Batman: Abducción

Reseña de dos de los elseworlds más peculiares que nos podemos encontrar en la amplia bibliografía de Batman, con Alan Grant y Norm Breyflogle a los mandos.

Por
2
2824
 

Edición original: Batman: The Abduction USA, Batman: Dreamland USA.
Edición nacional/ España: ECC Ediciones.
Guión: Alan Grant, Norm Breyfogle.
Dibujo: Norm Breyfogle.
Entintado: Norm Breyfogle, James A. Hodgkins.
Color: Digital Chameleon, Bleyaert Ro Hannin, Noelle Giddings.
Formato: Rústica, 120 páginas.
Precio: 12,50 €

 

Desde tiempos inmemoriales, el ser humano siempre ha estado fascinado por las estrellas. Mirar al cielo y buscar respuestas a las preguntas más imposibles es casi un instinto primitivo inscrito en nuestros genes, en nuestra forma de pensar. Cualquiera que diga que no ha mirado al cielo y ha sentido una fascinación asombrosa, así como un mar de preguntas inundando su mente, literalmente miente. Filosofía, teología, parapsicología o astronomía, son algunas de las ciencias y disciplinas que han intentado dar una explicación más o menos aceptable, según cada individuo, de preguntas como: ¿De dónde venimos? ¿Qué hay después de la muerte? ¿Hay vida en otros planetas? Sí, algunos dirán que estoy mezclando churras con merinas, pero lo cierto es que históricamente, las diferentes culturas de la humanidad han intentado explicar su origen mirando al cielo. Es más, hasta algunos científicos dicen que la vida vino del espacio, a través de un meteorito. Otros dicen que tenemos unos creadores concretos, seres avanzados de otros planetas que antes llamábamos dioses y que ahora llamamos alienígenas. La respuesta, a pesar de todo, aún no está meridianamente clara, y es sin duda alguna uno de los temas más apasionantes que existen, que ha inspirado además multitud de obras de ficción en muchas disciplinas artísticas, entre las que se encuentra el cómic, por supuesto.

La obra que hoy reseñamos trata precisamente este tema, el de los famosos ovnis y los alienígenas, en un contexto y una ciudad que todos conocemos muy bien: Gotham. Batman: The Abduction y Batman: Dreamland, son las dos historias, relacionadas entre sí y con el mismo equipo creativo, que están incluidas en el tomo que ECC Ediciones acaba de publicar. En principio, curiosa cuanto menos, ahora bien, la calidad y el interés que pueda suscitar leerlas más de una vez es quizás otro cantar.

¡Sondas y más sondas!

En la primera historia, que lleva el mismo título que la edición de ECC, Batman: Abducción, con Alan Grant y Norm Breyfogle como guionistas, nos encontramos con el hombre murciélago persiguiendo en su batmóvil a un grupo de ladrones y maleantes por las calles de Gotham, cuando de repente es misteriosamente abducido por un haz de luz brillante y amarilla que le transporta a la nave de unos alienígenas, que son los típicos “grises” que se conocen en el mundo de la ufología. Tras esta extraña experiencia, Batman empieza a sufrir efectos secundarios como migrañas y pérdidas de memoria, e intentará averiguar la verdad sumergiéndose en el mundo de la ufología y las conspiraciones marianas. Por el camino nos vamos a encontrar locuras psicodélicas como una lucha entre Batman y Bruce Lee, con chamanes de por medio, proyecciones astrales, sondas alienígenas, y sectas pro-ovnis que pueden ser la clave para las extrañas experiencias que sufre Batman durante esta excéntrica aventura. ¿O quizás no?

Batman: Dreamland es la secuela de la anterior historia, publicada en el 2000, dos años después, y con el mismo equipo creativo en el dibujo y el guion. Dreamland es uno de los nombres con los que se conocen en EEUU al famoso área 51, mítico enclave de las teorías conspiranoicas ufológicas. Esta historia comienza con otro caso del detective murciélago, que se dispone a investigar unos misteriosos casos de suicidios de científicos en Gotham que habían trabajado en el área 51. La conexión con la anterior historia es muy superflua, más allá de la misma temática y del doctor Selly, experto en ovnis y alienígenas. Así pues, el hombre murciélago se infiltra en el área 51 para poder descubrir la verdad, en medio de un maremágnum de excéntricos experimentos y científicos locos con planes absurdos que tiene una resolución floja, precipitada y que pierde el sutil misterio que la anterior historia tenía, especialmente al final. Una lástima, porque en conjunto la primera historia queda lastrada por su secuela, como suele ocurrir por otra parte. No obstante, la decisión de ECC de editarlas en el mismo tomo es acertada, para poder obtener la experiencia completa y la historia entera.


Norm Breyfogle es el artista encargado del dibujo en estas dos historias. Dibujante de sobra conocido especialmente por los lectores más fervientes del hombre murciélago, ya que destacó especialmente en los 90 en casi todas las colecciones de Batman, como Detective Comics o Batman: La sombra del murciélago, así como en novelas gráficas como El nacimiento del demonio o Batman: Terror sagrado. Lejos del pictórico Breyfogle de Birth of the Demon, aquí tenemos un trabajo más acorde con su etapa en otras colecciones como Detective Comics, con el estilo característico del autor, sus figuras sólidas, el genial uso de las sombras, y el dinamismo en las escenas de lucha, siendo además muy deudor del gran Neal Adams. Es una lástima que en Dreamland, en donde ya estaba dando sus últimos coletazos como artista en DC Comics, se note un bajón de calidad significativo. Quizás en parte por el color, a cargo de Noelle Giddins, con un tono muy digital que no le sienta demasiado bien a artistas de la vieja escuela como Norm Breyfogle. En cualquier caso, realiza un buen trabajo, y es una forma de introducirse en su arte, para después continuar con otras obras suyas, que ECC Ediciones está además editando en su línea Grandes autores de Batman.

Más allá de lo desconocido… quiero decir, ejem, independientemente de lo que disfrutes o no leyendo estas historias, lo cierto es que te evocan aunque sea una vez a plantearte las mismas incansables y fascinantes preguntas, mientras miras al cielo, y con suerte si puedes ver las estrellas, escuchando de fondo en tu mente la mítica canción de Expediente X, que a trascendido al imaginario colectivo y que a todo el mundo le viene a la cabeza al pensar en estos temas. ¿Estamos solos en el universo? ¿Existen los alienígenas? Y si es así ¿Nos han visitado? ¿Están infiltrados en la esfera política, como en Los Simpsons? ¿Es cierta su obsesión con las sondas anales? Quién sabe. La verdad está ahí fuera.

  Edición original: Batman: The Abduction USA, Batman: Dreamland USA. Edición nacional/ España: ECC Ediciones. Guión: Alan Grant, Norm Breyfogle. Dibujo: Norm Breyfogle. Entintado: Norm Breyfogle, James A. Hodgkins. Color: Digital Chameleon, Bleyaert Ro Hannin, Noelle Giddings. Formato: Rústica, 120 páginas. Precio: 12,50 €   Desde tiempos inmemoriales, el ser…
Guión - 5.9
Dibujo - 7.5
Interés - 5.3

6.2

Rareza

Dos extrañas historias de Batman de temática ufológica que como rareza y curiosidad están muy bien, pero como historias no acaban de funcionar del todo, especialmente la secuela, Dreamland. Destacable el trabajo de Breyfogle en el dibujo.

Vosotros puntuáis: 5.12 ( 5 votos)

2
Déjanos un comentario

Please Login to comment
2 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
2 Comment authors
espiralzorel Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
zorel
Lector
zorel

La premisa de esta historia siempre se me hizo absurda, y hecha en una época en la que todos querían colarse al éxito de “X-Files”, pero hacerlo con Batman, y con un personaje que existe en un universo donde su principal superhéroe es de origen extraterrestre, simplemente se me hace infumable e inviable desde el vamos.

espiral
Lector
espiral

Me encanta que se plantee esta cuestion ya que Batman es un personaje que esta comodo en este tipo de historias en un mundo ficticio como el Universo DC..que esta plagado de alienigenas de todo pelaje y condicion.Independientemente que se crea o no en seres de otros mundos.si nos crearon o no.teniendo en cuenta que el premio Nobel de quimica creo recordar que de 1963 .descubridor del ADN…afirmo que el ADN es una creacion extraterrestre..es un tema nada zanjado bajo ningun aspecto…asi que si lo tratan en un comic de Batman es gratamente disfrutable.