ASTONISHING X-MEN: DESGARRADA, de Joss Whedon y John Cassaday

Por
25
2267
 

Edición original: Astonishing X-Men #13-18; Marvel Comics.
Edición España: Astonishing X-Men vol.2 #1-6 (abril / septiembre de 2007); Panini Comics.
Guión: Joss Whedon.
Dibujo y entintado: John Cassaday.
Color: Laura Martin.
Formato: comic-book; serie regular mensual de 24 págs.
Precio: 1’90 €.

 

Tras una espera de ocho meses, durante el mes de abril de 2007 regresó a las estanterías de las librerías especializadas uno de los más destacados títulos de Marvel Comics en general y de la franquicia mutante en particular. A diferencia de lo acontecido con la edición americana, desde Panini Cómics optaron por renumerar Astonishing X-Men, aprovechando el inicio del arco argumental Desgarrada para inaugurar un nuevo volumen de la colección. Dejando a un lado la idoneidad de tal decisión, a continuación analizaremos las conclusiones que se pueden extraer de la lectura de estas 144 páginas.

Antecedentes: “El Don” y “Peligroso”

La etapa de Joss Whedon y John Cassaday al frente de Astonishing X-Men, lejos de conformarse por arcos argumentales estancos, se caracteriza por acoger una gran historia dividida en cuatro episodios fuertemente interrelacionados que, supuestamente, se verán complementadas por un especial cuya publicación es temida por muchos lectores. No por su calidad, que imaginamos estará a la altura de lo mostrado hasta este momento, sino por significar la salida de dos grandes autores de una colección que ha logrado recuperar un estilo y unas sensaciones sumidas en el olvido colectivo de los seguidores de la franquicia mutante.

En El Don, observamos cómo hombres-x de primer nivel buscan unir sus talentos con el fin de que el resultado sea mayor que la suma de las partes. Pero no será sencillo: entre ellos hay desconfianza, dudas y heridas del pasado que lejos de cerrarse corren el riesgo de enquistarse. Por si ello fuera poco, tendrán que enfrentarse a un relevante descubrimiento médico realizado por la Dra. Kavita Rao, un descubrimiento relacionado con la comunidad mutante, en cuya gestación parece haber intervenido Ord, siniestro personaje que parece empeñado en acabar con todos los portadores del gen-x. Durante el transcurso de esta aventura, primera misión del nuevo grupo comandado por Scott Summers, regresará, aparentemente de entre los muertos, Coloso.

En Peligroso, todavía impactados por el regreso de Peter Rasputín, los miembros de La Patrulla-X tendrán que enfrentarse a un mortífero enémigo que conoce a la perfección sus tácticas, estrategias y puntos débiles: ¡la personificación de la Sala de Peligro! El modo en que el Profesor Xavier está relacionado con el rencor que con este temible adversario siente sus más ilustres estudiantes, acarreará gravísimas e imprevisibles consecuencias.

Sinopsis

Tras lo acontecido en El Don y Peligroso, Whedon y Cassaday nos traen de vuelta nuestra ración mensual de las aventuras del equipo formado por Cíclope, Emma Frost, Bestia, Lobezno, Gatasombra y Coloso. Cuando todo parecía indicar que los hombres-x dispondrían del tan ansiado como necesario respiro para recuperarse de lo acontecido en fechas recientes, tendrán que enfrentarse de forma individualizada a sus más terribles e inesperados enemigos: ¿el Club Fuego Infernal?

Estos sucesos parecen guardar algún tipo de relación con el extraño comportamiento de Emma Frost, quien jugará un papel determinante en la extraña partida de ajedrez que contará con la participación de Ord, Peligro, y la Agente Brand, de la agencia S.W.O.R.D., quienes parecen tener cuentas pendientes con La Patrulla-X.

