Corre, Zanardi. El vacío en la mirada

La serie Zanardi consta de puñado de relatos cortos protagonizados por tres estudiantes italianos cínicos y violentos que no dudan en usar cualquier tipo de recurso para conseguir sus propósitos sexuales y económicos. Andrea Pazienza retrata una sociedad vacía, burguesa y decadente que sucumbe casi indefensa a la brutal inmoralidad de esta salvaje cuadrilla.

Por
3
794
 

Edición original: Zanardi 2 (Fandango Libri. 2008)
Edición nacional/ España: Corre, Zanardi. Fulgencio Pimentel. Febrero 2019
Guion: Andrea Pazienza
Dibujo: Andrea Pazienza
Color: Andrea Pazienza
Formato: Rústica con solapas. 144 páginas
Precio: 27€

 

Si me tuviera que pasar algo, quiero solo un poco de tierra en San Severo, y un árbol encima…

Andrea Pazienza (1956-1988) es la reencarnación más salvaje de autores tan completos como Dino Battaglia o Hugo Pratt.
Es imposible dejar de especular hasta donde habría llegado este genio del fumetti si hubiera sobrevivido a su destino fatal. Con tan solo 32 años, recién cumplidos, Pazienza tenía ya tras de sí una obra ingente, brillante, visceral, errática, vanguardista y llena de experimentos que presagiaba la inminente llegada de una gran creación; un trabajo que aglutinaría todo su potencial creativo. Su repentino fallecimiento truncó todas estas expectativas y nos hizo recorrer una y otra vez su trabajo publicado en busca de esta obra maestra que tanto anhelábamos disfrutar… para comprender finalmente que en realidad su trabajo magistral era la totalidad de su producción. Cada palabra, cada trazo, cada color… cada página realizada por Andrea Pazienza formaba parte de un universo único, brillante y plenamente coherente que nos ha legado para siempre.

En Corre, Zanardi se recopilan once historias cortas de tamaño variable que tienen como protagonista a Massimo Zanardi un joven de 21 años que vive en Bolonia. Zanna está casi siempre acompañado por dos compañeros de clase llamados Roberto Colasanti y Sergino Petrilli – Colás y Pietra – que le secundarán en sus fechorías. De hecho, en las primeras apariciones de la serie publicadas en revistas españolas, estos cuentos llevaban el título de La pandilla resaltando el aspecto grupal de las historias.

Este álbum es la segunda parte de un díptico editado por Fulgencio Pimentel.
El primer tomo titulado simplemente Zanardi se publicó en 2015. Con esto podemos afirmar que están recopiladas todas las historias de este personaje, salvo una que permaneció inédita tanto en revista como en álbum hasta 1997 y que se incluyó en el libro Paz de la editorial italiana Einaudi. Es apenas un bosquejo narrativo, una broma de ocho páginas de una sola viñeta donde un airado Zanardi interactúa con su creador.

Corre, Zanardi es un compendio de historias urgentes, llenas de rabia social, moral de suburbio y sexo violento. Pero también incluye algunos de los fragmentos del arte más excelso realizado nunca por el genio de San Severo. Lobos y Zanadi medieval pueden considerarse junto a La prima delle tre y Noche de carnaval – presentes en el primer tomo publicado por Fulgencio Pimentel – como uno de los puntos álgidos del arte de este autor tan proclive a los fogonazos de excelencia.

