83 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
TheWriter
12 agosto, 2009 16:53

Jo pues Lazenby es uno de mis Bond favoritos, y la peli que hizo una de las mejores.

Antonio J. Bazalo
12 agosto, 2009 17:09

A mí Quantum sí me gustó, aunque no es ni la mitad de buena que Casino Royale.

rorschach
rorschach
12 agosto, 2009 17:13

Indy IV mola.

frankie frank
frankie frank
12 agosto, 2009 17:15

pues a mi me pareció muy digna Indiana Jones 4

Tachuela
Tachuela
12 agosto, 2009 17:31

Como me ha hecho gracia la tira, dejo constancia de ello.

Quantum of Solace es una película adelantada a su tiempo: la primera película comercial que NO tiene guión. Sólo por eso ya es GENIAL!

José Torralba
12 agosto, 2009 17:34

Al servicio secreto de su majestad es buena por Telly Savalas, Diana Rigg y el subargumento de Bond enamorándose de verdad, pero Lazenby como Bond es mediocre y la trama de la película (lavarle el cerebro a una ricachonas alérgicas para que introduzcan en sus países armas biológicas y chantajear al mundo) es risible.

Respecto a ¡Cuánto sol hace!, como película es un desastre y no hace avanzar la trama general de la serie en absoluto. De hecho, más allá del detalle de que Bond perdona a Vesper, acaba igual que Casino Royale (no sabemos nada de la organización esta). Que por cierto, hablando de esa película sobrevalorada, aún nadie me ha explicado –más allá del discutible cambio radical en la imagen del personaje y la franquicia– cómo es posible que una película que sigue los mismos patrones que una vulgar película deportiva sea considerada no ya una buena película Bond, sino directamente una buena película de espías. No tiene sentido que Le Chiffre, con una organización criminal considerable, no tenga otra forma de obtener 140 millones que apuntándose a un torneo de texas hold’em.  Y no tiene sentido que los servicios secretos de todo el mundo, en lugar de secuestrarlo discretamente, intenten arruinarlo en la partida.

E Indy 4… a mí me pareció digna como película, pero no como miembro de una saga mítica del Séptimo Arte. Comparar la primera o la tercera con esta última es un auténtico dolor (aunque me gusta más que esa cosa siniestra que fue El templo maldito). Y que conste… no lo digo por los marcianos, que capté y disfruté la referencia pulp como el que más.

Mariano Abrach
Autor
12 agosto, 2009 17:52

Jajajajaa buenísima la tira!! Mi favorita hasta el momento!! jaja

Isaac Hernández
12 agosto, 2009 17:57

Lazenby no es malo, por lo menos no más que Timothy Dalton que si que me parece de lejos el peor Bond, el problema de Al servicio de su majestad es que se adelanta en muchas cosas a su tiempo. Sabiendo que la sombra de Connery es alargado se propone un juego completamente distinto que permita el síndrome de ser el grupo que sale después de la cabeza de cartel en un macrofestival, y sólo por frases como «Esto no le pasaba al otro Bond» esa película ya vale bastante (incluso más que la recta final de Moore si me apuras).

El problema de Quantum of Solace no es que no haga avanzar la serie, de hecho la saga de Bond rara vez avanza (si quitas las películas que comparten personajes como El Hombre de la Pistola de Oro i Vive y Deja Morir) es que no es Bond, es Bond queriendo ser Jason Bourne, y para eso ves a Jason Bourne. Toda esa persecución por los tejados sonaba a ya vista, y esa puta manía de querer renunciar a los gadgets tecnológicos cuando Bond siempre ha destacado por los gadgets tecnológicos acaba dejando sin identidad la franquicia. Yo no se que perra les ha entrado con desmarcarse de  Muere otro dia cuando es una película más que digna.

Ah, y la tira tiene muchas más lecturas, principalmente el que nos hacemos viejos, y nos damos cuenta que nuestros mayores tenían razón, el arte va a cuesta abajo y los jovenzuelos no tienen ni idea de nada. Pero tranquilos que ya les pasará a ellos, ya…

john
john
12 agosto, 2009 18:02

El primer Fan Letal de la nueva hornada con el que estoy 100% de acuerdo en todo. De Lanzeby no, porque no he visto sus películas, pero del resto si. ¡Muy bien señor Piñol!

John Space
John Space
12 agosto, 2009 18:05

La de Lazenby, comparada con las de Craig, es buena.

José Torralba
12 agosto, 2009 18:12

Yo es que comparaba con Connery y Brosnan, Isaac 😉 Y Moore… su recta final es cochambrosa, pero es un Bond que disfrutaba como un enano. Era a Bond lo que West a Batman.

Y sí, a eso me refería con el discutible cambio radical en la imagen del personaje y la franquicia. Lo obvié porque aunque personalmente a mí me horroriza y me hace pensar que se han cargado todo lo que amaba del personaje (gadgets, elegancia, socarronería, cinismo, poligamia, aventura, martinis) para hacer un trasunto de Bourne, es un cambio que tiene sus partidarios –que incluso lo justifican reivindicando las mediocres novelas– y no me apetecía volver a discutirlo. Pero los agujeros argumentales y lo absurdo de la trama –más absurda aún por tomarse tan en serio– son otra cosa que nadie ha podido rebatirme a día de hoy.

Respecto a la continuidad y tal… bueno, las primeras pelis tenían cierto hilo que las conectaba. Spectra o el personaje de Sylvia Trench (que inicialmente iba a ser la novia de Bond entre entregas) así lo atestiguan. Pero vamos, nimio y despreciable, tienes razón. Sin embargo está claro que para este Bond 2.0 sí pretenden tener una gran carga de continuidad entre entregas… ¡si hasta la nueva peli empieza a renglón seguido del cliffhanger en el que acabó la anterior (rompiendo la tradición de «autoconclusión» de cada filme)! (lo que no impide, por cierto, cambiar a Bond de un traje de tres piezas a uno de dos, en un gazapo de lo más injustificable).

Cristo
Cristo
12 agosto, 2009 18:36

Quantum of Solace es una peli de las persecuciones: a pie, en moto, en coche, en lancha, en avión… y luego algo de cháchara insulsa intermedia.

