gracias a Battle Pope, una obra paródica de acción gamberra creada junto a Tony Moore y autopublicada bajo el sello Funk-O-Tron. Aquel chaval tenía talento y ambición, y tras mucho llamar a la puerta consiguió ganarse a Erik Larsen, flamante fundador de Image Comics, y comenzar a publicar en la editorial de los artistas rebeldes, una editorial que a la postre se convertiría en su hogar. La miniserie SuperPatriot o su personaje Tech Jacket fueron algunas de sus primeros trabajos, pero no sería hasta 2003 cuando el guionista diera a luz a sus dos obras clave: Invencible y The Walking Dead.

Solo con esos dos nombres a uno ya le abruma el alcance de semejantes obras. Junto a Cory Walker y Tony Moore primero y Ryan Ottley y Charlie Adlard después, Kirkman se convirtió en uno de los guionistas más importantes del panorama, cosechando un éxito gigantesco con dos series que por derecho propio se pueden ubicar en el olimpo de las viñetas. Sin embargo, aquello solo era el comienzo. En primer lugar, en 2009 el autor logró un honor sin precedentes: convertirse en socio de Image Comics, siendo así el único miembro de la cúpula directiva ajeno a los fundadores iniciales, una posición que a día de hoy sigue conservando. Pero es en 2010 cuando el alcance de la obra de Kirkman llega a una nueva dimensión con el estreno de una adaptación televisiva que alcanzaría unos rangos de popularidad inimaginables: The Walking Dead.

La serie iniciada por Frank Darabont y producida por AMC contó desde el principio con la participación activa de Kirkman, y se convirtió en la primera piedra para el nuevo salto empresarial del guionista. Aupados por el éxito de su adaptación, y con el fin de reunir sus obras bajo un mismo techo y gestionar eficientemente sus derechos de explotación transmedia, el de Kentucky se asoció con su amigo y productor David Alpert y fundaron Skybound Entertainment, un sello que operaría desde entonces bajo el techo de Image Comics. A partir de ese momento la producción del guionista estaría cobijada bajo su marca, no solo los nuevos lanzamientos, sino toda su producción histórica dentro de la editorial de Portland. Gracias a su relevancia en el mercado comiquero, aquello habría sido suficiente para que Skybound se convirtiera en un sello destacado en el cómic USA. Sin embargo, el autor no se conformaría con mirar a su ombligo. Kirkman decidió convertir a Skybound en un trampolín para nuevos autores, una editorial que, según sus propias palabras, “le habría gustado encontrar cuando comenzó a publicar cómics”.

Así, desde su concepción Skybound ha funcionado como una potente plataforma editorial que no solo vive de los éxitos de su fundador. Con Witch Doctor de Brandon Seifert y Lucas Ketner como primera piedra, el sello de Kirkman y Alpert se convirtió en un trampolín para un buen puñado de autores emergentes. A lo largo de los años el sello, capitaneado por el editor Sean Mackiewicz, ha impulsado el trabajo de autores como Christopher Sebela, Justin Jordan o la joya de la corona, el actual chico de oro Daniel Warren Johnson. Pero no solo de promesas ha vivido Skybound: la editorial ha sabido atraer también a nombres ilustres como Donny Cates o John Layman para dar más empaque aún a una alineación de autores que han encontrado en Skybound un deseable entorno a través del que publicar, con el atractivo de contar con un pago por adelantado para desarrollar sus obras y, por supuesto, con la experiencia de su equipo a la hora de gestionar la explotación de los derechos de adaptación de las obras creadas.

De hecho, esta faceta se ha ido potenciando a lo largo de los años. Skybound Entertainment ha puesto grandes esfuerzos desde sus inicios en volcarse en el sector audiovisual, y a lomos de la ola imparable que ha sido The Walking Dead, el dúo Kirkman-Alpert ha ido desarrollando distintos proyectos como productores, encabezados por supuesto por los productos derivados de su franquicia estrella. Además de las cuatro series y películas estrenadas o esperadas relacionadas con el universo de los zombies, Skybound ha financiado otros proyectos tales como las adaptaciones de Outcast y Super Dinosaur (otras de las obras de Kirkman), el documental Robert Kirkman’s Secret History of Comics o la serie Scare PewDiePie protagonizada por el famoso youtuber, e incluso ha llegado a producir una película: Air, con Norma Reedus y Djimon Hounsou. Una lista de proyectos que empequeñece ante lo que tienen previsto: un buen puñado de series tienen anunciada adaptación a la pequeña o a la gran pantalla, como Oblivion Song, Birthright o Kill The Minotaur, y es de esperar que sean muchas más las que veamos gracias al acuerdo firmado en 2019 entre el sello editorial y la todopoderosa Amazon, una alianza que se estrenará este próximo mes con la esperadísima serie de animación de Invencible. Tal es el foco puesto por Skybound en esta división que incluso podemos encontrar la producción de adaptaciones de obras ajenas a su sello, tales como los filmes anunciados de The Comeback o Este del Oeste.

Es un rasgo característico de Alpert y Kirkman desde sus inicios: el buscar llegar más allá. Una máxima que sin duda se ve que cumplen viendo cómo su compañía ha ido alargando sus redes hacia distintos sectores culturales. Han tocado el mundo literario y el de los juegos de mesa, y allá por 2015 comenzaron a asomar por el mercado digital desarrollando y produciendo series de realidad virtual, un nicho en el que continúan invirtiendo y experimentando. Pero fue en 2018, empujados por el cierre de Telltale Games, cuando finalmente la compañía abrió su división de videojuegos Skybound Games. La quiebra de la famosa desarrolladora de aventuras gráficas dejó inconclusa la última temporada de su saga inspirada en el universo de The Walking Dead, y Kirkman y Alpert, que llevaban tiempo dándole vueltas a entrar en el sector, encontraron en ello el espaldarazo definitivo para lanzarse a la aventura comenzando con el desarrollo de los capítulos restantes de la historia de Clementine. Desde entonces, además de desarrollar el pequeño juego Not My Car, Skybound Games ha cerrado también distintos acuerdos de distribución a otras plataformas para juegos como The Long Dark.

Sin duda, Skybound es una compañía con ganas de adentrarse en todos los nichos posibles y absolutamente lanzada por la fiebre de adaptaciones que los grandes estudios viven debido a su acuciante falta de ideas. Pero el sello sabe dónde reside su fortaleza: en la capacidad de seguir produciendo cómics de calidad, con su fundador como bandera. A continuación hablaremos de los trabajos de este titán de las viñetas y de otros relacionados con sus grandes franquicias.

Universo Invencible

Kirkman es un declarado amante de los superhéroes. El género pijamero siempre ha sido el pilar fundamental del cómic, y el guionista lo ama profundamente. Sin embargo, sus incursiones en las majors no terminaron de buena manera. Los plazos y las limitaciones a las que se ven abocados los autores de estas editoriales chocaban frontalmente con la ambición creativa de Kirkman, por lo que sus caminos pronto se vieron separados de manera irreconciliable. Sin embargo, el autor no dejó por ello de escribir ese tipo de historias que tanto le gustaban, y comenzó a crear distintos personajes superheroicos que encontrarían su gran faro en la figura de Mark Grayson. A continuación repasamos una de las grandes obras de Kirkman y todas las series que han compartido universo con su icónico protagonista.

Invencible

Guion: Robert Kirkman
Dibujo: Cory Walker, Ryan Ottley
Año de estreno: 2003
Estado: concluida
Números publicados: 144

Invencible fue una de las primeras series de Robert Kirkman para Image, no la primera, pero sí una de las dos más importantes. Pensar en Kirkman es pensar en Invencible y The Walking Dead, lo cual es decir mucho porque es un autor con bastante trabajo y porque la historia de los muertos vivientes ha pegado muy fuerte en el noveno arte. Pero quienes han leído esta magnífica serie no dudan en calificarla como una de las mejores historias de superhéroes del presente siglo, o incluso la mejor.

