Aquel Verano

Por
12
1859
 


Edición original: This One Summer, 2014, First Second.
Edición nacional / España: Aquel Verano, 2014, La Cúpula.
Guión: Mariko Tamaki.
Dibujo y tinta: Jillian Tamaki.
Formato: 324 páginas en bitono editadas en rústica.
Precio: 24.90 €.

 

Y llegó entonces a mis manos el tebeo que salva al verano de una temporada de lecturas estivales un tanto mediocres. La pila de lectura que venderé-regalaré-donaré esta temporada es más alta que la de aquellos tebeos que pasarán a formar parte de mi biblioteca. Es una triste realidad. Quizá no por exquisitez sino tal vez por una voracidad lectora sólo superada por un par de amigos míos, cuya capacidad e interés para leer es similar a la de Cortocircuito. Al lío. Aquel verano, guionizado por Mariko Tamaki y dibujada por su prima Jillian Tamaki, es un regalo para el lector que busca inmiscuirse en lo que lee, aquel que, aún con la necesidad de entretenerse busca otra cosa aún más importante, emocionarse. Y es que esa emotividad es una de los pilares que sostienen esta obra.

Con la premisa de narrar la cotidianeidad del verano de dos niñas, las Tamaki logran plasmar un abanico de ideas y emociones que abarcan desde el descubrimiento de la sexualidad hasta el paso de la niñez a la adolescencia, deteniéndose a observar cómo afecta el divorcio en los hijos, así como la búsqueda de descendencia y su imposibilidad o el embarazo no deseado. ¿Denso? Para nada, pues sus autoras logran plasmar lo anterior de manera orgánica en la narración, a través de los ojos llenos de dudas de las protagonistas. Ambas, testigos de ciertos sucesos que pasan a su alrededor, se enfrentarán al reto del cambio, del adiós a la inocencia, con unas dosis de humor, tristeza y veracidad como no recuerdo. La capacidad de las Tamaki para plasmar el paso del tiempo, la importancia de lo que se dice o no se dice, o para evocar recuerdos, es abrumadora. El grado de definición de las personalidades de los personajes ayuda a lo anterior. Las niñas, Rose y Windy, no pueden ser más distintas, de tal modo que ese contraste subraya su carácter. Mientras una es delgada y tímida, la otra es más rellenita y desenfadada. Una es retraída y reflexiva, la otra expansiva e invasiva. Su relación es tan natural como podrías imaginar en dos niñas cargadas de tiempo y energía. Su curiosidad, inocente y evocadora, las llevará a descubrir las aristas de la vida a través de su entorno, uno donde la candidez de la infancia no tiene cabida. Pero las autores plasman lo anterior con delicadeza, sin caer ni en melodramas baratos o sensiblerías cursis ni en lo sórdido o chabacano.

aquelverano-pagina1

Esa exquisitez para desarrollar la relación de las niñas viene engalanada por la capacidad narrativa de Jillian Tamaki. Sus páginas logran evocar el paso del tiempo, la calidez del verano, la alegría del tiempo libre, la melancolía y el miedo ante la incertidumbre de lo que está por llegar. Todo esto, gracias a su capacidad para dominar el tempo narrativo, con un instinto para secuenciar la acción digna de los mejores. Si a esto se le suma un dominio del trazo capaz de reflejar cientos de emociones en unos personajes perfectamente caracterizados, donde sus complexiones y rostros están perfectamente definidos, tenemos a una autora que, por juventud, aún no nos ha dado su mejor obra, pero que si sigue este camino, nos dejará con la boca abierta.

Esta calidad en lo expuesto logra el milagro, que las vidas de todos los que pasan bajo la mirada de Rose y Windy resulten interesantes. El tebeo, como las mejores obras, consigue que queramos seguir pasando días en ese pueblo de veraneo, donde todo lo que sucede parece lo más importante que nos ha pasado nunca, donde la complicidad de dos amigas supone algo tan logrado que se nos antoja real, permitiéndonos, y perdón por el cliché, observar las vidas de los demás desde una cerradura como objetivo indiscreto a un universo cercano y verosímil. De tal modo, estas 300 páginas nos crean la sed de bebernos otras 300 más. Eso lo que certifica es la necesidad de dar rienda suelta a un sonoro aplauso.

aquelverano-pagina2

¿Necesitas algo más para convencerte que le des una oportunidad a Aquel Verano? Pues quizá las referencias puedan darte el último empujón. Jillian Tamaki dibuja como le da la gana, hablando mal y pronto, lo que quiere, vaya, con un lápiz, como dije, capaz de plasmar cualquier emoción en el rostro de sus personajes. Pero habrá tenido maestros e influencias. Quizá sí o quizá no, pero podrían ser sus antecedentes tipos como Frederik Peeters o Craig Thompson, sujetos con quienes comparte no sólo trazo, forma y narrativa, sino sensibilidad y perspectiva. Algo de manga podemos ver también como base influyente. Y la línea clara europea. En fin, todo bueno para dar a luz –nunca mejor dicho- una obra exquisita, de lo mejor que caerá en tus zarpas este año.