13
13
12 agosto, 2009 18:37

Ni puñetera idea de la mayoría de películas citadas, pero diox… Qué buena la tira…

Un saludo

Ziggy
Lector
12 agosto, 2009 21:10

Esta tira me hizo pensar en mi abuela y en lo mucho que odiaba peliculas como Star Wars porque segun ella no era cine de verdad.

ViejoBastardo
ViejoBastardo
12 agosto, 2009 21:19

La verdad es que la peli (cómo me ha gustado eso de ¡Cuanto sol hace!) es mala de cojones. Craig me sigue pareciendo mejor que Lazenby, pero le falta mucho para ser Bond de verdad (cuando nos tragábamos lo de la precuela vale, porque era un Bond más inexperto y menos Bond, pero me temo que ya no cuela), la chica tiene menos carisma que una zapatilla de esparto, la única que tiene un poco de gracia es la pelirroja esa del servicio secreto a la que infrautilizan y el espía francés, de lo mejor de la peli y de la nueva saga, al que descartan con una facilidad pasmosa…. Y sí, ese empeño en no recurrir a la sección Q es triste y muy poco Bond…

Lo que más me jode, de todos modos, no es lo mala que sea esta entrega en particular (una saga tan larga tiene que tener partes malas, es inevitable), sino que cada vez queda más claro que, más que hacer una precuela (que podríamos creernos aun con la diferencia tecnológica entre esta y su inmediata continuación), Casino Royale marcó el inicio de una reescritura de la saga, al estilo del Batman de Nolan (aunque peor) o de la nueva Star Trek (sin justificarse con realidades paralelas)… es decir, que no sólo tenemos una etapa a olvidar, sino toda una nueva saga que seguirá la misma tendencia «aBourneada»… y nuestro Bond, claro, ha muerto…….

PD: La tira muy grande, como siempre, ¡aunque a mí me gustó el Marciano de cristal!

Martin
Martin
12 agosto, 2009 22:08

¿ Y Star Wars es cine de verdad?? jajajja
como me hago odiar…

John Space
John Space
12 agosto, 2009 22:21

«¿ Y Star Wars es cine de verdad??»

No, es una secta.

El fantasma de la Clase Obrera
El fantasma de la Clase Obrera
12 agosto, 2009 22:44

Ya lo dijo Peter Benchley, refiriéndose a spielberg, allá por 1973: «Ese tipo no es un director de verdad. Es bueno como director de segunda unidad, pero nada más.» ¡Aaah, cuando la generación friqui llega a la treintena!

Y Greengrass podría darle clases de dirección a Spielberg, por cierto.

sputnik
Lector
12 agosto, 2009 23:53

“¿ Y Star Wars es cine de verdad??”
No, es una secta.»

No somos una secta. Somos una sociedad, e invitamos a todos a unirse por un módico precio al mes (se hacen descuentos a familias numerosas, personas económicamente desfavorecidas y a aquéllos que traigan un amigo consigo). 

DNMRULES
13 agosto, 2009 1:32

Pero que manía. Si Indiana Jones 4 es exactamente igual que las otras tres… no sé por qué a la gente se le hace tan raro ver extraterresters cuuando en la otra ven a Dios salir del arca de la alianza, o por qué se les hace tan raro que Indy sobreviva a una explosión nuclear cuanod se tira de un avión en marcha montado en una colchoneta hinchable… ¡con otras dos personas! Si la nueva es mala las otras son igual de malas. (Impagable el momento rockers contra pijines).

José Torralba
13 agosto, 2009 2:36

¡Hola DNM! Lo que comentas depende de si es eso lo que criticas o lo absurdo de la trama. Copiándome a mí mismo…

Me ha entretenido, lo de los marcianos no me molesta para nada, la música va regular (porque se pasan metiendo leitmotivs pasados hasta el punto de lo casposo y se nota que Williams no ha creado ningún nuevo tema central), creo que Blanchett y LaBeouf se comen en sus escenas a todo el mundo incluyendo a Ford, Karen Allen parece una jodida pirada en todos sus diálogos y me resulta muy acertado que la estética cambie si estamos a mediados de los cincuenta en vez de a finales de los años treinta. Indy parece un icono desfasado que lucha por subsistir, etc…

[…] No me ha hecho gracia que sustituyan la siempre estimulante Europa (y/o países del Mediterráneo) por América del Sur y en general me jode ver siempre selva por todos lados, con la poca variación de escenarios que eso supone (y más si en la última veíamos Venecia, Austria, Berlín y Asia Menor).

[…]El principal punto flaco no son los extraterrestres, es la forma de introducirlos. Si no he entendido mal, la cronología de situaciones es como sigue: los extraterrestres llegan a América del Sur –entre otros sitios– fundan civilizaciones y tal y luego a uno ¿se le cae la cabeza? Se supone que sí, y que ésta es recogida por un indio y adorada por su tribu. Años después llega Orellana buscando El Dorado, coge la cabeza y como no sabe qué cojo”%&@ hacer con ella va y se la lleva y se hace enterrar con ella. Como los extraterrestres son viajeros interdimensionales, al parecer precisan de estar todos juntos para fusionarse y controlar la nave –como si fueran versiones cuánticas del mismo sujeto– y claro, allí se quedan porque les falta la cabeza.

Años después, el tal Oxley descubre la tumba de Orellana, se larga a El Dorado, no sabe que hacer con la cabeza pero se vuelve tarumba y lo encierran en un sanatorio. Pero allí ata cabos y deja pistas por si alguien sigue su rastro. No obstante, es secuestrado por los rusos que buscan la cabeza para… no se sabe bien qué.

Y es que ése es el problema, aparte de lo de “se me ha caído la cabeza y no puedo salir de este puto planeta de tercera”. El Arca era un arma, las piedras de Shankara otorgaban dones y prosperidad a sus poseedores y el Santo Grial vida eterna. ¿Pero para qué sirve la jodida calavera? Nadie lo sabe, y su utilidad cambia a cada momento.

Si a eso sumamos que en Lucas Arts hicieron un juego mucho más impresionante y con más variedad de escenarios con un guión desechado, lo único que puedo decir es que creo que argumentalmente esta entrega falla y tiene muchos agujeros en el guión. Las deducciones de Indy son vagas y cogidas por los pelos, apenas se sale de la selva y casi no hay pasos intermedios en la aventura. Mientras que las otras tenían espíritu de aventuras gráficas, ésta podría haberse titulado “toma la calavera y corre”.

José Torralba
13 agosto, 2009 2:42

ViejoBastardo, en primer lugar disculparme… cuando en un comentario se mete la palabra «Casino» pasa a moderación. Es una lata, lo sé, pero es la única forma de evitar el spam.

En segundo lugar, lo de ¡Cuánto sol hace! no es un chiste propio. Lo había leído por ahí (y no recuerdo dónde :S).

dario
13 agosto, 2009 8:14

Ahora concentraos y pensad que James Bond es en realidad Connors, ahora que es uno de los GI Joe, ahora que es Batman, ahora es Lobezno y ahora que es Hancock. Efectivamente, llevan colandonos la misma mierda de película desde Matrix.

-J-
-J-
13 agosto, 2009 10:41

Me pilla ya lejos la película y no recuerdo bien, pero diría que se puede intuir que los rusos quieren la calavera porque sospechan que podría ser un arma. Es un objeto sobrenatural, igual que los otros.

La verdad, el problema no lo encuentro en la trama ni en el McGuffin, porque en toda la saga siempre fue eso, un pretexto. ¿Acaso no era ridículo el cambio de manos continuo del libro de Jones padre en La Última Cruzada?

Lo que cambia esta vez es que la película funciona a menos niveles que las otras. Ya solo queda un elemento fuerte de comedia. Además para relacionarlo, siempre hubo un tufillo Bond en la saga (esto daría para un comentario larguíiiiisimo). Aquí solo hay aventura pura y dura en la selva.

Con las otras tres Lucas y Spielberg sabían perfectamente lo que querían, aquí da la impresión que el interés principal era sacar pasta. De todas formas como nostálgico me gustó, dejando claro que es mucho peor que «las tres de siempre».

UNOKE
UNOKE
13 agosto, 2009 11:27

pues para mi la de bond es bastante buena. Ah, y si que tiene guion. Guion que continua de la primera peli. Y un buen guion. Y la chachara insulsa que hay, habla de como las multinacionales y los gobiernos pactan golpes de estado segun les interese.

UNOKE
UNOKE
13 agosto, 2009 11:29

pero claro como hay gente que solo va a ver pelis por las palomitas y juzgandolas antes de verlas.

sputnik
Lector
13 agosto, 2009 11:37

«Casin»… ah, que no se puede decir. «C.Royal» estaba bien. «Quantum of Solace», sin emabargo, es un coñazo de anuncio  en el que no pasa nada. No es cuestión de que sea una peli clónica a otras tantas: personalmente eso podría traermela al pairo mientras la peli cumpliese. Pero Quantum no lo hace y esa sí es la cuestión: Bond va de A a B a C haciendo «sota caballo rey» para conseguir una información que no tiene nada que ver con la trama (que…¿nos da igual a todos? ¿sí? bien, viva la unanimidad) y que encima…¡nos desvelarán en la tercera parte! Tócate los machos. Y cuál fue mi sorpresa cuando, al final de la peli, Bond decide vengarse de los que se cargaron a su churri cuando todo el mundo incluído él se había olvidado ya de ese tema.
Y a mi Indana Jones 4 me gustó. Es peor que las otras 3 pero es una peli de Indiana Jones que está chula y que se fornica a prácticamente la totalidad del cine de palomitas de lo que llevamos de siglo.

sputnik
Lector
13 agosto, 2009 11:44

Una cosilla, que no sé si sólo me lo ha parecido a mí: si bien Cas…(maldito anti-spam) Royale se lucía bajo el enfoque «realista» de James Bond, en Quantum, con su organización criminal-que-no-es-Spectra-porque-Spectra-suena-ridículo, la cosa no va tan bien. ¿Qué hacen esos malosos? ¿Robar agua en sudamérica? Wow, sin duda eso requiere la pronta intervención de James Bond, el famoso administrador de fincas secreto al servicio de su majestad.
Y aparte eso… que ún encima lo del agua no viene a nada: sólo es el estorbo que impide que James Bond tarde cinco minutos en soplarle los mocos al Final Boss, le arranque la información que necesita y empiece una película de verdad. 

John Space
John Space
13 agosto, 2009 11:49

C. Royale le da más calidad a aquella divertida versión popero-psicodélica que escribiera Woody Allen, y protagonizara junto a muchas estrellas del celuloide (hoy llamado, mmm, ?silicio, por eso del digital?)

jorgenexo
jorgenexo
13 agosto, 2009 12:02

Quantum of Solace e Indy 4 son producto del tiempo que vivimos: espectacularidad sin el menor trasfondo, aunque este trasfondo no pretenda ser más que diversión. No divierten: o bien aburren o bien insultan a la inteligencia del espectador o bien ambas cosas. Lo grave de ambas pelis es que son herederas de una más o menos larga tradición y que están protagonizadas por personajes emblemáticos de la industria del cine, vacas sagradas con las cuáles, una de dos: o se dignifican o se dejan estar. Personalmente, respecto a Indy, La Última Cruzada ya me pareció un tanto por debajo de las dos anteriores, pese a sus aciertos. El Reino de la Calavera de Cristal no hay por donde cogerla. Desde mi punto de vista es un cúmulo de despropósitos de principio a fin.
Entre las numerosas pelis de Bond hay grandes altibajos, pero en casi todas ellas se reconoce la personaje. Hay dos claras excepciones: la justamente denostada Quantum of Solace y Licencia para matar, la segunda de Dalton, que más parece un episodio de Corrupción en Miami que una peli de espías, pese a su interesante comienzo. Personalmente encuentro un notable paralelismo entre los dos Bonds de Timothy Dalton y los dos que lleva Daniel Craig: una buena entrada con el personaje, seguida por un descalabro, descalabro ocasionado precisamente por una pretendida adaptación del personaje a los tiempos que corren. Y es que Bond es, en esencia, un personaje no realista al que si le quitamos determinados elementos deja de ser reconocible. Habrá quien pretenda empalarme por mi paraelismo entre las dos pelis de Dalton y Craig, pero es que a mí Alta Tensión / The Living Daylights me gusta mucho, creo que es un Bond bastante digno a todos los niveles, muy del final de la guerra fría, superior a varios de los de Brosnan y equiparable a Casino Royale, quizás algo sobrevalorada porque superó con creces las bajas expectativas que buena parte de los aficionados teníamos respecto a la capacidad de Daniel Craig para pasar por un Bond creíble. Por otra parte, un gran fallo de las de Craig son la bandas sonoras, que no han tenido la menor trascendencia tras el estreno de las pelis: yo ni recuerdo de quién eran los dos temas principales, algo bastante cuidado en sus precedentes (con mayor o menor acierto). Quizás sea un detalle menor, pero creo que evidencia un descuido o desinterés por parte de los productores que se nota en la orientación que han querido darle a la saga, excesivamente alejada de la imagen por todos asumida y reconocible del agente 007.

José Torralba
13 agosto, 2009 13:22

Unoke, el problema es que si uno se ha leído Los perros de la guerra (vaya como la ha plagiado la última temporada de 24) o ha visto… yo que sé, El buen pastor o Siete días de mayo, todo eso de que los gobiernos (y/o facciones reaccionarias) montan golpes de estado le cae un poco lejos. Y además el tema está tratado de forma un tanto pueril y nos dan a entender que en el fondo en la CIA hay buenos tipos como Félix Leiter que sacan los trapos sucios de sus jefes y restauran la verdad y la justicia. O que a un agente secreto le importa algo un golpe de estado en Bolivia.

Respecto al guión que se recoge de la primera película, madúralo un poco: al final de Casino Royale sabías que detrás de Mr White había una poderosa y desconocida organización internacional trabajando en la sombra y que estaba detrás de todo. Se pensaba que el tipo cantaría y que en Quantum empezaría la investigación de dicha organización. Pero ¡ah! El tipo se escapa nada más empezar y al final de Quantum of Solace sabes que hay una organización internacional que está detrás de Mr. White, de Greene y de unos cuanto tipos más y que ha permanecido en la sombra todo este tiempo. Se supone que Greene ha cantado y que en la siguiente empezará la investigación de dicha organización. ¿Puedes decirme para qué ha servido Quantum of Solace?

José Torralba
13 agosto, 2009 13:34

J, estoy de acuerdo, aunque para mí la importancia de un McGuffin es fundamental. Si no sabes para qué sirve, le resta fuerza. Por lo demás, tampoco te creas que lo de Indy y su tufo a James Bond da para un comentario tan largo porque, de hecho, Spielberg y Lucas diseñaron En busca del arca perdida para que fuera una mezcla de las películas de James Bond, Doc Savage y los seriales de aventuras que consumían cuando eran enanos. Y, de hecho, una de las razones para contratar a Connery en la tercera fue que Spielberg quiso subrayar aún más ese homenaje.

Sputnik, vuelvo a decir: la trama de QoS es patética, sí. Pero sigo sin entender por qué la de C. Royale le parece cojonuda a todo el mundo. ¡Si es una peli deportiva! ¿cuántas veces hemos visto a un protagonista de una peli deportiva empezar como la nueva promesa, perder un partido/competición, deprimirse, volverse a animar y resurgir al final? ¡Tiene la misma estructura! Y después… ¿Le Chiffre no tiene otra forma de conseguir dinero –pese a sus matones– que apuntándose a un torneo de poker? ¿Y el plan de los «buenos» es arruinarlo jugando a las cartas? Venga ya…

Jorgenexo… no seas tan injusto. Chris Cornell y Alicia Keys son bastante conocidos. Y bueno,  mejores que Garbage son (y que lo que compuso Sheryl Crow). De hecho la de You know my name me gusta bastante. Pero hablando de canciones y bandas sonoras, manda huevos que en QoS el leitmotiv de Bond no aparezca más que en los títulos de crédito. Y a mí Alta tensión y Licencia para matar me parecieron muy buenas películas de acción y espionaje (especialmente la primera, con sus vueltas de tuerca) pero no con el Bond de siempre… la diferencia con C. Royale y QoS es que éstas me parecen mediocres dentro del género que tratan.

Mt
Mt
13 agosto, 2009 13:36

Además, en CRoyal se planteaba un juego friqui que era el motivo mismo del nuevo Bond. Un  Bond marrullero en el que las fantasmadas tecnológicas eran sustituidas por fantasmadas físicas, pero que mantenía, levemente alterado, el esquema de cualquier otra peli de la serie. Un Bond que, se suponía, iría poco a poco adoptando su carácter tradicional (por eso la película terminaba ene l momento en que Craig pronunciaba, por fin, su nombre). Este juego desaparece en la segunda entrega, y lo único que hay, aparte de ese lamentable  quiebro argumental con Mr White que menciona Torralba (y que también hacía Charlier en un capítulo de «El caballao de Hierro», de Blueberry) es una insíìda película de acción que pretende sostenerse no por su construcción interna como película de acción/espías, sino por cuatro frases manidas sobre conspiraciones gubernamentales (inventando la rueda, vamos).

José Torralba
13 agosto, 2009 13:42

Sí, estoy de acuerdo… yo también pensé eso mismo al final de C. Royale. Algo en plan «ea, ya es Bond… ya está aquí su traje, sus modales, su socarronería y su Bond, James Bond». Pero no. Y eso devalúa de forma retroactiva para mí –aún más– C. Royale.

sputnik
Lector
13 agosto, 2009 14:02

No es que C. Royale me parezca la leche, José. Pero oyes, me parece una peli entretenida de James Bond y cumple bien en su papel de «007 begins», que es lo mínimo que le pedía.
No me pasa eso con ninguna de las, en mi opinión, insoportables pelis de Brosnan, que nunca me pareció James Bond, y cuya última película…¡es Batman y Robin! 

José Torralba
13 agosto, 2009 14:26

Entramos en el terreno de los gustos jejejejejej peligroso territorio. Yo es que mi filosofía respecto a esta clase de producciones es que, si de por sí son exageradas e imposibles, no se tienen que tomar demasiado en serio a sí mismas (como Muere otro día) y  si optan por un enfoque realista, deben afrontarlo con todas las consecuencias. Y en este sentido no sé… la CIA habría secuestrado a Le Chiffre, lo habría mandado a Guantánamo y le habría sacado la información con asfixia simulada en el minuto 2. Y si vas a redefinir tanto a un personaje (no gadgets, no Q, nada de humor, nada de elegancia y pijadas –el detalle del martini– pseudomonogamia, serio y taciturno, nada de leitmotivs y tramas realistas pero que en realidad no lo son para nada)… ¿por qué no inventar directamente una nueva franquicia?

José Torralba
13 agosto, 2009 14:29

PD. En este sentido debo decir que mi infancia fue James Bond y que Craig me parece Satán, así que no soy exactamente objetivo con el tema. Probablemente C. Royale no sea tan mala película como pienso que es (no así QoS, que no funciona como filme en ningún sentido) pero su espíritu iconoclasta me molesta mucho. Para eso hubiera preferido que saliera adelante el proyecto de Brosnan de meter a Tarantino en la franquicia xD

jorgenexo
jorgenexo
13 agosto, 2009 14:30

No me refería tanto a la calidad de los temas centrales de ambas pelis como a su «trascendencia mediática»: hasta aquél tema tan absurdo de Madonna para Die another day (que al final de tanto oírlo, debo de reconocer que hasta le pillé el punto) el estreno de las películas de Bond solía ir acompañado de una presencia de los temas centrales bastante notable, vamos, que se oían en la radio, se veían los videoclips, etc. Su calidad es dispar, pero ejercían cierto papel promocional. Y debo indicarte (o más bien corregirte) que Garbage interpretó el tema de The wolrd is not enough y Sheryl Crow el de Tomorrow Never Dies y ni los unos ni la otra compusieron sus repectivos ni ajenos temas. Y no sólo ambos temas me parecen bastante superiores a los interpretados por Cornell y Alicia Keys, sino que discrepo plenamente en que estos dos últimos sean «mejores» que Garbage, ni en sus «bondsongs» ni en sus respectivas carreras musicales. Ni de palo, vamos. En fin, que sólo quería indicar que antes el tema central de los Bonds solía ser un atractivo más de la peli y parte de su carrera promocional, algo que en las últimas pelis no se ha dado (o yo al menos no lo he percibido).

jorgenexo
jorgenexo
13 agosto, 2009 14:39

Vaya, mi prepotencia a vuelto a traicionarme: veo por la red que efectivamente el tema de Tomorrow never dies sí que estaba compuesto a medias por Sheryl Crow. Disculpas.

John Space
John Space
13 agosto, 2009 14:49

Es verdad, los títulos de crédito iniciales de CR son lo único bueno. Los de otros Bonds modernos eran de lo más frío, sintético y aburrido jamás visto (Muere otro día, en especial).

José Torralba
13 agosto, 2009 15:06

No sé, no sé jorgenexo… yo de la era Brosnan recuerdo que los temas de la Turner y de Madonna sí tuvieron un eco promocional innegable, pero los otros dos no es que los escuchara mucho por la radio. Y antes de Brosnan, ya hay que irse a Duran Duran, porque los temas de la era Dalton por lo que he leído no fueron excesivamente populares. Y digo esto pese a que la canción de a-ha me flipa… aunque no tanto como la de Pretenders, claro.

Martin
Martin
13 agosto, 2009 16:48

La realidad es que por mas que nos lo quieran meter, por mas «cambio en la franquicia» que aduzcan, por mas que le pongan el mismo nombre, el protagionista de C. Royale y Quantum of solace NO ES JAMES BOND.

jorgenexo
jorgenexo
13 agosto, 2009 16:49

Bueno, yo diría que The Living Dayligths se oyó bstante, ¿no? Igual es que a mí también me ha gustado siempre esa canción y la he oido mil veces….  Las dos de Pretenders sí que pasaron totalmente desapercibidas, sí.

-J-
-J-
13 agosto, 2009 17:39

José, creo que te refieres a La Última Cruzada, ¿no? Es la que más enfocada se nota, no sólo por Connery, que también. Nos lo mete en la ciudad Bond por excelencia, que es Venecia (ha salido en unas cuantas), encima con Indy trajeado y en una escena 007 total (con las lanchas); la alemana una chica Bond (también salió en Panorama para matar); el malo idéntico al de Sólo para sus ojos (interpretado por el mismo actor!)…

También recuerdo la secuencia de la comida en el Templo Maldito con sesos de mono y escorpiones… un guiño evidente de Spielberg a Octopussy, que un año antes tenía una escena igual pero infinitamente menos eficaz (como si Steven dijera «veis como yo lo hago mejor?»).

Y si nos vamos más atrás, todo viene de que Spielberg estuvo a punto de dirigir la Espía que me amó, pero los productores lo desecharon por sus altas demandas en cuanto a control sobre el guión (cuando ganó su primera fama por Tiburón).

Su amor por 007 quedó demostrado en Atrápame si puedes, con secuencia en que Di Caprio se va al cine a ver la película y luego se compra el traje y el Aston Martin (si no recuerdo mal).

-J-
-J-
13 agosto, 2009 17:44

Y también viene al caso que seguramente Indy4 sería mejor vista si no fuera por la Última Cruzada, que supuso el broche perfecto a la trilogía (a veces dudo si me gusta más esa o la primera).

Mt
Mt
13 agosto, 2009 21:07

Hombre, es que si no existiera La última Cruzada… la sensación  de repetición constante no sería tanta. Aquélla era una película en la que la aventura decaía mucho, en que las secuencias de acción parecían remedos del arca Perdida…pero en la que el humor y la química entre actores funcionaba a la perfección. En esta, las esvenas de acción vuelven a ser remedos, pero remedo del remedo… y el humor es tan insulso… y que otra vez el malo muera víctima de aquello que busca. Es como la carrera de cuádrigas: que Lucas la homenajee en El Retorno del Jedi pues, bueno, tiene su gracia por más que uno reconozca el original. Que lo vuelva a hacer en La Amenaza huele.

Mt
Mt
13 agosto, 2009 21:21

A mí Indy IV me gusta hasta que llegan a Perú. No me mata, pero si reconozco que esos treinta y cinco minutos no desmerecen de as anteriores, por más que se nutran de citas. Pero a partir de Perú todo pierde sentido. Y hombre, que una persecución entre camiones militares para conseguir un objeto místico, ya la hemos visto. Pero ahora es en una selva digital, y los jeeps supuestamente se mueven por ella sin control mientras los personajes pelean encima de ellos sin apenas temblar, porque la sensación de estudio sobre fondo azul es tan palpable como en las NT. Y la persecución no acaba nunca. Y cuando acaba, todo se resuelve a base de enseñar la calavera a todo quisque. Y fin.

Mt
Mt
13 agosto, 2009 22:32

«J, estoy de acuerdo, aunque para mí la importancia de un McGuffin es fundamental.»

Un apunte: esta frase niega la definición misma de McGuffin. Recordemos «Ronin», «Con la muerte e los talones» o incluso «Pulp Fiction». El McGuffin no es nada. Al menos, los buenos. El problema de «La Calavera…» es justo el contrario: que se pretende explicar…y de maneras diferentes cada vez que se usa.

José Torralba
14 agosto, 2009 0:11

Bueno, yo tenía entendido que estrictamente hablando un McGuffin es un elemento –un objeto, un artilugio, unos documentos– de la trama que capta la atención del espectador y que se convierte en el punto central de la historia; en aquello que los personajes buscan. Pero que su naturaleza no tiene necesariamente que ser desconocida. De hecho resbucando por ahí, leo que Hitchcock no solía concederle importancia a la naturaleza de sus McGuffins, pero por ejemplo George Lucas sí decía que tenían que ser poderosos y que deberían importarle a los espectadores.

Y bueno, si me dices que Rosebud –uno de los más grandes McGuffins del cine y, por cierto, totalmente explicado– es un mal McGuffin, apaga y vámonos. O el halcón maltés, o la botella de uranio en Encadenados, o… Es más, a mí nunca me ha gustado que la naturaleza del McGuffin quede sin aclarar al menos parcialmente (como en Ronin). Me parece un efecto tramposo que enmascara la falta de imaginación del guionista (salvo contados casos en los que se justifica).

DNMRULES
14 agosto, 2009 0:16

José, completamente de acuerdo. Aunque para mí el McGuffin en una película de aventuras, mientras no pare de avanzar, no es tan importante. Es decir, si se desarrolla bien (este no es el caso) no me importa. Pero como decía José por ahí arriba… el planteamiento y la aparición de la calavera es muy tonto, pero no lo son los extraterrestres en sí. Lo que sí me molesta es que se critique siempre lo mismo (extraterrestres y neveras) cuando hay puntos igual de absurdos, increíbles, ilógicos e innecesarios en el resto de la trilogía.

A ver si resulta que Nolan es como Spielberg y siempre ha querido dirigir alguna de Bond… que parece que hay mucha gente a la que TDK se le parece mucho también…

DNMRULES
14 agosto, 2009 0:20

Eh… creo que he puesto algunas cosas que no se entienden bien, y este comentario hace referencia a algún comentario de ayer por lo menos así que… a seguir el hilo 😀

José Torralba
14 agosto, 2009 0:36

Jjajajajaj, no pasa nada, vamos p’atrás y retomamos el hilo. A mí el McGuffin en las de aventuras depende… para mí es Layton puro: si define la motivación de los protagonistas –¿para qué lo quiere el villano? ¿por que debería impedirlo el héroe?– me gusta que esté bien explicado. Pero por ejemplo, Mt mencionaba antes el maletín de Pulp Fiction –que no es de aventuras– y ahí sí me da igual: su naturaleza no es relevante porque no define la trama.

Respecto a los extraterrestres y las pegas habituales, coincido contigo. Para mí no es lo que echa por tierra Indy IV, sino que entra dentro del juego habitual de la franquicia. Es más, habría sido un contrasentido que Indy estuviera en los cincuenta y que el cariz de sus aventuras no evolucionase hacia algo distinto y, a la vez, un tanto crepuscular. Lo que la echa a perder, en mi opinión, es que parece hecha con piloto automático, sin imaginación y sin detallismo.

Martin
Martin
14 agosto, 2009 1:27

mmm… ¿¿ alguien recuerda «Fan Letal»???

Mt
Mt
14 agosto, 2009 9:33

Me refería a que el término McGuffin se lo inventa Hitchcock y lo define como ese elemento imprescindible para los personajes (el motor de la trama), pero no para la historia (lo que la historia quiere contar). Es más, en contraposición a las novelas de Christie o similares, dea claro que para que la histori sea buena, al autor le debe importar un pimiento el McGuffin, y que, cuanto más estúpido sea, mejor. En ese sentido, él estaba particularmete orgulloso del Mc Guffin de «Con la muerte en los talones», y sin duda le habría encantado el de «Ronin», que es un vacío total. Con ello quería decir que el McGuffin de Indy IV no es ni peor ni mejor que el de las anteriores. El problema es que se usa mal (¿alguien recuerda que en las otras se pasearan con el arca o con el cáliz por ahí utilizándolo para un roto y para un descosido?)

Mt
Mt
14 agosto, 2009 9:43

Y como todo el mundo sabe ROSEBUD es esa palabra cuyo significado se intenta descubrir porque la pronunció Kane antes de morir…EN UNA HABITACION VACÍA DONDE NADIE PUDO OIRLA. Así que tampoco está tan lejos de lo que defendía Hitchcock.

UNOKE
UNOKE
14 agosto, 2009 12:41

José, muy bueno tu analisis en el comentario #31 de Q of S. Si todo el mundo que critica lo hiciera razonandolo así chapó. Aunque creo que eres muuuuy exigente. No todas las peliculas pueden ser de 10. He visto el buen pastor y siete dias de mayo, son geniales pero 007 tiene que tener un punto de entretenimiento por definicion misma. Me has creado ganas de leer los perros de la guerra, pero el tiempo, ufff. (El americano impasible, otra gran pelicula de espias)

José Torralba
14 agosto, 2009 13:42

Gracias Unoke… cuando tengas tiempo, échale un buen ojo a Los perros de la guerra. Es una novela muy accesible, que se lee rápido y que te deja un muy buen poso para entender lo fácil que es dar un golpe de estado en una república bananera (o similar).

Mt, ahora sí estoy de acuerdo contigo. El McGuffin cuanto más simple, tanto mejor. Lo que no quiere decir que quede en la indefinición. Los tres primeros (un arma potentísima, piedras que aportan conocimiento y prosperidad, la fuente de la inmortalidad) eran claros, simples, pero no indefinidos. La calavera, como bien dices, nunca queda clara su utilidad y sirve casi para cualquier cosa.

Y de hecho, la simplicidad del McGuffin para Hitchcock va muy en la línea de lo que digo. En la entrevista que tuvo con Truffaut se refería al uranio de Encadenados como uno de los McGuffins más simples que había creado, pero define claramente su naturaleza y utilidad (si bien por la época el gran público no la sabía tan alegremente, es cierto).

Y J, brillante y sucinto análisis del paralelismo Indy/Bond. Pero me refería a en general… cuando Spielberg y Lucas idearon a Indiana Jones, querían trasladar el espíritu Bond a la aventura clásica. Aunque sí, La última cruzada es donde más confeso es el homenaje. Respecto a Atrápame si puedes, recuerdas perfectamente (la peli que se exhibe es Goldfinger).

John Space
John Space
14 agosto, 2009 13:49

Para McGuffin, el de Kiss Me Deadly; no era el mismo que el de la novela, pero muy adecuado para la época a la que pertenece, y sorprendente cuando ves la película por primera vez.

DNMRULES
14 agosto, 2009 13:57


Para McGuffin, el de Kiss Me Deadly; no era el mismo que el de la novela, pero muy adecuado para la época a la que pertenece, y sorprendente cuando ves la película por primera vez.

Ahora imagínate un comentario igual con Watchmen… ¿controvertido eh? 😀

José Torralba
14 agosto, 2009 14:02

Pues sí, extraordinariamente tratado además… de hecho muy en la línea del de Encadenados, aunque claro, el filme de Hitchcock es del 46 y su desarrollo empezó antes. Tan adelantado fue Hitchcock que al parecer tras asesorarse en el Caltech, el FBI lo estuvo siguiendo a ver a cuento de qué iba preguntando por ese tipo de materiales.

John Space
John Space
14 agosto, 2009 14:06

«Ahora imagínate un comentario igual con Watchmen»
?Salvando las distancias existentes entre el mejor cómic superheroico de la historia y una novela de Spillane, parodista involuntario del noir donde los haya?

José Torralba
14 agosto, 2009 14:06

Jjajajajaj, buen toque DNM, aunque estoy con Space…la peli mejora el original en el caso de Kiss Me Deadly mientras que en Watchmen no se puede decir lo mismo. No por el argumento, sino por su afán de fotocopia. De hecho Moore ha dicho muchas veces que el argumento de Watchmen no era gran cosa y que se componía de muchas ideas recicladas, y que lo importante era la experimentación con el medio. Una experimentación ausente en la versión fílmica (que, para colmo, glorifica la figura del superhéroe cuando el original hacia justo lo contrario).

jorgenexo
jorgenexo
14 agosto, 2009 14:19

Ya vamos a empezar otra vez con Watchmen….

John Space
John Space
14 agosto, 2009 14:30

Ha sido DNM.

José Torralba
14 agosto, 2009 14:57

Eso, eso… ha sido él xD

Martin
Martin
14 agosto, 2009 18:56

Watchmen no supera la obra original justamente por lo que Jose dice, esa obra está pensada, diseñada y concebida para ser un comic, lo interesante de Wachtmen es su dinámica, su narrativa, los personajes son geniales pero podrian ser otros ( de hecho iban a ser los de la charlton ) pero Watchmen es, en comic, una genialidad. Por eso es IMPOSIBLE lograr lo mismo en una película que debe adaptarse al lenguaje cinematográfico, tener una duración específica y además ser accesible para todo el  público.
La película de Watchmen , a mi entender, es EXCELENTE.

Cels McClane
14 agosto, 2009 19:20

Making off:
Siento haber tardado en aparecer, pero aquí en la Cerdanya la conexión a Internet no es una cosa fácil de consolidar. A veces pierdes tanto la conexión con el mundo exterior que parece que haya empezado algún apocalipisis zombie…
Poer cierto, exclusive, la nueva tira de humor se llamarà DEADFAN, y, claro, ya tocaba, irá de zombies. 🙂
Mr. Torralba: hey, tenemos referentes parecidos. Me ha tocado el alma que hayas citado un peliculón (con altos y bajos, pero un peliculón) como Siete días de mayo. Por cierto, creo que confundo películas o en la última versiçon que vi de este clásico me faltaban escenas «a pantalla partida» o sea, simultáneas, muy Aldrich, que creí haber visto en esa película en un pase de La Clave.  No sé, ya me dirás si ando errado. 🙂
Y sobre la tira, pues poco que decir: he puesto en formato narizón lo que llevo comentando en mi blog y en otros artículos sobre las escenas de acción mal montadas que se hacen hoy en día, o, en el otro extremo, el abuso de la cámara lenta tipo Matrix. Parece como si los directores/montadores no hayan bebido de las fuentes obligadas en estos casos: French Connection, Vivir y Morir en LA, Minority Report, Matrix, Limite 48 Horas, La Jungla de Cristal y otros cientos de ejemplos de un montaje trepidante y COMPRENSIBLE.
Yo creo que hay un punto de inflexión en el tratamiento de las escenas de luchas/acción: la escena del combate final en Arma Letal, la primera vez que un director competente, Richard Donner, monta una pelea a base de planos muy cortos, confusos, con la cámara loca y escurridiza. Pero incluso en esa escena, las hostias de Riggs y el Conejito parecen estar mucho mejor coreografiadas que las de Batman Begins, Quantum o Solace, Daredevil, etc.

Y si lo peor de Al servicio secreto… era Lazenby, lo mejor era Diana Rigg.  🙂

Abrazo a todos.

John Space
John Space
14 agosto, 2009 19:44

«La película de Watchmen , a mi entender, es EXCELENTE.»
Así que además de detractor de Morrison eres fan de Snyder. Qué ser más abominable eres, Martin. Júrote odio eterno, y deséote que de tu matriz no salgan sino blasfemas criaturas de las profundidades.

Cels McClane
14 agosto, 2009 20:04

Off Topic.
Soy yo otra vez: ostras, se murió el día 6 de agosto John Hughes.
Dios, se ha ido parte de la adolescencia de un montón de cuarentañeros. 🙂
RIP.

DNMRULES
14 agosto, 2009 21:32

Eso depende mucho de la definición de excelente.