Análisis comparativo con el “Whedonverso”

A estas alturas, teniendo en consideración precedentes como Buffy, Cazavampiros, Angel, o la desgraciadamente truncada Firefly, podemos afirmar sin miedo a equivocarnos que Joss Whedon tiene una especial predilección y facilidad para narrar historias centradas en el crecimiento personal de sus protagonistas. En sus obras siempre está presente la búsqueda de la madurez, su significado, las responsabilidades que dicha condición acarrea, y el dolor implícito en todo proceso evolutivo, partiendo del presupuesto de que, para avanzar en un periplo vital repleto de brumosas encrucijadas, y alcanzar la redención necesaria para afrontar los desafíos que depara el día a día (por muy peculiar que éste sea) resulta imprescindible la asunción de los actos realizados en el pasado. Los personajes guionizados por Whedon suelen ser almas torturadas: Buffy Summers, inadaptada hasta que llegó a Sunnydale, Angel, incapaz de asumir su naturaleza dicotómica, Spike, en constante conflicto con su lado más salvaje, o el Capitán Malcom Reynolds, tratando de convivir con la certeza de que en la batalla librada en el pasado, venció el bando erróneo.

Curiosamente, en todos estos casos, termina demostrándose que la unión hace la fuerza, pues los protagonistas de las creaciones del guionista norteamericano encuentran en el apoyo propiciado por el resto de personajes las fuerzas necesarias para superar las adversidades: Willow, Xander, Giles, Dawn, o el mismísimo Spike ejercen una influencia en Buffy similar a la de Cordelia, Doyle, Connor o Wesley sobre Angel, o River, Kaylee, Zoe, Wash, o Inara sobre Malcolm. Son, en definitiva, historias muy similares, presupuestos y premisas semejantes que ensalzan el valor del compañerismo y la camaradería, poniendo de manifiesto la necesidad de recorrer el periplo vital junto a compañeros de viaje que determinen el nacimiento de sentimientos no necesariamente egoístas, ajenos al mero instinto de supervivencia del individuo aislado.

Precisamente por la importancia concedida a la colectividad, al papel determinante jugado por los secundarios en el desarrollo y evolución de sus protagonistas, Whedon siempre ha prestado especial atención a la interacción entre los personajes, haciendo valer su innata habilidad para articular diálogos tan fluidos como cautivadores.

El caso de Astonishing X-Men no es diferente: Hank McCoy trata de superar un miedo exacerbado a terminar involucionando a un estado animal, Emma Frost convive con un sentimiento de culpa, por no haber podido evitar la masacre de Genosha, con el que no está demasiado familiarizado, Scott Summers intenta superar la pérdida de Jean Grey, Piotr Rasputín alberga odio y rencor, al tiempo que trata de recuperar el tiempo perdido, disfrutando de una inesperada segunda oportunidad con Kitty Pryde.

Sentimientos y vicisitudes intensas, agotadoras y extenuantes, a las que habrá que sumar la consabida necesidad de que los “Hijos del Átomo” recuperen la confianza del Homo Sapiens… una confianza que nunca llegaron a ganar.

Valoración personal

Desgarrada supone un interesante punto de partida para el “año dos” de Astonishing X-Men, donde parece que, una vez más, guionista y dibujante unirán su talento para ofrecer una obra no necesariamente original, pero sí elegante, a la par que respetuosa y, en su vocación clasicista, deudora de algunas de las mejores etapas de La Patrulla-X.

Pese a que desde su primera entrega la colección parecía ostentar una clara vocación de independencia, las dieciocho entregas publicadas hasta la fecha revelan una evidente interacción con la continuidad del resto del Universo Marvel, concretamente con el trabajo de Brian Michael Bendis en Secret War, o de Grant Morrison en New X-Men, legado que, por cierto, apenas ha sido respetado por el resto de guionistas Marvel, lo cual no considero intrínsecamente malo, pues no soy un gran admirador de la etapa del escocés al frente de los X-Men, muy superior a la media de la franquicia mutante, pero demasiado rupturista para mi gusto. Sin embargo, Whedon aprovecha a la perfección parte del legado dejado por el guionista escocés, aunque, en lugar de transformar los personajes para adaptarlos a su estilo, aborda cada página de este cómic desde el respeto y la admiración que profesa por las más recordadas etapas de La Patrulla-X, trayendo de vuelta muchas de las características que en su día alzaron a los mutantes como claros dominadores del panorama editorial norteamericano.

Se le ha achacado a este arco argumental una lentitud considerable, que bien podría entorpecer la lectura o el disfrute de lo narrado. En su momento, tuve mis dudas acerca de si el ritmo y el tono impreso por el guionista a la historia eran los más adecuados. Ahora escribo este artículo teniendo en mente una respuesta afirmativa, matizando que tal vez el fallo radica en el medio empleado para transmitirla, o más concretamente en el formato escogido para publicarla, pues los tomos recopilatorios se antojan como la presentación más adecuada para disfrutar y apreciar todos los matices de uno de los títulos más interesantes de cuantos ha publicado “La Casa de las Ideas” durante los últimos años. Aunque mucho me temo que, lejos de tratarse de un defecto achacable de forma exclusiva a este equipo creativo, estamos ante un mal endémico en la industria tebeística contemporánea (ya sabéis, aquello que algunos han tenido a bien denominar “narración descompresiva”).

Por lo que a Cassaday se refiere, demuestra una vez más su talento y versatilidad, adaptándose al tono sosegado de la narración de Whedon. Quizás menos detallista de lo que en él suele ser habitual, pero realizando igualmente un trabajo más que meritorio, espectacular, comedido, emotivo o aterrador, en función de lo que la escena requiera.

En definitiva, un arco argumental que, tras el pequeño bache sufrido con Peligroso, logra acercarse (aunque sin terminar de alcanzar) al nivel de calidad e inspiración evidenciado en El Don, finalizando con un “cliffhanger” que terminará conduciendo a la Patrulla-X de Whedon y Cassaday, La Patrulla-X tan añorada por muchos lectores, a un enésimo viaje hacia la nostagia, hacia lo desconocido, hacia el espacio… hacia Breakworld.

Enlaces de interés

Página web oficial de Joss Whedon.
Página web oficial de John Cassaday.
Astonishing X-Men: El Don.
Astonishing X-Men: Peligroso.

Un saludo y hasta la semana que viene! (eso espero)

25 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
fletcher
27 octubre, 2007 8:56

lo que esta haciendo Wheddon con los X-men es una autentica delicia, puro disfrute…me encantan.
Yo estoy esperando a las tomos de estos dos ultimos arcos para completar la coleccion y acabarla…y luego disfrutarlo tranquilamente…

Fletcher!!

Maquina
Maquina
27 octubre, 2007 10:28

Este segundo arco es un gran “homenaje” a otras historias de los X-men de un Whedom sin ideas incapaz de contar algo nuevo como hizo en su primer aro

El crítico
El crítico
27 octubre, 2007 10:29

Me esta gustando tanto los Astonishing que me ha hecho decidirme a comprarme la etapa de Morrison,por las referencias que se hacen a la etapa.

IvánN Díaz
27 octubre, 2007 10:43

ciertamente esta saga es demasiado lenta, pero yo la he disfrutado igual 😉

juanjo
juanjo
27 octubre, 2007 10:44

Desde hacía mucho no había disfrutado tanto de los x-men, en serio.

Cannonball
Cannonball
27 octubre, 2007 11:33

Pues para este seguidor del Buffyverso ha supuesto una decepcion enorme, ni una sola idea digna de mencion o que no se haya visto ya 100 veces, dejando a un lado que el ritmo de la/s historia/s brilla por su ausencia, debido, supongo, a estirar como un chicle tramas que se deberian haber resuelto en un par de numeros, como mucho.

Lo unico que es un poco salvable son los dialogos, muy televisos, pero ¡oh! esto es un comic-book y se rige mediante otras reglas

yota
Lector
27 octubre, 2007 14:00

Me ha encantado tu artículo David, currado e intenso. He disfrutado mucho más con su lectura que con la del cómic en cuestión.

Mistic
Mistic
27 octubre, 2007 14:11

Pues a mí me ha gustado. Vale, se alarga demasiado, pero no es algo que nos tome por sorpresa después de haber conocido a Bendis y compañía. Vale, no hay ideas estrictamente originales, pero tener una centrifugadora de ideas tampoco asegura un buen cómic. Como decía Campbell, sólo existe una historia, lo demás son variaciones del mismo tema. La originalidad está sobrevalorada.

Whedon respeta el pasado, quiere a sus personajes, hace diálogos memorables… Apuesta por el ocio, no la experimentación. Si a eso le unimos esos pedazo dibujos de Cassaday, a mí me basta (lástima lo de la “descompresión”, pero ciertamente es endémico en las grandes editoriales).

El crítico
El crítico
27 octubre, 2007 16:08

¿Algun voluntario para recomendarme la etapa de Morrison?He dicho antes que me la iba a comprar,pero no viene mal conocer otra opinión.

Erik Lensherr
Erik Lensherr
Lector
27 octubre, 2007 16:24

La etapa de Whedon & Cassaday es fabulosa, es hoy por hoy el mejor cómic de mutantes equiparado sólo (quizás) por el Uncanny de Bru….cierto es que no explica demasiadas ideas nuevas, de cosecha propia, pero recicla grandes conceptos de la ya larga historia de la Patrulla, y les dá una sugerente vuelta de tuerca que hace que nos parezca fresco y original a la vez….

Cannonball
Cannonball
27 octubre, 2007 16:42

La etapa de Morrison hasta “revuelta en el instituto” (incluida) es de lo mejor que se ha hecho en los titulos mutantes en años. Luego la cosa decae bastante, siempre EMMO

L.C.
27 octubre, 2007 20:16

En mi opinión, Astonishing es (junto con X-Factor) la mejor serie mutante en mucho tiempo. Cierto que es un tanto lenta, pero lo compensa de sobra con otras cosas.

IvánN Díaz
27 octubre, 2007 20:52

En cuanto a Morrison, estoy de acuerdo con Cannonball, aunque la parte final tampoco es taaaan mala y se deja leer.

JackHawksmoor
JackHawksmoor
27 octubre, 2007 22:32

Los Astonishing me parecio una serie muy buena,pero muy lenta en la trama y estatica en el dibujo,que aun asi Cassaday me parece de los mejores…pero vamos.Creo que cuando Morrison pillo los XMen,cuando parecia que solo iba a cambiar con ese cambio de nombre y de traje similar al de las pelis,bum.La mejor etapa de la historia mutante para mi gusto,mucho mejor que los Astonishing si os poneis a comparar.Le quitas el desvario de Xorn/Magneto y creo que es lo mejor que se ha visto en el universo muti.Ademas Quitely se salia el tio,como siempre.Y Morrison igual.
Y de los artistas de Astonishing me parece que Cassaday es mas detallista en la etapa Astonishing que en cualquier momento de su carrera,pero eso para mi gusto.O sera Laura Martin que mejora el trabajo de cualquier dibujante…pero vamos,que esta muy bien,yo tambien le daba un 4/5

gonza
gonza
27 octubre, 2007 23:12

consejo para El Critico, como dicen muchos, yo habia dejado por casi 4 años a los mutantes y cuando lei las New de morrison me volo la cabeza y a a partir de ahi volvi a agarrarle el gustito a los muties, y casi vuelvo a sentir lo mismo con las Astonishing, toma muchas cosas del escoces: el megacentinela en genosha, mi villana preferida Cassandra nova, y demas gags visuales y escritos q traen buenos recuerdos, aun asi, para el amante arrecimo de los muties, morrison es sinonimo de mala palabra, por lo que se, hizo y deshizo como quiso

Nathan Summers
Nathan Summers
28 octubre, 2007 1:05

¿En qué punto se relaciona este arco argumental con la Secret War de Bendis?
No logro distinguir cierta relación entre ambas historias…

Mistic
Mistic
28 octubre, 2007 12:49

Se relaciona con la Secret War en la desaparición de Nick Furia y sus sustitución en SHIELD por la nueva directora Hill.

libradus
libradus
Lector
29 octubre, 2007 0:29

A mi Astonishing X Men me ha mantenido enganchado desde el principio. Coincido en que adolece de falta de ritmo, pero a cambio de eso cuenta a su favor con unos dialogos maravillosos, muy naturales, poco vistos en los comics.
El trabajo de Cassaday siempre me ha gustado, aunque reconozco que a veces parece un poco flojo en cuanto a la ausencia de detalles.
Y las portadas estan muy lejos del maravilloso trabajo que hacía en Planetary. Sobre todo la de Logan asomandose pro la esquina de la portada con el fondo en blanco

libradus
libradus
Lector
29 octubre, 2007 0:36

Otra cosa. Se que no es el lugar para comentarlo, pero ayer estaba leyendo unos comics viejos de X Men, en concreto la etapa de Alan Davis y la saga de “Los Doce”. Bueno, pues en esa historia, unos Skrulls se unen con Apocalypse para ayudarle en su ascención a un ser divino. Como los X men estan teniendo problemas con Skrulls suplantando a los verdaderos mutantes Hank McCoy y Moira McTaggert desarrollan un gas que devuelve a los Skrulls impostores a su forma normal.

Aviso de Spoiler

Ahora con la Secret Invasion que se viene: ¿Ustedes creen que en Marvel se acuerden de que ya existe un gas que puede revertir a los “falsos heroes” a su forma Skrull?

Phantomas
Phantomas
Lector
29 octubre, 2007 13:27

Coño, Cannonball, cuanto tiempo… Llevabas un montón desaparecido por todos lados, espero que todo vaya bien…

En segundo lugar, a mi los Astonishing… puff. No les veo especial encanto. No hay ideas ya no originales, sino frescas, y encima el estirar esas ideas durante 6 números no las mejora precisamente. Y además, a mi me parecen mucho más brillantes los dialogos de Vaughan en Runaways, por ejemplo, así que tampoco en eso me maravilla esta serie.

En cuanto al apartado gráfico, estoy de acuerdo con libradus. Gustandome Cassaday como dibujante, creo que no es este su mejor trabajo, por no hablar del diseño de Ord que sigue siendo de lo peor que he visto en los últimos años.

En cuanto a lo de comparar/recomendar los New X-Men de Morrison en base a esta etapa me parece un error.

Personalmente creo que la mejor visión de los mutantes desde hace 20 años es la de Morrison (y la mejor saga nueva la de Revuelta en el Instituto), junto con el X-Force/X-Statix de Milligan, pero claro… no son los mutantes de los ’80 ni de los ’90.

Y deberías saber si te gusta Morrison, porque hasta cuando no “desvaria” demasiado, no es plato para todos los gustos.

Libradus
Libradus
Lector
29 octubre, 2007 16:05

El diseño de Ord no es feo, es feísimo. Pero creo que fue intencional hacerlo así, según recuerdo de un comentario de Whedon y Cassaday en una entrevista para Wizard, creo que tenía que mirarse entre ridiculo y patetico

Argggh..!!
Argggh..!!
29 octubre, 2007 16:46

Pues a mí Astonishing X-Men, me gusta… Desde la etapa de Claremont, Byrne, Paul Smith, Silvestri, no disfrutaba de la patrulla de esa manera… Aunq esta claro que aquella época gloriosa no volverá a repetirse jamás (algunas sagas claaaro) y Wheedon aparte de su historia nos deleita de vez en cuando con algún guiño cómplice rememorando aquellos clásicos. Aparte de la etapa de Morrison, claro.
De todas formas aunque a veces alarga la historia de forma descarada, ya solo por ver a Kitty y a Emma, sacarse los ojos (merece la pena).
Ahora, la etapa de Morrison, en New X-Men pues mmm… no se… Me quedo Wheedon. Aunque Morrison también tiene algo pero… no me convence. En fin, las comparaciones son odiosas… y las épocas distintas.
Creo que echare muuucho de menos Wheedon, me temo… cuando se vaya.

Cannonball
Cannonball
30 octubre, 2007 7:46

Si, he estado “desaparecido”… debido a una mudanza (otra mas) y al tiempo que han tardado los chicos de Jazztel en instalarme de nuevo la linea.

Pero ya estoy otra vez por aqui.