Batman #30-32

Vuelve el mejor Tom King.

Por
4
2177

Edición original: Batman núm. 58 a 63 USA, Batman: Secret Files núm. 1 USA (extracto), Batman Annual núm. 3 USA.
Edición nacional/ España: ECC Ediciones.
Guión: Tom King.
Dibujo: Mikel Janin, Mitch Gerads, Travis Moore.
Entintado: Jorge Fornés, Mikel Janin, Mitch Gerads, Travis Moore, Otto Schmidt, Tom Taylor.
Color:Jordie Bellaire.
Formato:Grapa, 48-64 págs. A color.
Precio:3,25 – 4,75 euros.

Tom King es un provocador.

Su trabajo en Batman así lo demuestra, haciendo de su etapa algo que escapa de los convencionalismos, con arcos argumentales que no parecen ir a ningún sitio, tramas perdidas, números unitarios absolutamente gloriosos, recogidos en un todo que bien puede responder a una narrativa fractal (gracias, Pablo, compañero de redacción, por este acertado apunte sobre la forma de escribir de King).

Un fractal es un objeto geométrico cuya estructura básica, fragmentada o aparentemente irregular, se repite a diferentes escalas. ¿Describe esta definición de diccionario el trabajo de King en Batman? Sin duda tras los 65 números USA publicados en España, se puede afirmar que realmente la estructura y composición global de la serie se compone de historias fracturadas, aparentemente independientes, pero con componentes ocultos que las tejen de forma imperceptible para el lector, a medida que discurren los arcos argumentales, comience a poder dar forma al puzle que ha estado ante sus ojos en todo momento. Un puzle que se repite de forma periódica, además.

Y ese momento es algo que hay que experimentar.

En la serie de Deathstroke (que nadie debe haberse perdido a estas alturas) Priest desarrolla sus guiones de forma disruptiva, que no fractal, resultando una lectura estimulante por el enorme grado de concentración necesaria para no dejarse nada que pueda arruinar la experiencia lectora. King, por el contrario, narra a lo grande y no rompe la trama dentro de cada arco, sino que cada arco es un componente más de un todo más grande que solo se podrá llegar a entender por completo cuando llegue el final de su etapa al frente de Batman.

Y es que Tom King es un provocador que cada vez que los lectores se acomodan en la serie, decide que es necesario quebrar el momento para ir a otra cosa, a algo nuevo, algo diferente, con lo que remover a los aficionados de su zona de confort y forzarlos a mirar más lejos y cuestionarse todo cuanto creen saber de lo que han leído hasta ese momento.

Y dentro de esta categoría entran, sin duda, los números 30-32 de la edición española, donde se publican dos arcos argumentales y el tercer anual de la serie. Así que veamos que ofrece King, arco por arco.

Alas de tiranía.

El primer arco se centra en la figura del Pingüino que oculta un secreto, uno que afecta a Batman de forma profunda e intensa, hasta el punto de hacerle perder el control sobre sus acciones. La historia que se divide en tres partes recorre y se focaliza sobre Batman y su reacción al saber el secreto que le cuenta el Pingüino. Una reacción extrema, adusta, que lo lleva a recorrer senderos oscuros en su loca obsesión por descubrir la verdad. En esta trama desembocan varias tramas anteriores y justifican milimétricamente las acciones que emprende Batman.

Para ilustrar este arco tenemos al ya habitual Mikel Janin, que exhibe un nivel gráfico enorme, con una más que notable evolución, si es que eso era posible, en la distribución general de página, añadiendo fuerza extra a sus ya de por si dinámicas composiciones. Además, acompañándole de forma ejemplar está Jorge Fornés, que se ocupa de dibujar ciertas escenas muy relevantes de la trama, aportado un punto diferenciador, destacando por su trazo grueso y denso, opresivo y duro, con un Batman influenciado del de Mazzuchelli de Batman Año Uno. Un apartado visual de lujo.

Y es que para King el primer paso hacia la locura es el amor. Algo que, si se piensa detenidamente, no esta exento de verdad, puesto que el amor induce a muchos tipos de locuras y… ¿acaso la etapa de King en Batman no es sino una enorme historia de amor?

El día del padre.

Tras la finalización de la historia del Pingüino, con un WTF de los que hacen historia, le llega el turno al tercer anual de la serie, que sorprende al no estar escrito por King, sino por Tom Taylor, que se marca toda una joya, una verdadera obra imperecedera, que puede ya incluirse, sin pudor alguno, entre las mejores historias del Hombre Murciélago.

Taylor se concentra en la figura de Alfred, el fiel mayordomo de los Wayne, fiel amigo, fiel padre adoptivo, fiel confesor, fiel guardián, fiel médico, fiel ayudante… Un recorrido íntimo, cercano, tierno, duro, intenso y abrumador alrededor de esa sombra que acompaña a Bruce en su cruzada y que permite poder conocer mejor quién es Alfred y porqué acompaña a Bruce en su loco objetivo de acabar con el crimen de Gotham.

Un anual absolutamente espectacular en fondo y forma, con un dibujo sobresaliente a manos de Otto Smith que logra plasmar la dureza de la vida que llevan estos dos hombres, al tiempo que transmite todo el respeto y cariño que se profesan el uno por el otro.

Pesadillas.

Y, por último, pero no por ello menos importante, le llega el turno al arco más rompedor, que más desorientación genera al lector y del que sin duda volveremos a saber más en breve.

