Antes de Watchmen. Búho Nocturno

Por
29
2156
 


Edición original: Before Watchmen: Note Owl números 1 al 4 USA, 2012, DC Comics.
Edición nacional / España: Antes de Watchmen: Búho Nocturno, 2012 – 2013, ECC Ediciones.
Guión: J.M. Straczynski, Len Wein.
Dibujo: Andy Kubert, John Higgins.
Tinta: Joe Kubert, Bill Sienkiewicz.
Color: Brad Anderson.
Formato: Grapas de 32 páginas a color.
Precio: 2,50 por ejemplar €.

 

Hablar de Before Watchmen es un acto de temeridad evidente. Lo veo. Estáis cargando vuestras recortadas con los cartuchos de vuestro desencanto. Las miras telescópicas caen sobre mi pecho como gotas de lluvia ácida. ¿Qué tendrá que decir este redactorcillo sobre lo que desde el principio resultó una evidente maniobra de mercadotecnia? ¿Se atreverá a blasfemar sobre la obra original tal y como hacen estos subproductos que aparecieron con ínfulas bajo el sobrenombre de Antes de Watchmen?

Pues antes de que disparéis a matar, debo dejar claro dos posturas, que forman parte de la misma en general. En primer lugar, los personajes, aunque nos duela, pertenecen a sus editoriales. En este caso, me refiero, si pensamos en los iconos de Marvel y DC, donde una tremenda cantidad de talento ha sido explotado para dar forma a universos creativos que de otra manera jamás hubieran sido desarrollados. No cabe duda de que Stan Lee y Jack Kirby crearon a los X-Men. Pero si no hubiera sido por Claremont, no seguiríamos hablando de ellos. Y desde luego, Bill Finger, y quizá algo de Bob Kane, están en el ADN de Batman. Pero quienes hicieron verdaderamente grande al personaje no fueron sus creadores en este caso. Es evidente que plantaron la semilla sobre el suelo adecuado. Pero quienes regaron para que la planta creciera, fueron otros. ¿Esto a qué viene? A que no comparto esa idea de que los personajes de Watchmen son intocables. Son personajes suficientemente ricos como para que otros autores jueguen con ellos. Para bien o para mal. Y por muy malo que sea el resultado, jamás pervertirán la obra original. ¿Acabaron las pelis de Schumacher con el mito de Batman? ¿No, verdad? Pues eso. Además, el plantel de autores escogido por DC no fue precisamente malo. Lo mejor de su cantera y algún invitado de lujo. Piensa qué hubiera pasado si esto hubiera sido perpetrado por los Daniel o Lodbell de turno. No. Se manejó el asunto con mayor respeto del que la editorial presenta por Superman, por ejemplo. Como era necesario. Así, autores del calibre de Azarello, Cooke, Straczynski o Bermejo dejaron su impronta en esta primera tanda de miniseries que, no cabe duda, será la primera de una serie de incursiones que están por llegar. O no. Que a día de hoy, nada nuevo suena bajo el horizonte de Watchmen. ¿Han ido mal las ventas? Lo desconozco. ¿Señor Monje, nos puede decir algo al respecto?

