Entrevista a Mikel Janín

Entrevista al autor de DC Mikel Janín, uno de los encargados del renacimiento de Batman y conocido por su gran trabajo en Grayson.

Por
4
2180

Allá por Mayo de 2013 tuvimos la oportunidad de entrevistar en Barcelona a Mikel Janín, quien se había descubierto como uno de los talentos revelación más interesantes de los primeros meses de Los Nuevos 52 gracias a su trabajo en la Liga de la Justicia Oscura. Más de tres años después, hemos vuelto a tener la oportunidad de hablar con Mikel, esta vez en Madrid gracias a ECC Ediciones, y hemos podido hablar sobre sus últimos tres años en DC Comics. Años de muchos cambios, siempre a mejor. Hoy, que se pone a la venta el comienzo de la etapa regular de Tom King en Batman y de la que Mikel dibujó el prologó y dibujará sus segundo y cuarto arcos argumentales, os traemos la entrevista, con algún detalle que otro desconocido por todos nosotros hasta el momento. Esperemos que os guste. Sin más dilación, os dejamos con la entrevista con Mikel Janín, no sin antes agradecerle su tiempo.

Entrevista a Mikel Janín

Pedro Monje: ¿Cómo fue la experiencia de trabajar en un crossover como Trinity War?

Mikel Janín: Pues la verdad es que buenísima, porque me hizo mucha ilusión. Y no solo desde el punto de vista de la historia, sino también por los personajes, que estaban todos: Batman, Superman, Wonder Woman…. Ya desde entonces cuando me preguntan qué personaje me gustaría dibujar, pues siempre digo que ya lo dibujé en Trinity War porque me quité todas las espinitas que podría tener. Y sobre todo la oportunidad de trabajar de una forma especial que hicimos en aquel crossover y que luego no lo hemos repetido. En los grupos de email con los editores también estábamos todos los guionistas y dibujantes que participábamos. Esto incluía a Geoff Johns, Ivan Reis, Joe Prado, Doug Mahnke… Generó una especie de feeling entre todos que fue muy motivador. Me lo pasé estupendamente.

P.M.: Pero eso debería ser así siempre, ¿no?

M.J.: Sí, pero eso depende muchas veces de los editores. Es verdad que tienen mucho trabajo y a veces somos nosotros los que deberíamos abrir esos canales. A veces me ha pasado eso, con los coloristas. Como por ejemplo con Jeremy Cox, con el que estuve trabajando dos o tres años al principio en DC. Ya nos mandábamos los emails directamente, siempre con la constancia a los editores. Yo cuando acababa la página se la mandaba a él para que la tuviera, aunque fuera en fin de semana o por la noche, para que no tuviera que depender de los editores. Porque tu piensa que los editores tienen su jornada de trabajo con su horario y muchas veces se agradece tener las cosas tres o cuatro horas antes para ir trabajando, sobre todo cuando las fechas de entrega son justas. Al empezar en Batman no tenía esa relación con la nueva colorista, que es June Chung. Entonces fui yo el que le dijo a los editores que pusieran a June en los hilos de mails para que estuviera al tanto y les pareció perfecto. Creo que muchas veces deberíamos ser nosotros, los autores, quienes sugiriésemos esto.

P.M.: Decías que por aquel entonces el cuerpo te pedía un cambio después de tantos números en la Liga de la Justicia Oscura. Diste el salto a la franquicia de Batman e hiciste algunos números de Batman Eternal. ¿Cómo fue este cambio?

M.J.: El cambio fue una cosa que me apetecía. Ya llevaba un tiempo hablando con el editor de la Liga de la Justicia Oscura, Brian Cunningham, y ya habíamos comentado que la serie estaba llegando ya a un punto en el que las ventas iban bajando poco a poco y que yo tenía que progresar y dar el salto a una serie nueva. Hubo un intento de hacer Aquaman con Jeff Lemire.

P.M.: ¡Qué me dices! ¡No me digas eso!

M.J.: Si, si. Estaba Jeff Lemire preparando una propuesta para una nueva serie y me comentó que le gustaría que yo fuera el dibujante. Yo encantado, pero aquello no salió adelante. Pero lo que si salió es el salto a la franquicia de Batman. Katie Kubert era la asistente de Brian y cuando ella se fue la oficina de Batman me preguntó qué personajes me gustaban, por si salía la oportunidad y estar preparada para mis gustos. Hablé mucho con ella cuando estuve en las oficinas en Nueva York. Y entonces salió el tema de Nightwing. Nightwing iba a tener un relanzamiento pero muy distinto del que acabó siendo. La serie iba a llevar su nombre, Nightwing, no Grayson. Era con James Tynion como guionista, el editor era Mike Marts y Katie Kubert la editora asistente. Se hicieron una portada y cuatro páginas, que nunca han visto la luz, muchos diseños de personajes, diseño de una ciudad… Todo esto es exclusiva, no lo he dicho antes.

