El corcel gris

Por
0
575
 

Edición original: Gray Horses (Oni Press, 2006).
Edición nacional/ España: El corcel gris (Dibbuks, 2006).
Guión y Dibujo: Hope Larson.
Color: bitono.
Formato: tomo rústica 112 págs.
Precio: 10€.

 

Descubierta por Scott McCloud (Zot!, Entender el cómic), quien la animó a que entrara en el mundo del tebeo y la ilustración, la norteamericana Hope Larson (Ashville, Carolina del Norte, 1982) empezó su carrera en 2004 participando en la web Girlamatic con la serie I Was There & Just Returned. Al año siguiente publicaría con AdHouse Books su primer libro, Salamander Dream, recogiendo la serie presentada previamente en la red. Entre sus obras más destacadas podemos mencionar Chiggers (2008), Mercury (2010) y A Wrinkle in Time (2012), todas inéditas en castellano. Su segunda obra publicada en Norteamérica, Gray Horses, que le valió el premio Ignatz 2006 al talento más prometedor, ha sido la primera en llegar a España de la mano de Dibbuks con el título El corcel gris.

Sinopsis: Noemí abandona su casa en Francia para estudiar en el extranjero. En Onión City encontrará nuevos amigos y nuevos sueños. Sueños muy vívidos de una vida diferente, en un lugar y un tiempo diferente. En sus sueños un caballo le muestra sus miedos y sus deseos. ¿Cuál será el efecto de este viaje sobre Noemí?
[Extraído de la contraportada]

Admito que la lectura de El corcel gris me ha dejado más bien frío, para mi sorpresa. Acertadamente señalaba Álvaro Pons, responsable del blog La cárcel de papel, las deudas de Larson con el universo onírico del genial David B, autor que me apasiona. Por lo pronto, la cubierta de El corcel gris parece un homenaje nada velado a Le Cheval blême (1992). Inédita en castellano, Le Cheval blême (El caballo pálido), recopilaba trabajos de David B para la revista Lapin, publicada por L’Association, al igual que Los complots nocturnos (1999), esta sí, traída a nuestras tierras por Ponent Mon. Larson adopta recursos del autor de Epiléptico o El jardín armado, en especial para sustentar recuerdos o pasajes oníricos, pero no solo: baste observar las florituras con los bocadillos de texto. Sin embargo, Larson carece de la potente personalidad del francés, destilada a partir del estudio de grandes nombres de la historieta francobelga (Tardi, Pichard, etc.). El grafismo de Larson resulta más ingenuo, más próximo al de una corriente del underground USA que lo emparentaría con el dibujo animado; como, sin ir más lejos, las obras de su entonces marido Bryan Lee O’Malley (Scott Pilgrim, Seconds), de quien se divorció hace unos meses. Las viñetas de la norteamericana son, en verdad, amables, cosa que jamás pudo decirse de los personajes contorsionados, perplejos y sufrientes de David B. La gramática es muy distinta, además. El corcel gris conjuga sueño y slice of life, pero rara vez se confunden los terrenos, al contrario que la alegoría constante y perturbadora del universo revelado por el autor galo.

Noemí empieza una nueva vida en EE.UU., adonde acude para estudiar arte
Noemí empieza una nueva vida en EE.UU., adonde acude para estudiar arte

Larson, poseedora de un trazo limpio, elegante, bonito, apuesta su narrativa a grandes paneles presididos por las figuras, con dedicación especial al gesto de la protagonista o de sus interlocutores (su amiga Ana, sobre todo), buscando una mirada íntima y personal antes que un reporte de viajes. Una elección válida pero, al descuidar la descripción del entorno, dificulta al lector la comprensión de esa suave añoranza que pretende exponer por la vida abandonada. La opción estética de confrontar dos idiomas (inglés y francés en el original de Oni Press; español y francés, en la edición de Dibbuks) resulta insuficiente para sugerir extrañeza, máxime cuando Noemí no tiene problema alguno en expresarse en cualquiera de ellos.

Este aspecto se ve acentuado ante la irrelevancia de las anécdotas participadas, a menudo sin resolverse al cierre de la aventura. Tras 110 páginas, que se leen en un suspiro, apenas queda huella. Realmente, no puedo decir que sea un mal libro, que esté mal contado o que sea estúpido. Inocuo es la palabra que mejor lo define. Nacida en cualquier parte, de Johanna Schipper, me comunicó una sensación parecida: una indefinición en la propuesta que la acaba dejando en tierra de nadie. Larson es más dueña de sus recursos que Schipper, pero el resultado sigue siendo más o menos el mismo.

Actualmente descatalogado, El corcel gris es fácil de encontrar en librerías de segunda mano a un precio irrisorio que, tal vez, compense el acercamiento a una obra que puede calificarse de agradablemente insustancial.

  Edición original: Gray Horses (Oni Press, 2006). Edición nacional/ España: El corcel gris (Dibbuks, 2006). Guión y Dibujo: Hope Larson. Color: bitono. Formato: tomo rústica 112 págs. Precio: 10€.   Descubierta por Scott McCloud (Zot!, Entender el cómic), quien la animó a que entrara en el mundo del tebeo…

Review Overview

Guion - 6
Dibujo - 6
Interés - 6

6

Vosotros puntuáis: 3.4 ( 2 votos)
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments