Algo extraño me pasó camino de casa

Una reflexión con humor sobre la vida en las circunstancias más adversas.

Por
3
643
Portada de Algo extraño me pasó camino de casa, de Miguel Gallardo

Edición original:Astiberri y Z como SanZ,, Noviembre 2020
Autor:Miguel Gallardo
Formato:Cartoné, 80 páginas
Precio:14€

Una crónica de los hechos inexplicables personales y mundiales que acaecieron en el año del Señor de 2020.

Miguel Gallardo (Lleida, 1955) es una de las figuras más importantes del cómic nacional de los últimos cuarenta años. Como la mayoría de autores de su generación desarrolló los primeros años de su carrera en las revistas que proliferaban en todos los quioscos durante las décadas de los setenta y los ochenta. En esos años fue creador de Makoki, el personaje más popular de la llamada línea chunga, además de ser uno de los autores fundadores de la revista El Víbora. Con la crisis de las revistas de finales de los ochenta le toco reinventarse, como a muchos de sus compañeros, comenzando una destacable carrera como ilustrador, aunque sin dejar de lado los cómics. Aunque sus trabajos están más apegados a la realidad desde 1995, año de la aparición de Un largo silencio, un relato biográfico sobre la vida de su padre, Francisco Gallardo Sarmiento, publicado de manera seriada en la revista Nosotros somos los muertos. Posteriormente se ha centrado en relatarnos su vida y la de sus allegados en obras como María y yo, Emotional World Tour, María cumple 20 años, Turista accidental y su último trabajo Algo extraño me pasó camino de casa, en la que nos cuenta como ha sido su año 2020, marcado no solo por el COVID-19, sino por su experiencia tras el diagnóstico y tratamiento de un glioma en el cerebro, del que afortunadamente se está recuperado. Como todos sus trabajos de carácter biográfico está editado por Astiberri que cuenta en esta ocasión con la colaboración de Z como SanZ, el proyecto de edición de cómics sobre el cáncer de Julián Sanz que fue una las personas que más animó a Gallardo a realizar este cómic puesto que él también sufría cáncer, aunque desgraciadamente falleció durante su realización, por esa razón el cómic está dedicado a él.

 Algo extraño me pasó camino de casa de Miguel Gallardo

Algo extraño me pasó camino de casa nos cuenta como a principios del 2020 Miguel Gallardo estaba muy cansado y con el firme propósito de tomarse un mes sabático, para descansar del ritmo de viajes y talleres que llevaba desde la aparición de su obra María y yo. Pero el dolor recurrente que siente encima del ojo y al lado de la oreja, se agrava con una serie de síntomas que indican que algo va mal. Así que acude al hospital de Sant Pau donde le diagnostican un glioma de cuatro centímetros en el cerebro. Tras la operación para extirparle el tumor, sale del hospital el martes 4 de marzo y aterriza en un mundo que no se parecen en nada al que dejo a su entrada en el hospital, ya que la pandemia ha cambiado las costumbres de todo el mundo. Un escenario nuevo con unas medias excepcionales que debe compatibilizar con sus sesiones de radioterapia. Como él mismo confiesa en sus páginas, este cómic es su forma de intentar explicar y comprender como ha sido su año 2020, además de tratar de ayudar a la gente que está viviendo una situación similar a la suya y una defensa encarecida de la sanidad pública, que tanto ha sufrido durante la pandemia y en los años previos llenos de recortes mandados por la voracidad privatizadora de ciertos grupos políticos.

 Algo extraño me pasó camino de casa de Miguel Gallardo

Gallardo nos relata con mucho humor, honestidad y desparpajo como ha sido su experiencia, no solo con el cáncer, sino también con la pandemia, ya que no solo refleja como la ha vivido él, también como la hemos pasado todos nosotros. Leer su historia sirve relativizar la nuestra, ya que, por mucho que nos costase quedarnos en casa y reducir los contactos con nuestros seres queridos, nuestra situación no era tan mala como nos parecía, más si la comparamos con la suya. El autor catalán opta por ofrecernos una visión desdramatizadora y trata de buscar la parte positiva de su situación, algo que hemos podido ver en todas sus obras, como nos demuestra llamando a su glioma boniato, pero no obvia enseñarnos el torrente de emociones que sintió cuando recibió el diagnostico por primera vez, desde el miedo a morir, pasando por el miedo a no ver más a su hija María, el temor a quedar incapacitado y no poder dibujar, además de un sentimiento de culpa bastante normal, ya que el cáncer es algo que genera nuestro propio cuerpo.

Al final de cómic, Gallardo vuelve a homenajear a su padre como ya hizo en Un largo silencio recordando todas las valiosas lecciones que le enseño, en particular una frase (“para adelante, aunque tu cuerpo no te acompañe”) que le ha servido de guía en el proceso. Y es que a pesar del humor la obra encierra muchas reflexiones valiosísimas para afrontar la vida, sobre el paso del tiempo y la muerte.

Algo extraño me pasó camino de casa es un hibrido entre un diario personal y cuaderno de viajes, ya que para Gallardo la experiencia ha sido como ir a la luna sin casco y volver. Gráficamente mantiene el estilo sintético y de trazo suelto como si lo hubiera dibujado con un bolígrafo rápidamente, sin espacio para ningún artificio que caracteriza todas sus obras biográficas, que le otorga la sensación de inmediatez y verdad. En la novela gráfica prima una estructura de página de rejillas de tres por tres, aunque no es fija y se rompe en función de las necesidades narrativas de la obra. Destaca la forma en la que consigue reflejar como son las habitaciones de un hospital, similares a las viñetas cerradas y asépticas en las que está el personaje.

 Algo extraño me pasó camino de casa de Miguel Gallardo

La edición de Astiberri está muy bien con un precio muy competitivo y un diseño maravilloso que lo convierte en una muy buena opción para regalar en estas próximas celebraciones.

Resulta imposible leer Algo extraño me pasó camino de casa y que no se te encoja el corazón de preocupación por Miguel Gallardo. Una historia que te pone las emociones a flor de piel, pero que te regala momentos tan hermosos como cuando Gallardo descubre que tras la operación todavía puede dibujar a su hija María y no se ha cumplido uno de sus grandes temores. Un autor que nos ha mostrado con una enorme generosidad su vida y su talento para crear obras que nos emocionen como lectores, pero que además sirvan para sobrellevar algunos de los golpes que te da la vida con una mirada llena de optimismo.

Edición original:Astiberri y Z como SanZ,, Noviembre 2020 Autor:Miguel Gallardo Formato:Cartoné, 80 páginas Precio:14€ Una crónica de los hechos inexplicables personales y mundiales que acaecieron en el año del Señor de 2020. Miguel Gallardo (Lleida, 1955) es una de las figuras más importantes del cómic nacional de los últimos cuarenta…
Guión - 8
Dibujo - 7.5
Interés - 9.5

8.3

Humor

Gallardo firma una obra sensacional sobre su cáncer y la reciente pandemia, llena de humor, emociones y un mensaje positivo.

Vosotros puntuáis: 9.38 ( 4 votos)
Artículo anteriorEl Asombroso Spiderman 17-20
Artículo siguienteLos casos de Perro Nick. Integral
Nacido en Barakaldo en 1977 donde sigo viviendo. Descubrí los cómics en una librería de barrio con Tintin, Asterix, SuperLopez y los personajes de Ibáñez. En 1989 descubrí los superheroes de la mano de Stern y Buscema con el numero 73 de la edición de Forum de Los Vengadores. A estas lecturas se fueron incorporando la novela gráfica y el manga, de los cuales, a diferencia de los superheroes, nunca me cansé. Todavía sueño con ser agente Espacio-Temporal y de Planetary, con visitar mundos de fantasía con el señor T., Philemon, Lord Morfeo, Arale y Thor. Viajar con Reed, Ben, Susan y Johnny al futuro y pasear por el cuartel de la Legión. Recorrer la antigua Roma con Alix y una cantimplora de poción mágica. Buscar Mú, perderme en un viaje al corazón de la tormenta, contemplar el Olmo del Cáucaso mientras paseo por un Barrio Lejano leyendo El almanaque de mi padre. Conseguir beber la sangre del Fénix. Leer, al fin, algún articulo de Tintín y de Fantasio sin que me molesten los absurdos inventos de Gastón. Perderme por las murallas de Samaris, mientras de la pirámide flotante de los inmortales cae John Difool. Enamorado de la chica de los ojos rojos y de Adele. Y cabalgar hacia el amanecer con Buddy Longway, Red Dust y el teniente Blueberry. Con un poco de humo azul en los labios...
3 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Raúl López
Admin
17 diciembre, 2020 11:27

Hace poco saldé la deuda que tenía con María y Yo y me pareció una auténtica obra maestra así que tengo desbordadas las ganas de leer esta nueva obra de Gallardo. Caerá si o si en las próximas semanas.

Nippur
Nippur
Lector
18 diciembre, 2020 0:38

Cuando leía El Víbora no me imaginaba que, con los años, algunos de sus autores me iban a brindar este tipo de obras con tanto humanismo. Un aplauso de pie para Miguel Gallardo