buhonocturno-pagina1

La idea del desarrollo de universos creativos a partir de personajes creados por otros viene al pelo para poner en la palestra un argumento importante: sí, Watchmen fue creada por el Original Writer –vaya sandez de denominación, por cierto- y por Dave Gibbons. Pero este grupo no dejaba de ser una adaptación, sui generis, eso sí, de unos personajes ya existentes, nacidos en la editorial Charlton, como todos sabéis y comprados por DC para su uso y abuso. Capitán Atom, The Question, Blue Beetle y demás, también tuvieron padres. El de The Question fue, nada menos, que Steve Ditko. Y nadie puso el grito en el cielo cuando Moore lo convirtió en un psicópata filofascista de nombre Rorschach. A lo que voy, Alan Moore, y aquí voy a recibir palos, lleva casi toda su carrera creando grandes obras. Grandísimas. Pero buena parte de la misma se ha basado en justo aquello que él mismo critica abiertamente: la readaptación de conceptos originales creados por otros. ¿Qué es Supreme si no una adaptación del Superman de la Edad de Plata? ¿Acaso creo él mismo a la Cosa del Pantano? ¿No es Tom Strong una amalgama de todos los héroes del pulp desde Doc Savage hasta Tarzán? ¿Y Promethea? ¿No nació como un remedo de Wonder Woman? Sí, vale, diréis que Moore juega con bases conocidas, para, con su evidente talento, ir más allá, desarrollando los personajes hasta hacerlos suyos. Pues perfecto. Así ganamos todos. Pero que no proteste cuando otros quieren jugar con sus personajes. Él no para de hacerlo. Con resultados dispares. Y en ocasiones, con perspectivas blasfemas. Ninguno de los personajes retratados en su League of Extraordinary Gentlemen fue creado por Moore. De hecho, por más que os duela, ninguna de esas representaciones son fieles al material original. Es decir, Moore hace lo que le da la gana con personajes creados por otros. Lo que le da la gana. Los pervierte, les da la vuelta, los convierte en sádicos, obsesos sexuales e incluso los sodomiza. Y todos aplaudimos. Creedme que si Wells o Stevenson leyeran lo que Moore ha hecho con sus creaciones le denunciarían. Pero el mago de Northampton protesta y patalea cuando otros adaptan, la mayor parte de las veces desde el más tremendo respeto, algo que ha salido de su pluma. Es decir, Moore no da precisamente ejemplo ni profesa respeto por las creaciones de los demás. Desde Haggard y Lovecraft hasta Wein, pasando por Ditko y demás. Moore predispone una actitud intocable cuando él mismo es el principal pervertidor. Así que disculpadme cuando me siento incapaz de tomar en serio sus rabietas y ese estúpido interés que tiene por desvincularse del respetable medio que le hizo quien es.

Volviendo a Before Watchmen. Ahora preguntaréis, ¿era esto necesario? Para las arcas de DC, seguro. Para el interés del lector, pues mira, seguro también. A pesar del muy dispar resultado. El principal problema con el que se han encontrado estas miniseries ha sido precisamente el pánico ante la respuesta del lector y el miedo a no estar a la altura. Y eso, por lo general, deviene en gatillazo. ¿Quiénes, a bote pronto, han estado a la altura? Pues Cooke y Conner, no cabe duda, y sí, Straczynski y Hughes y estos Kubert que aquí analizaremos. Del trabajo de Azzarello y compañías prefiero no hablar. Y no, no era malo. Sino que resultó insípido. Esa insipidez es uno de los principales defectos de este conjunto de miniseries. Eso y fundamentalmente, esa conexión excesiva a la obra madre. La mayor parte de estas historias no sólo no se concibe sin la maxiserie original, sino que no se entendería sin la misma, lo que las convierte de por sí en productos cojos, con una personalidad cuanto menos dudosa. Son por tanto, precuelas demasiado deudoras de la fuente original, anexos un tanto forzados que apenas aportan. Y eso, como digo, es por el tremendo respeto a la fuente de la que parten. Y eso, en el arte, es la muerte. No hay calidad sin riesgo.

buhonocturno-pagina2

Respecto a este Antes de Watchmen. Búho Nocturno, ¿qué encontramos? Pues un tebeo ameno, que indaga en el origen del segundo Búho Nocturno, Dan Dreiberg, desarrollando sus fobias y filias, con un pie en la obra original, pero sabiendo crear el interés a través de una trama que usa las claves básicas del cliché del superhéroe detectivesco. No va a cambiar el mundo del tebeo, ya que no es su intención, pero genera un corpus suficiente como para crear interés por un personaje que bien se mereciera más historias. Y es que ese dúo bizarro que forma con Rorschach bien vale nuevas miniseries.

Desde el punto de vista gráfico, la compra, bajo mi punto de vista, estaría justificada en tanto en cuanto supuso uno de los últimos trabajos de Joe Kubert antes de su fallecimiento. Dibuja su hijo Andy, pero las tintas son del progenitor. Y se notan, muchísimo. De hecho, tras su muerte, el trabajo fue continuado por Sienkiewicz y el resultado no puede ser más distinto. No desvirtúa la obra final, pero la deja algo tocada. Una enorme pena que el maestro no pudiera acabar el tebeo.

Yo compraría una serie de Búho Nocturno, señores de DC. Sí, soy un tipo blasfemo. Y cada día más sacrílego ante la ridícula escuela que con sus comentarios está creando el señor The Original Writer.