Pues claro que he sido yo, que por mucho que Martin me quiera quitar el título de troll residente, ponme un post sobre Johns que verás…

Es que os ponéis a hablar de películas que no he visto, y claro, tengo que tirar el hilo para lo que yo conozco 😀

Hablando de películas con cambios de cámara estúpidos e innecesarios: Señor Bay, métase por el c**o Transformers 2 y sus planos aberrantes. Todavía no he visto un maldito Tranformer bien en la pantalla.

Martin
Martin
14 agosto, 2009 22:07

mmmmm….. no me considero «Fan de Synder» , pero si serlo me hace obtener el odio de gente como tu, Jonh Space, creo que no sería mala idea y me demuestra que estaría yendo por buen camino, asi que ya mismo voy a alquilarme toda su filmografía y a tatuarme la cara de Synder en el hombro!!

sputnik
Lector
14 agosto, 2009 23:12

Lo más mejor de Michael Bay en Transformers 2 son sus superdinámicos diálogos, consistentes en poner la cámara girando a toda leche alrededor de los personajes y, cuando se aburre o se marea, ponerla a girar en el otro sentido hasta que acabe la conversación y empiece lo bueno: ¡hostias patrióticas como panes!

José Torralba
15 agosto, 2009 6:48

Señor Piñol, que yo recuerde en Siete días de mayo no se usaba la pantalla dividida… al menos en la copia que tengo. De todas formas a ver si esta tarde me la veo otra vez –estamos en verano y es una peli entretenida como pocas– y puedo aclararme un poco con el tema que mismo recuerdo mal.

Y no está mal su bagaje tampoco, no… French Connection… cada vez que recuerdo a Fernando Rey en el metro me entra un subidón. Y hablando de metros, comparar a Matthau y Shaw –villano cachas de Desde Rusia con amor, por cierto– con Washington y Travolta es un dolor. ¡Qué remake más innecesario!

Respecto a las peleas y los planos cortos (curioso que sitúe el antes y el después en Arma Letal, ¡nunca lo había pensado!) creo que nunca el cine se parece más a la viñeta que cuando se usa tal efecto narrativo en una película. Tienes que escoger encuadres que resulten definitorios, coherentes, aprehensibles y procesables a un golpe de vista. Y tienes que dirigirlos y montarlos cojonudamente bien para optimizar la narración. Aunque claro, siempre nos quedará lo que los separa: el control del tiempo.

sputnik
Lector
15 agosto, 2009 11:08

¿Remake innecesario, el del Pelham? No más que el 99,9% de los remakes, mira… si van a hacer precuela de Alien y mil chorradas así más…
A bote pronto, solamente se me ocurren dos remakes que agradezco que se hicieran (y que, mira qué cosas, adaptan pelis no excesivamente buenas, como debería ser) y son «La Mosca» de Croenenberg y «La Cosa» de Carpenter.
Creo que además hay algo nocivo en la base conceptual de los remakes contemporaneos, y es un cierto espíritu de «vale, ahora vamos a volver a hacer Casablanca, pero bien hecha y con medios modernos que chanan más».

John Space
John Space
15 agosto, 2009 13:06

«dos remakes que agradezco que se hicieran (…) y son “La Mosca” de Croenenberg y “La Cosa” de Carpenter.»
Hombre, remakes-remakes no son exactamente. Más bien adaptaciones, visiones personales de una historia de CF (de Langelaan y Campbell Jr. respectivamente)

«hay algo nocivo en la base conceptual de los remakes contemporaneos»
Hay excepciones, pero en general son una abominación cinematográfica, un grito de «no tenemos ideas, ni escrúpulos, ni respeto por la inteligencia del espectador (inteligente)».

José Torralba
15 agosto, 2009 14:01

Pues sí, buenos remakes los hay y ahí están Primera plana o Infiltrados para demostrarlo. Curiosamente, en los dos casos los directores evaden la mera fotocopia para imprimir su personalidad.

Excepciones aparte, hay un tipo de remake que aún me sienta peor por prepotente y desconsiderado: el que se hace sobre obras extranjeras aunque sean contemporáneas. ¡Qué coraje me habría dado el de La vida de los otros y qué coraje me dará el de Déjame entrar!

John Space
John Space
15 agosto, 2009 14:07

Ésos, a su vez, son un grito de «si no es americano, no interesa».

Beiersdorf
Beiersdorf
15 agosto, 2009 15:42

Me opongo a todo lo que diga Unoke…….hata que reconozca la grandeza de «Los Informáticos» (The It Crowd).

UNOKE
UNOKE
15 agosto, 2009 18:30

JA, JA. Muy bueno ‘beiersdorf’. Con ‘the it crow’ me pasa que me recuerda mucho su estetica a ‘the young ones’ , els joves(en catalunya). Serie que mamé en los noventa y que fué genial. Y tengo una sensacion como de ‘vale, estubo bien pero no me apetece ahora algo parecido’. No es que tengan la misma tematica pero la estetica y el humor ingles los encuentro igual.  Ademas un respeto que yo te aconseje esa gran obra que es all star superman.

animal man
animal man
Lector
17 agosto, 2009 12:37

Precisamente en la IV de Indy te enteras de todo lo que pasa en los combates y en las persecuciones. Vamos, que Spielberg sigue siendo Spielberg. 🙂

Mt
Mt
17 agosto, 2009 13:11

Vaya si te enteras: parece que peleen encima de una mesa clavada al estudio mientras proyectan un decorado en movimiento. Será Spielberg, pero no el mismo que rueda La Guerra de los Mundos (y mira que aquélla tenía también un mal guión).

Animal Man
Animal Man
Lector
18 agosto, 2009 13:32

Lo que es curioso es que la peli tenga a la vez planos de medio segundo y que parezca estática.
Mi teoria es que, a veces, los universos paralelos se tocan y hay gente que entra en la peli buena y gente en la mala. Yo tuve suerte y vi una de las mejores pelis de aventuras de los últimos años, rodada de manera que diera verguenza al resto de juntaplanos y una más que digna integrante de la saga.  Pero si alguien entró en la sala donde se proyectaba la mala, esa mala suerte que tuvo.
🙂

yo
yo
20 agosto, 2009 2:54

Dios, peroestefulanosiguevivo?