Diabolik ¿Quién eres?

La aparición en el mercado de Un verano Diabolik - una excelente BD escrita por Thierry Smolderen y dibujada por Alexandre Clérisse - ha devuelto al primer plano de la actualidad la serie italiana Diabolik fundamental en el tebeo popular europeo de la segunda mitad del siglo XX. En Zona Negativa queremos repasar su trayectoria y pedir una publicación regular de esta serie que permita al lector español conocer y apreciar un personaje carismático, amoral y eterno.

Por
8
2395


Son las tres de la mañana, en una lujosa villa de las afueras. Todo el mundo duerme. Una sombra sigilosa esquiva los sofisticados dispositivos de alarma y llega a la cámara acorazada. En un instante fuerza la caja fuerte y saca parte de su contenido; las joyas. Las admira un segundo, las coloca en una bolsa que lleva en bandolera y sale tan silenciosamente como ha venido. Pero el propietario se despierta en este preciso instante y descubre al intruso, activa la alarma, coge un arma y dispara al ladrón que está punto de saltar la última verja. Uno de los disparos secciona la correa de la bolsa y ésta cae en el jardín, el ladrón duda pero no vuelve atrás. De fondo empiezan a sonar las sirenas de los coches de la policía. Salta la verja, se dirige al coche y escapa unos segundos antes de que llegue la ley. Al final no ha conseguido robar las joyas, pero volverá; es Diabolik y siempre consigue lo que se propone.

Este podría ser – de hecho lo es – el típico inicio de un cuadernillo de la serie Diabolik, un personaje creado por Angela Giussani (1922-1987) y escrito principalmente por ella misma, junto con su hermana Luciana Giussani (1928-2001) además de otros escritores asociados.

Diabolik es una serie que viene publicándose en Italia desde el mes de noviembre de 1962 y que en la actualidad sigue presente en las librerías y quioscos transalpinos. La franquicia tiene tres cabeceras:
Diabolik; la serie regular que aparece el primero de cada mes, con episodios inéditos.
Diabolik R que reedita episodios de unos 10 años de antigüedad, adaptando la ambientación, los decorados y los automóviles a los tiempos actuales. Sale el 10 de cada mes.
Diabolik SWIISSS (onomatopeya del cuchillo del protagonista surcando el aire) donde se recopilan sin retocar los primeros episodios, de más de 40 años de antigüedad.
Hasta el día de hoy se han publicado más de 900 números de la serie.

Existen también otros productos, recopilaciones a color y antologías como Diabolik: Nero su Nero, Il grande Diabolik, incluso una línea de figuras con los principales personajes y merchandising diverso.

El personaje fue creado por Angela Giussani y escrito por ella misma y por su hermana menor Luciana (a partir del nº 14) para Astorina, una filial de la milanesa Casa Edistrice Astoria, propiedad de Gino Sansoni, marido de Angela.
La escritora buscaba una publicación que le permitiera lanzar su empresa y se fijó en las costumbres de los trabajadores que, en el tránsito al trabajo, leían novelas populares y las abandonaban una vez leídas. Por ello diseñó un producto de tamaño reducido – 11’5 x 16’9 cms – fácil de transportar y que interesara a un público adulto y mayoritario. La inspiración le vino de varias fuentes. Su principal precedente es Fantômas, un folletín francés escrito por Marcel Allain y Pierre Souvestre, aunque también por otros personajes como Arsène Lupin de Maurice Leblanc o Rocambole. El traje que utiliza para cometer los robos recuerda poderosamente al del personaje principal de The Phantom, la strip norteamericana de Lee Falk y Ray Moore. También podemos ver alguna similitud con el de la serie Asso de Picche de Hugo Pratt.

Sin embargo lo novedoso de Diabolik no es la génesis del personaje, sino el enfoque general de la serie. Desde el principio, Diabolik es un criminal que no vacila en transgredir la ley para conseguir sus objetivos. Esto supone que tanto él como su cómplice – Eva Kant – no dudan en robar, agredir, secuestrar e incluso asesinar en el transcurso de sus espectaculares asaltos. Pero estos crímenes no los realizan por placer, son parte del “negocio” y son ejecutados fríamente después de un análisis de las circunstancias. En contadas ocasiones el ladrón emplea la violencia como algo personal y en estas pocas ocasiones es por venganza. Esto sí… terrible.
En Diabolik no hay espacio para las escenas de violencia gratuita, ni para el sexismo barato que más tarde generalizarán sus imitadores. El libro de estilo de las hermanas Giussani es muy estricto e impone aventura, emoción, rigor, algo de sadismo y una moralidad muy particular que raya con el nihilismo.
Para nosotras son también muy negativos y muy malvados los personajes de los cómics o del cine a los que se llaman buenos que disparan, matan, asesinan y hacen toda clase de canalladas, pero quedan siempre justificados por el hecho de estar de parte de la ley. Diabolik es malvado, de acuerdo, es un ladrón y actúa en contra de la ley, pero está declaradamente proclamado como criminal y no se hace nada para justificarle”. Explican las hermanas en una entrevista.

El principal hallazgo de las autoras ha sido crear un personaje dirigido a un público adulto y que está tratado de una manera adulta. Sin falsa moral, ni hipocresía. Ellas lo dicen claramente en varias entrevistas; se dirigen a personas ya formadas, gente con criterio. No buscan ni educar, ni moralizar. Si su producto les gusta, perfecto y si no también.
Las cifras de ventas y la trayectoria demuestran que la serie convence a mucha gente. Se calcula que cada mes la compran algo más de 110 mil lectores, llegando a cifras puntuales de varios cientos de miles.

Así como Diabolik fue concebido utilizando varios personajes de la cultura popular de todo el mundo, este personaje ha creado una serie de seguidores e imitadores que van desde personajes italianos como Kriminal dibujado por Magnus o Cattivik (una parodia del genial dibujante humorístico llamado Bonvi) hasta la aparición de Fantomex, un clarísimo homenaje creado por Grant Morrison para la serie de la editorial Marvel titulada New X-Men, entre muchos otros.

En 1968 se estrenó una pelicula basada en la serie, titulada Danger: Diabolik, dirigida por Mario Bava e interpretada por John Phillip Law y Marisa Mell en los papeles principales, se han publicado numerosas novelas y se emitió en televisión una serie animada de 40 capítulos de 24 minutos. Existe un adaptación radiofónica y algunas líneas de video-juegos.

Escritura en femenino

La cabecera ha sido comandada literariamente por mujeres. Las principales guionistas fueron las hermanas Giussani, Angela y Luciana, que se cuidaban además de mantener el libro de estilo y la orientación editorial de las diferentes cabeceras. Otra mujer, Patricia Martinelli, se encargó durante varios años de complementar y ayudar en la escritura de los guiones a las dos autoras. De manera más esporádica han participado en la elaboración de los guiones escritores como: Tito Faraci, Giancarlo Berardi, Pier Carpi, Giorgio Corbetta, Alfredo Castelli, Nino Cannata, Mario Gomboli… que han suministrado argumentos y escrito guiones bajo la férrea supervisión de las Giussani.

Las hermanas Giussani con su creación al fondo

En el capítulo de dibujantes la diversidad es aún mayor. Debido a la enorme producción de la franquicia (un episodio normal consta de unas 120 páginas) que en meses normales puede presentar hasta 3 historias al mes, la rotación de artistas ha sido constante. El primer episodio lo dibujo Francesco Zarconne, un misterioso artista del que muchas fuentes desconocen incluso el nombre de pila y que desapareció completamente después de entregar el primer episodio. Sin embargo el diseño del personaje corresponde a Brenno Fiumali que dibujó la primera portada, el cuaderno titulado Il re del terrore, donde vemos al protagonista con su traje característico que se ha mantenido inalterable con el paso de las décadas. El logo, también muy reconocible, lo concibió el arquitecto Remo Berselli.

Portada del primer episodio de Diabolik a cargo de Brenno Fiumali

Es imposible catalogar todos los dibujantes que han participado en la elaboración de la serie, éstos son algunos de los más destacados: Sergio Zaniboni, Gino Marchesi, Brenno Fuimali, Enzo Facciolo, Giancarlo Alessandrini, Lino Jeva, Paolo Ongaro, Alarico Gattia, Edgardo Dell’Aqua, Franco Paludetti, Luigi Marchesi, Emanuele Barison, Carlo Peroni
Diabolik es una obra colectiva, capitaneada por las hermanas Giussani que ha trascendido incluso su propia existencia para perdurar con una filosofía casi inalterable hasta nuestros días.

El influjo de este criminal, de tremendo atractivo e infinito poder de seducción, ha planeado en la cultura popular europea y mundial de los últimos 50 años. La fascinación que han sentido millones de lectores de todo el mundo se basa en la amoralidad extrema de sus historias, en el rigor de los planteamientos y en el ritmo vertiginoso de las tramas. Desde el primer capítulo Diabolik ejecuta sus atracos de forma fría, audaz y despiadada. Las principales víctimas de sus robos son, evidentemente, las familias adineradas de Clerville y sus alrededores. No duda tampoco en desvalijar instituciones públicas con botines atractivos. Pero no escoge sus objetivos entre los poderosos por una falsa moral igualitaria, es simplemente porque allí encuentra las mejores piezas.

Eva y Diabolik en acción

Sin embargo en el transcurso de sus acciones Diabolik y Eva han chocado frecuentemente con bandas rivales u organizaciones criminales diversas. La pareja se distingue de estas estructuras mafiosas en el hecho de que no explotan a la gente; son ladrones y roban sin remordimientos pero no trafican con drogas, no organizan redes de prostitución, no participan en el juego. Diabolik hace su trabajo y al final de la jornada disfruta tranquilamente de su vida junto a la mujer que ama y que comparte todas sus operaciones criminales.

Creadoras de un género y de un formato

Con Diabolik, las hermanas Giussani crearon de la nada un género que tendrá una explosión editorial en la década de los sesenta y que perdurará durante décadas; el fumetti dell’orrore o el fumetto nero.
Para crear a su personaje, las hermanas confiesan que se basaron en diversos personajes de los folletines franceses de principios del siglo XX como Fantômas, Arsène Lupin o Rocambole. Sin embargo lo que atrapó desde el principio a sus lectores es la fría amoralidad que desprende la serie. Las autoras explican que han recibido críticas constantes por sus historias pero lo achacan a la hipocresía imperante en las élites sociales y culturales.
Hablamos siempre a la defensiva porque siempre hemos sido atacadas, esa es la verdad. No por el público que toma Diabolik por lo que es, un cómic de evasión, que se lee para relajarse y basta. Los demás, en cambio, críticos y toda esta gente siempre nos han atacado. (…) Es muy cómodo descargar los males de la sociedad sobre un cómic”.

Al abrigo de Diabolik empezaron a surgir imitadores, series como Kriminal y Satanik del escritor Lucciano Secchi (Max Bunker) y del dibujante Roberto Raviola (Magnus) que publicando en la Editorial Corno llevarán el concepto y el formato de Diabolik más allá del erotismo y mucho más allá del sadismo. Y también otras editoriales que simplemente se dedicarán al cómic pornográfico con personajes como Demoniak, Isabella, Madame Brutal, Jolanda, Genius, Justine, Astrella, Jolanka o Jacula.

En 1963, a raíz del tercer episodio titulado L’arresto di Dibolik, la serie fue demandada por el Commendator Dottor Francesco Novello, Procuratore della República del municipio de Lodi desde 1958, por los cargos de incitación a la corrupción. El 6 de Julio de 1964 el magistrado que juzgó el caso absuelve la editorial y a su autora de todos los cargos. Sin embargo el juicio social prosiguió durante décadas al abrigo de las capas más conservadoras y religiosas de la sociedad italiana a menudo confundiendo Diabolik con sus imitadoras, de calidad y rigor infinitamente inferiores.

Sin embargo el concepto de Diabolik es muy sencillo y muy eficaz. Es un producto de evasión bien producido en un formato de bolsillo (formato tascabile) apto para llevar en los transportes públicos e incluso para disimular dentro de un periódico, con unas historias emocionantes, llenas de acción y planteadas con rigor y profesionalidad.
No escribimos nunca nada sin antes haber comprobado su veracidad con nuestros expertos.
Somos nosotras dos y una redactora, Patricia Martinelli, quienes desarrollamos los temas y escribimos los guiones. Después tenemos muchos colaboradores
(…) El nuestro es un trabajo en equipo. Mimamos mucho a nuestro Diabolik. Pero es necesario. El público es exigente y severo”.

(Todas estas declaraciones están extraídas de la entrevista realizada por Barbara Nelli para la revista If en 1973 y recogidas en La Historia de los Comics. Tomo 2. Dirigida por Javier Coma y publicada por Toutain Editor)

Dejando aparte la ambigüedad moral y cierta dosis de violencia sádica, la serie de las hermanas Giussani solo comete un pecado que es el de anticiparse varias décadas a la corriente establecida por la ficción occidental. No aparece el sexo explícito, no existe un tratamiento gore de la violencia, simplemente erige como protagonista a una pareja criminal frente a las comunidades acomodadas que dirigen la mayoria de las sociedades occidentales y de las que las autoras, paradójicamente, forman parte.