  Edición original: Before Watchmen: Note Owl números 1 al 4 USA, 2012, DC Comics. Edición nacional / España: Antes de Watchmen: Búho Nocturno, 2012 - 2013, ECC Ediciones. Guión: J.M. Straczynski, Len Wein. Dibujo: Andy Kubert, John Higgins. Tinta: Joe Kubert, Bill Sienkiewicz. Color: Brad Anderson. Formato: Grapas de…

Review Overview

Guión - 6
Apartado Gráfico - 7
Interés - 6.5

6.5

Vosotros puntuáis: 6.3 ( 3 votos)
29 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Mr. X
Mr. X
Lector
13 agosto, 2014 8:25

” ¿Quiénes, a bote pronto, han estado a la altura? Pues Cooke y Conner, no cabe duda, y sí, Straczynski y Hughes y estos Kubert que aquí analizaremos. Del trabajo de Azzarello y compañías prefiero no hablar. Y no, no era malo. Sino que resultó insípido.”

Puestos a soltar herejías, aquí suelto otra: El doctor Manhattan de Straczynski y Hughes es un pedazo de cómic y esas páginas no hubieran desentonado en la obra original de the original writter. Ala, ya lo he dicho.

Dynamo
Dynamo
Lector
13 agosto, 2014 8:31

Yo de Alan Moore conozco Watchmen y sus pataletas. La cosa del pantano nunca me ha llamado la atención y he leído algo de Top 10 que me ha entretenido y ya, de Moore no moré por mi parte.
Estoy de acuerdo con la exposición del señor Silvestre, si sirve para que algunas de las recortadas cambien de objetivo y aparten alguna que otra bala del redactor me doy por satisfecho. Por otro lado no he leído nada de before Watchmen pero he oído críticas buenas y malas, de Minute Men he pudo maravillas, así que supongo que habrá de todo.

the Kajun
the Kajun
Lector
13 agosto, 2014 9:05

Aquí otro que compraría una serie de la dupla Buho/Rorschach, y le veo bastante chicha y juego además.

ultron_ilimitado
ultron_ilimitado
Lector
13 agosto, 2014 10:24

Aquí uno que jamás se ha llevado las manos a la cabeza por este proyecto. Ni que escribir una secuela mala fuera a borrar mágicamente las páginas de la miniserie original de todos los ejemplares existentes del mundo. Y francamente Alan Moore como escritor será genial, pero como persona es bastante insoportable y antisocial. Desde el momento que critica sistemáticamente cualquier aproximación externa a su obra sin siquiera haberse molestado en leer/ver el producto final para mí ha perdido bastante autoridad al respecto.

Respecto a esta mini, lo que me echa para atrás es el dibujo, pero es posible que alguna otra del proyecto si que pueda llegar a parar a mis estanterías en algún momento.

Radar
Radar
Lector
13 agosto, 2014 10:29

No he leído Before Watchmen así que hablo sin conocimiento directo, pero quiero aportar mi granito de arena, mi recortada y mi mira telescópica, aunque por ahora apuntando a los pies 🙂

El problema que veo de crear obras a partir de historias redondas (en el sentido de planteadas como un todo autónomo, no de su calidad) es que amenazan el canon creado por la primera y con desvirtuar su narrativa. Por poner un ejemplo, lo que es evocador es imaginarse las aventuras de Buho Nocturno y Rorschach, pero en cuanto se plasman, dejan de ser tan buenas como en la imaginación. Es como esa chica que te imaginas guapa hasta que la ves de frente: no será fea, pero no cumple con las (irreales) expectativas. Algo parecido pasa con la retro-continuidad, que diluye grandes obras. Por ejemplo la muerte de Jean Grey ya no impacta, porque las reescrituras le han quitado peso como hecho definitivo. O los fan-fiction, que rellenan las aventuras mencionadas por Watson y solo sirven para despejar una niebla sobre Sherlock Holmes que nadie necesitaba escampar.

En fin, estoy contigo que los personajes pertenecen a la editorial y nada podrá hacerse para evitar este tipo de movimientos, e incluso en algunos casso se crearán buenos trabajos dignos de ser leidos, pero sigo viendolo como algo innecesario y dañino. Si nos autores son tan buenos, y la historia tan consistente, por qué no crear su propio universo y las aventuras de p.ej. Sombra Nocturna y Mr. Nobody? A fin de cuentas, Watchmen y otras obras personales funcionan porque se usan arquetipos de superheroes.

