Batman: Detective Comics – Anarquía

Reseñamos el primer tomo de la etapa del equipo artístico que forman Francis Manapul y Brian Buccellato en Detective Comics.

Por
1
2177

 

Edición original: ECC Ediciones.
Edición nacional/ España: Detective Comics núms. 30 a 34 y 37 a 40 USA.
Guión: Brian Buccellato, Francis Manapul.
Dibujo: Francis Manapul.
Entintado: Francis Manapul.
Color: Brian Buccellato.
Formato: Cartoné, 240 páginas.
Precio:23,00 €

 

La sutileza no figura en el ADN de Gotham

A falta de poco más de medio año para el histórico número 1000, Detective Comics es una de las colecciones de la industria más largas y populares que existen, con más de 80 años de historia a sus espaldas. Fue el lugar de nacimiento de uno de los personajes icónicos del medio y del género superheroico, Batman, que ya es uno de los símbolos de la cultura popular más importantes gracias a su aparición por parte de Bob Kane y Bill Finger en aquel histórico número 27 de Detective Comics. Y aunque hoy en día (y desde hace muchísimos años) es considerada, al igual que su prima hermana Action Comics de su amigo kriptoniano, la colección secundaria del hombre murciélago, lo cierto es que por ella han pasado multitud de historias épicas y de autores de lo más brillantes. Y pese a no tener siempre un peso específico en la continuidad del personaje, es decir, en los hechos importantes que se nos narran de su vida, al menos ha servido para escribir, con supuestamente algo más de libertad que en la colección principal, las historias detectivescas clásicas que son la marca de la casa del personaje.

Un ejemplo de ello son las historias que hoy os traemos, recopiladas por ECC Ediciones, y que pertenecen a la etapa de Francis Manapul y Brian Buccellato en la colección en plenos Nuevos 52, que sucedieron a la etapa de John Laymon y le dieron después el testigo a Peter Tomasi, y que tienen ese sabor detectivesco clásico que los fans de Batman solemos agradecer de vez en cuando para salir de la rutina superheroica de su colección principal.

Elena y su hija Annette Aguila llegan a Gotham con la promesa de reformar East End y convertirlo de un barrio marginal a una zona comercial con buena calidad de vida. Y para ello cuentan con la ayuda de Industrias Wayne, firmando un acuerdo con Bruce Wayne. Sin embargo, algo se tuerce por el camino, entrando de por medio una misteriosa droga llamada Ícaro , que sirve de título para esta primera historia, y que unos nuevos señores del crimen intentan introducir en Gotham y que tiene unos efectos desastrosos y muy destructivos. Batman, con la “ayuda” de Harvey Bullock intentará descubrir quién está detrás de todo esto y cuál es su objetivo. El problema es que la resolución del caso, aparte de ser excesivamente rápida, es confusa y carece de sentido. Algunos personajes aparecen y desaparecen, y aparentemente están vinculados en el caso pero no se concreta en nada, ni tiene las consecuencias que uno esperaría. No obstante, los primeros números sí te hacen por lo menos sentir esa sensación de que estás leyendo una auténtica historia detectivesca de Batman. Además, la relación de rivalidad e incluso odio pero también respeto entre el peculiar detective Bullock y Batman está muy bien retratada y narrada, alcanzando su clímax en la siguiente historia.

Así pues, avanzamos hasta Anarquía, que continúa más o menos la estela de lo narrado en lo anterior, aunque con una historia distinta, reciclando algunos personajes, y que nos relata un Gotham envuelto en unas revueltas brutales por parte de algunos de sus ciudadanos, que se enfrentan a otros, así como a las fuerzas y cuerpos del orden, realizando saqueos y protestando no sabemos muy bien por qué. Detrás de todo esto está un misterioso villano llamado Anarky, que ha cometido una serie de atentados terroristas como por ejemplo borrar la base de datos que contiene las identidades de todos los ciudadanos de Gotham. Detrás de todo esto, evidentemente no se encuentra el Anarky original, y lo sabemos porque Lonnie Machin sale bien pronto en escena, con un papel distinto. La historia que se oculta detrás es sin embargo más turbia, e implica también al Sombrerero, que también aparece pronto implicado. Batman y Bullock ponen a prueba sus habilidades detectivescas para resolver el caso de una historia que aunque no es brillante ni sorprendente, es entretenida e interesante, con momentos incluso vibrantes, está bien estructurada, y sobre todo mejor resuelta que la anterior.

El apartado artístico corre a cargo de Francis Manapul en el dibujo y entintado, y a Brian Buccellato en el color. Manapul y Buccellato hacen un equipo espléndido. El primero es un dibujante filipino de sobra conocido que aunque comenzó en Top Cow dibujando en Witchblade, ha destacado muy especialmente en DC Comics, en colecciones como Superman/Batman, Trinidad o Flash, concretamente en la etapa de los Nuevos 52 que compartió con su compañero Buccellato, el cual aparte de su trabajo como guionista en series como Flash o Injustice, es también muy conocido por su labor como colorista, que realiza desde hace muchos años en colecciones como Witchblade, Lobezno, o algunas que también escribe, como Flash y la que hoy nos ocupa, Detective Comics. El trabajo de Buccellato en el color es excelente, y demuestra sus años de experiencia y su complicidad y química con Manapul aplicando los tonos necesarios de cada color según la escena lo requiera.

Y con respecto a Manapul, poco más hay que decir, máxime desde esta redacción, que somos fans declarados de él, y llevamos años alabando su trabajo como uno de los mejores dibujantes de DC en nuestros tops anuales. Pocos hacen una distribución de viñetas tan original y con una narración tan dinámicas como él, con esa peculiar verticalidad que hace que la lectura sea rauda y veloz como las escenas de acción que narra. El apartado artístico es lo mejor del cómic, y el punto más fuerte de Manapul, que en mi opinión, aún tiene que curtirse más en labores de guionista. Aún con todo, Manapul y Buccellato funcionan como un reloj, son un equipo que se complementan a la perfección y eso se nota en la lectura de una historia que no es brillante, pero que por lo menos es coherente, con una maquinaria bien engrasada y un acabado bonito.

  Edición original: ECC Ediciones. Edición nacional/ España: Detective Comics núms. 30 a 34 y 37 a 40 USA. Guión: Brian Buccellato, Francis Manapul. Dibujo: Francis Manapul. Entintado: Francis Manapul. Color: Brian Buccellato. Formato: Cartoné, 240 páginas. Precio:23,00 €   La sutileza no figura en el ADN de Gotham A…
Guión - 7.2
Dibujo - 9
Interés - 6.9

7.7

Belleza

Dos entretenidas historias detectivescas de interés y calidad diferente con un apartado artístico sublime, como Manapul nos suele tener acostumbrados.

Vosotros puntuáis: 6.76 ( 7 votos)

1
Déjanos un comentario

Please Login to comment
1 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
1 Comment authors
Drury Walker Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
Drury Walker
Lector
Drury Walker

Pues eso. Bonito de ver y mediocre de leer. Las reinterpretaciones de Anarquía y Calamar son peores que las previas. La de Hombre Calendario asomaria la cabeza en un especial de Futures End por Buccelato en solitario que es de lo mejor del run. Para fans.

Mi recomendacion es que si alguien quiere comprar un tomo con el nombre de Anarquía que coja el de Grant/Breyfogle, que ese sí que sí.