BEST OF MARVEL: EL ASOMBROSO SPIDERMAN, por Straczynski, Tomo 2

Por
0
926

Portada del tomo recopilatorio, por John Romita Jr.

Edición U.S.A.: Amazing Spider-man Vol. 2 núms. 37 al 45 (enero a septiembre de 2002); Marvel Cómics.
Edición España: octubre de 2005; Panini Cómics.
Guión: Joe Michael Straczynski.
Dibujos: John Romita Jr.
Entintado: Scott Hanna.
Color: Avalon Studios, Dan Kemp.
Formato: tomo recopilatorio de 160 págs.
Precio: 18 €.

En el mes de octubre de 2005, y tras haber transcurrido casi 7 meses desde la primera entrega, Panini Cómics publicó el segundo tomo de Best of Marvel: El Asombroso Spiderman, por Straczynski. Pero lo cierto es que la espera ha valido la pena.
Leer estas geniales historias del famoso trepamuros, recopiladas en un tomo de estas características, es una auténtica gozada para cualquier lector. Y sin lugar a dudas, la etapa firmada por Joe Michael Straczynski y John Romita Jr. bien merece una presentación acorde a la calidad que destila cada una de las 160 páginas contenidas en este lujoso tomo.

Antes de entrar en materia, conozcamos con más detalle la trayectoria profesional de estos dos “grandes” del mundo del cómic:

Joe Michael Straczynski (New Jersey, 1954) ha desarrollado la mayor parte de su carrera como guionista en el mundo de la televisión. En su dilatado currículum figuran series tan dispares como He-Man y Los Masters del Universo, Los Cazafantasmas, Se ha escrito un crimen, o La Dimensión Desconocida.
En 1993 ve la luz su proyecto más personal: la serie de ciencia-ficción Babylon 5, en la que ejerce de guionista y productor ejecutivo. El éxito es inmediato, ganando multitud de premios y adquiriendo una legión de incondicionales, convirtiéndose de esta forma en una serie de culto.

Otra de sus facetas es la de novelista, centrándose en el género de terror con libros como: Demon Night, Othersyde, y Tribulations, además de varios relatos recopilados en Tales from the New Twilight Zone y Straczynski Unplugged.

En 1999 debuta como guionista de cómics de la mano de Image. Bajo el sello Joe’s Comics, de Top Cow, publicó obras tan recomendables como Rising Stars, Midnight Nation o Delicate Creatures.
Tras el éxito cosechado por los tebeos anteriores, Marvel Comics decide ficharlo en exclusiva, pasando a ocuparse de la serie regular que hoy nos ocupa: Amazing Spiderman.
Otros trabajos de Straczynski publicados por Marvel son: Supreme Power, Strange: Beginnings and Endings, Dream Police, Los 4 Fantásticos y, en un futuro próximo, The Book of Lost Souls, Bullet Points y Silver Surfer.

John Romita Jr. (New York, 1956), no lo tenía fácil cuando decidio dedicarse de forma profesional al mundo de los cómics. Siendo hijo de una leyenda, el listón está muy alto, pero después de casi 30 años de carrera, nadie alberga la menor duda acerca del talento de este impresionante dibujante.
Poseedor de un estilo depurado, a la par que espectacular, la carrera de Romita Jr. está indisolublemente ligada a la editorial Marvel, a la que siempre ha mostrado una fidelidad inquebrantable.

Un muestrario de su obra sería: Iron Man, Uncanny X-Men, Daredevil, Peter Parker: Spiderman, Punisher War Zone, Cable, Punisher / Batman, Spiderman: The Lost Years, The Incredible Hulk, Amazing Spiderman, Wolverine, Black Panther, The Sentry,…
De entre todas sus trabajos, brillan con luz propia las míticas etapas de Uncanny X-Men, guionizadas por Chris Claremont, el Daredevil de Ann Nocenti, así como las múltiples ocasiones en las que se ha encargado de dibujar a Spiderman, en sus distintas colecciones.
Posiblemente se trata de uno de los mejores dibujante de cómics en activo, que a lo largo de su dilatada carrera ha hecho honor a su apellido.

7 números bastaron a este equipo creativo para hacer ver a los lectores de Amazing Spider-man que su desembarco en la colección no era un mero trámite: llegaron para quedarse y realizar una etapa que perdurara en el recuerdo de los seguidores. Y a mi juicio, lo han conseguido.
En el primer tomo recopilatorio (ver reseña en este enlace), Straczynski presentaba en sociedad a Ezekiel Sims, introduciendo de esta forma la trama totémica que desarrollaría en próximos números, y a Morlum, temible enemigo que pondría en serios aprietos a Peter. Por si ello fuera poco, Strac devolvía a nuestro protagonista al Instituto donde pasó gran parte de su adolescencia, para mostrarnos su recién estrenada faceta docente, y remataba la faena con el especial del 11-S, y un brutal cliffhanger que marcaría el futuro de la colección.

Para los más susceptibles, advierto que voy a comentar el suceso en cuestión, y aunque ya han transcurrido 3 años desde la publicación del cómic, habrá quien lo considere un SPOILER. Así que avisados quedáis: en esta nueva entrega, retomamos la acción donde lo dejamos en el número anterior: May Parker acude al piso de su sobrino con la inocente intención de recoger la ropa sucia, pero al entrar en su dormitorio, se topa con una estampa dantesca: Peter yace inconsciente en un estado lamentable, fruto de su dura batalla con Morlum. Al pié de la cama, su tía encuentra un harapiento y ensangrentado uniforme de Spiderman. De esta forma, y tras 40 años de historia, la Tía May descubre el mayor secreto de su sobrino.

Sabiamente, Straczynski no aborda la situación de manera inmediata, optando por mantener en vilo al lector hasta el siguiente número. Mientras tanto, centra su atención en el número titulado Interludio, donde presenta a Jennifer, alumna de Peter que se encuentra en apuros. La joven servirá como desencadenante de una curiosa historia desarrollada a lo largo de los próximos números, y plagada de viajes astrales protagonizados por un inquietante personaje (La Sombra), consejos del Dr. Extraño, y alguna que otra dosis de moralina.
Finalmente, saciamos nuestra curiosidad y presenciamos un momento que tarde o temprano tenía que producirse: La Conversación entre Peter y su tía May. Tras la lectura del nº 38 de Amazing Spider-man, muchos llegamos a la conclusión de que se trata de un clásico instantáneo, uno de los mejores cómics protagonizados por Spidey desde que en 1962 fue creado por Stan Lee y Steve Ditko.
El tratamiento que el guionista de New Jersey le depara a estos dos personajes es, por diversos motivos, realmente encomiable: JMS huye de artificios y salidas de tono para ofrecer una conmovedora conversación no buscada (ni probablemente deseada) por sus interlocutores, quienes lejos de afrontar el diálogo de forma beligerante, asumen las circunstancias como buenamente pueden, teniendo siempre presente el amor y devoción que se profesan mutuamente. El respeto, la delicadeza y la ternura con la que Straczynski refleja la relación entre Peter y May es digna de elogio, logrando abordar de forma brillante y coherente un complicado y esperado momento dentro de la vida de nuestro héroe.

Precisamente éste es uno de los puntos fuertes de la etapa recopilada en estos tomos: el guionista nos muestra a un Spiderman en plena madurez, reflexivo, consciente del giro radical que ha sufrido su vida, y convencido de la necesidad de enderezar su rumbo. El esfuerzo por recordarnos que bajo la máscara de todo héroe se encuentra un hombre es evidente. Y la aproximación a la vida de ese hombre, tan normal y corriente como sus circunstancias se lo han permitido, se realiza mediante un certero análisis de sus miedos, esperanzas y preocupaciones, tratando temas universales como la vida laboral, o las relaciones familiares y de pareja. De esta forma, los autores logran la difícil tarea de humanizar a un personaje icónico, casi mítico, y todo ello con una elegancia, sentido del humor y frescura poco habituales en el cómic de género superheróico.

Pero no toda la atención recae sobre La Conversación. En estas páginas también nos encontramos con un curioso número mudo en el que Romita Jr. deja patentes sus dotes narrativas (Mientras tanto…), la mencionada historia centrada en La Sombra, desarrollada a lo largo de 3 episodios (Temas Delicados, Mirando Atrás, y Un extraño giro de los acontecimientos), y la necesaria y gradual recuperación del personaje de Mary Jane, con una mordaz sátira del mundo de Hollywood y la enésima aparición del Dr. Octopus como telón de fondo (Brazos Fríos, y Los Brazos y Los Hombres).

No podría finalizar este artículo sin antes hacer una mención especial al trabajo de un John Romita Jr. que en todo momento está a la altura de la genialidad de los guiones que ilustra. Con su habitual maestría, retrata las peripecias del arácnido más famoso del mundo del cómic, haciendo gala un estilizado y dinámico trazo que se adapta a la perfección a las historias narradas. Muy pocos dibujantes han dibujado de forma tan acertada a Spiderman, y a buen seguro que son muchos los fans que esperan que algún día regrese a una colección que nunca debió haber abandonado.

En resumidas cuentas, un cómic indispensable, presentado en una edición difícilmente mejorable, y realizado por dos autores que dan lo mejor de sí mismos para materializar 7 buenas historias de Spiderman, y una pequeña obra maestra del mundo del cómic.

Un saludo y hasta la semana que viene (eso espero)

Artículo anteriorDía del Comic Gratuito
Artículo siguienteAnalisis Panini Comic News
Licenciado en Derecho por la Universidad de Santiago de Compostela y apasionado por el noveno arte desde que tiene uso de razón, en 2005 comenzó a colaborar en la web colectiva Zona Negativa, centrándose en la preparación de reseñas, entrevistas y crónicas de eventos relacionados con el mundo de la historieta. Estas tareas ocupan buena parte de su tiempo de ocio, junto con la redacción de artículos para las ediciones españolas de DC Comics por encargo de ECC Ediciones.

Déjanos un comentario

Please Login to comment
  Subscribe  
Notifícame