P.M.: ¡No sé si quiero saberlo! ¡Qué rabia no haberlo visto!

M.J.: Todo esto cambió cuando Mike Marts se fue a Marvel. Katie le siguió al poco tiempo. Y entonces yo allí estaba un poco parado. La serie se paró, no sabía lo que iba a pasar. Les pedí que me dieran algo y por eso me metieron en un par de números de Batman Eternal. Fue un relleno perfecto para poder foguearme con Batman. En la franquicia entró Mark Doyle, con nueva gente, nuevas ideas… Quiso refrescar la línea y surgió Grayson. Me preguntaron a mí a ver si me apetecía. De hacer Nightwing con James Tynion a hacer algo que se llamaba Grayson que no sabía por dónde iban a ir los tiros. Sabía que no iba a llevar uniforme, que no iba a estar en Gotham… Y que se cambiaba de guionistas. De Tim [Seeley] podía encontrar cosas suyas para ver cómo trabajaba pero de Tom no tenía nada en su pasado como guionista de cómics. Logicamente empezamos un poco a ver qué pasaba. Lo bueno es que hubo muy buena química desde el principio, conectamos muy bien, tanto entre ellos dos como conmigo. Lo dimos todo para que fuera divertido y funcionó.

P.M.: Estaban todas las miradas puestas en la serie y durante un año fue la mejor serie de DC, que mezclaba la parte indy que tanto se llevaba como la parte nostálgica bien entendida.

M.J.: Gracias. Yo creo que en parte fue gracias a los guionistas, que tenían ellos esos gustos más indies y menos superherocios.

P.M.: En esta serie se te ve que pruebas cosas nuevas, como esas pequeñas viñetas donde focalizas las acción en un detalle determinado… ¿Ese salto artístico cómo surge?

M.J.: Digamos que hay dos evoluciones. Hay una interna, que es la que viene primero, y luego está la segunda que es en la que lo sacas y lo vuelcas en la página. En la Liga de la Justicia Oscura se había establecido un tipo de narrativa, unos recursos y demás. Así que yo tenía ganas de probar cosas nuevas pero no tenía sentido hacerlo de repente, así como porque sí. Es como si en una serie de televisión un personaje decide actuar distinto. No tendría sentido. Aquí lo mismo. Pero con el cambio de serie pude probar estas cosas que quería hacer, que había visto en otros autores. Una forma curiosa de completar información, sobre todo cuando tienes panorámicas espectaculares y quieres aportar algún detalle extra. O jugar con la página y con los recursos que son propios del cómic y no del cine o otros géneros.

P.M.: Antes nos decías que durante Liga de la Justicia Oscura te entraron ganas también de hacer las portadas y nuevos diseños o rediseños. Una vez que has tenido la oportunidad, ¿cómo te ves?

M.J.: Desde entonces todo eso está cumplido de sobra, sí. He tenido mucha suerte. Me ha tocado hacer diseños y rediseños de personajes incluso que luego no he tenido que dibujar en mis series y que me llegaban de otros editores. Hace poco vi el de Azrael en la serie de Gotham, con un diseño que estaba basado en el último diseño que hice yo. Y es un personaje que no he dibujado nunca en los cómics, pero un editor me lo pidió un día, lo hice y nunca más supe nada del tema hasta que lo vi en un cómic. Y otros, como Vandal Savage, que salió inspirado en el que yo había hecho. Y de portadas pues he hecho un montón desde entonces. Acabé haciendo las de la Liga de la Justicia Oscura hasta después de dejar la serie y luego he trabajado mucho con Mark Chiarello para hacer portadas alternativas. Recientemente me ha llamado Eddie Berganza para hacer dos portadas de Green Lantern… Así que aparte del trabajo mío y regular pues puedo hacer otras cosas.

P.M.: Y además en el caso de Grayson fueron portadas curiosas, un poco psicodélicas e incluso un poco polémicas.

M.J.: Si, fue divertido. Porque desde el principio con el tema de las espirales tenía ahí un recurso con el que poder experimentar y repetir de varias formas distintas. Siempre dándole una vuelta para que no se pareciera. Aprendí bastante en las portadas de Grayson, porque las de la Liga eran portadas más típicas con varios personajes del grupo en una pose un poco más superheróica, describiendo un poco por encima lo que pasaba en el interior. Menos experimental. Con Grayson fueron más de diseño.

P.M.: ¿Y el diseño del uniforme de Grayson cómo fue?

M.J.: Dio vueltas, muchas vueltas. El primer diseño fue de Tim Seeley. Tim es dibujante también y él ya tenía ideas, así que las soltó. Estaba muy inspirado en lo que había hecho Grant Morrison y Yanick Paquette en Batman Incorporated. Entonces el diseño lo hizo en esa línea de espirales, telarañas y ojos. A partir de ahí le dimos una vuelta, con el editor. Nos sugirió que le diéramos una vuelta más militar, menos superhéroe. Hicimos una versión que tenía unas gafas recordando el antifaz de Nightwing… Luego eso desapareció. Con el pelo también tuvimos varios cambios de opinión. Estábamos entre rubio, moreno, rubio, moreno… Esto era una cuestión de Dan Didio, que no sé muy bien por qué quería hacerlo rubio. De hecho, se hizo un poster de Jason Fabok de lo que preparaba la bat-familia en una escena de acción de gracias… y ahí había un misterioso personaje rubio con máscara. Pues ese era Dick Grayson. Pero claro, nosotros todavía estábamos en un punto que no teníamos ni la más remota idea de cómo iba a acabar eso, así que… Es que en la misma serie de Nightwing que no llegó a salir yo hice no sé cuantos diseños de la cabeza, que si rubio, que si moreno, que si tapado, etc. Al final volvió a ser moreno y normal, pero era obligatorio que en la primera viñeta apareciera rubio con una peluca para después sorprender a todo el mundo quitándosela.

P.M.: Si, muy provocador. Como verle con la pistola.

M.J.: Sí, eso es. Hacerlo todo muy provocador para que la gente se preguntase a ver qué habíamos hecho con Nightwing. Aunque luego fuera menos radical de lo que pareciera.

P.M.: Estuviste un añito y poco en Grayson trabajando con Tim y Tom… y luego de repente saltas a Superman. ¿Cómo surge eso? Porque le habías dibujado en Trinity War y poco más…

M.J.: Si, y además ahí no me quedé nada contento. Superman es muy complicado, muy difícil de dibujar. No vale con hacer un tío fuerte y ya está. Ni un tipo guapo y ya está. No tiene que ser tan guapo ni tan fuerte. Pero a la vez sí. Cuesta cogerle el punto. No me gustó cómo me quedó la primera vez, por mucho que se pareciera un poco. En Grayson, hice un dibujo en el que era como si fuera el actor de Grayson mazado para hacer de Superman. Lo puse por ahí y bueno… tuve alguna respuesta que otra de que solo sabía dibujar la misma cara y otros a los que les gustó.

P.M.: ¿Esto era en la época de Grayson con el pecho descubierto cada dos por tres, no? [Risas]

M.J.: [Risas] Si, si. Pero eso eran cosas de Tim y Tom [Risas]. Yo les seguía el rollo pero eso nunca ha sido cosa mía, aunque luego me han colgado el sanbenito [Risas]. Con Tom lo he seguido haciendo en Batman. Lo de Superman surgió hablando con Eddie [Berganza]. Le había contado que quería hacer Superman alguna vez, y él fue el que me dio mi primer trabajo en DC y el editor de la línea de Superman. En varias ocasiones habíamos comentado de hacer la serie regular. En Diciembre me mandó Eddie un mensaje diciéndome que iba a haber un relanzamiento masivo de toda la línea de DC. Y me ofrece dibujar Superman.

P.M.: ¿En ese momento te dice quién sería el guionista?

M.J.: Sí, me comenta que sería con Peter Tomasi. Así que yo le dije que sí, que adelante. Estaba muy ilusionado. Un par de días después me escribe mi editor de Batman y me dice que se ha enterado de que Eddie me había ofrecido esto, pero que le gustaría comentarme lo que me pensaban ofrecer. Era continuar con Nightwing en una serie nueva con Tim u otra serie nueva de Batman que estaban preparando y que acabó siendo Detective Comics con un reparto más coral con James Tynion pero que pensaban llamar Batman: la Sombra del Murciéalgo o algo así. Yo le dije que estaba encantado, porque eran muy buenas ofertas. Pero que yo estaba muy ilusionado con Superman, con trabajar con Tomasi y volver con Eddie porque era el que me había dado la primera oportunidad. Pero entonces… Entonces me subió la apuesta. Y me dijo: “¿Y si te ofrezco Batman?”. [Risas] Así que me pusieron en un apuro y les dije que decidieran ellos, que en el fondo yo estaba muy contento y como si querían ofrecerme Scooby-Doo, que incluso han relanzado a ese personaje. Así que al final Eddie me dijo que se había enterado de la oferta de Batman y no opuso resistencia, pero me ofreció que mientras preparaba la serie de Batman (porque yo iba a entrar en el segundo arco tras David Finch) pues que dibujase un par de números de Superman, que iban a ser súper secretos. Saben convencerme.

P.M.: También con Tomasi.