Diabolik, junto a Tex Willer de la editorial Bonelli, es la punta de lanza del cómic popular italiano. Una industria que mueve cifras de ventas impensables en España y que concibe el tebeo como un entretenimiento de masas que aúna calidad y comercialidad.

Los personajes principales

Diabolik: Su nombre es un misterio. El apodo con el que es conocido lo toma de la pantera negra cazada por su mentor el mafioso King y que conservaba disecada en su guarida. Acabado de nacer, Diabolik es rescatado de un naufragio por una banda criminal que lo encuentra en alta mar en unos botes de salvamento con todos sus integrantes muertos o moribundos, salvo el recién nacido. El jefe de la banda lo adopta y el joven crece en un entorno sofisticado y criminal. Poseedor de una inteligencia prodigiosa, en su educación Diabolik aprende química, ingeniería y otras disciplinas técnicas además de mecánica automovilística.
Cuando cumple 22 años Diabolik se enfrenta a su mentor que quiere robarle la fórmula de las caretas de plástico que ha creado. El joven vence y se apropia de todo el botín de la banda suplantándolo con la ayuda de una careta con el rostro de su tutor.
A partir de este momento empieza su carrera como atracador y se convertirá en uno de los ladrones más implacables y temidos del mundo.

Eva Kant: Es la joven viuda de Lord Antony Kant. Mujer de gran valentía, inteligencia prodigiosa y extraordinaria belleza. Se encuentra con Diabolik cuando éste pretende robarle una joya que al final descubre que es falsa. Desde el primer momento cada uno ve en el otro a su pareja ideal, hecho que se demuestra cuando Eva salva de la guillotina a Diabolik. Desde entonces participa en sus atracos, adquiriendo con el paso de los años cada vez más protagonismo.

El inspector Ginko: Es el digno oponente de Diabolik, un policía íntegro, valiente e inteligente. Su principal obsesión es capturar al criminal, algo que ha estado a punto de lograr en numerosas ocasiones, pero que finalmente acaba siendo imposible por la astucia de la pareja de criminales o por mala suerte para el policía. Diabolik le confiesa su pasado, cuando ambos están presos en manos de una banda criminal y su destino más probable es la muerte. Ambos se admiran y se temen.

Altea di Vallenberg: Noble heredera y duquesa de Vallenberg. Es la compañera sentimental del inspector Ginko. Oriunda del Reino de Beglait, es una mujer de extraordinaria inteligencia y belleza. Su papel en la serie es más parecido al de las novias eternas del cómic de aventuras norteamericano. A menudo es secuestrada por criminales que quieren dañar al inspector o pedir rescate, siendo rescatada por Ginko o por el mismísimo Diabolik.

Existen otros personajes secundarios en la serie como la primera novia de Diabolik, Elizabeth Gay que lo delatará a la policía y acabará recluida en un manicomio, el líder de una poderosa organización criminal al que llaman King y que adoptará al huérfano Diabolik, Bettina que acaba convirtiéndose en una de las pocas personas próximas a la pareja de ladrones o Gustavo Garian, el único superviviente de una familia de anticuarios asesinada por Diabolik que buscará vengarse en varias ocasiones.

Una pareja extraordinaria

Uno de los aspectos más destacados de la serie es la perfecta comunión que existe entre Eva Kant y Diabolik. El personaje femenino aparece en el tercer episodio de la serie y desde un primer momento la pareja se siente poderosamente atraída. La mujer consigue liberar al ladrón – capturado por la delación de una antigua amante – de ser ajusticiado por la guillotina y de paso se libra de un pesado admirador en un giro realmente macabro de la trama. Desde este instante los dos serán absolutamente inseparables. Sus talentos se complementan y juntos forman un equipo formidable.
La pareja evoluciona con el paso de los episodios, al principio existe una dinámica de sumisión evidente entre Diabolik y Eva, el carácter furioso del criminal propiciará escenas de evidente maltrato. Sin embargo la personalidad de la mujer llegará a imponerse y finalmente la pareja acabará asumiendo un funcionamiento simbiótico, de iguales, que multiplicará sus capacidades y sus talentos. Resulta espectacular observar el estado de ansiedad febril que se apodera de un miembro de la pareja cuando el otro está en peligro. En este momento, tanto Eva como Diabolik activarán de manera exacerbada sus 5 sentidos y su mente con la única finalidad de salvar a su compañero, algo que conseguirán realizar con una eficacia y frialdad extraordinarias y sin importarles quien sucumbe en el intento.

