Daruma Gasshuku: The Otaku House Experience

Por
0
595

Los asiduos a Zona Negativa Manga ya sabréis que, de vez en cuando, os hablamos de cosas que, aunque no son propiamente un manga o un anime, están relacionadas con ellos. Os traemos las crónicas del Salón del Manga de Barcelona, resúmenes de conferencias, artículos especiales incluso entrevistas. Hoy os traemos la crónica de una actividad relacionada con el mundo de la viñeta en blanco y negro: el Gasshuku organizado por Espai Daruma.

Empecemos por el principio. Espai Daruma es una asociación de promoción de la cultura japonesa impulsada por Servicios Lingüísticos Daruma con sede en Barcelona. Sus actividades van de las clases de japonés hasta los ciclos de conferencias llamados Nits Temàtiques. Parte del éxito de esta asociación está vinculado a la alta reputación de los traductores de Servicios Lingüísticos Daruma entre los lectores de manga. La otra parte se debe al gran trabajo de personas como Oriol Estrada al frente de conferencias, charlas y debates sobre la cultura japonesa. Una propuesta innovadora, única y, sobre todo seria. Cosa que cuando hablamos de Japón, manga y anime muchas veces echamos en falta.

Cuando llegó a oídos de la redacción de Zona Negativa Manga está iniciativa, nos quedamos sin palabras. La idea del Daruma Gasshuku: The Otaku House Experience era realizar un campamento temático sobre cultura japonesa; y lo consiguieron. Entre las actividades que propuestas había: proyecciones de anime (películas y series), taller de ceremonia del té, torneo de voleibol con reminiscencias a Haikyuu!, talleres de manualidades japonesas y un gran Quiz. Además, pudimos asistir a charlas realizadas por dos grandes personalidades del mundo del manganime en España: Manu Guerrero, Product Manager de Selecta Visión y Óscar Valiente, Director Editorial de Norma Editorial. Cada uno de ellos nos explicó su historia personal de cómo se introdujeron en este mundillo de manera casual e inocente. Dos conferencias irrepetibles que dejaron a todos los asistentes con la boca abierta.

El Gran Debate sobre el Estado del Manga-Nación

Como ir al Gasshuku era una actividad personal no pensé que fuera adecuado realizar una crónica para la página. Hasta que llegó la última tarde y con ella: el Gran Debate sobre el Estado del Manga-Nación. Allí estábamos: Manu Guerrero, Marc Bernabé, Oriol Estrada, Óscar Valiente y una participativa audiencia de una quincena de personas. La actividad estaba programada para dos horas, estuvimos casi tres y hubiéramos estado otras tantas si el reloj lo hubiera permitido.

A continuación, reproduzco algunas de las cuestiones que aquella tarde trataron los conferenciantes. Cabe destacar que he realizado una adaptación de las notas que tomé a mano durante el debate, por tanto, la información que se reproduce a continuación no es literal. En la medida de lo posible se especifica quién hizo qué intervención, aunque no siempre.

Gasshuku3
De izquierda a derecha: Óscar Valiente (Norma Editorial), Marc Bernabé (Daruma Servicios Lingüísticos), Manu Guerrero (Selecta Visión) y Oriol Estrada (Espai Daruma).

La edición en España

Los lectores de manga en España somos un público exigente acostumbrado a cierto tipo de edición que en los países vecinos no es la norma. Esta exigencia hace qué, si se baja la calidad de la edición, para reducir el precio final del cómic, el público no responda bien. Para nosotros una edición de usar y tirar de entre 4,50€ y 5€ sin sobrecubierta y con un papel de gramaje inferior no vale la pena. Este hecho, seguramente, está vinculado a que el mercado español no consume: colecciona. Gracias a esto, estamos en el país del mundo, con diferencia, dónde se edita mejor el manga, ni siquiera en Japón se ven ediciones tankōbon tan cuidadas como aquí.

Pero esto hace que el acceso a este tipo de lecturas también sea diferente. Por ejemplo, en Francia podemos comprar mangas incluso en grandes supermercados como Carrefour. Aquí esto sería impensable: los tomos estarían “tocados” con rascadas, páginas dobladas y en un estado indeseable. Por eso, en España se compra en las tiendas especializadas, librerías o grandes cadenas de ocio. Por tanto, el concepto de coleccionista no limita solamente el proceso de edición, sino el de distribución.

Gasshuku4
Ediciones de lujo de la mano de Norma Editorial. Death Note Black Edition y Capitán Harlock.

Ahora bien, aún tenemos algunas cosas que exigir a nuestro mercado editorial. Como algunos ya sabréis, en Japón, las ediciones Kanzeban están especialmente cuidadas. Tanto que en ellas podemos encontrar, entre otras rarezas, juegos con tintas especiales o cambios de gramaje entre página y página de un mismo libro. Pero aquí es impensable realizar una edición así, las imprentas aún no están preparadas para la imaginación nipona. Esta anécdota que nos contó Óscar Valiente es importante en ediciones como los artbooks de las CLAMP. Esperemos no tener que esperar una década para ver estas joyas en nuestra estantería de coleccionista obsesionado por la edición perfecta.

El abismo entre profesional y lector/espectador

Una de las cuestiones más interesantes que surgió fue: ¿por qué no todo puede ser como el aficionado quiere? La respuesta rápida a esta pregunta es evidente: por qué el aficionado no conoce las limitaciones jurídicas, materiales y/o técnicas para satisfacer sus exigencias. Manu Guerrero puso el ejemplo perfecto: pasa lo mismo qué con el fútbol. Todo el mundo sabe qué debe hacer el entrenador, menos el profesional que realizar esa tarea. Tanto Óscar como Manu coincidieron al lanzar el siguiente mensaje: si se hace de una manera, es por algo. Los trabajadores del sector son los primeros coleccionistas exigentes que quieren ofrecer el mejor producto posible.

Gasshuku5

El problema es que muchos aficionados usan las redes sociales para comentar, recriminar e imponer esas exigencias y, la mayoría de las veces, las formas dejan mucho que desear. Esto quema al equipo de profesionales y hace muy difícil una tarea que debería ser gratificante. Una serie de conclusiones salieron de esta conversación:

  • Hay que sacar lo constructivo de los mensajes destructivos: muchas veces hay ideas factibles. Por ejemplo, cuando Norma Editorial anunció la edición de Buenas Noches Punpun, mostró una edición en 6 tomos que no convenció a los aficionados. Finalmente, hicieron caso al comprador y lanzaron la edición más arriesgada de 12 tomos.
  • No olvidar que hay gente positiva y maravillosa tanto en la vida real como en las redes sociales. Tampoco cuesta nada ser amables y constructivos cuando comentamos en redes. Además, ¡resulta que también podemos comentar cuando las editoriales hacen cosas buenas! ¡No es obligatorio tuitear sólo para meter el dedo en la llaga de un error!
  • Qué los haters no nos obsesionen. Habitualmente, la mejor estrategia es ignorarlos y aislarlos.
  • El aficionado es un ser humano con mucho interés, muy expresivo y altamente apasionado: hay que quererle así.
  • Criterios para considerar que una publicación ha sido un fracaso

    Como imaginareis, está fue una cuestión incómoda. A nadie le gusta reconocer sus errores ni mucho menos hablar públicamente de ellos. Manu Guerrero fue muy directo: el nivel de ventas siempre implica el éxito o fracaso de un producto. Pero, a priori no se puede saber si una cinta será un éxito o no: hay muchísimos factores que van a hacer fluctuar las ventas de un producto. Des de la fecha de salida, el formato, el precio… El problema es que hasta que no fracasas no ves cual ha sido el error, por tanto, la experiencia es de gran importancia en este campo. Por suerte, hay maneras de afinar la intuición: viajar mucho a Japón, ir a ferias y eventos profesionales, estar atento al trabajo que hacen los demás…

    En cambio, Óscar Valiente fue más reservado al contestar, aunque, claramente, el factor económico es clave para evaluar lo acertado de una decisión editorial. A raíz de este tema, nos contó que Norma Editorial tiene como principio no dejar series a medias por dos razones: (1) por qué crea desconfianza en el aficionado. Si sabes que una editorial puede dejarte una serie a medias porque no le resulta rentable económicamente, muy probablemente no te arriesgarás a realizar series largas con ellos. (2) Decirle a un editor japonés que has tenido que cortar la publicación de una serie porque daba malos resultados es muy duro y puede entorpecer futuras relaciones comerciales.

    Gasshuku6
    Dos obras de Norma Editorial. El éxito: Ataque a los Titanes. El fracaso: ¡Ah, mi diosa!

    Editoriales y éxitos: hay cosas relativas

    Hay una cosa muy interesante a tener en cuenta que muchas veces se obvia: el éxito de una publicación depende de quién lo edita. Editoriales más pequeñas necesitan un menor impacto para considerar que su publicación ha sido un éxito, en cambio, una gran editorial necesita unas ventas muy altas para justificar su inversión. Además, cada editorial compra derechos en función de sus posibilidades. Por tanto, una pequeña editorial gastará menos en derechos que una grande. Esto relativiza el concepto de éxito y fracaso que comentábamos en el apartado anterior.

    Llegado a este punto surgió un tema muy interesante: cómo los aficionados vemos un producto según la editorial que lo lanza. En este caso, Norma Editorial tiene mangas muy buenos como Sabu e Ichi o Solanin que pasan relativamente desapercibidos. Pero si Ponent Mon publica una obra de Taniguchi su impacto es mucho mayor y. en esta ocasión, no hablamos solamente de ventas, sino de reconocimientos como pueden ser los esenciales de ACDCómic (por cierto, acaba de salir el de este semestre, podéis consultarlo aquí).

    Del mismo modo, editoriales más pequeñas como Milky Way o Tomodomo tienen que jugar a ocupar un espacio vacío en el mercado editorial para asegurarse buenos resultados. Así, su apuesta por recuperar el yaoi y el josei es muy inteligente. Pero claro, su repercusión aún es más limitada, igual que sus ventas.

    Todo este tema acabó con una tirada de orejas a la prensa especializada: muchas veces, nosotros, los que escribimos reseñas y artículos para acercar las novedades a, vosotros, los aficionados, no somos del todo imparciales. Estamos precondicionados por el sello editorial. Parece que editoriales que trabajan con ediciones en tapa dura de autores reconocidos van a editar historias con mejor contenido que otras: pero esto no tiene porqué cumplirse siempre. Por tanto, puede ser que muchos buenos shōnen estén pasando desapercibido por este sesgo de marca. En mi defensa diré que igual que el lector o el propio editor cuando se pone en contacto con una editorial japonesa y no con otra. Es un hecho del cual, desde aquí tomamos nota: intentaremos dejar a un lado nuestros prejuicios, ser algo menos gafotaku y algo más comerciales.

    El otaku en nuestro país

    Mientras que el lector de cómic americano es cada vez mayor, el sector del manga es capaz de reclutar nuevos lectores. Esto hace que la franja de edad se haya ampliado formando una horquilla que va de los 15 a los 35 años. A nivel comercial esto es muy bueno: tienes más público potencial, aunque parte de él sea económicamente dependiente. Manu Guerrero nos explicó como en Selecta Visión están aprovechando este hecho para hacer dos tipos de contenido: uno para el nuevo público y otro para los de la old school. Por una banda, necesitas series nuevas que, aunque abarquen varios géneros, mantengan una buena calidad. Por otra, hay que satisfacer al público nostálgico: editar Rurouni Kenshin, Mazinger Z, Caballeros del Zodiaco, Slayers… Productos que van a vender mucho por que son series con las que esa parte del público creció. Este público tiene un alto poder adquisitivo y de inversión, por tanto, es de esperar que sigan produciéndose anuncios por parte de Selecta Visión en este sentido.

    Esta consideración acerca del aficionado de más edad también la tiene Norma Editorial, por esta razón editaron la edición coleccionista de Akira y están luchando por traer la de Cardcaptor Sakura. Por cierto, Óscar Valiente comentó que esta edición de Akira es única en el mundo, pero que están negociando para venderla a EEUU. Por tanto, se reafirma la idea expresada al principio de esta crónica: en España editamos muy, pero que muy bien.

    Gasshuku9

    Respecto a este tema, Marc Bernabé lanzó su experiencia. En Daruma están detectando que empiezan a llegarles encargos para realizar nuevas traducciones desde el original de series que ya han sido publicadas. Incluso, les piden revisiones de traducciones que ellos mismos han hecho, por tanto, estamos ante la constatación de la existencia de clásicos modernos. No es descabellado pensar que habrá obras que cada 5 o 10 años se reeditaran, del mismo modo que pasa en cómic americano y europeo. Aunque a diferencia de este tipo de obras, el manga cuenta con el hándicap de los volúmenes. No es lo mismo reeditar un único tomo que hacerlo con una serie de 10 o 20. En cualquier caso, esto lo seguiremos discutiendo en la 30ª edición del Daruma Gasshuku: The Otaku House Experience.

    Déjanos un comentario

    Please Login to comment
      Subscribe  
    Notifícame