M.J.: Sí. Superman tiene una trayectoria complicada en los cómics. En los últimos años he visto, aparte de lo que haya leído por ahí suelto, que nunca se mencionaba en los foros a los dibujantes de la serie. Parecía como si no estuvieran ahí. Se criticaba al guionista, al crossover de turno, etc. Pero nunca al dibujante. Así que cuando yo dibujé mi primer número disfruté mucho, porque era Superman en su esencia, como el de la película de Richard Donner, con toda su mitología y sus características básicas. Cuando vi el guión les di las gracias mil veces. El último número era ya el que cerraba la trama, con fuegos artificiales y la lucha con el villano que había y el momento de la muerte, la despedida de los personajes… Fue una oportunidad muy chula.

P.M.: Y después de matar a Superman… Batman con Tom King, que es la estrella ahora mismo en DC.

M.J.: Si, lo ha hecho genial en muchas series. Y tras la salida de Scott Snyder y Greg Capullo de Batman porque llevaban muchos números ya y necesitaban cambiar de aires, pues se lo ofrecen a Tom King en una nueva etapa. Tenía muchas novias la serie. Y también me tocó a mí, y eso que yo no lo pedí, aunque me consta que hay muchos dibujantes que están ahí todo el rato pidiendo que les dejen dibujar esta serie, porque es “LA” serie. La más puntera, la que tiene más ventas, la que te da una visibilidad que no te da otras series, más que la Liga de la Justicia o Superman.

P.M.: ¿Qué tal te encuentras con el personaje?

M.J.: Bien, bien. Batman es un personaje agradecido de dibujar. Y a la vez es un poco fácil. Yo por ejemplo pasaba mucho más tiempo dibujando a Grayson. No solo detalles. El pelo, el movimiento, la expresión… Todo tenía que ir sincronizado. Con Batman no pasa. Tiene siempre la misma cara de palo y juegas con la capa. En DC yo siempre había empezado las series desde DC, que es lo que comentaba antes. Y ahí marcaba el estilo de la serie, y no se podía cambiar sobre la marcha y tratas de hacerlo homogéneo. En el caso de Batman también pasa un poco eso. Y aquí yo voy tras la salida de Greg Capullo y encima después de otro monstruo como David Finch. Por primera vez en mi carrera yo tenía ese peso ahí encima. Y es que los dos hacen un gran Batman. Yo tiendo hacer el dibujo más ligero, más con línea y ya de vez en cuando pongo sombras. Mi Batman de la Trinity War o de Batman Eternal son el mismo más o menos. Pero ahora es otro Batman. Más ágil, más pesado, más volumen, más sombras… La cabeza tiene otra forma. No quería hacer una imitación pero sí coger los elementos de Finch para que no haya ese salto tan grande entre arcos argumentales.

P.M.: ¿Qué tal con Tom King?

M.J.: Pues muy bien. Nos conocemos desde hace tiempo y en parte también fue él quien presionó y habló con Mark para que me asignaran la serie de Batman. Si no estuviera él ahí seguramente yo no estaría dibujando Batman. He tenido la oportunidad de conocerle en persona en Los Ángeles. Es un tío majísimo de mi edad, también con dos críos y es un placer.

P.M.: Y dentro de Batman… ¿qué secundarios te gustaría dibujar?

M.J.: Pues hay muchos. Es que Gotham está lleno de personajes de todo tipo y condición, desde los policías como Gordon y Bullock hasta la galería de villanos. Porque hemos hecho un arco con Bane, el Hombre Calendario y algún que otro de Arkham. De todas formas, este viernes me llegó la confirmación de que sigo en Batman. Porque yo había acabado mi primer arco argumental y me había tomado dos semanas de vacaciones y no sabía muy bien dónde iba a continuar. Ya sé que sigo cinco o seis números más, con otro arco. Y hay un personaje muy chulo e importante.

4
Déjanos un comentario

Please Login to comment
3 Comment threads
1 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
4 Comment authors
Jordi MolinariobnoseConan_desatadobillyboy Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
billyboy
Lector
billyboy

Janin es un dibujante impresionante y espero que siga en DC mucho tiempo.

Lo de que este en Aquaman espero que alguna vez se realice,y lo de que hasta ahora no supiera si seguía en batman o no habla mucho de la industria del comic…. para mal

Jordi Molinari
Autor

Aquaman por Janín era algo que no sabía que necesitaba en mi vida, y que jamás me sentiré realizado hasta que lo tenga en mis manos :O

Conan desatado
Lector
Conan desatado

Felicidades por la entrevista y qué bien dibuja el condenao

obnose
Lector
obnose

Janín ha sido siempre muy bueno pero en Batman está haciendo un verdadero despliegue. Hay un cierto cambio de estilo, que supongo relacionado con el registro del personaje y de la historia, que refuerza mucho el cómic. Espero que no le falte trabajo en DC.

A ver si ponen un buen guionista en la Justice League y le dan a él el dibujo. Tiene un cierto tono a lo Maguire que traería buenos recuerdos 🙂