La colección nace en 2003, en un momento en el que la editorial independiente más famosa de la actualidad no gozaba del éxito que tiene ahora, no era ni la quinta en volumen de ventas, y aún estaba muy apegada al cómic de superhéroes con el que surgió más de una década atrás. Pero desde el primer momento un aún novato Robert Kirkman quería pegar fuerte, venía de escribir el Superpatriot de Erik Larsen y ya había lanzado su primera miniserie, titulada Tech Jacket. ¿Cómo quería pegar fuerte?, pues poniendo a su nueva creación el símbolo de la editorial en el pecho.

Invencible es una creación de Robert Kirkman con un compañero con el que ya había trabajado, Cory Walker, aunque no será este el conocido como el gran dibujante de la colección, pues poco después de su inicio, y ante la incapacidad de Walker para mantener un ritmo mensual, es Ryan Ottley quien se lleva ese honor y acompañará al personaje hasta sus últimas páginas, que no fueron pocas.

El cómic trata de un adolescente llamado Mark Grayson, un chico normal que alterna trabajo y estudios hasta que un día, tirando la basura, aparecen sus poderes. No es extraño, su padre es Omni-Man, el gran héroe de la Tierra, el protector, hablando claro, el Superman de ese mundo. Así comienzan las andanzas de Invencible, que resulta una mezcla del mencionado Superman por sus poderes, de un hijo de este, por su posición, pero con un tono más cercano a las primeras aventuras de Spiderman, es decir, una colección con un toque muy clásico, modernizado por el lenguaje propio de los personajes pero que irá evolucionando con valentía hasta convertirse en algo que nunca habíamos visto hecho con piezas que ya conocemos.

La narrativa de Walker está bien, el dibujo de Ottley mejor y sabemos que a Kirkman le gusta dar vueltas y giros en los guiones, donde nadie está a salvo y la situación puede cambiar de una página a otra, todo ello hace a Invencible un cómic especial. Tenemos ese regusto emocionante de los cómics de superhéroes pero a la vez esa sensación de que no sabemos por dónde va a salir. Así, algo que inicialmente se antoja ligero y buen-rollista se llena de sangre y vísceras , con traiciones por doquier y personajes llenos de grises, pero también de aprendizaje, de perdón y de amor. No es una historia que pretenda revolucionar el medio, ni que lo haya hecho, pero nos ha dejado un aroma único e inolvidable que se sitúa a la altura de las más grandes historias de superhéroes, y eso viniendo de personajes desconocidos, por autores desconocidos y en una editorial independiente pues ya son palabras mayores.

La serie finalizaba en Estados Unidos el pasado 2018, con 144 números a sus espaldas, quince años de aventuras con una calidad que es la envidia de todas las editoriales al demostrar que un cómic de superhéroes puede aguantar una vida larga sin temblar. En España su publicación a manos de Aleta fue muy atrevida, pues empezó cuando nadie sabía qué era eso, por desgracia también fue muy errática y a día de hoy todavía no hemos podido leer su final. Ahora que Skybound ha caído en manos de ECC tenemos la promesa de ver acabar la historia en el mes de mayo, completando tanto la edición en rústica como la llamada Ultimate, a la vez que proponen un nuevo formato que recopilará las historias desde el principio y que saldrá a la venta en abril, aprovechando el estreno de la serie de televisión animada de las aventuras de Mark Grayson el próximo 26 de marzo en Amazon Prime Video. Sin duda es una buena oportunidad para que quien no la conozca se haga con una de las mejores historias de los últimos años.

Invencible presenta

Guion: Benito Cereno
Dibujo: Nate Bellegarde
Año de estreno: 2007
Estado: concluida
Números publicados: 5

El primer Spin-Off de Invencible salió bajo el título Invencible presenta, con la intención de dar cabida a aventuras de personajes muy importantes en la trama o de contar sus orígenes. Los encargados de esta colección son dos autores poco conocidos y de los que poco más se ha visto, Benito Cereno a los guiones y Nate Bellegarde a los lápices, con muy buen resultado en los cinco números que duró la colección, consiguiendo un estilo que encaja totalmente en la línea de la serie principal, aunque sin llegar a su grandeza.

En realidad se trata de dos miniseries que llevaban ese título. La primera de ellas está dedicada en exclusiva a Atom Eve, una heroína que se convertirá en uno de los personajes más importantes de la colección. Los dos números de Invincible presents: Atom Eve salían a la venta a finales de 2007, coincidiendo con hechos importantes en la colección madre, y estaban destinados a contarnos el origen de los increíbles poderes Samantha Eve Wilkins.

La segunda miniserie era de Atom Eve y Rexsplode, la pareja de superhéroes más famosa por aquel entonces, donde nos contaban cómo se conocieron y el origen de él, un auténtico héroe que dio mucho que hablar.

Posteriormente fueron recopiladas en un solo tomo, de hecho así lo hemos visto en España por Aleta y quién sabe, quizás lo volvamos a ver ya que su importancia para la serie principal es bastante alta, sobretodo si tenemos en cuenta en quién se convierte Atom Eve. En resumen, imprescindible para cualquier seguidor de Invencible.

Guarding the Globe

Guion: Robert, Kirkman, Benito Cereno, Phil Hester
Dibujo: Ransom Getty, Todd Nauck
Año de estreno: 2010
Estado: concluida
Números publicados: 6+6

Se la podía considerar como la segunda serie en importancia dentro del universo de Invencible. Guardians of the Globe era el gran grupo de superhéroes, su Liga de la Justicia, de hecho los miembros originales fueron un calco las pocas páginas que duraron. Tras su muerte a manos de ya sabéis quien (y si no lo sabéis estáis tardando) el grupo se rehízo con muchos de los personajes que aparecían por la serie de Invencible y alguno que había tenido su colección propia.

Con esta serie nos alejamos un poco de los inicios de Invencible, ya que se publica en 2010 como un tie-in de la Guerra Vitrumita donde héroes como Brit, Robot, Inmortal, Dupli-Kate o Monster Girl se unen para parar las grandes amenazas que atacan la Tierra. La historia duró seis números y está escrita por Robert Kirkman junto a Benito Cereno, con dibujo de Ransom Getty, obteniendo un resultado bastante bueno, muy en la línea de la serie principal y, sin ser imprescindible, es aconsejable.

Poco después, en 2012, llegó a salir una segunda miniserie de igual duración pero con un equipo distinto, tanto creativo como de superhéroes, aunque alguno repetía, pero mejor de esto último no hablaremos por aquí para evitar los spoilers. Los autores eran el conocido Phil Hester al guion y Todd Nauck como dibujante, el resultado por otra parte no era tan bueno como la anterior pero sigue mereciendo la pena.

Su publicación en España se dio en dos tomos por Aleta, que fueron titulados Guardianes de la Tierra. Si algún día ECC quiere juntarlo todo debería tener estas dos miniseries en cuenta.

Invincible Universe

Guion: Phil Hester
Dibujo: Todd Nauck
Año de estreno: 2013
Estado: concluida
Números publicados: 12

Nuevo título para la serie pero viejos conocidos. Invincible Universe viene a ser en realidad un tercer volumen de Guarding the Globe, una nueva miniserie, esta vez de doce números, que sale en 2013, es decir pocos meses después de que finalizase el segundo volumen de la anterior colección. De hecho el equipo creativo es el mismo, Phil Hester y Todd Nauck, y su inicio sigue estando muy ligado a la serie principal de Invencible.

Aquí asistiremos a muertes y resurreciones varias, ya no solo se coge a los personajes más conocidos de este micro-universo superheroico sino que se toman cosas que salieron de manera muy breve, quizás con la intención de Kirkman de no llevar al olvido a aquellos personajes que había creado en sus inicios, como Tech-Jacket o los héroes de Capes (de los que os hablamos un poquito más abajo) o a ese asombroso Wolf-Man de lectura más que recomendada.

La serie está enmarcada en el arco argumental “The death of everyone” y, aunque sale Mark Grayson, más que nada se trata de ver qué hacen el resto de héroes en esa situación y continuar un poco las tramas de los personajes secundarios abiertas tanto en la serie principal como en sus propias miniseries.

