El nuevo Super-man núm. 03 (Renacimiento)

Analizamos el último tomo de esta primera etapa del Superman más original y divertido de la actualidad en el universo DC, con el maestro Gene Luen Yang al mando del guion.

Por
2
5373
 

Edición original: New Super-Man núms. 11 a 19 USA.
Edición nacional/ España: ECC Ediciones.
Guión: Gene Luen Yang, Mariko Tamaki.
Dibujo: Billy Tan, Brent Peeples, Joe Lalich.
Entintado: Tako Zhang, Haining, Kard, Richard Friend, Scott Hanna.
Color: Ying Zhan, Gadson, Hi-Fi Design.
Formato: Rústica, 200 páginas.
Precio: 18,95 €

 

Hace unos meses se anunció que el número 19 de New Super-man iba a ser el último, pero que después la serie continuaría bajo otro nombre: New Super-man and the Justice League of China. Tras muchos rumores sobre su cancelación, esto supuso todo un alivio para los fans de esta colección, entre los que me encuentro con gran orgullo. Sin embargo, la realidad a veces se acaba imponiendo como una enorme losa, y todo esto al final se reveló como un maquillaje o una prórroga cuyo partido ya estaba destinado a perder. Bernard Chang, dibujante de las geniales portadas alternativas de esta colección, confirmó en Mayo que el número 24 iba a ser la “última misión” de Kong Kenan y compañía, y que había sido todo un placer trabajar con estos personajes, volviendo a confirmar así todos nuestros temores.

Nosotros nunca nos cansaremos de reivindicar esta serie, y por ello, a pesar de ser una colección muy secundaria, le hemos hecho el seguimiento a través de reseñas a ritmo de publicación ECC Ediciones sin saltarnos un solo tomo. Hoy llegamos al que parece ser el final de la colección, con el tercer tomo que abarca del número 11 al 19. Y decimos el final porque así lo anuncian en ECC, como la “última entrega”, por lo que no sabemos si publicarán un cuarto tomo con los cinco números restantes bajo el nombre de El Nuevo Super-man y la Liga de la Justicia de China, o cerrarán aquí la edición en castellano. Puesto que no sabemos qué pasará, ni ECC se ha pronunciado, lo dejamos aquí, y que cada uno saque sus conclusiones con la información que tenemos.

Tras el viaje a EEUU de Kenan, donde conoció a Luthor y a su ídolo Superman, sigue entrenando su qi con la inestimable ayuda de su maestro I-Ching, el cual sabemos que además oculta algo muy oscuro, para poder completar ese extraño diagrama, y recuperar poco a poco sus poderes. Todo ello mientras realiza sus respectivas misiones junto a Avery Ho (Flash), con quien además se permite el lujo de echar un par de carreras por todo el país, como buenos críos que son, Deilan (Wonder Woman), Baixi (Batman) y Robinbot (no hace falta que lo explique ¿verdad?), formando todos ellos la Liga de la Justicia de China.

En los primeros números tendremos una breve misión que nos dará a conocer el muy sorprendente pasado de Deilan, mientras que hace aparición un personaje clave que después se convertirá en el foco principal del resto de números. Un villano autodenominado emperador de China, que pretende recuperar la gloria del país, que considera se ha visto excesivamente influenciado por Occidente, y vengarse de alguna forma de la actitud de algunos superhéroes, que considera que rompen el statu quo y el orden místico de la naturaleza. No doy más detalles porque se trata de un tema filosófico y budista que explica bien el autor en la colección, y que no quiero arruinaros, ya que es uno de los puntos fuertes de la serie. Pero Kenan y sus compañeros no estarán solos, ya que casualmente se encuentran por allí Harley Quinn, Deadshot y Killer Croc, miembros del Escuadrón Suicida, que intentarán a su manera ayudar a desbloquear la situación, junto a la Liga de la Justicia, provocando un momento muy potente que reúne lo mejor de la colección con lo mejor del universo DC.

Pero lo mejor de estos números no es la retahíla de héroes, villanos y personajes conocidos, si no el cuidado con el que Gene Luen Yang trata sus personajes, que más allá de estar rodeados de otros más famosos, y de ser una contraparte asiática de éstos, brillan con luz propia puesto que han sido tratados y desarrollados con un cariño y detalle, teniendo todos ellos un pasado diferente y una personalidad distinta. Evidentemente destacamos a Kenan, que es el protagonista principal, y que ha ido evolucionando desde el abusón y niñato infantil que era en el primer número hasta el superhéroe y protector de China que es ahora mismo, representando la esperanza en todo el país, y superando todos sus miedos y traumas personales, y haciendo grandes amigos por el camino. Kenan es seguramente el Superman clónico que más honor hace al original, y que mejor representa esos valores. Un personaje que no lo ha tenido fácil, como el propio Clark, y que ha tenido incluso como superhéroes enormes dificultades, teniendo que recuperar poco a poco todos los poderes para convertirse en el Super-man que aspira ser. Y lo ha hecho siempre con una sonrisa y una positividad admirable, sabiendo reír y también sufrir cuando sea oportuno, y madurando como persona y superhéroe. Clark desde luego debería estar orgulloso de que un joven como Kenan lleve la S en el pecho, así como todos los fans de este personaje. Por lo que, esperemos que esta no sea la última vez que veamos a Kenan, y vuelva a tener una serie propia, o por lo menos apariciones frecuentes en otras colecciones del universo DC. Y por supuesto sus compañeros también, porque son sin duda unos personajes inolvidables.

El tomo se cierra con un número escrito por Mariko Tamaki, y centrado en Laney Lan, la contraparte de Lois Lane, y el interés amoroso de Kong Kenan, o más bien uno de ellos, ya que él mismo no lo tienen claro, y como buen adolescente tiene las hormonas en pura ebullición. Un número curioso, que le da protagonismo a un personaje que había perdido mucha presencia, y que al principio parecía que iba a tener más importancia, pero que finalmente ha quedado como una forma de relatarnos el contexto y determinados momentos concretos como voz e imagen principal de los medios de comunicación chinos. Es sin embargo una forma extraña de acabar la colección, al menos para nosotros, que nos va a dejar un gusto raro, aunque bien es cierto que aún quedan otros cinco números y no es el final de la serie como tal.

En el apartado artístico tenemos a Billy Tan, Brent Peeples y Joe Lalich al dibujo, a Tako Zhang, Haining, Kard, Richard Friend y Scott Hanna al entintado y a Ying Zhan, Gadson y Hi-Fi Design al color. El primero de los dibujantes nombrados es ya un veterano en la colección, que está presente desde el número 7, y que como comentamos en la reseña del anterior tomo, no es un Viktor Bogdanovic, pero bueno, a falta de pan, buenas son tortas. También es cierto que en estos números le he visto más suelto, y con un estilo más depurado que en su anterior aportación. Quizás es porque le pilló a traspiés y tuvo que sustituir a Bogdanovic, y por eso no pudo dar el cien por cien, aunque es solo una teoría, pero lo cierto es que se agradece que Tan se haya esforzado un poco más, porque se nota muchísimo la falta de Bogdanovic.

Por otro lado tenemos a Brent Peeples, un artista que ha pasado por editoriales independientes, y que ahora parece estar metiendo la patita en DC Comics con su trabajo en esta colección, y en algún otro número que veremos en el futuro de Titans. El trabajo de Peeples está a un nivel similar al de Tan, quizás algo inferior, es decir, cumplidor y estándar, pero falto de detalles y matices, lo que degrada un poco el nivel de calidad artística en este tomo. Una lástima que, mientras que a nivel de guion la colección no ha hecho más que crecer hasta llegar a un punto espectacular, a nivel artístico ha sido al contrario, aunque sin tampoco llegar a un punto paupérrimo, ni mucho menos, pero sí con una calidad muy inferior a la Bogdanovic nos tenía acostumbrados. No obstante, el resto de números que no sabremos si veremos publicados en un hipotético cuarto tomo, están dibujados también por Peeples, por lo que no es que la colección vaya invertir esa tendencia ni mucho menos.

Cierra el trío de dibujantes Joe Lalich, que se encarga del número 17, y que peca de los mismos fallos que sus compañeros, es decir, la falta de detalles, que son bien disimulados por las tintas de Richard Friend y sobre todo el color de Hi-Fi, y que al menos mantiene el tono teen de la serie a nivel artístico que siempre ha tenido.

Y puesto que esto puede ser seguramente una despedida de esta colección, os voy a dejar con algunas de las portadas alternativas de estos números de Bernard Chang, artista del cual no habíamos hablado hasta ahora, salvo al inicio de esta reseña, y que ha sido el encargado de dibujar todas las portadas alternativas de la serie, y que honestamente son las más originales y divertidas que he visto en mucho tiempo, aparte por supuesto de una gran calidad, y que capturan la esencia de la serie como nadie en cada una de las ilustraciones.

  Edición original: New Super-Man núms. 11 a 19 USA. Edición nacional/ España: ECC Ediciones. Guión: Gene Luen Yang, Mariko Tamaki. Dibujo: Billy Tan, Brent Peeples, Joe Lalich. Entintado: Tako Zhang, Haining, Kard, Richard Friend, Scott Hanna. Color: Ying Zhan, Gadson, Hi-Fi Design. Formato: Rústica, 200 páginas. Precio: 18,95 €…
Guión - 8.5
Dibujo - 6.8
Interés - 8.2

7.8

Fin de fiesta

Un ¿último? tomo de esta colección que llega a su cénit con un arco espectacular que nos trae lo mejor de la serie, con sus carismáticos héroes y villanos, su mitología oriental, y algunos invitados del universo DC, en una trama en la que Kenan evoluciona y madura hasta convertirse en lo que un Superman debe representar y lo que un adulto debe ser.

Vosotros puntuáis: 9.76 ( 3 votos)
2 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
TheQuestion
TheQuestion
Lector
15 julio, 2018 18:24

No puedo creer que ECC no comunique lo que hará con los números inéditos. Ellos que suelen comunicarlo todo. Seguro que es un despist…jajajajaja…

earbudds
earbudds
Lector
En respuesta a  TheQuestion
16 julio, 2018 18:36

No comunican nada porque ni ellos saben qué harán a dos semanas vista.

En cualquier caso, no tiene pinta de que vayan a editar los números que quedan. Es otra serie más cancelada por esta maravillosa editorial que deja colgados, una vez más, a sus lectores.