Por algo mató Cervantes a (ojo, spoiler!!) Don Quijote al final. Aunque en esta época me huelo que no se hubiese librado de un ejercicio de retro-continuidad

Wertham
Wertham
Lector
13 agosto, 2014 11:32

El problema de Before Watchmen es que fue un proyecto creado con la pretensión de ganar dinero por parte de los de arriba de la editorial, punto. Es la intencionalidad lo condenable, no había ninguna motivación artística, no partió de una idea cojonuda de uno de los autores, estos vinieron luego. Y aun así, sirvió para crear algunas joyas, ojo.

De hecho, el único damnificado por este proyecto de 37 números en varias miniseries no es Watchmen, que sigue ahí tan bonico, sino Minutemen y Dr. Manhattan, esas dos obras maestras que por pertenecer a un conjunto irregular y a un proyecto “blasfemo” van a caer en un olvido que no se merecen. Porque veo una entrada como esta y lo primero que pienso es “hostia sí, Before Watchmen! Existió esto!”

Antoine
Antoine
Lector
13 agosto, 2014 12:05

Iba a escribir algo, pero Radar ha puesto por escrito, mucho mejor de lo que lo haría yo, mis pensamientos.

Agente Sadness
Agente Sadness
Lector
13 agosto, 2014 12:27

Hola, soy el de la recortada. Pero tranquilo usted, señor Silvestre, que la mira la tengo apuntando hacia los responsables de esta… ¿aberración? No. No. Que me tacharán de fanático de Alan Moore. DESATINO creo que sería un término más apropiado.

Vale que los personajes son propiedad de la editorial, y que los autores envueltos en el desaguisado son en su mayoría profesionales de gran talento. Vale que incluso una mente obtusa como la mía disfrutara -(o algo parecido)- con las series del Dr Manhattan o El Comediante… pero… perooooo…

Pero que no, joder.

Hubieran sido una cosita curiosa como complemento a una de esas primeras reediciones en formato “Atril” que se marcó la DC. Pero de ahí a pretender seguir sacando cuartos a costa del trabajo de Moore y Gibbons de hace casi treinta años me parece una falta de respeto al público. ¿No les basta con montarse una “Crisis de Multiversos” cada dos años o menos? Nada. Han estrujado tanto a La Gallina De Los Huevos De Oro, que el pobre animalito se ha quedado más seco que el ojo de la Inés.

Watchmen es Watchmen. Y por muchas volteretas que pegue DC, Watchmen seguirá siendo Watchmen. Cualquier intento de estrujar a la susodicha gallina, acabará siendo visto como un patético intento de llenarse los bolsillos con una gallina moribunda que les dio muchísimo por muy poco.

Y además la mini-serie de Rorschach era infumable, aunque la dibujara Bermejo.

Mr. X
Mr. X
Lector
13 agosto, 2014 12:32

“Pero de ahí a pretender seguir sacando cuartos a costa del trabajo de Moore y Gibbons de hace casi treinta años me parece una falta de respeto al público. ¿No les basta con montarse una “Crisis de Multiversos” cada dos años o menos? Nada. Han estrujado tanto a La Gallina De Los Huevos De Oro, que el pobre animalito se ha quedado más seco que el ojo de la Inés.”

¿Y por qué esa lógica se aplica a Watchmen y no a Spiderman, Batman, Superman… etc? Porque, siguiendo esa regla, una vez que lo dejaron sus autores originales, todo lo demás no habría debido existir.

Dynamo
Dynamo
Lector
13 agosto, 2014 12:38

No os falta razón. Esta claro que todo fue mirando el beneficio pero la editorial podría haberlo hecho peor, no poniendo a guionistas de nivel, otra cosa puede ser la implicación de los autores y el producto final. Por otro lado un After Watchmen podría haber resultado más polémico. En todo caso casa uno puede poner la línea donde quiera, si lo considera necesario. A mi por ejemplo me encanta la saga de películas de Alíen, las he visto todas, desde el Octabo pasajero, que abre la saga, hasta Aliens el regreso, que la cierra.

Antoine
Antoine
Lector
13 agosto, 2014 12:54

Mr. X: “¿Y por qué esa lógica se aplica a Watchmen y no a Spiderman, Batman, Superman… etc? Porque, siguiendo esa regla, una vez que lo dejaron sus autores originales, todo lo demás no habría debido existir.”

Hombre mister, de sobra sabes que en todos los casos que pones, los propios autores concibieron esos personajes como obras abiertas, es más, dejando paso encantados a sus sucesores. No es el caso de Watchmen.

¿Qué DC está en su derecho? sin duda ¿Qué debererían haber respetado a los autores que lo conibieron como una obra cerrada? también. Porque además, la jugada creo que, comercialmente, tampoco les salió como esperaban. Al final los tebeos han quedado como una anecdota curiosa. No sé si serán mejores o peores, no pienso leerlos, pero lo que eran, claramente, era prescindibles.

Agente Sadness
Agente Sadness
Lector
13 agosto, 2014 13:16

Mr. X:

“¿Y por qué esa lógica se aplica a Watchmen y no a Spiderman, Batman, Superman… etc? Porque, siguiendo esa regla, una vez que lo dejaron sus autores originales, todo lo demás no habría debido existir.”

Yo desde luego, sí que aplico esa lógica. Y no sólo en cuanto a los tres personajes que mencionas. Si por mí fuera, hubiera “cancelado” personajes a diestro y siniestro.

Sé que para los jovenzuelos que siguen mes a mes las andanzas de sus héroes favoritos -(como yo hice en su momento)- les va a sonar todo lo que voy a decir a herejía, pero ahí va:

Spiderman, después de la marcha de Romita, de Ross Andru si me aprietas un poco, debió haber colgado las redes, casarse, buscarse un trabajo decente y dejar de pasearse todas las noches en mallas por New York. Superman -(al que adoro)- en chorrocientos años de existencia tan sólo tiene un puñado, un puñado grande, sí, pero un puñado, de historias realmente memorables. Lo mismo para Batman, que pese a haber contado con Aparo, Adams, Rogers y otros “grandes” del comic yanqui para narrar sus devaneos nocturnos, tuvo que esperar a los ochenta para que un Miller de ideas peligrosas diera una versión definitiva del muchacho en cuestión, y todavía hoy andan repitiendo la fórmula una y otra vez. Va, los Cuatro-F, ¿Qué se va Kirby? Cancelación al canto, que Buscema tiene mejores cosas que hacer. ¿La Patrulla? Pues en cuanto se casa el sosainas del Cíclope, tiramos una bomba química que elimina el gen mutante parasiemprejamás y aquí paz y después gloria, previa cancelación entre el arroz arrojado por los invitados al bodorrio…

Lo que trato de decir es que es imposible mantener “frescos” a unos personajes/series con un bagaje tan largo, añejo y pesado. Desde luego que se han hecho buenas historias de Spidey y del Supe y de Batman y de los mutantes después de lo que cada uno pudiera considerar un “punto de inflexión”. Nos ha jodido, con Morrison y Quietly, muy mal tienen que estar las cosas para que no salga un buen tebeo, pero sigo creyendo que es pobre excusa para mantener tanta “gallina de los huevos de oro”. Marvel y DC sufren de la misma afección. Intentan mantener una continuidad insostenible. Lo que en los sesenta y setenta tenía su gracia, en el siglo XXI es una auténtica pesadilla. Creo que ganarían mucho más -(y no me refiero al dinero)- si se pasasen la continuidad por el forro y se limitasen a hacer historias con esos mismos personajes, pero sin atarse a “las normas de la casa”. Poder leer, por ejemplo, doce números en los que a Xavier se le va la olla y esclaviza el planeta entero antes de ser ensartado por Logan, cerrar esa historia, y al mes siguiente contar otra distinta como si aquí no hubiese pasado nada.

Lo que nos lleva a Watchmen. Es una historia redonda. Cerrada. ¿Para qué intentar convertirla en una franquicia que hasta los mismos editores saben a priori que no va a funcionar?

El Comediante ha muerto. Que descanse en paz.

Joder qué charla que acabo de pegar.

Agente Sadness
Agente Sadness
Lector
13 agosto, 2014 14:06

Dynamo:

Muy buen apodo, me encantaba la serie de First Comics. Y también soy fan de la saga de Alien, que he visto innumerables veces, sobre todo la primera película. Tantas que acabé descubriendo que OCTAVO SE ESCRIBE CON “V”.