En cuanto a calidad digamos que está pareja con la segunda miniserie de Guarding the Globe, no es espectacular pero recomendable para los seguidores de Invencible. Lo que pasa aquí no es de lectura obligatoria para entender las tramas posteriores de la serie principal, aunque sí que se explican… ciertas cosas. Esta colección está inédita en España y a más de uno no nos importaría tenerla.

Capes

Guion: Robert Kirkman
Dibujo: Mark Englert
Año de estreno: 2003
Estado: concluida
Números publicados: 3

Volvemos atrás en el tiempo, muy atrás, incluso antes de que empezase la serie de Invencible. Robert Kirkman creaba Capes, un grupo de superhéroes con grandes semejanzas a muchos de los que ya conocemos de Marvel y DC.

Aún así Capes no saldría a la venta hasta unos meses después de que Invencible comenzase su andadura en Image en 2003, escrita por el propio Kirkman y con dibujo de Mark Englert, cuando supuestamente todo esto aún estaba enmarcado en el universo de Erik Larsen y cruzándose con el Superpatriot que el propio Kirkman escribía.

Capes es una historia muy corta, de apenas tres números, con personajes que luego saldrán en la serie de Invencible y en otras como Invincible universe. Tiene un tono bastante cómico pero no exento de crítica política y social, que un personaje se llame Capitán Capitalismo ya dice mucho.

Trata sobre un grupo de supers que forman parte de una especie de grupo de seguridad privada, llamada Capes Incorporated, y nos mueve tanto por sus aventuras combatiendo el crimen como por su vida privada. Ni que decir tiene que Kirkman escribe bien y eso se nota, pero no es de lo más destacable de su carrera. Por cierto, también está inédita en España.

Tech Jacket

Guion: Robert Kirkman, Joe Keatinge
Dibujo: E.J. Su, Khary Randolph
Año de estreno: 2002
Estado: concluida
Números publicados: 8+12

Zack Thompson es un joven que se encuentra a un alienígena que ha tenido un accidente con su nave. Moribundo, este le da una chaqueta de alta tecnología capaz de convertirse en cualquier arma, pero tiene sus reglas, algunas de ellas realmente incómodas. Básicamente Tech Jacket es lo que sucede si juntamos personajes como Green Lantern con Darkhawk, la tecnología de Cyborg y las aventuras de Nova, los metemos una coctelera y las agitamos al más puro estilo Robert Kirkman, con E. J. Su, un dibujante que si bien no está a la altura de los que veremos después en Invencible sigue la misma línea.

Y sí, “después en Invencible” porque estamos ante una serie que sale a la venta casi un año antes que la del famoso personaje y que pertenecerá al mismo universo de este, de ahí que lo veamos como miembro de los Guardianes de la Tierra unos años después de debutar en su propia colección.

Tech Jacket es una serie entretenida, muy similar a lo que veremos después en Invencible pero con una calidad considerablemente inferior, como si fuera un entrenamiento, se nota que a Kirkman le faltaba algo de rodaje y peca un poco de inocente, aunque si te gusta Invencible no estaría de más echar un ojo a este personaje, aunque sea por curiosidad.

Su colección fue publicada en España por Aleta, en un tomo llamado Tech Jacket: El chico de la Tierra, conteniendo los seis números del primer volumen, pero Kirkman hizo algo curioso, doce años después, el mismo equipo creativo, sacó los números 7 y 8 de este volumen. Ese año 2014 salía a la venta un segundo volumen, esta vez con Joe Keatinge y Khary Randolph al mando de la serie, que duraría doce números. Así que nunca se sabe cuándo Kirkman puede dar paso a más Tech Jacket, lo que queda claro es que no se olvida de él.

Brit

Guion: Robert Kirkman, Bruce Brown
Dibujo: Tony Moore, Cliff Rathburn
Año de estreno: 2003
Estado: concluida
Números publicados: 3+12

Brit es un veterano superhéroe indestructible e invulnerable, considerado la última línea de defensa de Estados Unidos cuando todo lo demás falla, un personaje presentado en la miniserie de título homónimo a cargo del grupo creativo formado por Robert Kirkman y Tony Moore. Después de la primera aventura introductoria Brit tendría dos secuelas, Brit: Muerte Fría, ambientada en un páramo nevado para aliviar el trabajo de Tony Moore con los fondos de la historia, y Brit: Rojo, Blanco, Negro y Azul, en la que el entintador, colorista y dibujante Cliff Rathburn pasaría a colaborar en el apartado gráfico.

Este artista estadounidense es un todoterreno que ha entintado cabeceras como Invencible, She-Hulk o The Authority, se ha encargado del dibujo de obras como Fantastic Four: Foes o JLA, ha coloreado y aplicado grises en series relacionadas con el “kirkmanverso” como Los Muertos Vivientes o la presente Brit, por ello no es de extrañar que Cliff Rathburn fuese el dibujante asignado a la posterior serie regular de Brit, en la que Robert Kirkman pasaría a ejercer solamente como editor en funciones relegando sus labores como guionista en Bruce Brown.

En nuestro país, las tres miniseries originales publicadas por Image Comics sobre el personaje, editadas en un primer momento en blanco y negro y posteriormente coloreadas por Val Staples, serían publicadas en su día por Aleta Ediciones en un único tomo cuando Robert Kirkman aún no era ese reclamo llamativo para los seguidores del género superheroico que es actualmente. Más tarde Aleta Ediciones publicaba la serie regular de este personaje, que llegó a los doce números, en el mismo formato en que hemos podido ver editado Invencible en los últimos años y bajo los títulos Brit: Ausente Sin Permiso y Brit: Jodido del todo.

El personaje está incluido en el universo Invencible, apareciendo en la serie principal y formando parte de los Guardianes de la Tierra.

The Astounding WolfMan

Guion: Robert Kirkman
Dibujo: Jason Howard
Año de estreno: 2007
Estado: concluida
Números publicados: 25

Gary Hampton es un alto ejecutivo que, mientras se encuentra de camping con su familia, resulta herido de gravedad por un lobo. Aunque en principio los médicos creen que morirá o que le quedarán secuelas permanentes, tanto ellos como el resto de sus seres queridos se quedan asombrados al ver que, de un día para otro, sus heridas han sanado por completo. No obstante, esta bendición tiene un precio: cada vez que hay luna llena, Gary se transforma en un poderoso hombre lobo y tiene que luchar contra sus instintos para no perder el control e, incluso, aprovechar sus nuevas habilidades para hacer el bien.

En esta serie, Robert Kirkman nos ofrece un guion con marca de la casa. Las páginas de la historia se hallan repletas de acción, ideas molonas, giros de guion y cliffhangers que mantienen enganchado al lector al final de cada número; todo ello sin olvidar el desarrollo de los lazos interpersonales y una trama cada vez más profunda capaz de propiciar momentos emotivos. Acompañándolo a los lápices tenemos a Jason Howard, que en esta ocasión realiza un trabajo de narración gráfica sensacional. Su sello personal se deja ver en la agilidad de las viñetas, los trazos limpios, los colores planos y el estilo cartoon. Quizá la expresividad de sus personajes no destaque para bien y eso provoque efectos secundarios poco deseables como escenas de diálogo algo estáticas, pero en general se logra un resultado disfrutable.

El asombroso hombre lobo se publicó originalmente por Image Comics desde el año 2007 hasta el 2010, contando con un total de 25 números. La edición española corre a cargo de Planeta Cómics, editorial que nos ha traído la serie al completo a lo largo de 4 tomos en formato rústica.

Science Dog

Guion: Robert Kirkman
Dibujo: Cory Walker
Año de estreno: 2010
Estado: concluida
Números publicados: 2

Robert Kirkman es un autor que suele demostrar un gran cariño por sus obras y sus personajes, incluso por los que uno menos podría imaginar, incluso por los más anecdóticos y estrafalarios. Es el caso de Science Dog, un personaje que se podría decir que llegó a ver la luz por pura insistencia del guionista. Cuando estaba comenzando su carrera con Battle Pope allá por el 2000, Kirkman comenzó a buscar distintas ideas con las que crear nuevas series, y junto a un recién descubierto por internet Cory Walker le presentó a Image Comics una idea de un personaje llamado Science Dog, un perro antropomórfico superhéroe. Por algún motivo, no llegaron a convencer a la editorial, pero en su propuesta sí supieron ver el potencial de la pareja de autores y les encargaron ocuparse de la miniserie SuperPatriot. Sin embargo, Kirkman nunca olvidaría a ese pintoresco personaje.

El guionista incluyó al personaje dentro de Invencible como cómic del que Mark era aficionado, haciendo un homenaje privado y autorreferencial a su pequeño proyecto frustrado. Sin embargo, tal era su cariño por el personaje que junto con Cory Walker realizaría una historia cerrada del peculiar héroe repartida entre los números 25, 50 y 75 de la serie de Invencible, como contenido extra de las grapas originales. Más tarde, todo el arco argumental sería recopilado en un único tomo de reducido tamaño con la aventura completa. No deja de ser una pequeña historia curiosa tangencialmente relacionada con Invencible, pero seguro que cualquier fan querría poder añadir a su colección kirkmaniana este raro ejemplar inédito creado por la pareja que dio vida al mejor superhéroe del universo.

Un mundo lleno de zombies

Siempre nos han gustado los zombies, pero pocas veces tanto como al estar en manos de Robert Kirkman. En su afán por homenajear sus géneros favoritos, el guionista nos ha regalado una de las series más importantes de la historia del cómic y a la postre, un fenómeno de masas inimaginable. The Walking Dead no cuenta con un universo al uso como el que hemos repasado con Invencible, no hay más que leerla desde el número 1 al 193, pero su mastodóntica serie principal ha dado lugar a algunas pequeñas obras que complementan el relato principal. A continuación las repasamos todas.

Los Muertos Vivientes

Guion: Robert Kirkman
Dibujo: Tony Moore, Charlie Adlard
Año de estreno: 2003
Estado: concluida
Números publicados: 193

Dentro del terror, sin duda los zombies siempre han tenido un encanto especial. Desde que comenzaran a conquistar la cultura popular gracias a la concepción de monstruos ansiosos de carne humana que les dio George A. Romero en 1968 con Night of the Living Dead, los muertos vivientes han invadido infinidad de obras, ya sea en cine, cómic, literatura o videojuegos. Muchos son los ejemplos de uso de estos putrefactos y hambrientos seres para contar historias de lo más variadas, pero si nos atenemos al presente siglo, es de justicia señalar a Robert Kirkman como el revitalizador total del género y el culpable de que durante la última década hayamos vivido una fiebre solo comparable a la producida por la mordedura de un caminante.

Hay que remontarse hasta el lejano 2003 para acudir a la raíz del asunto. Robert Kirkman y Tony Moore, que ya habían colaborado en Battle Pope y Brit, llevaban tiempo planeando hacer su homenaje personal al subgénero zombie creando un cómic basado en Night of the Living Dead. Una idea que, tras el consejo de Jim Valentino (por entonces editor de Image Comics) de contar con el control total de la obra, pasó a desligarse de la famosa película de Romero y a adoptar un nombre tan simple como directo: The Walking Dead. A día de hoy, con la moda de los zombies ya incluso agotada, no parece una gran apuesta, pero por entonces así lo era, más aún teniendo en cuenta que la idea era publicar la serie en blanco y negro. Tal era el excepticismo que Kirkman incluso tuvo que convencer a Valentino del interés de la obra adelantándole que, siguiendo la dinámica de Invencible, tras unos cuantos números se descubriría finalmente una sorpresa: los zombies no eran más que un arma con la que unos alienígenas preparaban la conquista de nuestro planeta. Aquello, por supuesto, era una cochina mentira que el guionista nunca planeó llevar a cabo, pero cumplió su función, y en octubre de 2003, tan solo unos meses después de conocer a Mark Grayson, el mundo conoció a Rick Grimes.

Los Muertos Vivientes, nombre por el que la conocimos en España gracias a Planeta, nos narra las desventuras de un sheriff de un pequeño pueblo de los Estados Unidos que, tras despertar de un coma provocado por una herida de bala en acto de servicio, descubre con terror que el mundo está completamente asolado por un apocalipsis zombie que ha diezmado a la humanidad hasta prácticamente destruir la civilización. Y realmente no sería necesario decir nada más sobre la sinopsis de esta serie, porque su valor no radica en el qué, sino en el cómo.

A lo largo de 193 números, Kirkman nos lleva de la mano de Rick Grimes por un fascinante viaje a través de los límites de la civilización y la humanidad. Los zombies y la razón por la que están ahí no son más que un mero accesorio, un macguffin para contarnos algo mucho más importante. The Walking Dead es una serie que disecciona las relaciones humanas en una situación de apocalipsis, los límites a los que podemos someter nuestra moral y nuestra mismísima humanidad cuando la supervivencia está en juego. Un estudio sociológico que, por si fuera poco, es uno de los mejores ejercicios de narrativa y desarrollo de personajes que se pueden encontrar en el medio. Kirkman maneja un reparto inmenso de personajes llenos de matices cuyo desarrollo solo rivaliza con la despiadada crueldad con la que el guionista los despacha cuando el lector menos se lo espera. Con sus picos y sus valles, el de Kentucky consigue mantener un nivel estratosférico a lo largo de una trama que siempre sabe encontrar nuevas maneras de explotar sus posibilidades y dejarnos con el corazón a cien.

Tony Moore fue el artista original, pero su dificultad para cumplir los plazos provocó que para el séptimo número fuera sustituido por Charlie Adlard, autor inglés curtido en 2000AD que quedaría ligado ya para siempre a la colección. Adlard realiza un trabajo asombroso durante tres lustros que destaca sobre todo por un fantástico dominio del ritmo y por ser capaz de caracterizar perfectamente a sus personajes a pesar del handicap de publicar la obra en blanco y negro. Esta característica, uno de los elementos más personales de la obra, probablemente ayudara a Adlard a mantener el envidiable ritmo de publicación durante todos estos años, junto con la inestimable colaboración de Cliff Rathburn y Stefano Gaudiano en el entintado y el coloreado de grises.

El alcance de The Walking Dead a día de hoy se podría considerar estratosférico. Si ya de por sí la obra disfrutó desde el comienzo de un importante éxito y un Eisner a Mejor Serie en 2010, sería precisamente en ese año cuando la adaptación televisiva llevaría a un nuevo nivel la popularidad de la serie. Llevada a cabo por AMC y dirigida en su inicio por Frank Darabont (Cadena Perpetua), la serie protagonizada por Andrew Lincoln se convirtió en un absoluto fenómeno de masas sin parangón, contando hasta la fecha con dos series spin-off y teniendo previstas otras dos series y una trilogía de películas. La adaptación por desgracia acabó perdiendo esa frescura que el cómic siempre supo mantener, pero ha servido para darle una visibilidad impensable a un cómic independiente.

En octubre de 2019, la serie concluyó por sorpresa en su número 193, y cuando decimos por sorpresa es en el sentido literal. Kirkman y Adlard trabajaron en portadas falsas para las previews de los meses posteriores, preparando el terreno para que nadie se esperara la conclusión. Según palabras de su guionista, “sentía que una serie que siempre se ha personalizado por sorprender con cada nueva página debía cumplir con esa máxima incluso para su final”. Un cierre digno que sin duda fue el colofón para una de las grandes series del siglo XXI. La serie aún sigue viva, gracias a la nueva edición deluxe que el equipo está reeditando esta vez con coloreado de Dave McCaig, un proyecto que Kirkman comenzó a planear hace años y que empezó a publicarse este pasado año 2020. En principio será una colección publicada únicamente en grapa, una estrategia con la que Kirkman pretende apoyar a las tiendas especializadas, por lo que no sabemos si ECC se sumará a tan ambicioso proyecto. Lo que sí sabemos es que The Walking Dead será un título que ocupará para siempre un merecido lugar destacado en el olimpo de las viñetas.

The Walking Dead: Here’s Negan

Guion: Robert Kirkman
Dibujo: Charlie Adlard
Año de estreno: 2017
Estado: concluida
Números publicados: 1

Para que una historia sea buena, necesita un buen protagonista. Para que sea excelente, necesita un buen villano. Y eso es algo que a Robert Kirkman se le da a las mil maravillas. Muchos son los personajes que han poblado las páginas de Los Muertos Vivientes, pero puede que no haya ninguno como ese bastardo sonriente llamado Negan. Desde que el psicópata con la lengua más sucia de las viñetas hizo su aparición en el número 100 de la serie, conquistó el corazón de todos los lectores a base de partirlo en mil pedazos. Negan es probablemente uno de los villanos más carismáticos que uno pueda echarse a la cara, y su presencia es uno de los grandes bombazos de la serie de Kirkman y Adlard. Su figura es tan importante dentro del cómic (y de la cultura popular gracias a Jeffrey Dean Morgan), que los autores decidieron hacer algo que hasta la fecha habían evitado en su historia: el flashback a los orígenes de un personaje.

Así, en 2017 comenzó a publicarse Here’s Negan, una historia repasando la vida del cabrón de la chupa de cuero y un bate llamado Lucille, desde el inicio del apocalipsis zombie hasta su génesis como el líder despiadado de Los Salvadores que conoceríamos en las páginas de la serie principal. Esta historia se publicaría en pequeñas píldoras dentro de 16 números consecutivos de Image+, la revista de actualidad de Image Comics. Posteriormente sería editada en un tomo único de unas 80 páginas. En España lo pudimos ver publicado por Planeta, así que podemos contar con que el origen de la gran némesis de Rick tendrá su hueco en el plan editorial de ECC.

The Walking Dead: The Alien

Guion: Brian K. Vaughan
Dibujo: Marcos Martín
Año de estreno: 2016
Estado: concluida
Números publicados: 1

Vale, esta no es cosa de Kirkman, pero teníamos que incluirla aquí. Cuando Marcos Martín y Brian K. Vaughan crearon Panel Syndicate en 2013, probablemente no esperaran que su plataforma creciera tanto y con tantísima calidad, aunque para nosotros la sorpresa no era tanta viendo a semejante pareja de ases al frente. The Private Eye, la primera obra que dio vida al proyecto, fue un tremendo éxito de crítica y público, Eisner incluido. Image Comics le propuso al dúo creativo editar en formato físico su obra, y ellos aceptaron a cambio de una petición descabellada: permitirles escribir una pequeña historia dentro del universo de The Walking Dead. Para sorpresa de ambos, tanto la editorial como Robert Kirkman accedieron encantados a la proposición, y así sería como Vaughan y Martín concebirían esta pequeña obra.

The Alien, a pesar de que pueda sonar a referencia a las bromas de Kirkman con la supuesta participación de los extraterrestres en su pandemia zombie, se refiere sin embargo a la acepción de la palabra inglesa traducible como “extranjero”. La trama, inédita hasta ahora en España, cuenta la historia de Jeff Grimes, el hermano pequeño de Rick al que se menciona en el lejano número 3 de la serie principal, y que se ve sorprendido por el inicio del ataque de los muertos en pleno viaje por Barcelona. Un one-shot de 32 páginas publicado en formato apaisado, como acostumbran a hacer los autores en Panel Syndicate, que si bien no deja de ser un episodio anecdótico, nos permite disfrutar del siempre asombroso arte de Martín, y que ECC ha anunciado que publicará próximamente.

¡Negan vive!

Guion: Robert Kirkman
Dibujo: Charlie Adlard
Año de estreno: 2020
Estado: concluido
Números publicados: 1

Sí, volvemos a hablar del malo malísimo una vez más. No queremos repetirnos, pero es imposible no volver una y otra vez sobre uno de los grandes robaescenas de The Walking Dead. Y por supuesto, eso lo sabían Robert Kirkman y Charlie Adlard. Fue por ello por lo que los autores, muy comprometidos siempre con las tiendas especializadas y preocupados por la situación de la industria durante los inicios de la pandemia, decidieron recurrir a su franquicia estrella. A pesar de que se habían prometido dejarla descansar para siempre, el dúo volvió a su apocalíptico universo con el fin de encontrar la manera de dar un impulso a los pequeños comercios en uno de sus momentos más difíciles.

Así fue como nació Negan lives!, un número único dedicado a seguir el destino del carismático personaje tras su última aparición en la serie principal. Mediante la publicación de esta grapa, distribuida exclusivamente en tiendas especializadas, Kirkman y Adlard pusieron su granito de arena para ayudar a su recuperación, cediéndoles el 100% de la recaudación lograda. ECC ya ha anunciado la publicación de este número el mes de marzo en beneficio exclusivo de las librerías, manteniendo la iniciativa original de sus creadores.

Otras series de Kirkman

El poder del fuego

Guion: Robert Kirkman
Dibujo: Chris Samnee
Año de estreno: 2020
Estado: abierta
Números publicados: 8 + preludio

Cuando uno se entera de que un guionista como Robert Kirkman va a colaborar con un dibujante como Chris Samnee, es inevitable sentirse interesado por lo que vaya a salir de ahí. Si encima lo que sale es una exquisita épica de artes marciales hipervitaminadas, es probable que ese interés derive rápidamente en la compra del cómic en cuestión. El poder del fuego, uno de los éxitos más recientes de Kirkman, es ese cómic; y por las llamas del Dragón Abrasador de Mundos que no os lo queréis perder.

La historia comienza de un modo un tanto inusual: con una precuela autoconclusiva. 15 años antes de los eventos de la serie principal, Owen Johnson viaja a China con el fin de aprender más sobre sus padres biológicos. Esto lo acaba conduciendo a un misterioso templo Shaolin en el que los estudiantes intentan dominar el Poder del Fuego, un arte hace tiempo desaparecido. De dicha premisa nace un guion fluido, intenso y divertido en todo momento en el que Kirkman se lo pasa en grande mezclando elementos de clásicos como Karate Kid, Dragon Ball o Street Fighter con referencias culturales más contemporáneas, dando como resultado una mezcla tan macarra como característica.

El dibujo de Samnee también aporta a este respecto, cumpliendo al nivel que cabría esperar de él mientras deja que su personal estilo impregne el campo visual del lector con dinamismo, expresividad y pasión. Las páginas, además, se componen de viñetas que funcionan a la perfección en todo momento y se enfocan en una narrativa más visual que lírica.

El poder del fuego se publicó originalmente en 2020 de la mano de Image Comics. En España no hemos tardado mucho en disponer de ella, ya que ECC Ediciones nos ha traído su primer tomo este mismo febrero. Habrá que ver hasta qué punto llega una serie que parece estar cociéndose a fuego lento (perdón por el chiste) y que escribe un guionista famoso por la longitud de sus historias. Si algo tenemos claro por ahora, al menos, es que rebosa potencial.

Oblivion Song

Guion: Robert Kirkman
Dibujo: Lorenzo de Felici
Año de estreno: 2018
Estado: abierta
Números publicados: 30

Un buen día 300.000 personas desaparecen cuando un pedazo de Philadelphia es intercambiado por la región equivalente de una dimensión paralela a la nuestra poblada por peligrosos monstruos. Han pasado diez años desde la catástrofe bautizada como La Transferencia, y aunque el mundo ha pasado página e intenta cerrar sus heridas, Nathan Cole sigue empeñado en adentrarse en ese peligroso mundo al que llaman Oblivion con el fin de rescatar a todo superviviente que allí pueda quedar.

Oblivion Song es una de las series más recientes de Kirkman, una cuyo estreno contó con la particularidad de que en España pudimos disfrutar del primer tomo antes que en EEUU. El arte de Lorenzo de Felici y Annalisa Leoni dota de personalidad y un aura amenazante a un mundo con aspecto alienígena plagado de monstruos con el que Kirkman consigue tejer una historia llena de acción e intriga en la que, como suele ser habitual en sus guiones, va hasta el final explorando todas las implicaciones de su premisa, desde la radiografía de cómo una ciudad se recupera del trauma de un atentado a los misterios que se esconden tras el fatídico fenómeno. Una serie entretenidísima que hasta ahora hemos podido disfrutar con Planeta y que ECC ya ha confirmado que continuará este año.

