El rastreador

Por
0
1281
 
rastreador_portada_opt

Edición nacional/ España: Ponent Mon
Guión: Jiro Taniguchi
Formato: Rústica con solapas. 336 páginas. B/N
Precio: 18,00€

 

Si hay algo en lo que fallan muchos thrillers a día de hoy es en la poca profundidad de unos personajes simples, aburridos y políticamente correctos; gran parte del atractivo de una película de suspense recae en los efectos especiales, los giros de guión, el artificio por encima de algo más: de unos personajes complejos, contradictorios, inconformistas. Y no está mal que haya una puesta de escena espectacular, unas persecuciones de infarto o un tiroteo brutal mientras los lleven a cabo personajes por los que hayamos podido desarrollar cierto interés, con los que podamos identificarnos o todo lo contrario: que nos fascinen por su extrañeza.

El rastreador, de Jiro Taniguchi, va sobre el rescate de Megumi, una adolescente hija del difunto amigo de Shiga, un montañero solitario y apuesto que tratará de dar con su paradero como favor a su amigo. La historia es así de simple, pero Shiga, más allá de ser el típico tío duro y callado, un Humphrey Bogart del cómic, es un personaje algo más complejo y su motivos para salvar a Megumi van un poco más allá de «se lo debo a mi amigo». Por su parte, durante toda la investigación se descubren detalles de la vida de Megumi y sus amigos que convierten tanto a los personajes como a la trama en una obra con algo más de calado social y humano, aunque sin llegar a ser un despilfarro de sentimientos como en otras historias suyas como El almanaque de mi padre o Barrio lejano. Y es algo que Taniguchi no pretende llevar a cabo; sus personajes, aunque interesantes, son una excusa para la elaboración de un manga de aventuras y suspense.

rastreador_1_opt

Taniguchi, que siempre vuelve a la montaña y la naturaleza, coloca a un montañero de pura cepa entre los claustrofóbicos rascacielos de Tokio. La polaridad que se crea es obvia y el autor no duda en mostrarse insatisfecho con una ciudad que te consume y te cala mostrando a ladrones, los trapicheos de los clubes nocturnos y el mundo de la noche, la opacidad del sistema policial y la corruptela que se pueden permitir las grandes empresas. En este contexto, el cómic es una sucesión bastante típica de acontecimientos de los que misteriosamente no te puedes despegar; es sumamente adictivo y el trabajo de Taniguchi creando tanto tensión como interés a base de una muy cuidada composición de páginas y el uso de lineas cinéticas y sombras es espectacular. Shiga se ve retado a trabajar en un ambiente que le oprime y le es extraño —la ciudad— y trata de salir adelante con su intuición y sus valores de montañero hasta alcanzar un trepidante climax final en el que todo se resuelve.

El rastreador es un cómic fascinante, bastante típico, pero sumamente atractivo y cautivador. El recuerdo unas semanas después de haberlo leído permanece muy activo y latente como una de las obras de Taniguchi que más he disfrutado.

  Edición nacional/ España: Ponent Mon Guión: Jiro Taniguchi Formato: Rústica con solapas. 336 páginas. B/N Precio: 18,00€   Si hay algo en lo que fallan muchos thrillers a día de hoy es en la poca profundidad de unos personajes simples, aburridos y políticamente correctos; gran parte del atractivo de…
Historia - 7.5
Narrativa - 8.5
Interés - 7

7.7

Vosotros puntuáis: 4.52 ( 3 votos)
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments