Clase Letal 9: Máquina de hueso, de Rick Remender y Wes Craig

En Kings Dominion nunca se respira tranquilo. Noveno volumen de la serie de Rick Remender y Wes Craig, editada por Norma Editorial.

Por
2
1283

Edición original: Deadly Class #40-44 USA (Image Comics, 2019-2020)
Edición nacional/España: Norma Editorial, 2021
Guion: Rick Remender
Dibujo: Wes Craig
Color: Jordan Boyd
Rotulación: Rus Wooton
Traducción: Raúl Sastre
Realización técnica: Ro Vargas
Formato: Rústica. 128 páginas. 17,00€

Ni un alumno sin sus fantasmas, ni una bala sin su objetivo.

Qué largas se hacen las esperas en el cómic. Hace poco me reía leyendo en esa pequeña maravilla que está siendo Metamorfosis BL a la pobre señora Ichinoi metiéndole prisas a la autora de su manga favorito, porque a ese ritmo igual no vivía para ver el final de la historia. Es una pasión algo sufrida esta de las viñetas, no solo porque lo que nos cuesta cada vez más dinero solo nos da para un tiempo muy breve de placer, sino porque además las pausas entre cada una de ellas pueden llegar a hacerse insoportables. Es algo completamente lógico, teniendo en cuenta el infatigable y titánico esfuerzo que ponen los artistas detrás de cada página que paladeamos, pero no por ello resulta menos frustrante. ¡Que se lo digan a los seguidores de Saga! Lo único bueno es que, cuando uno se pasa años siguiendo el lento avance de una historia fascinante, termina convirtiéndose en algo más que en su lector. Número a número, esas historias se convierten en algo parecido a compañeros, a los que hemos visto nacer y crecer y a los que, incluso con sus defectos, llegamos incluso a amar.

Clase Letal es una de esas series a las que uno aprende a amar. Casi un año ha transcurrido ya desde que viéramos el anterior volumen, el más largo de los años por si fuera poco, pero su nueva entrega ya está aquí. Desde el pasado mes de febrero ya podemos leer gracias a Norma Editorial el noveno volumen de una de las series cumbre de Image Comics, fruto del idilio creativo entre dos titanes del cómic como son Rick Remender y Wes Craig. Durante todos estos años hemos aprendido a amar a Clase Letal, y como suele pasar con aquellos con los que convivimos, también hemos aprendido a identificar sus costuras.

Máquina de hueso es el título de un volumen que continúa con los eventos de los que fuimos testigos en el tomo número 8 de la serie. El regreso de Marcus y María a Kings Dominion ha puesto patas arriba la escuela y los ha convertido en auténticas celebridades, y por si fuera poco, la vuelta a Estados Unidos de la perseguida Saya terminará por llevar la situación al punto de ebullición. Eso sin contar con el bruto de Helmut, que sumido en el más profundo de los pesares por la muerte de Petra planea vengarse de todo aquel que puso su granito de arena para arrebatarle a su amada.

Se me hace raro después de ocho reseñas alabando de la forma más sincera a esta serie, pero por una vez me toca ponerle algún pero a Clase Letal. En este noveno tomo por primera vez se siente que la trama se está estirando algo más de lo aconsejable. O mejor dicho, difuminando, porque realmente no es relleno lo que nos encontramos en Máquina de hueso. De hecho, algunos de los giros que tienen lugar dentro de este volumen son de una gran importancia para el devenir de la historia, incluida una última página que nos deja con un final de infarto.

No, en realidad el problema que se le atisba a este arco es que da la sensación de que Rick Remender ha perdido de vista el rumbo de la historia de los chicos de Kings Dominion. Los cables que relacionan a los personajes están tan alborotados entre unos y otros que por momentos no llegamos a tener claro hacia dónde nos dirigimos y quiénes deben ser los villanos a batir. Por supuesto, con esto no quiero decir que estemos ante un mal producto, y para muestra no tenéis más que ver la nota al final de esta reseña. El nivel que sigue demostrando Remender en sus guiones sigue estando a un nivel inalcanzable para infinidad de escritores, y muchos de los diálogos que nos regala siguen estando inspiradísimos, especialmente cuanto divagan sobre cuestiones ajenas a la trama. La nota solo baja cuando ponemos este arco en perspectiva con todo lo que ya hemos visto en los ocho anteriores, una comparativa que nos deja con la sensación de que demasiados giros terminan por desorientar al lector.

Otro elemento que podría agudizar para algunos esta sensación es la dificultad que podemos encontrar para empatizar con los protagonistas de nuestra historia, especialmente con Marcus, hipotético héroe de la aventura. Sin embargo, cualquiera que conozca a Remender sabrá que esto no deja de ser uno de sus rasgos más característicos: ponernos delante a sujetos profundamente imperfectos. El guionista estadounidense ya nos dejó a un ególatra irresponsable como Grant McKay al frente de Ciencia Oscura, y si aquí ya habíamos sentido en algunas ocasiones que Marcus Arguello estaba lejos de ser un modelo de conducta, en este volumen es sin duda donde más rechazo genera con su agotadora actitud negativa que es carne de maltratador. Todo ello, eso sí, siempre desde esa perspectiva tan humana que hace de Remender el gran narrador de los pesimistas y de los indignos.

Donde no se perciben valles es en el sensacional apartado artístico de la serie. Wes Craig se mantiene fresco y dinámico como ya nos tiene acostumbrados, y convierte una vez más el halago en algo rutinario. Las escenas de acción rebosan energía y velocidad por los cuatro costados, pero también sus escenas más pausadas de conversaciones y reflexiones mantienen un ritmo firme para narrarnos lo que sucede dentro de la página con la precisión de relojero suizo. Un trabajo que sigue compenetrándose estupendamente con las decisiones cromáticas de Jordan Boyd y su capacidad para delimitar las escenas por los tonos principales que dan color a cada una de ellas.

En conclusión, Clase Letal nos deja un noveno tomo que tiene un nivel de calidad envidiable para la mayoría de las series, pero que en comparación con sus números anteriores nos deja la sensación de cierto agotamiento de su guionista. La buena noticia es que sus autores se han tomado un largo año de descanso antes de continuar con el siguiente arco argumental (que se reanuda en EEUU este mes de abril), por lo que confiamos en que ello haya servido para que estos reajusten el rumbo de la serie y retomen ese glorioso nivel al que nos tenían acostumbrados. Eso, claro, si la impaciencia no nos ha desgastado antes los nervios.

Lo mejor

• El arte de Wes Craig, brillante como siempre.
• Las conversaciones intrascendentes de los personajes siguen siendo geniales.

Lo peor

• La historia se difumina y por momentos da la sensación de que Remender ha perdido el foco de la historia.

Edición original: Deadly Class #40-44 USA (Image Comics, 2019-2020) Edición nacional/España: Norma Editorial, 2021 Guion: Rick Remender Dibujo: Wes Craig Color: Jordan Boyd Rotulación: Rus Wooton Traducción: Raúl Sastre Realización técnica: Ro Vargas Formato: Rústica. 128 páginas. 17,00€ Ni un alumno sin sus fantasmas, ni una bala sin su objetivo.…
Guion - 7.2
Dibujo - 9
Interés - 7.5

7.9

Caótica

Clase Letal nos deja un noveno tomo con algunos síntomas de agotamiento en su guion, aunque aún con un nivel notable y un dibujo excelente.

Vosotros puntuáis: 8.52 ( 1 votos)
2 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Chronicles
Chronicles
Lector
5 abril, 2021 10:15

Mismas sensaciones aquí, la de cierto agotamiento de la fórmula y excesivo efectismo. A ver si con el año de descanso le dan una vuelta de tuerca y piensan en ir cerrando con el tercer arco. Gran trabajo en cualquier caso.

Grijaldo
Grijaldo
Lector
5 abril, 2021 14:04

Muy de acuerdo con la crítica.

Añado que el giro de Helmut me parece forzadísimo y el de Saya gratuito.

Por lo demás me sigue pareciendo una serie cojonuda.