Daredevil #1-5, de Saladin Ahmed y Aaron Kuder

Reseñamos el arranque de la nueva etapa de Daredevil

6
2720

Edición original: Daredevil 1-5 USA (Marvel Comics, 2023-2024)
Edición nacional/España: Daredevil. Panini Cómics, 2023-2024)
Guion: Saladin Ahmed
Dibujo: Aaron Kuder, Farid Karami, Germán Peralta
Entintado: Cam Smith
Color: Jesús Aburtov
Formato: Grapa. 24-48 páginas. 2,50-3,30€

El Padre de la Cocina del Infierno

«Si algo he aprendido es que cuando Dios te llama más te vale contestar»

De las cenizas de la etapa del guionista Chip Zdarsky, extendida a lo largo de dos colecciones, un evento y cuatro años, resurge de los infiernos el héroe urbano por excelencia: Daredevil. Lo hace en manos de uno de autores más interesantes trabajando para Marvel en la actualidad, Saladin Ahmed, con dibujantes de la talla de Aaron Kuder ocupándose de este apartado.

Con la muerte y resurrección del personaje, se le devuelve a la Tierra, a su ciudad de Nueva York, con una nueva función en la vida. Recogiendo los hábitos de párroco, sin recordar parte de su vida pasada y perdida o por recuperar, regresa al barrio a punto de despertar nuevos misterios y la visita de viejos conocidos.

En primer lugar, la colección falla profundamente en el tratamiento de la religión. Uno de los aspectos más atractivos que entrañaba la asociación Ahmed-Daredevil era ver cómo un autor musulmán podía aportar nuevos matices al personaje más vinculado a la religión católica de la editorial. No se puede entender a Matt sin Dios, el suyo, cargado de los vicios de la culpabilidad y la purgación de los pecados, navegando en el mar de las contradicciones.

En este sentido, contamos con dos elementos idóneos para ahondar en la idea. Por un lado, tenemos al Padre Murdock, una nueva caracterización del personaje como sacerdote. Y, por el otro, el elemento sobrenatural, que está muy presente en los enemigos a los que debe hacer frente. En ambos casos, sorprende que un escritor con tanto talento y personalidad no consiga hacer suyo, propio, ni uno ni el otro.

Más allá de la aparición manida de los demonios, en su representación más norteamericana, y de una brillante primera escena de tolerancia entre religiones, con un taxista, nada sostiene algo más profundo, complejo y mayor.

Ahmed podía haber optado por una concepción más crítica, o analítica, hacia la religión, sus valores, o cómo percibe él a Matt desde su identidad. O aprovechar para redefinir sus creencias desde la resurrección, un suceso nada desdeñable en la tradición para cualquiera, pero especialmente para alguien que entrega su vida a Cristo.

En cualquier caso, daría para debate y confrontación de ideas. El problema es que lo que entrega no da para prácticamente nada.

Asimismo, el argumento no escapa de la fórmula tradicional y gastada. Se intenta ser consecuente con lo que parece ser, con sus luces y sombras, una etapa anterior que será muy recordada, y en el camino se elimina buena parte de las posibilidades del terreno que esta dejó construido. La histórica dificultad de hasta dónde deja Marvel seguir y por qué camino es correcto continuar. El estilo de Ahmed se siente constreñido con tanto condicionante.

En el extremo positivo está la visita de Hulka para el quinto número, principalmente en las páginas iniciales, con diálogos de comedia bien hilados y un entendimiento total de cómo se ha de dar un clásico encuentro de héroes Marvel. Por su parte, también entrega momentos a la altura en las líneas de pensamiento en varias escenas físicas, que dejan la sensación de que la etapa puede dar un paso adelante, una vez abandone el periodo de adaptación a esta.

En lo que respecta al arte, tenemos el principal problema del modelo actual de mercado: la ausencia de estadías largas en el dibujo y el nada sutil cambio de artistas, con estilos que en ocasiones no casan en absoluto. Para que un tebeo de superhéroes, o cómic en general, funcione, es necesario que lo visual transmita una idea sostenida en el tiempo, de número a número y de viñeta a viñeta.

Y en esta ocasión además se ha optado por la peor decisión posible, el cambio de dibujante de una página a otra (de Kuder a Farid Karami) en el tercer número. Justo cuando el primero toma el ritmo de la historia, dejando atrás cierta irregularidad en el tratamiento de rostros y de emociones en el primer número, tenemos un nuevo dibujante. Y de nuevo en el cuarto, con la llegada de Germán Peralta y la vuelta de Karami para el último.

Al respecto de los dos últimos, entregan un trabajo correcto, cuyo mayor valedor es la fuerza de las escenas de combate, con composiciones notables dentro de un contexto poco favorable.

Peralta ha ido labrando su futuro como dibujante en la editorial en los últimos años y esperamos verle pronto en nuevas colecciones donde pueda desarrollar su estilo en un marco adecuado.

En lo referente a las portadas, la editorial tira de un viejo conocido, John Romita Jr., para aportar vigor y sentido de tradición en la colección. El trabajo del legendario dibujante es irregular. Si bien convence principalmente en su autohomenaje en la lluvia, en conjunto, demuestra falta de interés en la ejecución.

En conclusión, contamos con un inicio correcto. Nada se siente fuera de lugar, la caracterización de los personajes es adecuada y el dibujo, cuando funciona, entiende al personaje. No obstante, le falta el punto necesario de interés para despertar algo más que tibieza y sentido de rutina en la lectura.

Lo mejor

• El quinto número y la visita de Hulka.

Lo peor

• La colección no despega todavía en absoluto.

Edición original: Daredevil 1-5 USA (Marvel Comics, 2023-2024)Edición nacional/España: Daredevil. Panini Cómics, 2023-2024)Guion: Saladin AhmedDibujo: Aaron Kuder, Farid Karami, Germán PeraltaEntintado: Cam SmithColor: Jesús AburtovFormato: Grapa. 24-48 páginas. 2,50-3,30€El Padre de la Cocina del Infierno"Si algo he aprendido es que cuando Dios te llama más te vale contestar" De las…

IRREGULAR

Guión - 5.5
Dibujo - 6
Interés - 5

5.5

Un inicio que no despierta el interés suficiente, más allá de la confianza en un autor como Ahmed para levantar la colección.

Vosotros puntuáis: 4.02 ( 11 votos)
Subscribe
Notifícame
6 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Mario Soto Molina
Mario Soto Molina
Lector
13 mayo, 2024 15:00

Le tocó muy difícil a Ahmed. Por lo general muchos autores de etapas largas con cambios grandes, usan el último número para limpiar el tablero y dejar una situación más o menos clásica al siguiente guionista. Acá Zdarsky le deja a Ahmed a Matt sin ser Daredevil, con una Elektra que parece que al guionista le sobra un poco y unos enemigos que dan para más, pero pareciera que él trata de acelerar todo para volver a vestir de rojo a Murdock.

Lo del dibujo también es complejo. Kuder me gusta, pero es extraño que no pueda cumplir con varios números seguidos. Y su reemplazo, con un estilo muy muy distinto, se hace incluso mucho más atractivo a la vista y le da más «rudeza» a las páginas.

Y las portadas de Romita Jr? Todas horribles.

A ver cuánto tiempo sigue Ahmed con Matt de cura, antes de devolverlo a una oficina en su rol de abogado habitual. Al menos yo prefiero que se quede así una temporada

warlock
warlock
Lector
En respuesta a  Mario Soto Molina
14 mayo, 2024 0:56

En el caso de Daredevil ya es tradición que el guionista cierre su etapa dejando una situación complicada o distinta a su sucesor. Lleva pasando desde los tiempos de Bendis y Brubaker.

Reth
Reth
Lector
15 mayo, 2024 19:32

Disfrute mucho el número 5, no puedo parar de releerlo

Vermeer
Vermeer
Lector
19 mayo, 2024 2:13

He de decir que concuerdo totalmente con la valoración dada a lo que lleva Ahmed de etapa con DD. Se siente como un escenario perfecto para una nueva dirección, pero las novedades rápidamente se quedan como parte del escenario y en general va a lo típico.
Ya me esperaba que Ahmed hiciera un tratamiento regular de la religión católica, él mismo admite no estar familiarizado con la misma en una entrevista; lo que no me esperaba es que la etapa ocurriera a la carrera, con Matt regresando al instante al manto. Que sé que eso es predeterminado y no soy muy fan de la Elektradevil, pero hombre, mínimo den tiempo y espacio para que Matt se acostumbre a la sotana.
Además, generalmente la etapa da siempre la impresión de que va a saltar algo muy potente, pero se queda en entredicho. Ni siquiera la reciente revelación de Fisk regresando al ruedo me termina de enganchar. Y para rematar, Bullseye de vuelta. ¿Fue Soule el último en darle nuevos villanos enmascarados de verdad a DD? Y mira que Matt peleando contra los siete pecados capitales da pie para más que la dinámica de «posesión de personaje invitado y exorcismo en el mismo número».
En fin, ni mata ni enamora en los nueve meses que lleva. A ver cómo termina su primer año para saber si darle descanso o no.