Ya que somos unos friquis, al menos demos buena imagen.

lacuevalamacaca
Lector
13 agosto, 2014 14:12

En mi opinión la grandeza de Watchmen es que en 12 números el Sr. Moore y Mr. Gibbons realizaron una obra donde contaban todo lo que les había ocurrido a los personajes implicados, desde su surgimiento, sus años de esplendor y su declive. Lo que diferencia a esta obra de todas las demás es precisamente eso, que mientras cualquiera hubiera escrito números y números contando anécdotas o relleno de estos personajes, y no quiero mirar a nadie, ejem Bendis, Moore lo cuenta todo en 12 números, siendo totalmente irrelevante lo que te puedan contar sobre los mismos. Por tanto before Watchmen solo puede ser tildada de innecesaria, puesto que todo lo que quería saber de Rorschach y compañía ya me lo han contado, y muy bien contado en tan solo 12 números. Es comparable a si ahora hicieran una serie de televisión sobre alguna etapa de la vida de Vitto Corleone, pues no me molestaría pero lo vería tan innecesario que tampoco me pararía a verlo por el mismo motivo que este Before Watchmen.

Dynamo
Dynamo
Lector
13 agosto, 2014 14:23

Sadness;
Gracias por todo, por la alabanza y por el palo 😩, se como se escribe octavo, el problema es que escribo desde el móvil y la b y la v están pegadas. Debería revisar el comentario antes de mandarlo.

Freemann
Freemann
Lector
13 agosto, 2014 15:00

Totalmente de acuerdo con el comentario #12 de Agente Sadness, sobretodo con lo de la continuidad y los historias independientes. Está claro que eso en Marvel es una locura, pero en DC encajaría perfectamente. Algo parecido es lo que ya hacen con Tierras 1, reinicios, novelas gráficas como la de Dini sobre Zatanna o la próxima de Morrison con Wonder Woman, etc. Solo que se les da una apariencia de continuidad porque es lo que vende.

También coincido con Dynamo Joe en lo del canon. El canon de una obra es ella misma. Cualquier cosa que se añada después ya depende de cada uno considerarlo canon o no. Para mí los X-Men de Claremont empieza en el primer número que él escribe y acaba con su último número. Lo que ocurrió después me parece otra cosa y no me afecta en una relectura.

Sobre Watchmen en concreto, supongo que lo que cabrea a Moore es no tener los derechos y poder decidir si se publica algo relacionado con Watchmen mientras viva. Quién sabe, igual si estuviera en su mano habría hecho algo más con los personajes o se los habría dejado a otros guionistas. El problema es que el dinero lo va a ganar una editorial con la que está enfrentado y que tiene un modelo de negocio que odia.
Por otra parte, que alguien utilice los personajes de una obra importante (autónoma o no) es algo que va a ocurrir sí o sí. Puede ser la editorial ahora o alguien independiente cuando pasen los derechos, como comentaba Radar de Sherlock Holmes. El propio Alan Moore hace eso con La liga de los hombres extraordinarios, pero claro, no es lo mismo autorizarlo tú o que se haga años después de haber muerto que ver como otro lo utiliza para ganar dinero “a tu costa”. Otro tema es hasta que punto los personajes son suyos…

Sobre lo de que detrás de Before Watchmen hay primero una finalidad comercial, bueno, está claro. Pero no creo que eso lo invalide. Lo mismo pasa casi todos los grandes cómics de Marvel y DC: Crisis en tierras infinitas, Batman Año uno… hasta a la etapa de Alan Moore en La cosa del pantano se le puede aplicar lo de “primero fue idea del editor, luego llegó el guionista y después surgió la idea artística”. Obviamente estamos hablando de casos diferentes a BW, solo digo que eso por sí solo no me parece el problema.

Yo creo que DC le debe bastante a Alan Moore (y a mucha otra gente, claro). Y una buena manera de agradecer los servicios prestados sería no convertir una historia autónoma en una franquicia si el autor está totalmente en contra. Más aún si sabes que no vas a retirarte con esto cuando la mayoría de tu público está en contra y todo lo que se haga estará por debajo del original.

ross andru
ross andru
Lector
13 agosto, 2014 15:50

Lo que hizo Alan Moore con Watchmen fue coger personajes de Charlton cómics y dotarlos de otra personalidad. Cuando hizo Watchmen supo que era una obra por encargo y que los derechos sobre los personajes no serían suyos, si no de DC. Watchmen y Before Watchmen son propiedad de DC y si no le gusta a Alan Moore, que cree otros personajes y se los publique él. Dave Gibbons en cambio está encantado y disfrutó mucho de la película Watchmen, ver como “sus” personajes cobraban vida al igual que las viñetas que dibujó.

Alan Moore es un genio pero eso no le convierte en el amo supremo del mundo.