Eva y Diabolik forman una de las parejas más extraordinarias de la ficción europea por la intensidad y originalidad de su relación. Una relación sólo comparable a la que componen los británicos Modesty y Willie de la serie para la prensa titulada Modesty Blaise (1963) y, en menor medida, a la que establecen de manera temporal Comanche y Red Dust en Comanche (1969), el western francés.

Un entorno reconocible con armas futuristas

Diabolik vive y actúa en una ciudad ficticia llamada Clerville que es la capital de un estado del mismo nombre, muy similar a la suiza más italiana. La ambientación de la ciudad es muy parecida a París y sin embargo la región tiene connotaciones de otros estados europeos como Montecarlo, Luxemburgo e incluso Austria. En las historias encontramos otra gran ciudad llamada Ghenf situada cerca de un gran lago, aunque también podría ser el mar y finalmente existe otro estado ficticio, limítrofe a Clerville y llamado Reino de Beglait, de donde es originaria Altea di Vallenberg; personaje femenino que mantiene una estrecha relación con el inspector Ginko.
Al principio las hermanas Giussani situaron la acción en la ciudad francesa de Marsella, pero descartaron esta ubicación para evitarse problemas con la documentación.

Diabolik utiliza para cometer sus robos un impresionante arsenal de artilugios tecnológicos, la mayoría creados por él y otros robados. Como en el caso de James Bond en su lucha contra los enemigos del Reino Unido, este arsenal es una de las ventajas estratégicas que posee el ladrón para efectuar sus atracos y derrotar a la policía.
Destacan las máscaras plásticas que adoptan de manera exacta el rostro de cualquier persona. Con este invento Diabolik y su cómplice Eva Kant pueden suplantar la identidad de cualquier persona de la que posean una foto de calidad y que tenga su misma complexión física. Utilizan unos relojes con micrófono para comunicarse y dominan toda clase de narcóticos y gases anestesiantes para paralizar a sus víctimas. En los refugios que poseen diseminados por todo el estado de Clerville, siempre disponen de material sofisticado para realizar sus atracos y de una habitación sellada para confinar a las personas mientras las suplantan con las máscaras de sus rostros.

El coche que utilizan normalmente es un Jaguar E Type, equipado con numerosos gadgets y armamento avanzado que les permiten eludir las persecuciones y emboscadas policiales.

Narrativa

El formato de publicación en cuadernos de bolsillo, condiciona decisivamente la narrativa característica de esta serie. Diabolik se publica siempre en blanco y negro. En los últimos años han aparecido algunas aventuras concebidas inicialmente a color, pero la práctica totalidad de las historias son en estricto monocromo. Generalmente las páginas están divididas en estructuras de 2 o 3 viñetas – a lo sumo 4 – que propician una lectura ágil y rápida. El entintado está dominado por grandes masas de negros y es una marca característica de la serie el uso de las tramas mecánicas que le dan un acabado atractivo y moderno. Evidentemente el estilo gráfico está condicionado por la sucesión de los múltiples dibujantes de la serie, pero existe un toque Diabolik que define además una forma muy italiana de concebir el tebeo de acción.

Sergio Zaniboni, un estilo para Diabolik

De entre todos los dibujantes que han trabajado para la franquicia italiana seguramente el más recordado es Sergio Zaniboni. Entró en la serie en 1969 procedente de la radio y del dibujo publicitario. Durante su carrera en la editorial de Milán produjo más de 300 historias a las que aportó su estilo característico de narrativa brillante, acabado ágil y glamouroso, con una forma de dibujar similar a la del Sergio Toppi más sobrio y más aún a la de Attilio Micheluzzi.

Varios ejemplos del arte de Sergio Zaniboni y de sus entintadores

Su hijo Paolo se dedica también al fumetto, entintándole algunos episodios de la serie. Otros entintadores destacados de la serie han sido: Glauco Coretti, Mario Cubbino, Franco Paludetti, Giorgio Montorio, Enzo Facciolo, Lino Jeva y el propio Paolo Zaniboni entre innumerables artistas, a veces anónimos, que merecen sin duda un reconocimiento público.

