Alim, el Curtidor

Por
9
994

Alim, el curtidor 1. El secreto de las aguas

Alim, el curtidor 2. Viento del exilio
Guión: Lupano, Wilfried
Dibujo: Augustin, Virginia
Color: Augustin y Lupano
Norma – 48 pág – color – 13 €

Descripción editorial

En el imperio de Jesameth, ser un sin casta significa pertenecer a una de las clases sociales más bajas. Alim es uno de ellos. Curtidor de profesión, se encarga de reciclar los cuerpos sin vida de las sirenas asesinas que acuden a morir a las playas de la ciudad imperial. Pero a veces, el destino obra en beneficio de los más desfavorecidos. Una noche, el océano confía al hombre más humilde el mayor de los secretos.

Virginia Augustin nació en 1973 en Chatou. Colaboró con el estudio Disney en TARZAN y HÉRCULES, y también en WITCH, CAZADORES DE DRAGONES y en el largometraje de CORTO MALTÉS. WILFRIED LUPANO le propuso colaborar en el proyecto de ALIM EL CURTIDOR, en el que hoy continúan trabajando. También comparten un proyecto de dibujos animados.

Reseña

No sabría si recomendar o no la serie de Alim, el Curtidor. Imagino que sí.

Su primera entrega se impone por el soberbio trabajo gráfico de Virginia Augustin. Un diseño de personajes simpático, una excelente caracterización de su gestualidad, una ambientación sugerente en un contexto que entremezcla lo fantástico con lo histórico y una adecuada narrativa visual hacen que, como lectores, nos sintamos predispuestos a “meternos” en la historia.

Pero ésta, en su primera entrega, no acaba de distanciarse de estereotipos demasiado familiares. El Gran Sacerdote malvado, digno de cualquier teocracia que se precie; la niña traviesa y encantadora; el abuelito entrañable… Personajes que copan todo el espacio interactivo de Alim y le aportan más bien poco al argumento.

Es Alim, en el debut de la serie, el personaje más original. Un don nadie dedicado al comercio de pieles que no tiene más aspiración que la de ir tirando. Sin vocación ninguna de destacar ni de cambiar un orden establecido que le mantiene arrinconado. Y es en la presentación de este status quo y de su interrelación con Alim y los suyos que esta primera aproximación resulta un tanto escueta y extraña. Puesto que nuestro protagonista parece formar parte de esta comunidad desde antiguo y conocer los detalles principales de su credo. Pero al mismo tiempo se muestra ignorante de ciertas jerarquías y procedimientos, necesitando que se los expliquen. Cabe suponer que como recurso un tanto burdo de los autores para instruir al lector sobre todo ello.

Pero salvados esos escollos, llegando hasta la segunda entrega en brazos del atractivo gráfico, deseosos de despejar algunos interrogantes sembrados en la primera parte, el apartado argumental despega.

Se presentan nuevos escenarios, se establecen nuevas interacciones, las estructuras mostradas anteriormente son sacudidas por medio de personajes que en la primera entrega resultaban anecdóticos y que en ésta cobran preponderancia…

Así, la trama se carga de emoción, animando la lectura, a la vez que el progreso narrativo permite descubrir nuevas facetas de la teocracia en la que vivía inmerso Alim. Sin analizarla en profundidad, apostando claramente por construir una obra entretenida por encima de todo, los autores exponen las características propias de cualquier credo que arremeta demoledoramente contra todo lo que no se doblegue ante él, negando cualquier posibilidad real de intercambio y de convivencia.

Ciertamente, mientras que el guión sube enteros en esta segunda parte, el dibujo pierde un tanto de su exquisitez, derivando hacia un estilo más suelto y menos detallado. No obstante, sigue despuntando a un gran nivel y resultando, para el que esto escribe, tremendamente bello.

PD: Podéis contemplar algunas páginas más del primer número de esta serie en el siguiente enlace.

9 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Darío
Darío
9 marzo, 2007 21:05

Para mi esta serie es un orgullo y espero cada entrega con impaciencia puesto que me encantaron los dos primeros tomos.

Meisenhauser
Meisenhauser
9 marzo, 2007 21:27

Interesante artículo, Toni, otro más de esos que consiguen que algunos nos fijemos con más detenimiento en cómics o tebeos como este, que se nos suelen pasar por alto en la librería.

Dark Pascual
Dark Pascual
10 marzo, 2007 0:57

Donde se podría encontrar este libro fuera de España?
Más concretamente, en Sudamérica?

Parece interesante, me gustaría leerlo…

Iago
Iago
10 marzo, 2007 19:16

Alim empieza de manera muy prometedora con el primer tomo… y pierde el rumbo en el segundo. Por completo. Una pena, por que creo que podría haber sido una buena serie.

Gráficamente es completísima. Tiene mucha armonía.

Lo dicho. En mi opinión, una pena que hayan perdido el norte con la historia que estaban contando… porque pintaba bien.

Iago
Iago
11 marzo, 2007 12:41

Toni, pasa una cosa con Alim… y no es cual de las dos historias es más interesante, sino cual se empezó a contar.

La serie empieza de una forma, y casi se cargan de un plumazo lo que empezaron. Y arrancan otra vez. Eso es un descoloque. Independientemente de lo bein o mal contado que esté, o que resulte más o menos interesante… que tambien puede ir en gustos.

El segundo libro tira paginas y paginas en escenas bastante vacías (la batalla y poco o nada más), sin abrir muchas vías, pero sobre todo respetando muy poco lo que el lector había leído en el primer libro.

Independientemente de eso, es una serie más o menos recomendable. Quiero decir, que está bien hecha, pero se quedó coja ( a mi parecer) por culpa del trabajo del guionista al afrontarla como una serie y después ignorar “ciertas reglas” de dicha construcción.

dennel
dennel
2 enero, 2009 21:38

Año y pico después, acabo de leer los 2 álbumes y estoy con Iago, el primer álbum es una cosa y el segundo otra. El primero se centra en los personajes, es muy cercano, es muy detallado en lo que les pasa, en su carácter, en cómo les afecta la teocracia… Incluso la paleta de color es más rica. El segundo es fantasía heroica bastante tópica, malo que somete, guerreros, que si te persigo, que si te mato, los personajes aparecen menos y no nos muestran nuevas facetas, etc.

Yo prefiero el primero también. Al ser tan distintos tendrá que ver más con gustos que con calidad, pero de lo otro ya he visto mucho.