DC con Before Watchmen ha hecho lo mismo que hizo en su día Alan Moore con los personajes de Charlton cómics, lo que ocurre es que los personajes de Watchmen brillan en la interacción de unos con otros y Before Watchmen se queda muy descafeinado al tratar los personajes por separado en miniseries independientes unas de otras. Es una maniobra para sacar cuartos de DC.

Y tengo la miniserie de Rorschach que merece la pena por el dibujo de Lee Bermejo aunque no se trate de la mejor obra de Azzarello.

Agente Sadness
Agente Sadness
Lector
13 agosto, 2014 16:09

Dynamo:

Lo siento, no era mi intención “pegarte un palo”, para nada. Era una gracieta de ésas para ir rompiendo el hielo, que aún soy bastante nuevo por estos lares. Mis más sinceras disculpas si te he chinado.

Freemann:

Hay que joderse qué bien te explicas. Supongo que yo intentaba decir lo mismo y me he acabado yendo por los Cerros de Úbeda. Y totalmente de acuerdo en que DC le debe mucho, muchísimo no sólo a Alan Moore, sino a todo el resto de guionistas británicos que también se fueron a hacer las Américas y espabilaron un poquito un panorama que empezaba ya a apergaminarse.

Sergio Aguirre
13 agosto, 2014 16:28

Hay que puntualizar, Ross Andru, que el contrato de Alan Moore y Dave Gibbons con DC sobre Watchmen estipulaba que los derechos revertirían a los autores en el momento en el que la maxiserie agotase su tirada.

Pero DC, viendo en lo que eso se iba a convertir, actuó con un poco de mala fe, reeditándola en tomo una y otra vez antes de que se acabasen la existencias en el almacén, para así quedarse con una obra que resultado ser capital en la historia del medio y que da muchos dividendos.

Y así, de paso, nos vendieron que aquello era una “novela gráfica”, cuando en realidad es una colección de doce entregas, cada una con su propia estructura.

Que si, que estaban basados en los personajes de Charlton, pero bueno, entiendo que a Moore le cabrease que se saltaran lo pactado acogiéndose a un tecnicismo.

Dynamo
Dynamo
Lector
13 agosto, 2014 17:14

Sr Aguirre;
Con el dato que aporta puedo entender mejor al se Moore en lo que concierne a Watchmen, lo único es que despotrica con todo y no sólo con Watchmen, pero al menos en este caso si pude llevar algo más de razón.
Sandness;
Ningún problema, entendí la “reprimenda”, era tan gordo el fallo que ya me imaginaba que no me iba a librar, por algún lado tenía que venir.
En cuanto al post, quedan varias opciones ante la obra de Before, obviar la como sí no existiera, leerla con interés o curiosidad, o leerla para disfrutar criticándola.

Mr. X
Mr. X
Lector
13 agosto, 2014 17:42

“Dicho esto, sigo sin ganas de leer los “Before”, salvo por algunos dibujantes encargados.”

Pues las dos de Darwyn Cooke están bastante bien y la Doc Manhattan, y no estoy exagerando, roza la genialidad de la obra original y es lo mejor que ha escrito Extrachinsky en años.

” No es el caso de éste, ya que Andy Kubert (al igual que su hermano Adam) hace tiempo que me desengañaron de ese potente futuro que creía tenían por delante”

La del Búho es, simplemente, entretenida, pero se nota que los hermanos Kubert están currando con su -grandísimo- padre, y hacen un trabajo muy defendible.

“En cuanto al post, quedan varias opciones ante la obra de Before, obviar la como sí no existiera, leerla con interés o curiosidad, o leerla para disfrutar criticándola.”

Yo creo que al final ha quedado como un experimento curioso, una especie de Quijote apócrifo. Eso si, ya que abrieron la caja de Pandora, me gustaría que echaran toda la carne en el asador y sacaran un After Watchmen, con un par.

Dynamo
Dynamo
Lector
13 agosto, 2014 18:13

Mr X;
¿After Watchmen?, supongo que te has puesto el chaleco antibalas antes de escribir eso.

josan_avenger
Lector
13 agosto, 2014 18:21

leido el articulo y no podria estar mas de acuerdo en lo dicho sobre moore, es un gran escritos, por supuesto pero su trabajo siempre ha sido coger ideas o personajes de otros y reinventarlos como le de la gana y en watchmen nos encontramos con los personajes de charlton comics pero en version moore y luego esta el caso de la liga de los hombres extraordinarios en el que reinventa a los personajes de la literatura como a él le da la gana, pero eso si, que nadie le toque “sus creaciones” que si no se enfada.

Y respecto al comic de buho nocturno, a mi esta fue de las que mas me gusto, aunque las que mas disfrute fueron las de minutemen, moloch y dolar bill, porque me contaban el origen y la historia de personajes que apenas salian en la obra del original writer y eso me resulto interesante; pero de las obras de los protagonistas de watchmen yo diria que esta fue la que mas me gusto, nos cuenta el primer encuentro dan dreiber con hollis mason y poder ver en accion al equipo nite howl/rorscharch es agradable, asi pues yo esta si que la disfrute bastante y si que estoy contento con que se hicieran las miniseries de before watchmen

Mr. X
Mr. X
Lector
13 agosto, 2014 18:33


#23
Dynamo Joe
13 agosto, 2014 de 18:13
Mr X;
¿After Watchmen?, supongo que te has puesto el chaleco antibalas antes de escribir eso.”

Es que me parece que estas minis estaban demasiado atadas al hecho de que debían concluir donde empezaba Watchmen. El único que se atrevio a dar un giro interesante-digamos a jugar con la retrocontinuidad- fue Strachinsky en la de Doc Manhattan. Ya que vamos a vender las joyas de la familia, hagámoslo a lo grande, no con medias tintas…

Dynamo
Dynamo
Lector
13 agosto, 2014 19:00

Mr X;
No lo dijo por mi. Independientemente de la viabilidad de un After, parece que Minute Men u Dr Manhattan están aceptadas como buenas obras, así que tras tanto revuelo algo bueno salió de Before Watchmen. Sólo decía que un After seguramente generaría más polémica. Por mi parte no lo vería no bien ni mal. A mis anteriores comentarios me remito.

TheBaldRocker
TheBaldRocker
Lector
15 agosto, 2014 5:45

Es que Mr.X, amigo Dynamo Joe, siempre ha tenido algo de suicida en su interior 😉

Aquí uno que ha leído algunas de las series que componen BW (cony! parece la marca de un coche esto).
Y como dicen por arriba, de todo hay en la Villa del Señor.
En mi caso, leí y disfruté bastante esta a la que hace referéncia el estupendo artículo de Mr.Silvestre (con el que, por cierto, estoy muy de acuerdo con su exposición gral. sobre Watchmen y las pataletas del Moore).
También me sorprendieron muy gratamente la de Los Minute Men y la del Dr.Manhattan, y me dejó frío la de Rorschach, una pena con el equipo que tenía detrás, la verdad. De esta última, es cierto que yo esperé mucho más de lo que ofreció. Pero bueno, siempre nos quedará Bermejo en esa mini igual que a Bogart siempre le quedó París.
Pero es cierto que todo lo que rodea a esta serie es complicado, demasiado, y nunca estará libre de las más diversas opiniones, a favor y en contra. Yo me voy a decantar por la primera opción, el a favor. Reconozco que en parte es por que el Barbas me cae bastante mal en esta posición que ha adoptado de victima por culpa de la gran major. No voy a entrar en esto, creo que ya ha quedado bastante claro en el articulo de Raul.
Una cosa más, respecto a la duda de si funcionó o no la serie, pues por lo que yo se, más o menos como todos vosotros, me temo que no, no funcionó para nada. Mi librero, que es uno de los que votarían a favor del BW e, incluso, de un AfterW, dice que tiene en el almacen 3 o 4 cajas completitas de ejemplares muertas de risa. De ahí que yo nunca tenga prisa en completarla, por que se que siempre están ahí.
Y yo, Mr.X, como usted y mi colega de la tienda de comics, también quiero un AfterW!
Hasta la noche no aparezco por aquí. Ya me lo encontraré 😉

Rockeros Saludos.

HenryJones
HenryJones
Lector
17 agosto, 2014 15:06

Bastante de acerdo con el analisis en general,. Pillé los 4 de Buho nocturno y me entretenió de lo lindo. El dibujo está más que a la altura, un 7 a Kubert (padre o hijo) para mi es algo justo. También por dibujo pillé la de Ozymandias de Jae Lee y es que en lo visual se sale.

Estas colecciones se las pilla uno por el dibujante de turno más que por el guión que no cuenta mucho de nuevo, esos sí el de Risso me parece de lo más flojo que ha hecho,