  Edición original: This One Summer, 2014, First Second. Edición nacional / España: Aquel Verano, 2014, La Cúpula. Guión: Mariko Tamaki. Dibujo y tinta: Jillian Tamaki. Formato: 324 páginas en bitono editadas en rústica. Precio: 24.90 €.   Y llegó entonces a mis manos el tebeo que salva al verano…

Review Overview

Apartado Gráfico - 8.5
Guión - 8
Interés - 8.3

8.3

Vosotros puntuáis: 8.66 ( 2 votos)

12
Déjanos un comentario

Please Login to comment
12 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
10 Comment authors
OciosoPinsamanosukeFacundoHenryJones Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
Retranqueiro
Lector
Retranqueiro

Completamente de acuerdo con todo lo que has dicho, Raúl Silvestre.

Descubrí este tebeo por casualidad. Ni sabía que iba a salir hasta que me lo encontré en la librería. Y me encantó la portada. Desde que la vi, supe que me lo iba a comprar. Y tenía el pálpito de que me iba a gustar.

Lo que no imaginaba es que me fuera a gustar TANTO.

Me encandiló. Es una puta maravilla. Todo. El guión, los diálogos, el dibujo (¡qué pedazo dibujo!). Una historia de una naturalidad apabullante. Absorbente. Mágica.

Un tebeo imprescindible.

the drummer
Lector
the drummer

joer, raúl y retran, me vais a arruinar la economía del mes; que buena pinta tiene ésto y cuanta pasión en la crítica; pa la buchaca.

Retranqueiro
Lector
Retranqueiro

Drummer; no creo que te arrepientas lo más mínimo si lo pillas. Pero de todas formas, por si quieres echarle primero un ojo, entra en la página de La Cúpula, busca el tebeo y pinchando sobre la imagen (creo que era así…) puedes leer un adelanto de unas cuantas páginas.

the drummer
Lector
the drummer

ok, les echo un ojo, pero no va hacer ni falta, ya me tenéis convencido.

JOSE
Lector
JOSE

Qué buena pinta!! Gracias por la reseña y por descubrirnos esta novela gráfica; por lo que comentáis sé que me gustará fijo. La pillaré en Book Depository, que está por menos de 10 euros y la diferencia de precio es muy grande…

Jose Angel Ares
Lector

Yo la pillé hace un tiempo en inglés al segundo después de ver páginas por tumblr, amor total por la obra, por como te coge de la mano y te lleva por aquel verano, página tras página. Ains, que me pongo tierno…

Tomás Martínez
Lector

Joder, me habéis convencido. Para la saca en mi próxima visita a la librería

HenryJones
Lector
HenryJones

Viendo lo entusiamada que esta la gente , habrá que pillarlo. Por book depository eso sí. Lo siento por las editoriales de aqui pero creo que deberian mirar mejor lo de los precios. Por muy duotono que sea son 24 euros O no les salen lo números o quieren ver si la gente pica

Facundo
Lector
Facundo

Pues a mi también me habéis convencido, en parte la buena reseña, en parte el genial dibujo y en parte el precio de bookdepository.

samanosuke
Lector
samanosuke

Pues yo me lo pido también: ante las reacciones de Raúl y Retran, y el precio de BookDepository, qué otra cosa voy a hacer…

Pin
Lector
Pin

Me lo pedí tras leer esta reseña y ya está en casita y leído.
Delicioso. Nada más y nada menos. Fan absoluto de las Tamaki desde ya.
Gracias Raúl!

Ocioso
Lector
Ocioso

Por fin he podido leerlo. Llevaba con ganas desde que vi anunciada en algún sitio la portada antes del verano, y parece que la intuición que tuve en aquel momento no me falló. Un tebeo maravilloso pero que desde mi punto de vista comete un error, y es la dificultad de transmitir correctamente las sensaciones del verano a través de los frios colores azules. Aunque veas a las chicas en bañador te pasas todo el tebeo con la sensación de que están en pleno invierno.