Deathstroke Núm. 1

Por
0
996
 
deathstroke_dioses_de_la_guerra

Edición original:Deathstroke núms. 1 a 6 USA
Edición nacional/ España: ECC Ediciones
Guión: Tony S. Daniel
Dibujo: Tony S. Daniel
Entintado: Sandu Florea
Color: Tomeu Morey
Formato: Rústica, 144 págs. A color.
Precio: 13,95 euros

 

La carrera de los villanos siempre está llena de decepciones. Se empieza por el detonante que los lleva a caer, en convertirse en lo que definimos como villano, el mal por el mal, que lleva al objetivo primordial que alimenta y motiva día a día para seguir enfrentándose a la larga lista de derrotas que acaban por sufrir. Un principio decepcionante, una vida decepcionante y un más que posible final decepcionante. Ser un gran villano es complicado en estos tiempos y Slade Wilson fue un gran villano al que ahora se están empeñando en convertir en algo que no es.

DeathStroke fue creado en la serie de los Titanes con un claro objetivo en mente, ser la mayor némesis del grupo. Puede que en cantidad de poder Trigón sea el candidato que nos venga a todos a la mente, pero es que lo que Slade Wilson logra hacerles a los Titanes es devastador, aniquilándolos desde dentro, sembrando la duda y la desconfianza a través de la traición de uno de sus miembros en la ya mítica saga Contrato de Judas. Un villano sin poderes espectaculares, hábil con las armas, un perfecto combatiente cuerpo a cuerpo, mejorado en algunos factores muy por encima de la media humana, que logra golpear con fuerza el núcleo de esa familia que son los Titanes.

Su popularidad desde entonces no ha hecho sino crecer, gozando de serie propia en varias ocasiones en las que quedaba patente que da igual lo mucho que se esfuercen sus autores, DeathStroke no funciona como antihéroe. Si tomas la esencia del personaje y la cambias, este deja de ser lo que es y se convierte en una sombra de la fuerza que hizo que todos nos fijáramos en él. Y es precisamente lo que ocurre en este nuevo intento de dotar de serie a un personaje que no necesita de una serie en solitario en absoluto.

No es el mejor día de Slade.
No es el mejor día de Slade.

Nueva serie que intenta hacernos olvidar la anterior que vio la luz al mismo tiempo que el Nuevo Universo DC, que arrancó con cierta gracia y que terminó por perder lo poco que la hacía interesante, convertida en una parodia de sí misma.

La historia de Slade Wilson en este tomo hace que se tenga que enfrentar a un nuevo enemigo que desde las sombras amenaza su vida y la de sus dos hijos: Jericho y Rose. Obligado por las circunstancias y tras sufrir una severa derrota que pone a prueba su factor de curación, ha de tomar partido contra ese enemigo que, de una manera u otra, está dispuesto a matarlo con tal de alcanzar sus objetivos.

NOTA: No es posible poner más imágenes del cómic porque sino se incurriría en un SPOILER que arruinaría la lectura del tomo.

Resulta complicado poder decir que es lo que falla en este primer arco argumental. Lo primero es porque Tony S. Daniel opta por cambiar en exceso la esencia de un personaje al que no solo lo define su personalidad, sino también su imponente aspecto físico. El traje original, diseñado por George Perez, un dibujante con un talento fuera de toda duda, es de nuevo rediseñado a los tiempos que corren y sigue siendo fiel al original. El problema es quien lo luce, ya que no queda clara la razón por la Daniel ha tomado la decisión de hacer lo que hace, ya que en ningún momento se llega a poder determinar que objetivo persigue y aunque se pueda intuir, es todo un sinsentido.

Tony S. Daniel le pone ganas, pero comente el error de muchos dibujantes cuando se meten también a guionizar sus propias ideas. Hace trampas y se monta una trama en la que se nota lo que le gusta dibujar y lo que no, aunque lucha contra sí mismo añadiendo escenas de diálogos que llegan a hacerse tremendamente largos, cuando en una sola página un buen guionista podría dejar el tema zanjado y perfectamente claro.

La primera serie del personaje con portadas del gran Mike Zeck.
La primera serie del personaje con portadas del gran Mike Zeck.

Daniel añade sangre, litros, y violencia a la serie porque entiende que debe ser así, pero de lo que no se da cuenta es que la sangre y la violencia deben tener un sentido, llevar a la trama en alguna dirección y no dar tumbos de un lado a otro para poder seguir dibujando escenas de combate.

De todas formas Deathstroke es un personaje difícilmente tratable en una serie dedicada en exclusiva a su persona. Su papel de mercenario asesino hace complicado el poder contar historias en las que el lector pueda empatizar con Slade y en ningún momento se consigue arrancar del lector el recuerdo de quien y que es Slade dentro del Universo DC, aun cuando usa como único recurso crea un enemigo mucho peor que el propio Deathstroke

En cuanto a su labor en los lápices solo se puede decir que tiene momentos brillantes, sobre todo en ciertas escenas de acción en las que se nota que está disfrutando, pero hay otros, como las mencionadas escenas de diálogos, en las que se nota todo lo contrario. Se está exigiendo dichas escenas, no están integradas en la trama de manera orgánica y acaban por resultar planos y más planos llenos de figuras rígidas. Eso sin contar sus diseños que tenden al exceso y se ven fuera de contexto y época en todo momento.

La encarnación del mal en forma de dibujante y guionista.
La encarnación del mal en forma de dibujante y guionista.

Una historia sencilla, simplona, que se maquilla de más a fin de aparentar, con un elenco de personajes reconocibles por los lectores de alto nivel que no consiguen hacer que el conjunto funcione. La trama se atasca, se acartona y chirría oxidada con cada paso de página por la incapacidad de Tony S. Daniel de dar tridimensionalidad a todo el conjunto. Una lástima porque tras el anterior intento en el que la serie fue de más a menos para acabar en la parodia absurda en manos de Liefeld, la esperanza era grande para que esta nueva intentona aportara algo nuevo a un personaje tan relevante como Deathstroke.

  Edición original:Deathstroke núms. 1 a 6 USA Edición nacional/ España: ECC Ediciones Guión: Tony S. Daniel Dibujo: Tony S. Daniel Entintado: Sandu Florea Color: Tomeu Morey Formato: Rústica, 144 págs. A color. Precio: 13,95 euros   La carrera de los villanos siempre está llena de decepciones. Se empieza por…
Guion - 5.5
Dibujo - 6.5
Interés - 5.5

5.8

Valoración

UN quiero y no puedo de manual. Una decepción que se suma a la anterior a la hora de dar relevancia en solitario a esta gran personaje. Una historia simplona y sin sentido que no aportan anda relevante al personaje.

Vosotros puntuáis: 7.22 ( 4 votos)
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments