Elektra Lives Again

Por
16
2284

 

Edición original:. Elektra Lives Again
Edición nacional/ España:.Panini Comics. Colección Frank Miller
Guión:.Frank Miller
Dibujo:. Frank Miller
Color:.Lynn Varley
Formato:. Tomo en tapa dura
Precio:.

15 Euros

 

¿Quién es Elektra? Es un sueño, un recuerdo, quizás un deseo. Es esa persona por la que cometes locuras, una retorcida caricia de la juventud que todavía anida en nosotros, algo que a la larga nubla tu juicio, sin saber muy bien cómo afrontarlo. Elektra Natchios es un caracter creado por Frank Miller en su etapa clásica en Daredevil, alguien que vino a revolucionar el acotado panorama de secundarios de la colección. Amor de juventud de Matt Murdock, podríamos decir, pues se hace un ejercicio de retrocontinuidad, ubicándola en sus años universitarios, el personaje se convierte en fundamental para la serie. Poco importa su nacionalidad griega, su ascendencia de raíz diplomática y los terribles sucesos que le llevaron a convertirse en una asesina; Elektra retorna a la vida de Matt para sacudirla hasta sus cimientos. Clanes ninjas, la Mano, resurrecciones esotéricas, Stick, la Casta… todo un cúmulo de nuevas ideas que pudo imprimir en las páginas de la cabecera el artista, vestido con el traje de autor completo. Pese al innegable impacto que supuso su llegada, apenas se circunscribe a un año, en términos cronológicos, pues su debut se produce en Daredevil#168 y su fin en el #181. Porque, y aquí entramos en el terreno del temido spoiler, Elektra murió. Es algo que se ha visto en numerosos cómics, que se ha trasladado a cine y televisión, y que el propio título de la obra reseñada, Elektra Lives Again, alude de forma nada velada. El desgraciado suceso es algo que causó un nada desdeñable impacto en Murdock, y por ende, en Daredevil; huelga decir que tras tamaño evento, no habría visos de tornar a la normalidad para Matt. La buena de Elektra había nacido para dar un significado al Diablo Guardián y su muerte debía ser permanente para lograr el sentido pleno. De todas formas, fue el propio Miller el que auguraba su pronto regreso. Primero en un celebérrimo What If?, concretamente en el #35 (con fecha de portada, 1982), que nos ponía los dientes largos con una posibilidad de futuro; posteriormente, en el canto de cisne que supone Daredevil#190, su práctica despedida de la colección.

Estaba claro que Elektra era su juguete. Podía retorcerlo a su antojo y todavía tendría razón de ser. Consecuencia de ello, y de un retorno circunstancial a la Casa de las Ideas, es la serie limitada titulada Elektra Assassin, publicada entre 1986 y 1987, con Miller al guion y Bill Sienkiewicz al dibujo, dejando una de las mejores obras unitarias de la Marvel de los ochenta (y muy probablemente, de toda su historia). El éxito de este proyecto le llevaría a retomar a la mercenaria ninja para otra intentona, esta que tenemos entre manos, fechada en 1990, pero el panorama había cambiado desde entonces. Frank no era ese dibujante novato al que a primeros de la década anterior le cedieron una colección moribunda; no, ahora era el autor total que había traído la madurez al mundo del cómic norteamericano, gracias, sobre todo, a su celebrado Dark Knight Returns en DC Comics. Su nombre, como el de Alan Moore, era sinónimo de calidad y atrevimiento, siempre en busca de renovar el género de los empijamados. Por tanto, este Elektra Lives Again, por fuerza, debía concebirse como algo distinto. Y así es. Se publica como parte de la línea Epic, la zona llamémosle de autor en la editorial, pese a que sus protagonistas son unos personajes pensados para el Universo Marvel tradicional. Tenemos un formato de Novela Gráfica al estilo europeo, lo que también es algo llamativo para este tipo de producto. Y por último, es claramente destinado para público adulto; no solo por sus imágenes, llenas de desnudos integrales y violencia explícita (cadáveres y apuñalamientos por doquier), sino por la innegable complejidad que Frank dotará a la trama. Veamos un poco como se articula la historia.