Diabolik en castellano

La publicación de Diabolik en España ha sido caótica e incompleta. Nunca se han publicado los primeros episodios de manera regular. En 1974 la revista Macabro dedicó sus páginas al personaje, a partir del nº20 hasta el 30, remontado las páginas de manera que incluía 4 páginas originales en cada una de las suyas. Posteriormente, en 1976, la misma editorial de la revista, Ediciones Ursus, sacó al mercado la colección Macabro. Diabolik en cuadernillos de 132 páginas, con el mismo formato que el italiano y complementado la historia principal con relatos breves de terror.
Colección Diabolik de la editorial Nueva Frontera se publicó en 1979. Eran cuadernillos sin remontar de 116 páginas que retomaban la continuidad a partir de la colección anterior y contenían un episodio completo sin historias complementarias. Es la colección más parecida a la original y duró 18 números.
En 1987 hubo otro intento fallido; Diabolik de GTS Grupo Editorial. Revista de 64 páginas con episodios remontados, rotulación mecánica y viñetas retocadas. Llegó a los 5 episodios.
Finalmente Ediciones Kraken publicó entre 2011 y 2013 tres álbumes en tapa dura titulados Tempestad de recuerdos, ¡Fuera máscaras! y El enemigo reencontrado con historias completas a color sacadas de la colección Il grande Diabolik.

Conclusión

Diabolik ha sido y sigue siendo un personaje fundamental en la cultura popular europea. Esta serie ha configurado la manera de imaginar y producir los cómics populares en Italia y también en numerosos países de todo el mundo. Su influencia se ha dejado notar tanto en el tebeo, como en el cine y la televisión y no se puede concebir la cultura de masas de la segunda mitad del siglo XX sin su influjo.

Es urgente que alguien se plantee reeditar las mejores historias de este personaje en castellano. Un buen punto de partida podría ser la colección italiana Diabolik: Nero su nero que con un formato atractivo y moderno agrupa en cada álbum dos de las mejores historias completas del personaje, en su formato original y las complementa con numerosos artículos de contextualización.
Estamos ante un déficit histórico que el mercado español debe subsanar urgentemente.

Salut!

8
Déjanos un comentario

Please Login to comment
5 Comment threads
3 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
7 Comment authors
SaveLaurel KentDrury WalkerTristan CardonaNippur Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
TheQuestion
Lector
TheQuestion

Diabolik es uno de los personajes populares más interesantes del panorama europeo. Su ritmo de publicación en Italia no es asumible en España (cómo no lo fue Bonelli). Pero nuestros editores tampoco han tenido mucha idea de qué hacer con él. Ursus y Nueva Frontera hicieron un gran trabajo (aunque breve). Lo de GTS debería estar penado por ley. Y lo de Kraken… pues en la línea de la editorial. Sin sentido, incompleto y caro (4.90€ de la edición italiana vs. 19.50€ de la de Kraken). Es verdad que es difícil vender cómics fuera de Marvel y DC en España. Pero algunas editoriales deberían cambiar el modelo de negocio… o a sus responsables.

Argonas
Lector
Argonas

Un magnífico reportaje. Felicidades por un buen trabajo. Yo nunca he leído a Diabolik aunque oí hablar mucho de él, como no. Una pregunta un poco tonta, te refieres a Diabolik como BD, es lo mismo la Bd que el fumetti? Por cierto es fascinante el proceso de elaboración/creación de un fumetti. De todos modos siempre me han gustado los primeros episodios de un fumetti, las ideas originales, hay muy pocos que puedan soportar el nivel de exigencia de una publicación de esa naturaleza y periodicidad. El último que leí el de Julia, me encanto en sus primeros números pero bajo muy rápido.

Nippur
Lector
Nippur

¡Excelente artículo! Ojalá algún editor considere tu sugerencia de Diabilik Nero su Nero. Coincido en que sería el mejor contacto con el personaje. Gracias por estos textos tan bien documentados

Drury Walker
Lector
Drury Walker

Ahora me han quedado ganas de ver un Diabolik/Batman. No ocurrirá porque sería un lío de derechos y ninguna de las partes tiene interés. Pero si ha existido un Batman/Clara de noche… Quién sabe?

Save
Lector
Save

Dudo mucho que en DC ningún cargo importante se enterara de eso porque de ser asi Bernet se hubiera metido en un buen lío.

Laurel Kent
Lector
Laurel Kent

La última edición, mucho éxito no debió tener… sólo tres números…

https://www.tebeosfera.com/publicaciones/diabolik_2011_kraken.html

TheQuestion
Lector
TheQuestion

Precios prohibitivos. Distribución nefasta. Y nula información. No sé qué pudo haber fallado