Para la ocasión tenemos un dibujante diferente por número, empezando por Travis Moore, encargado de dar forma a la historia a la que se accede con la sensación de no saber que esta ocurriendo, para no abandonarla hasta las últimas páginas. Moore cumple con las exigencias de la historia y logra transmitir la angustia que King planificó para cada uno de los diálogos de la trama.

La historia juega con las emociones de los protagonistas y por tanto con las de los aficionados que ven como lo que se les está contando resulta abrumadoramente ajeno a lo que se sabe del personaje, mientras que al mismo tiempo parece responder a un anhelo oculto, a ese pensamiento encerrado en el subconsciente de todo lector de Batman, sobre el destino de Bruce tras la muerte de sus padres. Un relato descorazonador e inquietante que no deja indiferente.

En la segunda parte le llega el turno a Mitch Gerads que está absolutamente rompedor, con una estructura narrativa de tres viñetas por página, encargándose de todos los aspectos gráficos, dibujo y color, para introducir al lector en una especie de sádica sesión de psicoanálisis para Batman. Un combate físico o mental, depende de como se interprete, con el objetivo de analizar los últimos acontecimientos vistos en números anteriores. Un ejercicio reflexivo que impresiona por su sencillez y su eficacia a partes iguales.

Y la tercera parte recupera a Janin y entra de lleno en el espinoso número de la Boda, mostrando lo que podría haber sido de otra forma si las circunstancias no hubieran sido las que fueron. Otra muestra de como King lleva entre manos una tremenda y áspera historia de amor entre manos.

Janin se muestra más intimista en su puesta en escena, adaptándose al tempo de la historia, sin perder un ápice de su elegancia visual, mientras King juega con largos textos con los que dar paso a escenas del día a día entre Bruce y Selina. Un número con un invitado sorpresa que no hace sino incordiar intentando hacer ver que todo lo que se muestra no es sino un sueño… ¿Verdad?

Tres números de excelente factura, que vienen a reforzar la idea de que ya no es posible ver la etapa de King en Batman como una secuencia de series limitadas donde hay altibajos, sino un todo cohesionado que necesitará de una minuciosa relectura una vez finalice. No te los puedes perder.

Edición original: Batman núm. 58 a 63 USA, Batman: Secret Files núm. 1 USA (extracto), Batman Annual núm. 3 USA. Edición nacional/ España: ECC Ediciones. Guión: Tom King. Dibujo: Mikel Janin, Mitch Gerads, Travis Moore. Entintado: Jorge Fornés, Mikel Janin, Mitch Gerads, Travis Moore, Otto Schmidt, Tom Taylor. Color:Jordie Bellaire.…

King en estado puro.

Guion - 8.5
Dibujo - 9.5
Interés - 9.5

9.2

King regresa a la senda del trabajo pulcro y bien diseñado, con dos arcos argumentales intensos, cargados de refrencias al pasado, que van empezando a dibujar el que será su arco final alrededor de la figura de Bane.

Vosotros puntuáis: 7.02 ( 15 votos)

4
Déjanos un comentario

Please Login to comment

Se prohíben las injurias y calumnias a cualquier persona o colectivo -ya sea por razón de raza, sexo, orientación sexual u opinión política-, esto incluye los mensajes que fomenten el odio por alguna de las razones anteriormente citadas; o conduzca a desviaciones del tema propuesto (off topics). Del mismo modo, queda prohibido el spam, trolleo, uso masivo de mayúsculas y enlaces de descarga, además de todo tipo de contenido ilegal. Los comentarios con más de un enlace precisarán ser aprobados por los moderadores.

Si quieres, puedes usar un avatar.

Puedes utilizar la etiqueta de spoiler: [spoiler] TEXTO [/spoiler]
3 Comment threads
1 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
3 Comment authors
Drury WalkerYasirelVansalth Recent comment authors
Recientes Antiguos
Vansalth
Lector
Vansalth

Que magnífica decisión sería que cuando King termine su etapa en Batman, Tom Taylor fuera quien cogiera la serie. Pero lo dudo mucho.
Magníficos e interesantes números de King aquí, como siempre, con muchas lecturas en el caso de las pesadillas. Sigue siendo una etapa única.

Yasirel
Lector
Yasirel

¿Las pesadillas son necesarias de leer para lo que viene después? Empecé a leerlas y no me entusiamaron mucho.

Drury Walker
Lector
Drury Walker

En mi opinión y sin entrar en spoilers, no lo son. La gracia de las historias de las pesadillas esta en el simple disfrute de leerlas. De todas formas yo le daría una oportunidad porque la cosa va mejorando sobre todo a partir del número con JC y muy especialmente la del correcaminos.

Drury Walker
Lector
Drury Walker

Lo de narrativa fractal es la primera vez que lo leo y mira que se ha escrito sobre King, asi que es todo un hallazgo!

No me voy a extender en lo que ya he escrito en otras entradas, pero creo que habrã que dejar pasar un tiempo y ver toda la historia completa para juzgar su excelencia o falta de ella. Y aunque sí que tiene numeros brillantes, momentos brillantes y elecciones narrativas brillantes, también es cierto que tiene numeros y arcos mediocres, con momentos cuestionables o dialogos pobres y esquemas narrativos que se reiteran pero con menos eficacia.

Lo que si que estoy de acuerdo totalmente es en que hay una serie de temas e ideas que se repiten. Y posiblemente ello sea causa tanto de puntos fuertes como flacos. En estos ultimos y a nivel del personaje principal veo dos que no funcionan nada bien: el de Batman como el de una forma de suicidio y su preocupación por la buena muerte, dos ideas (re)definitorias que francamente no recuerdo haber leido nunca antes y ademas entra en conflicto con el Batman de las otras colecciones.

Saludos!