#ZNDayTimSale – 100% Marvel HC. Hulk: Gris

Tim Sale y Jeph Loeb nos recuerdan los verdaderos colores de Hulk en una obra que nunca se pasa de moda.

Por
0
782
HulkGrisPortada

Edición original: Hulk: Grey 1-6 y Savage Hulk One Shot USA (Marvel Comics, 2003-2004)
Edición nacional/España: 100% Marvel HC (Panini Cómics, 2017)
Guion: Jeph Loeb.
Dibujo: Tim Sale.
Entintado: Tim Sale.
Color: Matt Hollinsworth.
Traducción: Gonzalo Quesada.
Realización Técnica: Estudio Din&Mita.
Formato: Tomo en tapa dura. 184 páginas. 16,50€

Antes del Verde… llegó el Gris

A etas alturas del Siglo XXI, no cabe duda de que los comienzos de la presente centuria, en Marvel Comics, estuvieron plagados de grandes obras que devolvieron a la Casa de las Ideas el lugar de gran editorial de cómic superheroico que había cosechado en las décadas de los sesenta, setenta y ochenta, pero que había perdido en los noventa a causa de la especulación y las malas decisiones creativas y empresariales. Entre estas obras, podemos citar a título meramente ejemplificativo, El Asombroso Spiderman de Joe Michael Straczyinski y John Romita Jr., Los New X-Men de Grant Morrison y Frank Quitely, El Alias de Brian Michael Bendis y Michael Gaydos, entre un sinfín de obras que nos recordaron, en primer lugar, por qué Marvel sabía acercarse como nadie a la humanidad de los superhéroes y en segundo lugar, por qué amábamos a sus personajes.

HulkGris1

Como parte de estas obras a reivindicar, cabe destacar el trabajo que el dúo formado por Jeph Loeb y Tim Sale realizaron en Marvel Comics, el cual comenzó en el año 2001 con Daredevil: Amarillo, seguido por Spiderman: Azul, la presente Hulk: Gris, y terminando con Capitán América: Blanco, obra que aunque se inició en el año 2008, terminó en el 2015, convirtiendo a lo que era una saga cromática de principios del Siglo XXI, en un grupo de obras que no vieron el final de la última de sus componentes hasta mucho tiempo después.

Sin embargo, hablar de saga cuando uno analiza estas obras no es correcto, puesto que cada obra es independiente y puede ser leída en sí misma. Ahora bien, todas las componentes de esta «Serie Cromática» están unidas entre sí, además de por la coincidencia de sus autores, y por otorgar un color a cada uno de los personajes que las protagonizan, porque dicho protagonismo se produce en solitario y sin indeseables crossovers con otros miembros del Universo Marvel. Pero sobre todo, lo que las hace únicas, además de la simbiosis existente entre guionista e ilustrador es el hecho de que tratan un aspecto muy íntimo y humano de cada héroe normalmente unido o a su origen, o a un punto de inflexión en sus azarosas vidas.

HulkGris2

Como hemos explicado antes, podemos leer cualesquiera de estas obras por separado, sin que sea necesario leer las demás para comprenderlas, pero sí muy recomendable, simplemente, porque estamos en conjunto, ante grandes cómics.

En el caso de las obra que nos ocupa, Hulk: Gris, la misma se llama así, y no Hulk: Verde, porque nos lleva al origen del personaje, cuando la piel del monstruo era grisácea y no de un marcado verde jade, lo que como es notoriamente conocido hoy día, en su momento se debió a que las imprentas del momento eran incapaces de sacar en la piel de Hulk el tono de Gris que Stan Lee y Jack Kirby querían para su personaje, por lo que lo cambiaron a Verde sin aportar ninguna explicación adicional. Y es que, aquello de que había Hulks de varios colores, y que cada uno de ellos respondía a un aspecto de la mente fracturada de Bruce Banner, sería algo muy posterior que llegaría de la mano de Peter David cuando el personaje ya era un miembro consagrado y reconocido del Universo Marvel. De este modo, los primeros números de El Increíble Hulk, que datan de 1962, hace ya sesenta años, mostraban al futuro piel verde de un color gris cuando Banner se transformaba en el monstruo, lo que por cierto, no ocurría cuando el buen doctor se enfadaba, si no todas las noches, independientemente de cuál fuera su estado de ánimo previo a la transformación.