Paria

Guion: Robert Kirkman
Dibujo: Paul Azaceta
Año de estreno: 2014
Estado: final anunciado (nº48)
Números publicados: 47

Si algo le gusta al de Kentucky es explorar nuevos subgéneros. En 2014, subido a la gigantesca ola generada por la mediática adaptación de AMC, Kirkman decidió seguir explorando temáticas clásicas del terror y adentrarse en el mundo de las posesiones demoniacas con Outcast. Sin embargo, mientras que su acercamiento a los zombies siempre tuvo un enfoque más sociológico, en esta obra el autor abrazó por completo el terror más canónico y espeluznante, aunque no por ello sin aportar su particular versión personal de las historias de demonios y exorcismos. Una versión que deslumbra sobremanera gracias al dibujo de Paul Azaceta, cuyo estilo difuso le aporta a la obra una estética terrorífica que consigue erizar el vello de la nuca.

En Paria (traducida así en España por Planeta), seguimos a Kyle Barnes, un pobre desgraciado maltratado por una infancia miserable en la que se ha visto asediado por supuestas posesiones demoniacas en su entorno cercano, incluida la de su propia madre. El joven trata de rehacerse como puede y olvidar sus traumas, pero cuando el reverendo Anderson le pide ayuda para atender un extraño caso, terminará sumergido en una búsqueda de respuestas al misterio detrás de todas esas posesiones y de por qué parecen tener algo que ver con él.

Outcast contó con una rápida adaptación televisiva por parte de Cinemax que no tuvo la suerte de disfrutar del éxito de los zombies, y terminó siendo cancelada en 2018. Sin embargo, el cómic puede presumir de ser una lectura tan entretenida como acostumbra a darnos Kirkman. Una serie de la que Planeta publicó 7 de los 8 tomos que compondrán la serie (su última entrega está prevista para este mes de marzo en EEUU), y que ECC ya ha confirmado dentro de sus planes a corto plazo. Es de esperar que en la segunda mitad de 2020 tengamos el último volumen en nuestra manos, dejando vía libre a la editorial para realizar una nueva edición.

Die!Die!Die!

Guion: Robert Kirkman, Scott M. Gimple
Dibujo: Chris Burnham
Año de estreno: 2018
Estado: abierta
Números publicados: 13

Se podían poner muchos títulos a este cómic, pero pocos tan descriptivos, digamos que es su cómic de acción, y como buen cómic de acción la mayoría de páginas están destinadas a mostrarnos a gente muriendo de diversas maneras, pero según avanzamos lo importante son los detalles, se nota la mano de Kirkman , aquí acompañado al guion por Scott M. Gimple, por su ya conocida capacidad para establecer relaciones entre los personajes, pero lo cierto es que es un cómic muy diferente al resto de los que hemos leído de él. Los dos primeros números engañan parece que estamos ante una gamberrada sin sentido, como si intentara copiar a Garth Ennis pero sin el fondo que el autor pone a sus grandes obras. Sin embargo, al avanzar un poco, vemos ese rasgo interpersonal que caracteriza tanto a las obras de Kirkman, a la par que Chris Brunham, su dibujante, se esfuerza más en la parte sentimental, plagada de rojo sangre y siguiendo con ese festival de muertes variadas, pero con mayor expresividad interna de los personajes mediante sus formas. Así la serie pasa de ser algo divertido a algo interesante.

La sinopsis viene a ser un poco engañosa, habla de un grupo secreto del gobierno de los Estados Unidos que vigila a los altos cargos mundiales que se pasan de la ralla, ejerciendo de juez, jurado y verdugo, centrando la historia en los agentes encargados de las misiones. Pero lo cierto es que el carácter moral de los vigilantes es más que cuestionable, no solo por el simple hecho de que asesinar está mal, sino porque al final no deja de ser un grupo de poder con sus propios intereses. Ahora bien, el núcleo de la historia se la llevan Paul, George y John, tres hermanos gemelos educados desde pequeños para ser asesinos, pero cada uno ha escogido su camino, la relación entre ellos será el motor inicial de la historia, que derivará por caminos extraños, abarcando más de lo que parecía en un principio. Estos personajes se definen muy bien, ahí es donde se nota la mano de Kirkman, pero es de alabar el trabajo de Brunham tratando de confundirnos continuamente. Eso sí, el giro final del primer tomo dejará a más de uno boquiabierto.

Ladrón de Ladrones

Guion:Robert Kirkman, Nick Spencer, James Asmus, Andy Diggle, Brett Lewis
Dibujo: Shawn Martinbrough
Año de estreno: 2012
Estado: concluida
Números publicados: 43

Por los años del boom de la serie televisiva de The Walking Dead, Kirkman estaba algo maravillado con el modo de trabajo de ese otro mundo de producciones. Conjugando ello con su búsqueda permanente de ampliar los límites creativos y productivos de Skybound, experimentó con el método de redacción de los guiones para TV aplicados al cómic. Esto implicaba una mesa de escritores con un coordinador (el propio Kirkman) dividiéndose los arcos argumentales a desarrollar entre diferentes guionistas. Así surgió Ladrón de Ladrones, que lo tiene en los créditos a aquél únicamente como creador (aunque sepamos que cumplía algo más que ese rol) y una serie de guionistas se harían cargo precisamente de cada volumen (comenzando con Nick Spencer y James Asmus). El experimento no funcionó como tal y desde el tercer tomo permaneció un único guionista que fue Andy Diggle hasta el sexto libro, luego del cual la colección quedó en pausa por un año y medio hasta que finalmente fue cerrada con el guión de Brett Lewis. Hasta el momento, también fue fallida la adaptación televisiva que se daba por hecha cuando comenzó a salir el cómic en el año 2012… y casi nueve años después todavía no hay novedades. Sí hubo, eafirmando lo dicho sobre Skybound y su capacidad multimediática, un videojuego que editó esta editorial con su sello para esa otra industria.

Sea como haya sido el derrotero de la serie, en lo que concierne al cómic propiamente dicho no falló completamente. Aborda la historia del mejor ladrón del mundo que ya tiene intenciones de dejarlo, con la perspectiva de su trabajo y ese entorno que lo presiona de diversas maneras para seguir (desde sus contratadores hasta la propia agente del FBI que lo persigue), en conjunto con el costado personal que le exige dejarlo para poder vivir tranquilamente su retiro. Al extenderse por siete volúmenes adivinarán que no le fue nada fácil conseguir su objetivo, y la historia se va complicando llevándonos de un tipo de robo a lo Ocean’s Eleven hasta tramas más de thriller y suspenso.

En lo que respecta a la edición española, Planeta lo llevaba al día hasta el sexto volumen y la demora en publicarse del séptimo y último dejó la serie inconclusa. Esperamos que pueda tener el cierre tanto por la historia y sus personajes como por los lectores que la acompañaron hasta allí. Y más, si quien nos dice, quizá termina saliendo esa serie de TV…

Super Dinosaur

Guion: Robert Kirkman
Dibujo: Jason Howard
Año de estreno: 2011
Estado: concluida
Números publicados: 23

Los lectores de Invencible y The Walking Dead probablemente identifiquen a Robert Kirkman como un guionista con gusto por la violencia y la sangre a tutiplén. Sin embargo, como todo buen escritor, el de Kentucky es un autor camaleónico y sabe adaptarse al tipo de historia en la que se sumerge. Así, frente a su típica producción más adulta, también podemos encontrar obras con un tono más ligero. Es el caso de Super Dinosaur, una serie creada junto a su compañero en El asombroso Hombre-Lobo, Jason Howard, en la que la pareja cambia de tercio para desarrollar una historia de aventuras apta para todos los públicos, “un cómic de Pixar”, como lo definirían.

La idea nació de Howard, el cual dibujó a un tiranosaurio con capa para su hijo. El artista compartió aquella ocurrencia casual con Kirkman, al que se le ocurrió el detalle de que contara con brazos biónicos controlados por joysticks con sus manitas de t-rex, y puf, así nació Super Dinosaur, el mejor amigo del hombre.

Los científicos Dr. Dynamo y Max Maximus descubrieron que bajo la superficie de la Tierra existe la Tierra Interior, una zona oculta poblada por dinosaurios en la que se puede encontrar un valioso material llamado DynOre. Maximus trató de aprovechar sus descubrimientos para conquistar el mundo, pero uno de sus experimentos, un tiranosaurio alterado genéticamente, termina volviéndose contra él y uniéndose a Dereck, el niño genio hijo del Dr. Dynamo, para luchar juntos por el bien de la humanidad. La serie, que contó con cuatro tomos, llegó a gozar en 2018 de una adaptación a serie animada emitida originalmente por la cadena canadiense Teletoon. Una historia inédita en nuestro país que bien podría aprovechar ECC para alimentar su línea de catálogo Kodomo.

Motivos para publicar la serie no faltan. Super Dinosaur aparenta ser un cómic de aventuras simplón y sencillo, un producto que solo se sostiene por lo increíble de su propuesta. ¿Quién no querría salvar el mundo con su mejor amigo dinosaurio? Los diálogos de Kirkman parecen dar crédito a esa impresión. Sin embargo, pasadas varias páginas, Super Dinosaur revela un trasfondo dramático que ya quisieran muchas series. Los pañuelos son un complemento esencial para la lectura, porque ningún ser humano con corazón se puede mostrar indiferente ante la ternura y drama familiar y amistad en las páginas de la serie.

The Infinite

Guion: Robert Kirkman
Dibujo: Rob Liefeld
Año de estreno: 2011
Estado: concluida
Números publicados: 4

Kirkman jamás ha ocultado su pasión por los cómics de superhéroes de los 90. Creció leyendo series como X-Force y Youngblood, ambas de Rob Liefeld, uno de sus ídolos y referentes. Una colaboración entre ambos era, por lo tanto, cuestión de tiempo. Marvel Comics les concedió esa oportunidad para trabajar juntos al encargarles una miniserie del personaje Killraven, pero dio marcha atrás y canceló el proyecto. No obstante, Kirkman se negó a tirar la toalla y le propuso a Liefeld una serie independiente.

Publicada en 2011, The Infinite es una serie concebida con la única finalidad de dejar que Liefeld haga lo que mejor se le da. Su argumento bien podría ser el de un arco argumental de Youngblood: un soldado del futuro, armado hasta los dientes con pistolones, rodilleras y cartucheras viaja al pasado con la intención de salvar a la humanidad del yugo de una brutal dictadura cibernética. ¿Acude al ejercito a pedir ayuda? Pues claro que no, en vez de eso prefiere contactar con su yo del pasado, un hombre igual de machote y musculoso.

Para bien y para mal, Kirkman se esfuerza en emular los guiones de una serie de Liefeld. La historia de The Infinite tiene la misma profundidad que Prophet, los mismos diálogos que Youngblood, los mismos villanos que X-Force y tan poco sentido como el Capitán América de Heroes Reborn. Es decir, para quienes no conozcan esas obras, los guiones de The Infinite son tan malos como los de las series de las que toma inspiración. La voz y personalidad de Kirkman como autor se desvanecen y dejan paso al niño de 13 años que alucinaba con los pechos gigantescos de los personajes femeninos de X-Force y no entendía mucho de escribir. Una verdadera lástima: si alguien podía crear una historia fresca e innovador con las señas de identidad de la vieja Image, ese alguien era Kirkman.

Quien no cambia es Liefeld. Dibuja como hace dos décadas hombres con grandes pectorales y mandíbulas, mujeres de anatomía grotesca e imposible, y pistolones de tamaño descomunal. Las perspectivas y los pies se le resisten con la misma fiereza que en los inicios de su carrera. Para la ocasión quiso contratar a un entintador que embelleciese sus dibujos, pero Kirkman y el equipo de Skybound se mostró en contra de ello porque el entintado alteraba sustancialmente el dibujo. Incapaces de encontrar una solución al conflicto, no les quedó más remedio que cancelar The Infinite, quedando la obra inconclusa hasta el día de hoy.

Battle Pope

Guion: Robert Kirkman
Dibujo: Tony Moore
Año de estreno: 2000
Estado: concluida
Números publicados: 14

Y acabamos este especial retrotrayéndonos hasta el primer cómic del autor: Battle Pope, en el que Robert Kirkman cuenta con el dibujo de Tony Moore, su laureado colaborador en Los Muertos Vivientes. Sin embargo, el tono en este caso se aleja mucho de la seriedad de su obra más famosa y, sin pizca de vergüenza, nos ofrece un festival de heréticas burradas.

En esta historia, el santo papa no es tan santo y ejerce su poder desde el Vaticano guiado por las emociones más viles y egoístas del ser humano (y por las lecciones de artes marciales de Bruce Lee). Hasta que un día llega el Juicio Final. Dios se desentiende de la humanidad y deja que las huestes del Infierno campen a sus anchas por el mundo de los mortales. En medio de una sociedad inmersa en el Apocalipsis, nuestro desventurado papa, cuyo puesto ya no significa nada, obtiene poderes y la ayuda del mismísimo Jesucristo para rescatar a la única esperanza de los pecadores de las garras de Lucifer. De esta premisa tan extremadamente alocada nace un cómic que no se queda corto en su ejecución, consistiendo esta en una impúdica sucesión de escenas en las que los niveles de brutalidad e incorrección política ascienden sin parar para palpable diversión de sus creadores.

Battle Pope se lanzó originalmente en el año 2000 de la mano de Funk-O-Tron, una pequeña editorial propiedad del propio Kirkman. Aunque en ese momento se publicó en blanco y negro, Image Comics reeditó la serie en el 2005 con el añadido del color. En España, fueron los valientes de Aleta Ediciones quienes se atrevieron a traer este cómic en el 2008; sin embargo, acabó inconclusa al llegar a publicarse solo 2 de sus 4 volúmenes.

Como guinda final, os dejamos por aquí un fragmento de la igualmente irreverente serie de animación oficial que adaptó esta obra en el año 2008.

Otros artículos sobre Skybound

Artículo anteriorNeun, de TAKAHASHI Tsutomu
Artículo siguienteMarvel Must-Have. Planeta Hulk
Madrileño desde 1991, en los estudios me fui por los números mientras en casa me quedaba con las letras. Me crie pidiendo al Círculo de Lectores con mi madre y oyendo a mi padre hablar de Marvel, siempre con una peli de Disney en bucle. Fui niño con Mortadelo, adolescente con Spider-Man y adulto con Garth Ennis. Intento descubrir una cosa nueva cada día, y vivo con la ilusión de guionizar un cómic, escribir un libro y tocar un instrumento, aunque al final suela quedarme viendo vídeos de gatos. En mis otros ratos libres participo en un podcast de cine, pero esa es otra historia.
Nacido en 1979 en Avilés y actualmente residiendo en Castro-Urdiales, soy licenciado en Filosofía con Máster en Gestión Cultural, durante un tiempo me dediqué a la crítica musical y ahora me toca con el mundo del cómic, mis dos grandes aficiones. Empecé leyendo en casa de mi primo a finales de los 80, poco después ya me convertí en un comprador compulsivo. Mis comienzos fueron con Daredevil y las colecciones de X-Men pero pronto pasé a Spiderman, Poderes Cósmicos, Vengadores, Image, todo Wildstorm, Vertigo... no hago ascos a ninguna buena historia venga de donde venga.
Nací en 1999 en Almería. Desde ese momento, las historias han dado color a mi vida en todas sus variantes y formatos. De tal disfrute surgieron mis ganas de profundizar en los entresijos de la narrativa y el lenguaje; unas ganas que no han hecho más que intensificarse día tras día. Disfruto de toda clase de cómics, con especial fijación por lo original y raruno.
Nací en Barcelona (1996) y me aficioné pronto al cómic de superhéroes. Lecturas como el Spider-Man de Lee y Romita, Superman de Joe Kelly, y el Thor de Jack Kirby dejaron una profunda huella en mí. Desde entonces, leo demasiados cómics de todos los géneros posibles.
Barcelona (Septiembre, 1980). Licenciado en Historia. Empecé mi relación con el mundo de la viñeta leyendo las adaptaciones de clásicos ilustrados. Más tarde, conocí a personajes icónicos de la historieta nacional como Mortadelo y Filemón, Superlópez y Pafman, entre otros muchos. Las publicaciones de Forum me introdujeron al mundo de los superhéroes, Dragon Ball me brindó una puerta de entrada al manga y con V de Vendetta descubrí las posibilidades reales del cómic. En la actualidad, el cómic independiente y el manga son mis principales intereses como lector. Colaboro en Zona Negativa hablando de cómic y otras galaxias cercanas. También participo en otras publicaciones del medio como Comicmanía y Otaku Bunka
Nací al mundo del cómic siendo muy chico con un viejo tomo recopilatorio de Ediciones Zinco de la Legión de Super-Héroes, que era el del crossover con Superman que contaba la historia del Superboy del Universo de Bolsillo y demás, una trama muy intrincada que no entendí del todo hasta varios años después. Aún así, fue una buena introducción al Universo DC y todas sus complejidades. Con los años, los gustos e intereses se esparcieron, haciendo que luego de un largo tiempo de hablar sobre DC Comics, hoy me ocupe de otros menesteres del enorme mundo del cómic.
14 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
magosto
magosto
Lector
15 febrero, 2021 10:46

Poneis que Aleta cerrò, cuando creo que se ha asociado con otra editorial de libros.

