Secret Wars. Revisitando el Mundo Batalla original

Por
29
1589
FavoriteLoadingAñadir a favoritos

Ha llegado el momento que lo va a cambiar todo. Después de una larga planificación, un nuevo mundo donde batallar, abundantes declaraciones, ruedas de prensa e innumerables anuncios de series, las Secret Wars de Jonathan Hickman han hecho su esperado de debut para determinar si es cierto aquello de que el Universo Marvel ya no volverá a ser el mismo. Pero claro, como ya habrán supuesto, no estamos aquí para hablar de este evento sino que vamos a levantar la vista algo más allá para mirar a la inspiración de todo este tinglado, las Guerras Secretas originales, que idearon Jim Shooter, Mike Zeck y Bob Layton, y que vieron la luz en una maxi serie de doce números que cubrió gran parte de los años 1984 y 1985. Lo cierto es que Hickman ha pretendido coger de aquello nada más que el concepto, un gran acontecimiento del que surgieron grandes cambios para los héroes de la editorial, y el terreno de juego, Battleworld. Actualmente, se ha determinado que es un conglomerado de tierras paralelas, aspecto que ha desarrollado el guionista en sus colecciones vengativas, dando como resultado un planeta específico con sus distintos reinos y peculiaridades. Dejando claro ese detalle, que poco tienen que ver una con la otra, sí que es cierto que no es la primera vez que se utiliza el nombre para denominar un evento que cambie de raíz el panorama Marvel. Ya lo hizo Brian Michael Bendis en 2004 al titular su próxima hoja de ruta en la editorial Secret War (en singular), una historia que nada tenía que ver en esencia con lo narrado por Shooter y compañía, pero mantenía de la serie original, utilizando las palabras del guionista de Cleveland, “la idea de que algo está pasando que los civiles no deberían saber”. Acercamos al presente pues el espíritu de lo que trajo consigo aquella primigenia Secret War, donde un puñado de héroes se veían inmersos en una batalla en la que no habían pedido participar. Uno de los grandes momentos de la Casa de las Ideas, que ha quedado grabado a fuego para una generación de lectores, y que ha sido fuente tanto de éxito a nivel de ventas como de palos a nivel de la crítica. Unos tebeos que no dejan indiferente a nadie y que deben ser estudiados en su justa medida. Comencemos por la génesis del proyecto, que pasa por los famosos juguetitos y la idea de un editor jefe de expandir Marvel hasta nuevos horizontes.

Marvel_Super_Heroes_Secret_Wars_Vol_1_1_Canada_Variant

Marvel Vs DC hasta en juguetes

No puede haber planteamiento más chorra pero eso no implica que sea una verdad como un templo. Para comprender la génesis de Secret Wars tenemos que hablar de los deseos de cierta compañía de juguetes en competir contra otra rival que había lanzado una línea de muñecos basada en personajes DC. En 1984 la juguetera Kenner licenció una serie de personajes de la Distinguida Competencia, dando lugar a una línea de figuras de acción llamada “Kenner’s Super Power Collection”. Además, comenzaron los movimientos editoriales para la salida de una serie homónima donde tendríamos aspectos tan relevantes como la vuelta del Rey de los Cómics, Jack Kirby, a dibujar portadas e interiores. Las noticias en el mundo empresarial vuelan raudas y veloces por lo que una rival de Kenner, Mattel, se apresuró a dirigirse a la rival de DC, Marvel, para contrarrestar los efectos de estas nuevas figuras articuladas. Para ello se organizó un cuidado plan de trabajo que incluía como representante de Marvel al guionista y editor Tom DeFalco. Su elección se antojaba la adecuada ya que tenía experiencia previa al haber trabajado codo con codo con Hasbro durante su periplo en G.I. JOE. Durante meses Defalco negoció las condiciones de la colaboración y sus distintos desencuentros. Aspectos como el nombre de la línea o la forma de publicación no fueron detalles baladís. El antiguo editor Marvel no rememora con cariño aquellos momentos; así nos cuenta detalles como que “nosotros queríamos llamarla Marvel Super Heroes. Recuerdo una agotadora reunión de 10 horas donde al final se acordó el nombre de Marvel Super Heroes Secret Wars”. Para Mattel tampoco era suficiente que se publicitara en las colecciones regulares de los personajes, querían una serie específica para ello, por lo que dio comienzo la búsqueda del equipo creativo adecuado.

JimShooter
Fotografía clásica de los tiempos de Shooter en Marvel

DeFalco, hasta ahora la cabeza visible del proyecto, tiene que encontrar el escritor indicado para la acordada mini serie de doce números, nada menos que un año enredado en el proyecto. Entre él y el editor jefe, Jim Shooter, sondearon a varios profesionales pero nadie estaba interesado en escribir un cómic cuyo fin era el de vender juguetes. Así que Shooter cogió el toro por los cuernos y se puso al frente de Secret Wars, tanto a nivel de guión como de edición. Nadie mejor que él, encargado de revisar todos y cada uno de los trabajos de la Casa de las Ideas, para tener una visión general de cómo debía enfocarse una obra faraónica que iba a contar con tantos personajes. Y es que si por algo es recordado el bueno de Shooter es por ser la cabeza visible de la editorial durante una larga temporada. Pero no hay que olvidar que Jim empezó como guionista precoz, nada menos que a los 13 años, en DC Comics. Aquí dejó una importante huella en cabeceras como Legion Of Super-Heroes o Captain Action. A mediados de los 70 se trasladó a las oficinas de la Casa de la Ideas, donde guionizó series como Daredevil o Los Vengadores, aunque su mayor logro fue asentarse como editor jefe en el periodo que va de 1978 a 1987. Toda una época de la que se recuerdan tanto sus desafectos con profesionales de la editorial como sus logros, al ser reconocida como una edad especialmente fructífera para Marvel.

El siguiente en ser llamado a filas fue Mike Zeck, dibujante oficial del Capitán América en aquellos momentos, y que aceptó hacerse cargo de la serie, abandonando su puesto fijo en la cabecera del Centinela de la Libertad. Zeck es un dibujante de trazo lineal pero con un acabado elegante y preciosista, por lo que una serie de esta exigencia representaba todo un reto. Comenzó su carrera en el ya lejano 1974, trabajando para la editorial Charlton. En 1977 da el gran salto a Marvel Comics donde su colaboración con Doug Moench en Master of Kung-Fu le granjearía un aplauso inmediato. Tras esta aclamada etapa es reclamado para temas mayores como es el ya citado periplo junto a J.M. DeMatteis en el Capi. Bob Layton sería el recambio de Zeck en los momentos en que el dibujante titular no fue capaz de entregar a tiempo.

800px-6.28.13MikeZeckByLuigiNovi1
Retrato actual de Mike Zeck

Con el equipo ensamblado solo quedaba dar el enfoque correcto al que sería considerado como el ¿primer crossover de Marvel? Sobre esto hay infinidad de polémicas y entre los teóricos no hay unanimidad de criterios. Podríamos considerar crossover a la interacción entre distintos personajes fuera de sus colecciones habituales, ya sean de diferentes editoriales o de la misma. Con la tradición de colaboraciones con las que cuentan los variados universos superheroicos es difícil trazar la línea de cuando es una simple estrella invitada, una aventura compartida o directamente un crossover. Por tanto, para no hacer complicadas disquisiciones acerca del concepto nos quedamos con la más acertada consideración de evento. Un evento vendría a ser un momento definitorio para determinados personajes y que la editorial se encarga en destacar. Es decir, que Secret Wars se puede considerar un gran evento, tanto por el número de personajes implicados en la historia como por las consecuencias a largo plazo para muchos de ellos.