En el primer tomo asistíamos a diversos episodios de la vida vacía de tres jóvenes que centran su existencia en conseguir drogas, practicar sexo urgente y rabioso, chantajear y además encontrarse con su creador en un cine y pelearse con él. Es la fase inicial de la serie, comprendida entre 1981 y 1984 donde Pazienza pugna por llevar al límite a su personaje principal pero conservando aún una cierta lógica de género negro y comedia cínica de costumbres.
En este segundo volumen el autor italiano da otra vuelta de tuerca a sus creaciones y conduce a los personajes hacia entornos desconocidos; “Perché la pazienza ha un limite, Pazienza no”.
Tras un prólogo episódico de cuatro splash pages, esta segunda parte de la antología se abre con una de las historias más trascendentes de la saga. Lobos es un relato de doce páginas – más otra a modo de epílogo – donde el trío perpetra una terrible vendetta. Una fría y cruel venganza de la que no se explican las causas y que quedará impune. Por estructura y por su tratamiento gráfico: a todo color y con la alternancia de hiperrealismo y caricatura, es una historia de la misma magnitud que Noche de carnaval o La prima delle tre y otro de los momentos excepcionales de la serie. Luego encontramos tres relatos agrupados con el título genérico de Los buenos modales. Tres historias en blanco y negro donde se profundiza en el nihilismo cotidiano de la pandilla y donde diversos personajes – especialmente femeninos – salen especialmente malparados de sus encuentros con Zanardi, Colás y Pietra. Son episodios llenos de sadismo, rabia y cierta moraleja de película porno.

Finalmente destacaremos Zanardi medieval. Una epopeya de 26 páginas donde Pazienza experimenta tanto temática como gráficamente y que sitúa a su personaje principal Zanna en medio de un alucinado y fantasmagórico sueño feudal, que explora los mitos más pasolinianos del pasado.

La evolución gráfica que experimenta Andrea Pazienza a lo largo de esta serie, y en general en toda su carrera, forma parte del mensaje. El asombrado lector asiste a un continuo despliegue de evoluciones, de experimentos, de estilos convergentes y antagónicos que se subordinan al servicio inmediato de la narración y que conforman un lenguaje propio y sin precedentes.

Will Eisner explicaba a Neal Adams que no se podía dibujar cómics realistas de manera convincente sin dominar la técnica del dibujo humorístico, la caricatura, del cartoon… Y esto se nota especialmente en auténticos maestros como el propio Eisner, Roy Crane, Osamu Tezuka o Harvey Kurtzman.

Pazienza es su hijo pródigo. Era un artista tan versátil como genial. Nunca se cansaba de experimentar y siempre buscaba el tono adecuado y el estilo propicio para cada historia, para cada secuencia a veces para un simple instante decisivo.
El estilo de Pazienza es una sabia y contundente mezcla de cartoon y realismo. Y uno cree sentir su enorme influjo en los trabajos de autores y artistas tan importantes como Lorenzo Mattoti, Javier Pulido o Christophe Blain.

Los ojos de Zanardi

Massimo Zanari es un personaje carismático, cruel y camaleónico. Con el paso de los años su figura ha dado pie a múltiples interpretaciones, desde la más autobiográfica a la política; designándolo como la encarnación de ciertas ideas revolucionarias, como un zapador de la sociedad burguesa de la década de los ochenta.
Su aspecto físico también contribuye a todo tipo de elucubraciones. Es alto, delgado, posee una figura esbelta aunque algo encorvada. Viste con una elegancia trasnochada que proviene del vestuario cedido por un pariente lejano. Es pelirrojo y un luce flequillo que tira a la derecha. Siempre presenta una cínica sonrisa en su rostro que está rematado por una nariz prominente, encorvada y puntiaguda que tiene un contrapunto en su afilada barbilla. A veces luce un pendiente en forma de aro en el lóbulo derecho. Pazienza lo transforma a menudo en un demonio ágil e indómito.
Sin embargo su rasgo más característico, su principal cualidad anatómica son sus ojos. Zanardi posee una mirada penetrante, profunda, fría y cruel. A veces se aprecia en ella el brillo de un deseo, pero normalmente aterroriza por la inmensa vacuidad que refleja. Es el vacío interior de un personaje siempre al acecho, nunca satisfecho; sin esperanza pero sin miedo.

Andrea Michele Vincenzo Ciro Pazienza, más conocido como Andrea Pazienza o simplemente Paz, nació en San Bennedetto del Tronto en la provincia italiana del Ascoli Piceno, en mayo de 1956.
La primera parte de su infancia transcurrió en la localidad de San Severo que se convirtió en su paraíso perdido. A los doce años se traslada a Pescara para cursar sus estudios secundarios y posteriormente se matricula en el liceo artístico. Allí conocerá a Tanino Liberatore, artista de fumetti como él y creador – junto al guionista Stefano Tamburini – del personaje Ranxerox. Es en esta época que empieza a dibujar sus primeras historietas.
En 1974 se matricula en el DAMS (Discipline delle Arti, della Musica e dello Spettacolo) en la Universidad de Bolonia.
En 1977 publica en la revista Alter Alter la historia Le straordinarie avventure di Pentothal, una obra experimental, un delirio gráfico que le sitúa inmediatamente a la vanguardia de su época.

El mismo año – junto a Tanino Liberatore, Filippo Scozzari, Stefano Tamburini, Massimo Mattioli – funda la editorial Primo Carnera Editore y la revista Cannibale. Colabora para la revista Il Male y realiza historias cortas, portadas, comentarios políticos y chistes gráficos para infinidad de publicaciones. En 1980 funda otra revista llamada Frigidaire junto a Vicenzo Sparagna y otros colaboradores.

Desde 1983 se dedicó a la docencia, primero en la Libera Università di Alcatraz y posteriormente en la Scuola di Fumetto e Arti Grafiche Zio Feininger que creó junto a artistas como Roberto Raviola (Magnus), Lorenzo Mattoti y Silvio Cadelo.
En esta época sigue publicando en revistas como Comic Art, Linus, Zut y diversos suplementos dominicales de periódicos de tirada nacional.
Se dedica también a la escenografía, la pintura, los videoclips y carteles para películas. Colabora con artistas como Federico Fellini, Roberto Begnini y Giorgio Rossi.

Es en este período que su adicción a la heroína empieza a afectarle de manera grave y empieza sus estancias en centros de rehabilitación.
En 1986 se casa con la también dibujante de cómics, Marina Comandini y se traslada a vivir a la localidad de Montepulciano.
Fallece en junio de 1988, supuestamente de una sobredosis de heroína, aunque este hecho nunca ha sido confirmado por su familia. Fue enterrado en el cementerio de San Severo.

Sus obras destacadas son:

Le straordinarie avventure di Pentothal (1977)
Zanardi o La pandilla (1981-1988)
Aficionados (1981)
Il libro rosso del male (1981)
Perché Pippo sembra uno sballato (1983)
Pertini (1983)
Tormenta (1985)
Pompeo (1987)

Y también numerosas colecciones antológicas y recopilaciones póstumas de sus trabajos.

Andrea Pazienza era un ávido lector de poesía, un estudioso del cine, pintor y un amante de la música popular. Además le apasionaba el fumetto y sus referentes en todos estos campos eran:
Carl Barks, Tex Avery, Moebius, Rick Griffin, Victor Moscoso
Rembrandt, Caravaggio, Canaletto
Los dadaistas, Tristan Tzara, Gabrielle D’Annunzio, Giovanni Arpino
El último tango en París de Bernardo Bertolucci, Hasta el último aliento de Jean-Pierre Melville, La ciudad de las mujeres de Federico Fellini
Keith Richards, Sid Vicious, Sting, Freddy Mercury y Diana Ross.
Porque no me sorprende ninguno…

La edición de Corre, Zanardi a cargo de la editorial Fulgencio Pimentel supone finalizar la recopilación de la práctica totalidad de la serie. El libro presenta las mismas características que el anterior volumen. Está encuadernado en rústica con solapas, la impresión es buena, el papel grueso y mate, además esta vez no absorbe los colores como en el primer tomo. El prólogo corre a cargo de Rubén Lardín e incluye bocetos, ilustraciones y fotos del autor. Tiene un precio razonable.

Al principio afirmábamos que Andrea Pazienza era el discípulo más salvaje de dos maestros como Dino Battaglia y Hugo Pratt.
Del primero toma su búsqueda de la excelencia gráfica, la experimentación narrativa y la propensión al virtuosismo. Del segundo; su tendencia al minimalismo, la constante depuración del estilo y la facilidad para crear personajes carismáticos. Massimo Zanardi posee rasgos físicos similares a los de Corto Maltese, pero sobre todo posee ese espíritu libre y su gran inconformismo que les hace destacar por encima de sus coetáneos. Zanna es un Corto urbano con ideología punk.
Corre, Zanardi es un vehículo perfecto para adentrarse en el salvaje, brillante y caótico universo de Andrea Pazienza. Esperemos que no sea el último. Su obra es uno de los regalos más intensos pero más ocultos del panorama de la historieta europea del siglo pasado. Los lectores del siglo XXI tienen/tenemos una deuda con este maestro del fumetto y los editores tienen la obligación moral de facilitar su pago. Nos esperan obras tan distintas como Le Straordinarie Avventure Di Pentothal, Pompeo o Aficionados. Todo un tesoro por descubrir.

Salut!

  Edición original: Zanardi 2 (Fandango Libri. 2008) Edición nacional/ España: Corre, Zanardi. Fulgencio Pimentel. Febrero 2019 Guion: Andrea Pazienza Dibujo: Andrea Pazienza Color: Andrea Pazienza Formato: Rústica con solapas. 144 páginas Precio: 27€   “Si me tuviera que pasar algo, quiero solo un poco de tierra en San Severo,…
Guion - 10
Dibujo - 10
Interés - 9

9.7

Amoral

Segundo tomo de una serie hermosísima, violenta y febril.

Vosotros puntuáis: Be the first one !

3
Déjanos un comentario

Please Login to comment
2 Comment threads
1 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
3 Comment authors
SeflorasTristan CardonaLECTOR FURIOSO Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
LECTOR FURIOSO
Lector
LECTOR FURIOSO

Esta ha sido una auténtica sorpresa, Tristán. Recuerdo que me quedé decepcionado cuando sacaron el primer tomo y no hubo prácticamente ninguna reseña. Yo escribí dos, hubo otra suelta por ahí y poco más. Además hice una muy breve sobre el underground italiano, un tema que me fascina.

Pazienza es como un Dios para mí. Y Stefano Tamburini su profeta. ¿Sabias que en Italia están sacando las obras completas de Tamburini? Es una edición limitada, de 6 tomos semestrales. Acaba de salir el 2º.

Volviendo a Pazienza, lo único que no tengo claro al leer tu reseña es lo que comentas acerca de esa Obra Maestra que se esperaba y que resultó ser su obra en su totalidad. De una parte estoy de acuerdo contigo. Pero de otra pienso que, aunque aquí no nos enteráramos, en Italia sí que sabían que “Los últimos días de Pompeo” era su particular chef d´ouvre.

Por cierto, que si van las cosas como deben ir, después del verano la tendremos editada por aquí, con el título “Los últimos días de Pompeyo”. Crucemos los dedos para que así sea. El único problema es que sería imposible elegir el cómic del año. Deberíamos elegir los comics del año 😉

Te enlazo las tres cortitas reseñas por si tienes interés. No son tan completas y bien escritas como la tuya, pero me atrevería a decir que igual de apasionadas.

https://elblogsucio.blogspot.com/2015/09/por-fin-una-editorial-espanola-rescata.html

https://elblogsucio.blogspot.com/2015/09/pazienza-esencial.html

https://elblogsucio.blogspot.com/2016/04/incompleta-pero-apasionada-historia-del.html

Saludos!

Sefloras
Lector
Sefloras

Es la rabia, es la pasión, es la poesía, es único y demos gracias por que haya existido. Una estrella fugaz que se apagó demasiado pronto.