Elektra está muerta. Desde su deceso, Murdock no consigue conciliar el sueño sin que le asalten todo tipo de pesadillas. En la mayoría de ellas, aparece su amor de juventud, luchando contra ninjas o tratando de huir de sus enemigos. Matt despierta cada día, pensando, intuyendo, que quizás Elektra haya regresado, otra vez. Esto es algo que el creador se ufana en dejar claro al respetable, la heredera del clan Natchios fue “enterrada, exhumada e inmolada”. Punto y final. Pero no para el abogado ciego de la Cocina del Infierno. Puede sentir que está viva y que está sufriendo. Comienza el viaje para el espectador, en una paisaje atípico, un mes de abril en Nueva York, donde la nieve todavía no ha retirado su blanco manto.

La historia tiene su dificultad para ubicarla en continuidad. Aspectos como el que el paradero de Karen Page se localice en Los Ángeles o que Matt tenga su apartamento impecable, nos sugieren que a lo mejor este guion estaba pensado para dar punto y final a la primera etapa de Miller en Daredevil. Como es algo a lo que el autor no ha aludido, ni ha tenido a bien explicar, vamos a dar poca importancia a que lugar tenga en la continuidad tradicional. Este es uno de esos casos en que lo que realmente trascendente es la obra en sí. Podríamos destripar todo el ciclo de Elektra Lives Again y todavía tendía un sentido su lectura. ¿Por qué? Porque nos hallamos ante una visión poética de la relación entre Matt y Elektra; la carta de amor definitiva del autor que supo sublimar a ambos personajes; y la declaración de intenciones por parte de Miller de que Elektra no debía ser tocada por otro guionista que no fuera su creador original. Deseo compartido por muchos aficionados, que era bien sabido, por otra parte, que no iba a ser cumplido. Eso sí, por su carácter referencial, lleno de aromas de tiempos pretéritos, es necesario advertir que se trata de una trama imposible de disfrutar en su totalidad para todos aquellos que no sean conocedores de la historia previa de los personajes. Por eso, se hace imprescindible una lectura de la etapa clásica de Frank Miller en Daredevil, o por lo menos, estar advertido de sus entresijos.

Visualmente, al contrario que lo expuesto líneas arriba, tenemos un arte bastante alejado del Miller de aquel Diablo Guardián. El aspecto va más en consonancia con el Dark Knight Returns ya mencionado, con el detalle de que aquí Frank se entinta a sí mismo. Resultado, es un dibujo más hosco, menos preciosista en términos académicos. Pero el trazo no ha sido la mejor característica del autor, sino que debemos nombrar su capacidad en la narrativa gráfica como aquello que más y mejor le ha hecho destacar en el medio. Aquí tenemos algunas planchas realmente brillantes (la escena de Matt bajando desde lo alto de su habitación es simplemente magistral, por poner un único ejemplo; hay más, mucho más), con un nivel de detalle sublime en cuanto a fondos, especialmente evocadoras cuando observamos las escenas en ese paisaje helado, que le da ese toque onírico que subyace en todo el relato. Eso es algo que no podemos obviar, el simbolismo de muchas viñetas es de carácter intencionado. Como pueden suponer, la filiación católica de Murdock nos provee de una imaginería religiosa digna de encomio. Hay que resaltar que gran parte del mérito para la consecución del objetivo recae en la colorista, Lynn Varley, cuyo acabado pictórico realza un aspecto gráfico más que notable.

Frank Miller y la narrativa

Frank Miller es un autor con mucho bagaje a sus espaldas y con una gran reputación en el medio. Por eso, sus obras suelen estar disponibles de manera recurrente en el mercado. Esta Elektra Lives Again no es una excepción. Panini Cómics nos regaló una edición en 2007, en la extinta línea “Best Of Marvel Essentials”, y en el año 2016 pasó a formar parte de la “Colección Frank Miller”, en un volumen de gran tamaño ( 31,2 cm. de alto por 22,8 de largo), con acabados de alta calidad, papel de óptimo gramaje para su reproducción y encuadernación holandesa. Un tomo de lujo que potencia el brillante apartado artístico que proyecta toda la obra.