Lo que hace ECC en España es impresentable , os preguntais como ha podido ser que se haya hecho con todos estos derechos de publicaciòn , pues ha sido a base de timar a la gente con sus precios abusivos en cada comic que saca .

A santo de que compran todos estos derechos! Compran los muertos vivientes y acto seguido ponen los tomos ala la venta mucho mas caros que la editorial anterior exactamente un 50% mas caros , siendo practicamente la misma edicion , esto tiene algun sentido?

Dioooosss , es que me dan una rabia que no me puedo contener.

Last edited 7 meses atrás by magosto
Igor Álvarez Muñiz
En respuesta a  magosto
15 febrero, 2021 10:55

Buenas, ponemos “con el cierre de Aleta tras su pérdida de Invencible” porque Aleta cerró poco después de perder los derechos de Invencible, lo que pasa que meses después de anunciar su cierre volvieron, esta vez asociados con el grupo editorial Sargantana. Informamos de ello aquí:

https://www.zonanegativa.com/grupo-editorial-sargantana-entra-en-el-comic-de-la-mano-de-la-emblematica-aleta-ediciones/

Un saludo.

Duma
Duma
Lector
En respuesta a  magosto
15 febrero, 2021 13:42

Yo me he librado de TWD porque ya lo tengo, pero Paria y/o OS eran las siguientes y sufro de pensar en el bolsillo.

Jack Knight
Jack Knight
Lector
15 febrero, 2021 14:02

Invencible es uno de mis cómics favoritos de siempre, por eso me planteaba vender mi edición (tapa blanda) para pillar la nueva que saque ECC de lujo.

Pero desde luego viendo los precios que pretender sacar, conmigo que no cuenten. Tan contento con mi edición de Dolmen-Aleta-ECC, gracias.

Carlitos
Carlitos
Lector
15 febrero, 2021 14:41

Pedazo de articulo os habéis marcado!!! Mi enhorabuena al equipo de Zona Negativa.

A mi me interesa mucho Invencible que nunca empecé ninguna edición, Obliviong Song y Outcast. En cuanto a los precios, aquí se ha hablado mucho: que nos la van a clavar ni cotiza pero también pienso que esta licencia en manos de Panini o Norma tendría los mismos precios.

Robert Kirkman me recuerda a Rick Remender, son dos autores que pueden estar escribiendo varias series al mismo tiempo y que no te baje el nivel en ninguna de ellas.

Jack Knight
Jack Knight
Lector
En respuesta a  Carlitos
15 febrero, 2021 14:53

A mi me parece que que hay una importante diferencia de nivel entre Invencible y Walking Dead y el resto de la producción de Kirkman (cosa por otra parte lógica teniendo en cuenta que esas dos han sido de lo mejor del panorama independiente USA en las últimas dos décadas, rayar ese nivel es complicadísimo).

Vielmehr
Vielmehr
Lector
En respuesta a  Carlitos
15 febrero, 2021 15:05

Aún no he leído nada de Kirkman, pero de Remender sí, y lastimosamente es capaz de bajar el nivel. No a niveles de pena, pero sí algo… O eso me pareció el final de Low.

Carlitos
Carlitos
Lector
En respuesta a  Vielmehr
15 febrero, 2021 23:01

Os contesto a ambos por aquí, Vielmehr y Jack Knight.

Si, yo sin haber leído Invencible creo que si son sus dos grandes obras, pero Kirkman es de esos escritores que siempre tiene algo que ofrecer y que te hace pasar muy buen rato. Es un autor que sabe escribir muy buenos diálogos y personajes. Hasta el cómic ese que dibuja Liefeld seguro que es entretenido jajaja.

Vielmeher de Kirkman ni lo dudes: The Walking Dead e Invencible, y ojo que te recomiendo Invencible sin haberla leído, pero no he oído a nadie hablar mal de ella nunca.
Sobre Remender, me refería a que a pesar de que pueda tener altibajos, sus series por lo general suelen ser muy buenas: Ciencia oscura, Clase letal, Low, Fear Agent, Tokio Ghost, Siete para la eternidad. Incluso en Marvel dejó muy buenas series como X-force, Imposibles Vengadores o su Capitán América, que a mi sin llegar al nivel de Brubaker, me resultó muy entretenido.

Un saludo a ambos!

Duma
Duma
Lector
En respuesta a  Carlitos
15 febrero, 2021 15:41

Tal cual, Invencible es otra que quería algún día coleccionar. Y es verdad que Panini sería igual, pero Planeta era estupenda para el bolsillo y ahora va a tocar rascárselo.

Carlitos
Carlitos
Lector
En respuesta a  Duma
15 febrero, 2021 23:04

Bueno Planeta también te mete algún que otro susto. Empecé a hacer Spawn (si, he caído en las garras de McFarlane) y a partir del volumen 4 son 40€ por tomo. Imagino que tendrán más páginas, pero no veas como le duele a mi bolsillo.

Para Invencible, vamos a ir preparando la anestesia para cuando ECC anuncie su precio.

Kaulso
Kaulso
Lector
En respuesta a  Carlitos
16 febrero, 2021 9:36

ECC ya anunció el precio de su nueva ediciónde Invencible en la web, que serán 33 euros el primer tomo…
Invencible vol. 01 de 12 – ECC Cómics (ecccomics.com)

Si os fijais realmente el precio es un pelin mas barato que la edición Ultimate de Aleta, pero el truco es que por el tema del número de páginas que va a tener el tomo carecerá de los extras que traia la anterior edición.

Carlitos
Carlitos
Lector
En respuesta a  Kaulso
16 febrero, 2021 12:23

Pues punto para ECC. A mi los extras me dan igual, la mayoría de las veces solo sirven para engordar el tomo y cobrarte más.

Gracias Kaulso

TheQuestion
TheQuestion
Lector
15 febrero, 2021 18:05

De todo lo de Kirkman, lo que más me interesa es Battle Pope. Y no sé si ECC estará por la labor de publicarla.

Mario Soto Molina
Mario Soto Molina
Lector
15 febrero, 2021 19:43

Invencible me gusta mucho… he podido leerla en 3 ediciones de distintas editoriales en español (todas en rústica) y solo una en tamaño comic book (detalles…) Voy casi en la mitad y cada tomo recupera el interés en pocas viñetas.

Walking Dead también la voy leyendo mezclando ediciones y también me gusta mucho (la serie de TV me aburrió, pero el comic es MUY bueno).

Creo que Kirkman es uno de los mejores dialoguistas del medio. A veces en WD escribe muchas conversaciones, pero son tan fluidas y hacen meternos en la historia de una manera precisa (no cae en cuadros de textos pretenciosos como muchos guionistas actuales).

Lo bueno es que son 2 obras ya cerradas, que no necesitaron relleno innecesario.

Sí me parecen muy altos los precios de ECC (aunque están en su línea), quizás los anteriores precios de Planeta eran demasiado ajustados y beneficiosos para los lectores. Yo con una edición en rústica económica estaría más que conforme