Parece que tenemos la consideración acertada para las Guerras Secretas, ¿el primer evento Marvel? Pues aquí también hay una salvedad anterior llamada Contest Of Champions. A primeros de los años ochenta surgieron unas cuantas iniciativas que buscaban rentabilizar el tirón de los Juegos Olímpicos. La primera de ellas fue un especial protagonizado al alimón por Spiderman y Hulk con motivo de los Juegos Olímpicos de Invierno, que tuvieron lugar en Nueva York. Al final de ese especial se adelantaba una iniciativa más ambiciosa todavía, al presentarse todos los héroes Marvel para la siguiente cita olímpica. No se llegó a materializar por problemas políticos, ya que fue el famoso año de la invasión de Afganistán por parte de la URSS, con el consiguiente boicot estadounidense.

1431587-contest_of_champions_1_super

En el año 1982 finalmente vio la luz el proyecto con una renovada configuración. Para empezar, se añadieron nuevos superhéroes internacionales para evitar la sensación de cierto egocentrismo, al primar el elemento norteamericano. El Gran Maestro y una entidad encapuchada plantean una competición entre los distintos personajes a cambio de facilitar increíbles dones a la humanidad, lo que da el pistoletazo de salida a una lucha noble entre los dos equipos. Escrito por Bill Manto, Mark Gruenwald y Steven Grant, el evento no transmitió buenas sensaciones precisamente, insinuando además una continuación de la nunca más se supo. Lo importante es que este proyecto abrió el camino a acontecimientos de mayor entidad como nuestro objeto de estudio, las Secret Wars.

Recapitulando, tenemos a dos autores de la talla de Jim Shooter y Mike Zeck preparados para un evento que debía trascender las historias individuales de los héroes Marvel, estableciendo una aventura a nivel cósmico donde la épica estaría a la orden del día. Todo un envite que veremos a continuación si los responsables fueron capaces de solventar con nota.

Beyonder y Battleworld: los dos grandes conceptos de SW

Shooter tenía entre sus manos una gran macro historia que contar con los principales iconos de la editorial, pero existía un Universo Marvel que no se podía detener. Las colecciones regulares continuaron su marcha habitual, dándose la curiosa paradoja de que en algunas veíamos las consecuencias del evento todavía en marcha. Para no alterar la maquinaria Marvel, el guionista planeó un marco alejado de nuestro planeta por lo que necesitaba un deux ex machina en condiciones para que la trama tuviera un sentido. Es aquí donde surge la figura de Beyonder (el Todopoderoso en nuestro país), una entidad cósmica abstracta que tuvo consciencia de la existencia de otros universos y la curiosidad le llevó a recopilar un grupo de seres para satisfacer sus intereses casi divinos. En un lugar recóndito del universo una galaxia entera es destruida para dejar la nada más absoluta y a renglón seguido configurar el escenario de la batalla, Battleworld. Será aquí donde sean transportados héroes y villanos a dirimir sus diferencias. Echemos un rápido vistazo a los dos conceptos.

  Beyonder: hay que decir que ha es un personaje que ha sufrido complejas variaciones en su definición, por lo que es necesario un recordatorio sobre su persona. Fue presentado en Secret Wars y el mismo se define como un ser que viene “del más allá”, lleno de misterios pero a la vez de un poder inconmensurable. Esta entidad omnisciente siente una gran curiosidad por otros universos, al sentirse supremo en su propio espacio. Parafraseando sus palabras, “en mi reino de origen, yo era el universo”. Empieza sus experimentos transportando una serie de personajes, con atributos especiales, todos de origen terrestre, exceptuando a Galactus y a Lockheed, para que se enfrenten en una lucha sin cuartel. El ganador verá hecho realidad sus más anhelados deseos. Es obvio que nos encontramos en el marco de las primeras Guerras Secretas y donde sospechábamos que podía ser el simple instigador de la lucha, adoptando un papel pasivo, pronto descubrimos que tendría una mayor implicación en la trama. Los planes de Galactus y, sobre todo, del Dr. Muerte sacarán al Todopoderoso de su retiro dorado de espectador para sufrir allí donde más duele, pues verá su poder arrebatado y tendrá que recurrir a todo tipo de artimañas para conseguir retornarlo. Este hecho supuso el fin de la guerra, ya que la entidad desapareció y los protagonistas regresaron a sus lugares de origen.

Pero un ser tan poderoso no podía dejar las cosas correr tan alegremente. La curiosidad del Todopoderoso respecto a los humanos que habían frustrado sus planes y habían conseguido casi derrotarle le hizo dirigir sus pasos hacia el planeta Tierra. Este sería el marco elegido por Jim Shooter para iniciar las llamadas Secret Wars II (de las que hablamos en esta casa, aquí y aquí). El editor jefe montó si cabe un tinglado mucho mayor para observar las aventuras costumbristas de Beyonder en nuestro mundo, implicando a la plana mayor de la editorial. Comienza como un simple lego que quiere aprender emociones humanas para poco a poco ir transformándose en un peligro para toda la realidad. Otro protagonista de la primera Guerra Secreta, el Hombre Molécula, fue la gran baza para detener a un Todopoderoso decidido a barrer toda la existencia.

Beyonder 2
Representación habitual del Todopoderoso en su visita a la Tierra

Tras su aparente deceso, lo tuvimos de nuevo en acción en los 4 Fantásticos de Steve Englehart, donde supimos que no había muerto sino que se recreó en otro universo. El renovado grupo de los Imaginautas, formado por la Cosa, Crystal, la Antorcha Humana y Sharon Ventura, descubren, tras varias investigaciones en la Antártida, la existencia de una raza de seres llamados los Todopoderosos, relacionando a los cubos cósmicos creados por I.M.A., los Ajedrecistas que robaron la Contratierra al Alto Evolucionador y los alienígenas que dieron forma a la Tierra Salvaje. La clave fundamental parece hallarse en la Zona Negativa por lo que el equipo está dispuesto a partir en busca de esta desconocida raza. Es entonces cuando aparece el Dr. Doom interesado en encontrar al Beyonder “original”. Los 4F corren tras él pues no auguran nada bueno en las intenciones del gobernante de Latveria. Es el comienzo de las Secret Wars III. Atravesando la zona donde triunfa la anti-materia, en la llamada Encrucijada del Infinito, se halla un universo a imagen y semejanza del Todopoderoso, y no le observamos ninguna actitud positiva cuando atisba que va a ser molestado. Es un momento crítico, en el que parece que no hay salvación para nuestros protagonistas. Englehart pone toda la carne en el asador cuando se materializan como por arte de magia una serie de personajes que van a traer importantes revelaciones. Empezamos con el Conformador de Mundos y Kubik, evoluciones conscientes de dos cubos cósmicos (el primero derivado del skrull, mientras que la segunda procede del creado por I.M.A). Quieren detener al Beyonder, que parece furioso y confundido. También hace acto de presencia el Hombre Molécula, acompañado de su compañera sentimental Volcana, que ha logrado una claridad mental que le hace descubrir el fin último de su frustración. Cuando se produjo el accidente que convirtió a Owen Reece en un ser con poderes fue el famoso momento en que se abrió la grieta en el universo completo del Todopoderoso. Pero lo que en realidad sucedió es que esa energía era un regalo de la raza de los Todopoderosos en forma de cubo cósmico, aunque incompleto. Owen y Beyonder forman una unidad y como tal deciden fusionarse para volver a conformar un todo. Rocambolesca historia que supone un aparente cierre para el personaje en una época en la que, como ha señalado el propio Englehart, los conceptos relacionados con Jim Shooter eran un tabú editorial.

SEcret wars III
Los Fantásticos localizan al Todopoderoso en Secret Wars III

De la unión entre el Todopoderoso y el Hombre Molécula resultó un nuevo personaje conocido como Kosmos o la Hacedora. Lee Kaminski decidió profundizar en la historia de Englehart, dejando el origen de esta singular encarnación femenina del Todopoderoso. En principio fue ayudada por Kubik para que consiguiera su evolución de la forma adecuada. Esta nueva entidad, de la que pronto se separó el Hombre Molécula que retornó a la Tierra, comenzó una errática trayectoria que pareció llevarle a la locura. Keith Giffen la ubicó presa en las Kyln, una penitenciaría intergaláctica donde terminaban los sujetos más poderosos del universo. Allí, junto a Thanos, sería testigo de la llegada de la oleada aniquiladora proveniente de la Zona Negativa.

2167510-kosmos
Kosmos, la version femenina del Todopoderoso

Pero no podía ser tan fácil. Brian Michael Bendis decidió arbitrariamente que las raíces del personaje eran poco satisfactorias, por lo que había que pensar en un nuevo origen. Así que pasa a convertirlo en un inhumano originario de Attilan, pero con una importante mutación. Ésta dio lugar a una reacción sin precedentes cuando pasó por las nieblas terrígenas, otorgándole poderes casi divinos, con los que decidió borrar los recuerdos de su existencia a sus congéneres. En fin, nada más que añadir, solo que resulta una las patadas más grandes e incoherentes a la continuidad que un servidor ha visto en la ya de por sí larga lista de “patadas a la continuidad”.

Bendis
The Beyonder, versión Bendis

 

  Battleworld: Beyonder tiene la curiosidad de ver en acción a seres distintos a su persona y para ello, en una galaxia apartada, da forma a un planeta, utilizando diferentes elementos que le van a otorgar cualidades muy características. Es indudable que Hickman ha tenido en consideración este concepto en sus Secret Wars, pues ha organizado todo un dominio con 41 tierras paralelas. Shooter no estaba interesado en algo tan ambicioso y solo perfiló un terreno para dar una apariencia fantástica al marco de la obra. De los cientos de trozos de distintos mundos cabe destacar la adición de un pequeño suburbio de Denver, donde se encontraba el Hombre Molécula, que le dio el pie suficiente al guionista para regalarnos nuevos personajes. De aquí surgirá la nueva Spiderwoman, Julia Carpenter, después del retiro forzoso de Jessica Drew. Shooter había comenzado una campaña para renovar determinados personajes en aras de no parecer anquilosados. La sustitución de la persona tras la coraza de Iron Man, pasando a ser James Rhodes, o la creación de una nueva Capitán Marvel suponen pasos en esa dirección. De este trozo del Mundo Batalla también sacó dos personajes femeninos a los que el Doctor Muerte induciría a ser súpervillanas, Volcana y Titania. Del resto de piezas que forman el mundo solo somos conscientes de que esté habitada una pequeña aldea alienígena, de la que forma parte la bella sanadora Zsaji. Este personaje tendrá su importancia en la trama al aportar el tema “culebrón”, ya que será motivo de lucha de egos entre Johnny Storm y Coloso, a la vez que sus dotes regeneradoras supondrán un alivio en muchos héroes.

Battleworld-formed
Un instante único, la creación de Battlerworld

A lo largo de todo Battleworld, como decimos mayormente desierto, hay diseminadas una serie de bases futurísticas donde la tecnología es el elemento fundamental. Esa tecnología es más avanzada que la del planeta Tierra por lo que científicos como Reed Richards o Víctor von Muerte se ven más que satisfechos. Máquinas sanadoras, artefactos defensivos, todo clase de armas y vehículos son algunos de los cachivaches más llamativos. Pero ninguno como el ingenio que se dedica a regenerar los distintos trajes de los protagonistas. Peter Parker, cansado del habitual ritual de remendarse los jirones de su uniforme, no deja pasar la oportunidad y se regala un traje negro con portentosas capacidades. Si conocen algo la historia de Spidey, ya sabrán a lo que me refiero…..

Aviso de Spoiler

Venom_by_vashperado
Les suenan los Simbiontes……???

En este mundo se consiguen cosas imposibles, tales como recomponer el maltrecho escudo del Capitán América, que Charles Xavier pueda volver a caminar o la posibilidad de controlar la transformación en Cosa para Ben Grimm. Para el sobrino de la tía Petunia su forma rocosa anaranjada ha sido su maldición desde que los fantásticos decidieron embarcarse en aquella arriesgada misión espacial. Los rayos cósmicos bañaron los cuerpos de la tripulación y al bueno de Ben le toco la parte más áspera, aspecto que le comportó un carácter hosco, casi podríamos decir que agrio, y fue fuente de constantes frustraciones para Reed Richards que se vio incapaz de ayudar a su mejor amigo en hacerle la vida más llevadera. Por eso, cuando todo el mundo salió despavorido de Battleworld, Grimm decidió permanecer para comprenderse un poco mejor. John Byrne dejó constancia de sus aventuras en este inhóspito mundo, ahondando en aspectos y personajes que hasta ahora nos habían pasado desapercibidos, concretamente en la serie The Thing. Conoceríamos a Tarianna, compañera habitual de correrías por este mundo, y localizaríamos la cabeza perdida de Ultrón. Las aventuras de Ben en Mundo Batalla terminan con la muerte de la que ha sido su único apoyo durante este largo tiempo, Tarianna, por lo que decide regresar al planeta Tierra. Tras el abandono de la Cosa, Battlerworld voló por los aires, quedando destruido para los restos.

22143-3245-24706-1-thing-the
Aventuras de la Cosa en Mundo Batalla
Los protagonistas de la obra. Héroes y villanos

Tenemos sobre la mesa el guión y el escenario, por lo que nos falta lo fundamental, los protagonistas. En un titánico esfuerzo editorial se coordinó el inicio de las Secret Wars para que al final de las colecciones en curso los distintos héroes se vieran atraídos hacia una extraña construcción en Central Park, dejando en suspenso su destino. El caso es que fueron transportados a una nave rumbo a Battleworld, con el consiguiente asombro por parte de los protagonistas. La selección de los mismos vino condicionada por las exigencias de Mattel, por lo que tenemos detalles tan curiosos como que el Dr.Doom estaba fuera de juego en aquellos tiempos o que Cíclope no formaba parte de la Patrulla X. La base principal del elenco la forman los tres grupos básicos Marvel:
Vengadores: Capitán América, Iron Man (James Rhodes ya que Tony Stark estaba pasando su segunda crisis alcohólica), Avispa, Ojo de Halcón, Capitana Marvel (Mónica Rambeau), Hulka y Thor. También eran miembros en activo Pájaro Burlón, Visión, Starfox y la Bruja Escarlata pero no atravesaron las puertas de la construcción, quedándose fuera de la batalla.
4 Fantásticos: Míster Fantástico, la Cosa y la Antorcha Humana. La Mujer Invisible se encontraba embarazada de Valeria por lo que no era pertinente llevarla a la guerra
X Men: Cíclope, Coloso, Profesor X, Tormenta, Pícara, Lobezno, Rondador Nocturno y Magneto. La única que se quedó fuera fue Kitty Pride, dato curioso ya que hasta su dragón Lockheed acompañó al grupo a su viaje sideral.
– Por último, como héroes independientes, citar a Spiderman y a un Hulk con el intelecto de Bruce Banner. También habría que contar a la segunda Spiderwoman, pero ésta viene de camino como parte de un pedazo de Denver.

secret-wars-heroes
Los héroes de la función al completo

La parte villanesca también sufrió el mismo proceder, puesto que se vieron embarcados en una extraña nave espacial rumbo al Battleworld. Aquí un heterogéneo grupo de malvados escuchan los reclamos del Todopoderoso. Los reclutados son el Destructor y la Brigada de Demolición (Bulldozer, Martinete y Bola de Trueno), la Encantadora, Hombre Absorbente, Ultrón, Kang, Dr. Muerte, el Hombre Molécula, Dr. Octopus, el Lagarto y Galactus. Ya hemos indicado las adiciones de Volcana y Titania como personajes que debutan y es conveniente resaltar la sorpresiva aparición de Klaw, prisionero en forma de sonido en la nave de Galactus, y que será fundamental en el devenir de la trama.

Como hemos dicho, estos son los actores del drama que está a punto de comenzar. Esta función corre paralela al resto de la producción Marvel, por lo que la gran mayoría de cabeceras continuaron con los cambios tras el evento. ¿Pero, de dónde venían cada uno de los héroes, en qué situación se encontraban cuando embarcaron para Battleworld? Veámoslo de manera sucinta.

Amazing_Spider-Man_Vol_1_252Spiderman: Peter Parker se ve atraído por la construcción del Todopoderoso en Amazing Spider-Man#251, justo cuando se daba por finalizada la etapa de Roger Stern. Spidey volvería con un traje negro y sería Tom DeFalco el encargado de lidiar con las consecuencias de su retorno a casa. El Spiderman de Roger Stern y John Romita Jr. es recordado como uno de los grandes pináculos de la historia del trepamuros. Es una etapa llena de buenos momentos, pero sin lugar a dudas la podríamos considerar como la búsqueda por parte del autor de villanos de mayor entidad para el héroe. Y en esa búsqueda salió triunfante al otorgarnos la figura del Duende, una repuesta magnífica para cubrir la ausencia del Duende Verde original, la gran némesis de Peter Parker.
Uncanny_X-Men_Vol_1_181X Men: la Patrulla X era dirigida por las vigorosas manos de Chris Claremont, todavía en estado de gracia, de la que se pude decir sin ambages que es la mejor época de los mutantes (una larga etapa, con sus altos y sus bajos). En los momentos previos a la salida hacia Battleworld (producida en X Men#180) se puede recordar como hitos la unión de Pícara a la tutela de Xavier, los dramáticos sucesos de Japón ante la sorpresiva boda de Lobezno o el rapto de Kitty Pride a manos de los Morlocks. Tras su vuelta a la Tierra, el guionista se mantuvo y John Romita Jr. fue asignado a las labores gráficas. Los X Men retornaron con un nuevo dragón que se trajeron de Mundo Batalla y Coloso tuvo que hacer frente a sus sentimientos, tomando la determinación de acabar con su relación con Kitty.
Avengers_Vol_1_243Vengadores: de nuevo tenemos que hablar de un conocido, Roger Stern, que también andaba dando lustre a los héroes más poderosos de la Tierra. Recogió el testigo del propio Jim Shooter en la franquicia y ya se hallaba plenamente asentado en la cabecera, intentado jugadas tan arriesgadas como la posible inclusión de Spiderman en el grupo, la recuperación de un personaje defenestrado como Jessica Drew o la revaloración como activo inestable de la Visión. En Avengers#242 vemos al grupo en busca y captura de una desconocida fuente de energía. El punto de localización que marcan todos los detectores lo sitúa en Central Park. Allí una parte se ve embarcada en su viaje hacia Battleworld mientras que el resto se mantiene en la Tierra, bajo el mando de la Visión. El androide será fundamental en las tramas que tiene preparadas Stern y además será quien propicie la ampliación de la franquicia, cuando regrese el grueso de la formación, al sugerir la creación de un grupo de Vengadores en la Costa Oeste, liderados por Ojo de Halcón.
Fantastic_Four_Vol_1_2654 Fantásticos: John Byrne. ¿Hace falta decir algo más? Se hizo cargo de la colección el Fantastic Four#232 y llevó a la Primera Familia a niveles de grandeza que parecían olvidados, recuperando el apelativo de “el mejor cómic del mundo”. Diablo, el Hombre Topo, Galactus, el Doctor Muerte, Annihilus y la Zona Negativa… una puesta a punto de los conceptos creados por Stan y Jack conformando el mejor homenaje posible a los dos maestros de la Silver Age marvelita. Hay que decir que Byrne utilizó como enlace con Secret Wars no la cabecera de los Imaginautas sino la de la Cosa. En The Thing#10, un Ben Grimm preocupado por su novia Alicia Masters se une a Jhonny y a Reed para investigar la misteriosa construcción de Central Park, con los resultados ya conocidos por nosotros. A su vuelta la Primera Familia deberá ensamblar un nuevo equipo, al quedarse Grimm en Mundo Batalla, con la incorporación de Hulka a sus filas.
Incredible_Hulk_Vol_1_295Hulk: nos encontramos con otra etapa clave en el devenir del Goliat Esmeralda. Bill Mantlo y Sal Buscema comenzaron un proceso de redención para Hulk, lo que le llevó a ser apreciado con grandes fastos como héroe para la humanidad. En esto tuvo mucho que ver las investigaciones de su alter ego, Bruce Banner, que llegó a la meta ansiada durante todos estos años, tener el control mental de la bestia. Esto implicaba un menor poder destructivo por parte de Hulk, pero Banner no podía sentirse más feliz. Su participación Secret Wars (que se hizo patente en Incredible Hulk#294), la exigencia de la batalla, hizo que ese proceso de domesticación, que ya había empezado a trastocar Pesadilla, fuese revertido paulatinamente a su retorno en su colección regular, hasta llegar al Hulk más salvaje que se recuerda. Y no hubo otra opción que exiliarlo a la Encrucijada…..
Iron_Man_Vol_1_182Iron Man: aunque a su vuelta se integró en la franquicia vengadora, en los instantes previos al salto intergaláctico, el cabeza de lata no era vengador activo. Su base estaba situada en California y sustituía bajo la coraza James Rhodes a un maltrecho Tony Stark. Denny O’Neil y Luke McDonell eran los responsable de la serie por aquellos días y tras una batalla en Japón contra el Mandarín en Iron Man#181, hizo parada en el aeropuerto de Nueva York para descubrir unas extrañas fluctuaciones energéticas. Se dirige a Central Park para investigar cuando localiza el teleportador del Todopoderoso. El resto es historia. A su vuelta Rhodey tendrá que lidiar con el mal funcionamiento de ciertos repuestos de su armadura que le fueron aplicados en Battleworld ante los desperfectos sufridos durante las Guerras Secretas. Esta tecnología alienígena cobró vida propia, atacando la base del Proyecto Pegaso, agencia gubernamental de la que el vengador cósmico Quasar es su mejor paladín.
Damas y caballeros, ¡!que comience la batalla!!

Ríos de tinta se han vertido sobre las Secret Wars. Innumerables artículos, abundantes reseñas y líneas contextualizadoras forman parte de esa extensa bibliografía al respecto del tema, por lo que se hace difícil aportar algo nuevo. Las opciones fluctúan entre catalogar el evento como muy estimable hasta basura hedionda. Como ven, un arco que se mueve en demasía en absolutos. No se pretende engañar a nadie, la idea era de una simpleza insultante, plantear un marco de enfrentamiento entre héroes y villanos. Pero tampoco debemos dejar de lado al autor de la obra, Jim Shooter, que no solo fue el ogro de los editores de la época, sino que había dejado muestras de su talento como guionista en la producción de la Casa de las Ideas. A veces es complicado pero nos cuesta comprender que el objetivo último de todo esto es vender tebeos y que el target mayoritario de aquellos eran jóvenes impresionables embelesados al ver tal cantidad de héroes y villanos juntos, luchando de forma descarnada en aquellas páginas. Acabáramos, estamos hablando de tebeos de superhéroes de los años ochenta y la mayor parte de la producción se asentaba en pilares básicos y comprensibles, exceptuando unas pocas rarezas.

Volvamos a Shooter, que es el que nos interesa. El guionista tenía claro, por mandato de Mattel, que aquello debía reunir un seleccionado grupo de personajes y que tenía durar la aventura todo un año. El resto era un tapiz en blanco donde podía dar salida a sus intereses y a sus puntos fuertes, suficientemente demostrados en el pasado, al saber lidiar con una franquicia grupal como eran los Vengadores. Agujeros de guión los tiene, malos tratamientos de personajes los tiene (destacando la figura de la Avispa, lo que nos deja signos preocupantes, al ser Shooter parte destacada del atropello que sufrió Ms. Marvel en Avengers#200 ; ¿problemas con las mujeres Jim?) y líneas de dialogo sonrojantes también las tiene. No es una obra redonda, eso es una obviedad, pero también tiene un puñado de virtudes que hace que debemos ajustar el análisis a una pretendida objetividad, dejando el juicio sumarísimo a los abnegados lectores.

Comencemos por el principio.

secret-wars-villains
Los villanos rumbo a la batalla

Dos naves bien diferenciadas se dirigen al Mundo Batalla, una poblada por los “buenos” y otra por los “malos”. Blanco y negro, simple y sencillo. Bueno, empecemos por matizar este punto. El grupo de los héroes, en principio el más obvio, no está exento de tonos grises. El elemento desestabilizador es la Patrulla X. Los mutantes fueron desarrollados como un estigma, una marca definitoria, que implica su mantra “odiados y temidos”. El Homo Superior es el resultado de la era atómica, una evolución a un estadio más elevado del Homo Sapiens. Esto comportó no pocos recelos por parte de la humanidad, que los vio desde el principio como una amenaza, a pesar de que entre sus más destacados integrantes había prominentes nombres como Charles Xavier que abogaban por la convivencia pacífica. En su llegada a Battleworld el Profesor X es alguien respetado por el resto de héroes, por lo que tras una pequeña toma de contacto, los X Men deciden ponerse bajo las órdenes del líder grupo, el unánimemente aclamado Capitán América. Aunque pronto ese status será modificado al no encontrar su lugar en el equipo y planear una vía alternativa. Son descubiertos por Spiderman, lo que dará lugar a una lucha desigual, pero la decisión ya había sido tomada. La Patrulla X funciona a su manera, por lo que su paso por la batalla, hasta el desenlace final, circula por los tonos grises, ya que ayudaran o se enfrentaran a los héroes según su conveniencia.

Don't Kill
Cíclope enseñando modales a Lobezno hasta en el espacio profundo

Pero si hablamos de un elemento desestabilizador en la nave heroica ese es Magneto. La concordia que reina entre Vengadores, 4F o Spiderman se ve afectada cuando a su vera se encuentran con Erik Leshnerr, el Amo del Magnetismo, villano reputado que se ha enfrentado con muchos de ellos a lo largo de incontables viñetas. Lo cierto es que Shooter sabía lo que hacía ya que Chris Claremont llevaba tiempo organizando un camino de redención para Erik junto a los X Men. Ya no era aquel malvado grandilocuente que ansiaba la destrucción del Homo Sapiens, tal y como lo dibujaron sus creadores, Stan Lee y Jack Kirby. Bajo la pluma del Patriarca Mutante Magneto había sido víctima de las más abyectas acciones del género humano. Como miembro del pueblo judío, sufrió los rigores de los campos de concentración nazi y eso marcó a fuego su camino posterior. El hecho de verse rodeado por muchos personajes con una clara animadversión hacia su perosona provoca que salga el Erik más petulante, aunque la Patrulla X, como mutantes, saltan prestos a defenderlo. Aun así, en principio parece que Magneto será un solitario en toda esta historia. Mantendrá alianzas interesadas con los X Men pero se aislará del mundanal ruido como lobo solitario en su propia base privada, hasta que decida pasar a la acción junto a la Patrulla.

magneto y Wasp
Erik de ligoteo con la Avispa

Así pues, no es oro todo lo que reluce. Vengadores, Spiderman y 4F parecen funcionar como mecanismo de reloj suizo. Pero Patrulla X y Magneto son los elementos grises del lado heroico. Resaltar la figura de Hulk, que en este caso sí se ajusta al perfil de “bueno” de manual al estar controlado por Bruce Banner. Otro gallo hubiera cantado si el Goliat Esmeralda llegado a Battleworld hubiera sido el monstruo incontrolable que hemos visto tantas y tantas veces en las páginas de las series Marvel.

Sobre los enemigos de la función hay que comentar que la mayoría tienen el comportamiento estándar que se les presupone, malos malosos; algunos de pacotilla y otros desaprovechados, como Ultrón y Kang. De hecho, el robot genocida ataca al resto de integrantes de la nave a la primera ocasión para ser desactivado por Galactus como cual mosquito molesto; mientras que el amo del tiempo es erradicado al mínimo desafecto con Víctor von Doom. De entre toda la terna de villanos, la Encantadora, con sus juegos y motivos ocultos es de las pocas rescatables, aparte de los dos grandes malvados en manos de Jim Shooter, el Doctor Muerte y el Hombre Molécula. Es en el tratamiento de estos dos caracteres donde le guionista muestra toda su maestría para tratar personajes. Con Owen Reece recorre el camino hacia la grandeza, puesto que empieza a mostrarlo como alguien inseguro, casi patético, para convertirlo de forma paulatina en uno de los mayores poderes del Universo Marvel. Y qué decir de Doom, el Personaje de la obra, con mayúsculas, una oda a la grandeza del gran inquisidor, el gran insatisfecho, el siempre genial Víctor von Muerte. Seguir su rastro en la serie es observar los momentos más impactantes e interesantes de la misma pues suyos son los mejores instantes de las Secret Wars.

Molecule_Man_and_Volcana_from_Marvel_Super_Heroes_Secret_Wars_Vol_1_4
El Hombre Molécula y Volcana, o como descubrir el amor en Battleworld

Objeto de estudio aparte es Galactus, pues si alguien está por encima del bien y del mal en todo el reparto es el Devorador de Mundos. Galactus es una entidad primigenia anterior a la creación de nuestro universo. Su hambre es su maldición, es un estímulo al que no puede hacer frente, por lo que, a todas luces, pobres los desdichados que lo vean aparecer en su planeta. A niveles de poder incluso, sería más cercano al propio Beyonder que al que resto de integrantes del plantel. Galactus ansía terminar con su hambre por lo que a la mínima ocasión se dirige al Todopoderoso para obligarlo a concederle ese deseo. Error del Devorador pues será la primera demostración de poder puro de la entidad abstracta. Tras ser abatido, Galactus continúa con sus rituales, ignorando todos los acontecimientos que discurren bajo sus pies y solo tendrá un objetivo, montar su nave para devorar Battleworld. Y con ello tendrán que lidiar tanto héroes como villanos.

Shooter, como ya hemos apuntado, se había hecho cargo en los años setenta de una franquicia grupal, The Avengers, con muy buenos resultados. Además habría que añadir que ya llevaba unos años de editor jefe, por lo que prácticamente todo el material de la editorial pasaba por sus manos, conociendo de primera mano las diferentes evoluciones de los héroes Marvel. En su trabajo como guionista en Vengadores, el “bueno” de Jim se encargó de marcar unas serie de pautas personales que a buen seguro sabremos reconocer en Secret Wars. Para empezar, se nota que es una amante de la épica. Uno de sus primeros objetivos como guionista fue aumentar los niveles de las amenazas, traspasando la sensación al lector de la gravedad de la situación. Como ejemplo tenemos sus representaciones de enemigos como Gravitón, Ultrón, el Conde Nefaria o, sobre todo, Korvac. En las Guerras Secretas la épica va a ser definitiva, sin lugar a dudas, uno de los puntos más llamativos de la serie. También tuvo la ocurrencia de crear disensiones en el grupo de héroes desde el inicio de su etapa en Vengadores. La vuelta del Hombre Maravilla con su duro enfrentamiento con la Visión o la caída en desgracia de un personaje como Hank Pym son buenas muestras. Como ya hemos señalado, los roces y las suspicacias en los dos grupos llevados a Battleworld están a la orden del día. Por último, habría que decir que a Shooter sentía predisposición a cierta indefinición en sus tramas, pues aunque sabía que todo se reducía al bien o al mal, gustaba de crear esa sensación de estar por encima de ambos. El culmen de esa idea lo tenemos en la “Saga de Korvac”, aunque también hizo un intento posterior en la historia que marcó la separación entre Dragón Lunar y los Vengadores. Patrulla X, Magneto, Galactus, el Hombre Molécula, Klaw o el triunfante Doctor Muerte son elementos que se mueven en la indefinición durante toda la maxi serie.

1992056-attacks_beyonder
Muerte ataca al Todopoderoso. Pura épica

El tratamiento de personajes era algo fundamental para el guionista, lo que debía diferenciar el proyecto de un mero reclamo pensado para vender muñecos articulados a ser una obra de entidad marcada con el carácter intrínseco de la Casa de las Ideas. Aquí Shooter disponía de variedad y cantidad pero no descubrimos nada nuevo si decimos que no acertó con todos y cada uno de ellos. Entre lo más relevante, decir que el grupo estrella de la editorial, la Patrulla X, no sale muy bien parado. Vaivenes en plan “ahora aquí” o “ahora allí” no ayudan al grupo de Xavier. Por otro lado, son derrotados de forma más bien lastimosa por personajes de poder inferior, tales como Spiderman o la Avispa (vamos a ver Shooter,¡¡la Avispa!!). El grupo venía siendo dirigido por nuestra amada Tormenta, bien desarrollada por Claremont en la serie regular, aquí desplazada sin explicación por Cíclope. El único integrante de los X Men del que parece preocuparse es Coloso, al que sitúa como vértice de un triángulo amoroso. Se le puede ver interesado en la dinámica entre Thor y la Encantadora, la potencia de líder que ostenta el Capitán América, la gravedad solemne de Galactus, a la que solo a Reed Richards se le permite acceder, la paulatina transformación del Hombre Molécula (gracias a una villana de nuevo cuño, Volcana y a Muerte) o la grandeza del Doctor Doom en todas sus apariciones. El resto del elenco cumple su cuota de pantalla, más o menos, según lo esperado, pero sin destacar en demasía.

secret-wars-spidey1
El trepamuros da un buen correctivo a los X Men

Con los personajes ya presentados, veamos la trama en líneas generales.

Tras el reparto en bandos y la llegada al escenario comienzan la primeras escaramuzas (ehh, esto es un cómic de superhéroes, necesitamos escenas de acción) y se da la toma de posiciones. Todos bien repartidos en sus cuarteles, el grupo malvado dirigido por Doom organiza un ataque directo a la base de sus rivales donde se da por finiquitado el primer statu quo planteado. Los héroes son derrotados y su retiro destruido, aparte de quedar en una situación bastante incomoda. Por suerte localizan una aldea alienígena habitada, donde conoceremos a la bella Zsaji, curandera del pueblo, y que hará buenas migas con la Antorcha Humana. Allí tendrán asiento de primera de fila para observar los progresos de Galactus, dispuesto a devorar el planeta. La Patrulla X, el grupo de malvados y los intentos de frenar a todos ellos de nuestros héroes forman un marco confuso para que Muerte dé comienzo a su intrincado plan, asaltar la nave del Devorador de Mundos. Allí nos encontramos con una sorpresa, ya que el monarca de Latveria localiza un nuevo aliado para sus intereses, Klaw, un amo del sonido en un visible estado de locura al haber permanecido aislado en forma sónica en la nave. El aparente peligro de Galactus centra los esfuerzos combinados de todos los héroes (incluido X Men) durante un buen puñado de números pero la verdadera amenaza viene, como no, de von Doom. Con la ayuda de Klaw consigue arrebatar el poder generado por Galactus al alimentarse de un planeta, por lo que ya tenemos a un renovado doctor con unos poderes cósmicos jamás soñados por un ser humano normal.

secret-wars-hulk
Héroes atrapados bajo una montaña. Los malos no se andan con tonterias

Nuevo cambio de tono y enfoque, pues ahora lo de menos es lo de “héroes vs villanos”. Aquí Shooter organiza una lucha titánica entre Muerte y el Todopoderoso. Un movimiento temerario por parte del doctor que se ve con las suficientes fuerzas para vencer a la entidad, dejando al resto de protagonistas como meros observadores. Un instante de pura épica que ha quedado grabado en la retina de los lectores. Eso sí, en un momento concreto les pide ayuda en su batalla a la que todos se ven tentados de acudir, especialmente Magneto, lo que resulta un momento de tensión en el bando de los héroes, pues a pesar de sus esfuerzos no son pocos los que recelan del Amo del Magnetismo. Es curioso en este punto rescatar un discurso de Lobezno donde echa en cara al Capitán América la inacción de su país ante el problema mutante. Que hayan tenido que pasar tantos años para que Steve se diera cuenta de ese detalle, tras Avengers vs x Men, con la formación del equipo Unidad en Imposibles Vengadores, clama al cielo.

Marvel_Super_Heroes_Secret_Wars_Vol_1_9Marvel_Super_Heroes_Secret_Wars_Vol_1_10secretwars5
La sorprendente victoria del ente resultante es uno de los grandes momentos de la historia. Para lidiar con las consecuencias de la batalla habría que apelar a la legendaria “Saga de Korvac”. De nuevo tenemos a alguien con unos poderes sobredimensionados, con actitudes en apariencia positivas pero que nadie sabe comprender. Es en esa tesitura en la que se mueve Shooter, ¿es correcto atacarle o aceptar sus designios? Como en la ya citada saga, el guionista deja la solución al lector pues para los héroes no parece que haya otra vía que enfrentarse al que ha sido tanto tiempo su enemigo. Beyonder seguirá rondando por la serie, como cual Gollum en pleno rastreo de su anillo, siempre en busca y captura de su poder. Porque esa será el arma utilizada por la entidad, como a determinados niveles de poder, un hombre corriente no puede asumirlo en su totalidad y consigue romperse en mil pedazos.

Después todo un año de aventuras, llegamos al final del viaje. Toneladas de juguetes, ventas que sobrepasaban los setecientos mil ejemplares por número y una fiebre como no se había visto nunca en un cómic Marvel suponen los logros fácticos de la maxi serie. Es más, según el editor DeFalco “cambió toda la industria del comic book norteamericano” ya que inauguró la ahora tan depauperada tradición de los crossovers (o eventos, según se prefiera), que más que algunos nos pese, siguen siendo la mayor fuente de ingresos para las compañías editoriales. Otro editor Marvel en activo, Tom Brevoort, confirma que la historia sigue vendiendo muy bien en tiempo presente, demostrando su profundo calado en el aficionado, y da un dato concreto: “está entre las cinco colecciones más vendidas de todos los tiempos en Marvel”.

Marvel_Super_Heroes_Secret_Wars_Vol_1_12

Y hasta aquí los hechos. Utilizando las palabras de nuestro abogado ciego preferido, Matt Murdock, el bien y el mal son conceptos abstractos pero los hechos son los que son y como tal los hemos mostrado. Ya solo queda su decisión, señores y señoras del jurado, determinar si aquellas Secret Wars merecen su aprobación y si es cierto de que a su cierre el Universo Marvel ya no volvió a ser el mismo. Si nos dieran una moneda cada vez que hemos escuchado esa expresión desde entonces…..

