Detroit Metal City

Por
1
981
 
ficha tecnica

Edición original: Young Animal.
Edición nacional/ España: Planeta DeAgostini.
Guión: Kiminori Wakasugi.
Dibujo: Kiminori Wakasugi.
Formato: Libro rústica, 192 págs., blanco y negro.
Precio: 6´95 €.

 

DMC. Tres letras que pueden significar mucho. ¿DeLorean Motor Company? No, muy lejos. ¿Disco Mix Club? Demasiado lejos, por ahí no va la cosa. ¿Devil May Cry? Podría ser, sí, pero no, aunque más cerca que antes. ¡Ahh!, ya lo tengo, ¡Detroit Metal City!. Eso sí. Gritos, death metal, letras sobre violación y muerte, corpse paint, satanismo y… ¿J-pop extremadamente cursi con letras de amor super adorables que dicen así: “me suplicarás un beso, seguro que sabes a frambuesa”?

Si crees que algo falla en esto, estás equivocado. Detroit Metal City es esto. Empezamos. Un, dos, tres…¡Satsugai!

Argumento del manga

Soichi Negishi, es el protagonista de la historia. Es un chico tímido, sensible, que sueña con tener una carrera musical tocando pop sueco, cantando al amor y a la alegría de vivir, pero algo se trunca en ese sueño. Sin quererlo, acaba siendo el vocalista de un grupo de death metal llamado Detroit Metal City, llegando a cantar cosas como: “¡Soy un terrorista del infierno! ¡Ayer me follé a mamá, mañana me tiraré a papá! ¡Mata, mata, mata! ¡Mata a tus viejos!”. La vida de Negishi se aleja por completo a la de su álter ego Johannes Krauser II, de quien se rumorea infinidad de cosas que hacen que se cree una leyenda negra alrededor de su figura. Se cuchichea que si es un demonio del infierno, que si es afín al terrorismo, que si ha matado a sus padres… historias que al no ser desmentidas, popularizan a la banda hasta convertirla en un grupo de culto. Negishi desprecia todo lo que representa DMC, pero también es una oportunidad para expresarse como músico, pues cuando sube a los escenarios, esa personalidad dulzona y empalagosa, se transforma en una máquina de improperios y alabanzas al mal. Aunque no quiera reconocerlo, de alguna forma necesita al grupo. Al ser una banda de death metal y llevar corpse paint y toda una indumentaria estrambótica consigo, las identidades de los miembros son anónimas. Aquí es donde reside el verdadero conflicto de la historia, el esfuerzo de Negishi por satisfacer ambos mundos, seguir en DMC, pero a la vez satisfacer sus verdaderos gustos y pasiones; conquistar a la chica que le gusta (la cual odia toda la música extrema y en concreto a DMC) y conquistar al público. En su camino por equilibrar su vida, Negishi compartirá historia con un montón de personajes bastante marcados y alocados, desde sus propios compañeros de grupo (Camus, un pervertido de pocas palabras y Jagi, un amante del visual-kei); pasando por su manager, llamada “la presidenta”, una mujer obsesionada con el sexo y la violencia, que intentará cambiar el estilo de vida de Negishi para que sea realmente extremo; hasta un hombre de mediana edad y masoquista, que es contratado para las performances del grupo bajo el papel de “cerdo capitalista”.
Sin título

Repercusión de la obra, adaptaciones e información de su autor

Detroit Metal City, es un manga creado por Kiminori Wakasugi (Inukai,1975). Fue publicado por la revista Young Animal desde el año 2005 hasta el 2010. Tal fue su éxito, que se realizó una versión anime de la historia que mantiene toda la esencia del manga, respetando el trazo y el estilo del mangaka y ese aire gamberro. La versión anime consta de 12 capítulos y fue publicada por Studio 4°C. Más tarde, llegaba el turno del live-action de DMC, cuya dirección correría a cargo de Toshio Lee. Fue un intento más bien descafeinado, la adaptación cinematográfica perdía toda su fuerza y provocación, para llegar a ser algo más humorístico que gamberro. Como peculiaridad, destacar la aparición estelar de Gene Simmons de la banda Kiss, que encarna el papel de Jack III Dark, un personaje de ficción conocido como el Emperador del metal, que eligió a DMC como banda para “aplastarla” durante su concierto de despedida en Japón. La película fue seleccionada para su exhibición en el Festival de cine de Toronto y en otros muchos por el mundo, hasta se había informado que estudios de cine de Hong Kong y Estados Unidos estarían interesados en adquirir los derechos para realizar una nueva versión.

De su autor sabemos que al terminar sus estudios, se mudó a Tokyo para perseguir sus sueños de ser mangaka. Debutó en 2004 con la serie Amaresu Ken-chan, publicada por la revista Young Magazine Uppers de la editorial Kôdansha. El cierre de la revista provocó también la cancelación de la serie. Posteriormente, lo ficharía Hakusensha para la publicación en su revista de DMC.
200891385398382080880
En líneas generales, un manga bastante divertido, que muestra un profundo conocimiento de las bandas de death metal y black metal, que es capaz de unir algo tan contradictorio como la violencia y la dulzura, como el metal extremo y el shibuya-kei. Humor a raudales, situaciones histriónicas, historias autoconclusivas llenas de gamberrismo y provocación; y sobre todo un personaje con el que empatizar tanto en su lado mas moñas como en su lado oscuro. Como reza el refrán, no es oro todo lo que reluce y no es tan death todo lo que es metal.

  Edición original: Young Animal. Edición nacional/ España: Planeta DeAgostini. Guión: Kiminori Wakasugi. Dibujo: Kiminori Wakasugi. Formato: Libro rústica, 192 págs., blanco y negro. Precio: 6´95 €.   DMC. Tres letras que pueden significar mucho. ¿DeLorean Motor Company? No, muy lejos. ¿Disco Mix Club? Demasiado lejos, por ahí no va…
Guión - 7
Dibujo - 6.5
Interés - 8

7.2

¡Satán! ¡Satán! ¡Satán! ¡Satán! Cae en las garras del demonio. Juas Juas

Vosotros puntuáis: 8.96 ( 3 votos)
1 Comment
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
jose cabrera
jose cabrera
Lector
18 septiembre, 2015 5:13

Primero vi la pelicula y como mencionas no es nada del otro mundo a excepcion de la aparicion de gene simmons, el anime en cambio me encanto (aun no he podido leer el manga) es junto con thermae romae y cromartie high school mis animes favoritos.