Loeb y Sale recogen el testigo de aquella etapa fundacional y nos traen una historia en la que ante todo, se analiza al ser humano dentro del monstruo, haciendo a su protagonista, por difícil que parezca de entender, más humano y monstruoso que nunca. Es humano, porque a través del trazo y de la mirada de Tim Sale, vemos a un infante de tamaño descomunal que no comprende el mundo que lo rodea, y que como haría un bebé enfadado, aplaca a manotazos todo aquello que le asusta y que no entiende.

A este respecto, no podemos dejar de alabar y de clavar la vista durante largos minutos en la mirada de absoluta incomprensión del monstruo, en el amor que se ve en los ojos de Betty Ross, en el odio que trasladan los del General Thunderbolt Ross, así como en la curiosidad que expresan los de Rick Jones.

Y es que, si en algo destacaba especialmente el arte de Tim Sale era tanto en el tratamiento de los primeros planos, de viñetas que están ocupadas enteramente por la cara de los personajes, como en la mirada y expresión de éstos, lo cual no es si no una especificidad del punto fuerte de los primeros planos que acabamos de comentar, y es que, si los mismos a menudo se ejecutan sobre el rostro de los personajes, es lógico que la mirada de aquellos deba resultar creíble en términos artísticos.

HulkGris3

Dicha credibilidad y verosimilitud, no viene dad por un estilo realista, y es que Sale, único en su especie, tiene un trazo más cercano al dibujo animado que a la fotografía, con proporciones exageradas y anatomía irregular que sin embargo aportan humanidad y personalidad a todos y cada uno de los personajes que dibuja.

Decíamos que el Hulk de Tim Sale era uno de los más humanos que habíamos visto en un cómic, pero es que también es el más monstruoso. Normalmente, los lectores de superhéroes estamos tan acostumbrados a los populares personajes que pueblan este tipo de obras, que suspendemos nuestra incredulidad, considerando durante los minutos que dura nuestra lectura que es perfectamente normal que un científico se transforme en un monstruo enorme, sin que esto, tantos años después, nos sorprenda en lo más mínimo.

Sin embargo, es Tim Sale quien consigue, más de cuarenta años después de que el personaje viera la luz (la obra fue publicada entre los años 2003 y 2004) que el monstruo sea, efectivamente, monstruoso. Que nos creamos y seamos conscientes del miedo que genera tener a un palmo de la vista a una mole de músculos, seis metros de altura y toneladas de peso delante de nosotros, mirándonos con odio y a un paso de aplastarnos.

HulkGris4

Al margen de su guión, que es entretenido y que hace redonda a una obra que ya era excelente en su dibujo, la grandeza de este cómic se encuentra en la labor de Tim Sale que consiguió, con un Hulk que volvía a ser grisáceo sin pasar previamente por Las Vegas, que el alter ego del Docotor Banner se convirtiera en ese monstruo bajo la cama que fue en un inicio y que bebía del Jekyll y Mr. Hyde más gótico con cierto toque Pulp.

Lo mejor

• Por redundante que parezca, el dibujo de Tim Sale.
• Humanidad y Monstruosidad mostradas a la vez.
• Lo emotivo de la historia.

Lo peor

• Que estas obras tan intimistas y fuera de continuidad no se hagan más a menudo.

Edición original: Hulk: Grey 1-6 y Savage Hulk One Shot USA (Marvel Comics, 2003-2004) Edición nacional/España: 100% Marvel HC (Panini Cómics, 2017) Guion: Jeph Loeb. Dibujo: Tim Sale. Entintado: Tim Sale. Color: Matt Hollinsworth. Traducción: Gonzalo Quesada. Realización Técnica: Estudio Din&Mita. Formato: Tomo en tapa dura. 184 páginas. 16,50€ Antes…
Guión - 6.5
Dibujo - 8.5
Interés - 7

7.3

Gris

Tim Sale y Jeph Loeb homenajean al Hulk fundacional en una obra muy recomendable.

Vosotros puntuáis: 7.94 ( 1 votos)
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments