La extraordinaria narración de Peter Pendulum

Por
2
245
 


Edición España: Ediciones Idea
Autor: Ángel Marrero
Precio: 7,30 € (Precio de la edición digital. Edición comentada: novela en tapa blanda de 189 páginas más ilustraciones en blanco y negro)
)

 

Antes de embarcarse en la aventura de narrar las andanzas del vampiro de la Puñeta, el autor tinerfeño Ángel Luis Marrero Delgado debutó en esto del relato paródico de corte fantástico con un homenaje a sus lecturas de juventud, más concretamente a las que surgieron de las fértiles plumas de Edgar Allan Poe y H. P. Lovecraft. El resultado fue La extraordinaria narración de Peter Pendulum.

Como más tarde habría de hacer en El vampiro de La Puñeta, Marrero se encarga de adaptar un modelo de relato –en este caso, uno cercano al ámbito del terror lovecraftiano- a un paraje más próximo su entorno, como es el de la isla de Tenerife, amén de a un tiempo muy caro a don Ángel, como el que recorre el siglo XVIII y buena parte del XIX. A la receta añade, además, una forma de redactar cercana a los libros de viajes de la época, una de las fuentes preferidas de un autor que destaca por su exagerado nivel de documentación a la hora de hacer historia “de época”.

La historia se presenta en la forma de una obra encontrada en el seno de una biblioteca recién heredada por el autor del prólogo del libro, un tal Ambrosio Zutano tras el cual se encuentra nuevamente el omnipresente Ángel Marrero. Don Ambrosio es el presunto heredero de una vasta colección de libros entre los que se ocultaba el relato de un inglés que no fue a Bilbao a ver la ría y el mar, sino a conocer los mares del sur, en uno de aquellos viajes de la época que luego eran contados a coterráneos y coetáneos. Sin embargo, quiso el destino que Peter Pendulum, que así se llama –presuntamente- el protagonista de la historia, nunca llegara a ver los territorios con los que había soñado, sino que viviera una aventura mucho más “siniestra” en la isla de Tenerife. A su arribada a la ciudad de Santa Cruz, el lugar tiene fresca en la memoria la derrota infligida a Horacio Nelson y a la escuadra inglesa en 1797, por lo que Pendulum tiene ocasión de expresar su opinión sobre el particular (y sobre la condición de los distintos corsarios que atacaron las costas del viejo y del nuevo mundos durante las guerras entre Inglaterra y España) al tiempo que deja patente un pedante desprecio por la llaneza de los santacruceros de entonces, a los que el bueno de don Ángel pinta con todo lujo de detalles en su campechanía, bastedad y querencia por los vicios terrenos (extremo éste que se repite nuevamente en El vampiro de La Puñeta). Con ello, el autor ridiculiza un poco bastante al narrador, pero también, indirectamente a aquellos personajes lovecraftianos convencidos del carácter inferior de ciertas nacionalidades y / o razas.

En su visita a la isla, el protagonista decide explorar algo más allá del puerto tinerfeño y de su alojamiento, para adentrarse en una zona más recóndita, en la que hará un descubrimiento aterrador, en la forma de los descendientes degenerados de una civilización muy antigua, la cual todavía muestra signos de pujanza y sellará definitivamente el sino de Peter Pendulum. Cualquiera que se haya acercado a los relatos de H. P. Lovecraft (hay una recopilación bastante buena en dos tomos, de edición relativamente reciente) identificará La extraordinaria narración de Peter Pendulum la estructura básica en base a la cual se regía buena parte de la producción del autor estadounidense: un protagonista que, por los más diversos motivos, cruzaba su camino con el de un misterio que cambiaba su vida para siempre. Ángel Marrero logra recrear esos mecanismos, concentrando además su nivel descriptivo, hasta el punto de que su trabajo bien podría servir de básica introducción al conocimiento de lo que era Santa Cruz de Tenerife en aquellos años. El autor tiene la virtud de convertir parajes relativamente cercanos en tierras misteriosas, plagadas de secretos tenebrosos, dotando al terruño chicharrero del “carisma” necesario para albergar criaturas con el que cuentan lugares como Transilvania, el lago Ness, Miskatonic o Chigüesque. Al contrario de lo que acontece en El vampiro de La Puñeta, la historia tiene mayores elementos de misterio y la explicación a los mismos es mucho menos mundana, pero al mismo tiempo, el humor y la sátira siguen presentes, aunque sea de forma mucho más sutil, como demuestran los nombres y el “lenguaje” de las criaturas que Pendulum descubre durante su exploración.

La novela viene aderezada por las ilustraciones realizadas por el propio Marrero, las cuales, desgraciadamente, se ven afeadas por una pésima reproducción hecha en un papel singularmente inadecuado para tal fin. Afortunadamente, ello no resta calidad a su ejecución, y se convierten en el complemento ideal para una historia que se consume rápidamente, pero que se disfruta largamente. Ahora que una edición digital hace más asequible un producto que en su versión en papel presentaba un precio disparatado, la afición a los relatos de aventuras, misterio, horror y sano cachondeo tienen la oportunidad de ver cómo las gasta uno de los autores más peculiares de las islas Canarias.

2 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Sputnik
Sputnik
Lector
28 diciembre, 2010 15:49

Me lo voy a pillar. Ya me había llamado la atención su dibujo en el artículo que le habíais dedicado a El Vampiro de la Puñeta, y ahora más de lo mismo.
Quiero seguir a este tío.