En definitiva, nos encontramos ante el melancólico adiós de Miller a sus personajes. Un poético acercamiento que te atrapa desde el minuto uno y que con su elaborada narrativa gráfica te arrastra por los vericuetos de una historia cargada de sentimiento y madurez. Si los superhéroes pudieran tener un final, éste hubiera sido el que Elektra necesitaba. Nos encontramos ante un claro ciclo que representa una suerte de fin de la inocencia, si quedaba alguna posibilidad de que no hubiera ocurrido de forma previa, pues ante nosotros se abre un mundo que sublimaba el “grim and gritty”. Una historia que emana romanticismo por los cuatro costados, no solo porque nos hallamos ante un drama basado en el amor imposible, sino también porque representa la épica de un autor, aquel que hace pública su solicitud para que su personaje no sea alterado en futuras acciones y que es consciente de su derrota. No en vano, el fruto de su creación pertenece a otros. Al igual que el bueno de Matt, repitiendo sus palabras….Frank, “debes dejarla marchar”. Y eso es lo que ocurrió; Frank Miller nunca más ha vuelto a guionizar o dibujar a Elektra. Queda aquí, pues, su testamento espiritual acerca de la guerrera ninja….

“El fuego…. es abrasador, incluso desde el otro lado de la calle. Pero ella está fría. Está en algún lugar frío”.

  Edición original:. Elektra Lives Again Edición nacional/ España:.Panini Comics. Colección Frank Miller Guión:.Frank Miller Dibujo:. Frank Miller Color:.Lynn Varley Formato:. Tomo en tapa dura Precio:. 15 Euros   ¿Quién es Elektra? Es un sueño, un recuerdo, quizás un deseo. Es esa persona por la que cometes locuras, una retorcida…

Elektra Lives Again

Guion - 7
Dibujo - 8.5
Interés - 8

7.8

Valoración Global

La carta de amor de Frank Miller a dos de sus más apreciados personajes. Una obra que rezuma lirismo, madurez y honestidad a partes iguales

Vosotros puntuáis: 8.62 ( 12 votos)

16
Déjanos un comentario

Please Login to comment
4 Comment threads
12 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
6 Comment authors
MimicoDynamoGabriel300Arturo PorrasKaulso Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
Save
Lector
Save

Para mí es lo mejor que ha hecho Frank a nivel de dibujo.

Kaulso
Lector
Kaulso

No se, para mí su posterior Sin City le da mil vueltas, pero si diría que este es el mejor combo de Miller y Varley.

Gabriel300
Lector
Gabriel300

Gracias por la reseña, va a la lista de futuras lecturas.

Dynamo
Lector
Dynamo

Y yo que creía que habiendo leído a Miller en Daredevil ya podía dar por completa la etapa. Que bien vendida, jo.

Kaulso
Lector
Kaulso

Es que es una etapa dividida en unas cuantas fases…

– La etapa regular que se compone de los Daredevil #158-161, 163-191.
– Los números de “transición”: Daredevil #219 y 226.
– Born Again, que son los Daredevil #227-233.
– La Novela Gráfica de Amor y Guerra.
– La miniserie de Elektra Asesina (aunque aquí no aparece DD)
– La Novela Gráfica de Elektra Lives Again.
– La miniserie del Hombre Sin Miedo.

Y eso es todo, aunque se podrían contar también los Spectacular Spider-Man #27 y 28 (el primer contacto de Miller con DD) y el Marvel Team-Up Annual #4 que tiene guión de Miller y aparición de Daredevil y Kingpin…

Save
Lector
Save

Yo es que lo considero como tres etapas distintas:

– la etapa regular que acaba con Ruleta.

– la etapa de 1985 y 1986 (Daredevil 219, 226-233, Love and War y si queréis considerarla, Elektra Asesina).

– la etapa de primeros de los noventa (Lives Again y Man Without Fear).

Todo con un nivel medio bastante alto.

Kaulso
Lector
Kaulso

Si lo ponemos como etapas como tal sería así por supuesto, pero quería desglosarlas una por una 😉

Dynamo
Lector
Dynamo

Pues gracias a los dos

Save
Lector
Save

No, si lo has resumido perfectamente.

Mimico
Lector

Excelente reseña, sr. Porras. Aunque más breve de lo habitual. ¡Saludos!