Tiempo de opinión

¿Cual es tu opinión sobre las Secret Wars originales?

  • Notable: una buena historia que merece su reconocimiento (43%, 220 Votes)
  • Bien: para pasar un buen rato sin pretensiones (25%, 128 Votes)
  • Sobresaliente: el culmen marvelita de la genialidad (21%, 106 Votes)
  • Regular: un pastiche simplón que no hay por donde cogerlo (6%, 30 Votes)
  • Mal: solo los viejos del lugar y su nostalgia serían capaz de defender tamaño desproposito (5%, 23 Votes)

Total Voters: 507

Cargando ... Cargando ...

Leave a Reply

29 Comentarios en "Secret Wars. Revisitando el Mundo Batalla original"

Notifícame
Ordenar por:   Recientes | Antiguos
Juan Iglesia Gutiérrez

El primer cómic de Secret Wars que leí fue el nº 10, me lo dejó un amigo del cole y con mis 6 añitos quedé absolutamente acojonado. La loca ansia de poder del Dr. Muerte, su ataque frontal al Todopoderoso, su desesperación posterior, me pareció lo más siniestro que había visto nunca (que en ese momento no era mucho, pero por eso te cala más).

Con más años, busqué la colección como un poseso, pero los precios en las tiendas eran prohibitivos, así que recibí la 2ª Edición como un maná.

La verdad es que, pese al absoluto cariño que tendré siempre a esta colección, su valoración se me ha ido cayendo a pedazos. Excepto el clímax del nº 10 y quizá los nºs 1 y el 2 (que prometían mucho), el resto de los nºs son intrascendentes, y la obra en general carece de fuste. Y el dibujo siempre me pareció de denuncia.

Siempre he comentado con algún amigo que cuando leí Crisis en Tierras Infinitas (inevitable referirse a ella) todos y cada uno de sus nºs me parecieron tan intensos y dramáticos como ese nº 10 de Secret Wars que me hizo desvelarme noches enteras durante el verano de 1987.

Igverni

No recuerdo exactamente, pero en España creo que Forum publicó primero Secret Wars en luego Zinco Crisis. ¿O fue al revés?

Y comparando ambas series, SW era como ver un partido de baloncesto de solteros contra casados, y Crisis era ver el Dream Team de Magic Johnson y Jordan.

Crisis tenía a Wolfman y Perez en la cúspide de la creatividad, y sus consecuencias sí fueron de “habrá un antes y un después…”

Y SW… Buff!! Un Shooter poco inspirado y un Zeck que nunca ha pasado de ser un dibujante correcto, al que Layton lo hacía bueno!! Además , que sorpresas no habían ya que las series continuaron, la duda era ver porqué La Cosa se queda, o de donde sacó el traje Spider-man, pero la historia, excepto por Muerte, se desinfló número a número…

Lo único bueno fueron los muñecos, que aunque eran malillos, para mi yo jovencito fueron flipantes, y podía hacer aventuras con los muñecos de Star Wars.

Juan Iglesia Gutiérrez

Forum publico SW entre 1985-1986, mientras que Zinco publicó Crisis en 1987, como parte de su relanzamiento editorial de ese año.

Igverni

Gracias!! Esa sensación tenía…
Es decir, cuando leí SW yo tenía 11/12 años y estuvo bien y eso, pero después llegó Crisis… y esa serie SI fue la Os%&@ !!

Dynamo

Yo sigo dandole un notable a Secret Wars….
Pero claro, Crisis es de matrícula de honor. Y es cierto que tras crisis todo cambió definitivamente
.., al menos durante un tiempo.

New_Rodro

Shooter tendrá fama de tirano. Pero a veces creo que una mano dura como la suya es lo que necesita la Marvel actual, Alguien que ate en corto las paridas de sus guionistas estrella y ponga firmes a esos dibujantes incapaces de dibujar más de cuatro números seguidos.

Save

Sólo hay que ver como le fue a Marvel con Shooter y como se hundió en el lodo con sus sucesores. A mí me recuerda a estos entrenadores deportivos que no le caen bien a su plantilla ni a buena parte del público, pero que hacen competir a los jugadores como cabritos. Pues Jim igual: no caía bien, la cagó unas cuantas veces, pero obtenía resultados.

Dynamo

Grande como siempre señor Porras.
Respecto a la patrulla derrotada por Spiderman y la Avispa, creo que es Lobezno el que lo comenta, rabiando por haber recibido dos palizas de una sola persona en muy poco tiempo.
Totalmente de acuerdo respecto a Muerte, es el amo de la función.
Por ultimo una de las grandes escenas me pareció cuando los héroes toman la unánime decisión de atacar a Muerte contra toda esperanza. Como dice Coloso; “aunque nos caiga un rayo encima.” Creo recordar al menos que es Coloso.
Pienso que Shooter de una idea simplona hace una historia elogiable.

DayKnight

Excelente artículo y admirable la mastodóntica hazaña de realizarlo así, tan completo. Gracias!

alienigena100

Secret Wars fue el primer cómic de Forum que compré y uno de mis primeros de Marvel tras Spiderman de Bruguera…y aluciné en pepinillos: era la primera vez que veía a la Patrulla X, a los Vengadores, a Galactus. No daba crédito, para un chaval como yo aquello era alucinante. Claro que Crisis la supera pero en SW disfruté de momentazos como el cuando el Hombre Hormiga les tira una montaña encima a los superhéroes; ese Doctor Muerte desmembrado robándole los poderes al Todopoderoso; ese rayo mortal sobre los héroes que los mata y los destroza….buf, buf, momentazos!!!

Severus

Sí, señor. Una buena historia y respetando la continuidad del momento y la actitud que le dieron a los personajes. Como que Magneto esté en el bando de los héroes, ese doctor Muerte (el verdadero protagonista) en su búsqueda de poder.
Una historia que sí que dejó huella en el mundo comiquero y eso que solo se escribió para vender figuras y no como otras historias que se suponía que iban a ser trascendentales.

AlbierZot

A mí me fascina la labor de Shooter para ramificar, dar entereza y profundidad a un conflicto partiendo de la nada. Para hacer brillar con intensidad y grandilocuencia a los personajes, mezclando ideas y conceptos de ci-fi con filosofía barata, drama, épica y romance, dosificando las pausas y los acelerones de la historia, consiguiendo momentos insuperables como el aprisionamiento bajo la montaña.

La labor de Zeck, pese a ser claramente descuidada y apresurada me parece la de un virtuoso maestro. Las viñetas del trepamuros apalizando a los X-Men son un claro ejemplo de la elegancia de Zeck para componer la viñeta y mover a tantos personajes (los personajes de Zeck parecen bailar como en un musical de la MGM), obligado por las prisas a desnudar su arte y tirar de recursos base, un lenguaje corporal y una narrativa pura y dura al alcance de muy pocos. Pienso en el Big John más crepuscular. Por no hablar de las icónicas y modélicas portadas.

Considero SW un cómic de SH modélico y Crisis su cúlmen. Notable al canto.

manolin

Secret Wars no fué CRisis……..¡¡ni pretendía serlo!!! Entre otras cosas, porque Marvel no necesitaba de unas Crisis, no tenía una continuidad reliada y llena de realidades alternativas que fueran necesarias unificar como si tenía DC. En cuanto a lo de que no paso aquello de que “todo cambiaba para no volver a ser igual”, como con Crisis, es cierto, pues no era un proyecto tan ambicioso como aquella, pero si hubieron cambios duraderos , y se plantaban en ella semillas que harían florecer nuevas historias en el futuro: el nuevo traje-Simbionte Negro de Spiderman (futuro Veneno), los “coqueteos” de Magneto con los buenos, el abandono de los 4F por parte de La Cosa (poniendo así a Alicia Master en los brazos de Johny Storm…….aunque después resultó que no era Alicia , sino un Skrull que tuvo un huevo con Johny), el ingraso de Hulka en dicho grupo, Los orígenes de Titania y Vulcana y sus relaciones con el Hombre Molécula y EL Hombre Absorbente, etc….. Nada más que por todos estos acontecimientos y las historias a las que dieron lugar en el futuro las Secret Wars I forman una parte importantísima de la historia del Universo Marvel.
La comparación con Crisis es, simplemente improcedente, ni son lo mismo ni pretendían serlo.

Save

Desde el punto de vista empresarial el amigo Shooter se sacó el pene, eso creo que nadie lo niega. Luego a nivel de historia pues la cosa es flojita, pero aún con eso Jim tiene sus momentos (ese Logan cantándole las cuarenta al Capi).

Dynamo

En otro orden de cosas la brigada de demolición debería haber pasado a llamarse la brigada demolida, no hacen otra cosa que recibir, Hulka, Titania, los héroes, pierdo la cuenta.

mito

Qué recuerdos, yo me enganché a los cómics por estas series y por sus muñecos!!!

Me resulta curioso que Secret War se hiciese por los juguetes, y sin embargo había muñecos de personajes como Zemo o el Duende que no aparecen en el cómic por ningún lado….

Por cierto, volviendo a la comparación Secret Wars/ Crisis en Tierras Infinitas, decir que los muñecos de DC eran mejores que los de Marvel (más articulados, con ciertos movimientos como por ejemplo las alas de Hawkman…), en cierto modo fueron un reflejo de los cómics, que aunque los dos me gustan, Crisis me parece bastante superior en general.

ultron_ilimitado

A mí este cómic me parece mítico. Cierto es que tiene fallos a patadas (¿Spiderman derrotando a Titania?¿la Avispa liada con Magneto?) pero no es menos cierto que también tiene momentos memorables que son pura historia de Marvel y que décadas después siguen dando juego (no hay más que ver todo lo que han dado de sí los simbiontes, o también recuerdo no hace demasiado como Waid escribió una historia sobre Klaw y el escudo del Capi tomando como punto de partida lo ocurrido en SW).

Cosas como:
-Galactus fulminando a Ultrón
-Thor zanjando la discusión sobre quién debe ser el líder prestando su apoyo al Capi.
-Hulk levantando una cordillera.
-Spiderman burreando a la Patrulla-X
-El nacimiento del romance Titania-Hombre Absorbente
-Muerte omnipotente (y mostrando su rostro por primera vez).

Quizá no tenían la complejidad ni el nivel gráfico de las Crisis de DC (que por otro lado nunca me han parecido tan la hostia como clama todo el mundo), pero es una historia de 12 números autocontenida, bien dibujada, en la que pasan cosas relevantes y que resulta suficientemente divertida.

Es como un buen blockbuster veraniego. Quizá no sea un Los Vengadores de Joss Wheddon pero perfectamente puede ser un Piratas del Caribe.

P.D: dos comentarios. Sobre lo que hizo Bendis con el Todopoderoso, sin comentarios. Personalmente en su día decidí no darle crédito a la historia y pensar que todo era una manipulación del propio Todopoderoso (que para eso es omnipotente y puede hacernos creer lo que quiera), pero veremos qué dice de esto Hickman, que sin duda tocará el tema en sus Secret Wars. Y el segundo es que Contest of Champions si que tiene segunda parte, de 1999 si no mal recuerdo.

Innocent Exile

Personalmente no me gusto a excepción de los últimos tres números muy buenos , me quedaría con las Secret Wars II con la interacción del Beyonder con los héroes de la tierra como Matt Murdock recuperando la vista , la muerte de los New Mutants y el numero final de la seria limitada con la muerte del Beyonder como un bebe y dando vida a la falla de donde provino.Y por como van las cosas estas Secret Wars 2015 serán épicas , peo aun así ¿serán capaces los guionistas y editores poder gestionar bien el resultado de esta macro saga? personalmente espero que si.

Excelente articulo.

mespinpe

Hace poco la volví a comprar por completismo nostálgico y la releí y, sinceramente, mejor de lo que recordaba. Algunos detalles la lastran, Shooter no controla a todos los personajes por igual (la caracterización falla con el Lagarto y es muy gris en la Patrulla X) y hay algún momento sonrojante (Klaw y Ben Grimm jugando a palmas palmitas) pero son excepciones, que teniendo en cuenta el público al que iba dirigido (ver la línea de juguetes) se puede tener un poco de manga ancha con ellos. Aparte de esto es una muy buena historia de superhéroes clásica (de esas de antes de que Moore y Morrison pusieran todo patas arriba), con un final muy bueno, en el que Muerte se hace el dueño de la función y de la premisa básica de tortas sin ton ni son pasa a ser prácticamente la historia definitiva de este personaje. En resumen, empieza bien, tiene una parte central regulera y acaba, a partir del nº 8 muy bien.
Hay dos cosas que han perjudicado bastante su percepción hoy día. Una es el dibujo, si Zeck hubiera podido dibujar todos los números como los dos primeros otro gallo cantaría. Pero en seguida se desfonda y es sustituido por un Layton muy flojo, y cuando regresa pasa a un dibujo muy abocetado porque ve que si no no llega. Por no llegar no llegó ni John Beatty, que necesitó bastante ayuda en el nº 12, lo que nos da idea del ritmo loco al que se hizo esta serie (está la leyenda de para poder sacarla antes que Crisis y tirarse el pegote).
La otra cosa fue, evidentemente, su casi coincidencia en el tiempo con Crisis en tierras infinitas, el mejor evento hasta la fecha (imbatido en estos 30 años) y una de las mejores, si no la mejor historia de superhéroes clásicos (silver-bronze age). Es más, aunque las Secret Wars de Hickman tienen pintaza y pueden contar las crisis del 85 como una de sus influencias, dudo que las superen.

Con todo, Secret Wars es un gran tebeo clásico de superheroes: Notable.

Henro

Gran artículo, Don Arturo. Me ha encantado eso de “una patada a la continuidad (…) en la ya de por sí larga historia de las patadas a la continuidad” (jodío Bendis) 😀

Las Secret Wars originales son un auténtico hito en la historia de Marvel. Tienen sus imperfecciones y sus puntos débiles, claro que sí, pero también tienen un encanto innegable.

juan200025

Un artículo estupendo, sr. Porras! No hubiera imaginado que el tema pudiera dar tanto de sí. Éste es uno de esos casos en los que el interés y la calidad del análisis supera al de la obra.

Louontherocks

No es por ir a contracorriente pero a mi este evento me encantó, y si lo comparo con Crisis más aún. Aquí un lector al que le gustan las historias sencillas y con final fácil de entender. Y coincido totalmente en lo que decía otro lector por ahí, ya quisieran en la actualidad que en un evento se trataran los pormenores individualizados de cada personaje, al menos como aquí. Hoy en dia un evento es una sucesión de mamporrosque se ciñen al evento y punto, da igual lo que haya pasado antes.

TheBaldRocker

Llego como siempre tarde, Sr.Porras. 10 días, nada más y nada menos.
Usted sabrá perdonarme la tardanza.
Y, también como siempre, sobre lo que podía humildemente aportar,
otros compañeros ya lo han hecho antes que yo y mejor.
Todos en gral. pero creo que especialmente acertados Manolín y Ultrón.
Eso sí, de aquí no me voy sin decir que, con sus fallos e imperfecciones y aunque la memoria sea a veces mala consejera, donde estén las SW originales que se quiten las de ahora, las de antes y, seguramente, tal cual nos luce el tupé, las de después.
Y referente a su artículo, pues solo decirle que ya anda en mis favoritos.
Usted ya me entiende.
Rockeros Saludos.

wpDiscuz