Divinity

Por fin llega a nuestro país la miniserie Divinity por Matt Kindt y Trevor Hairsine, una de las más esperadas de los últimos años de Valiant publicada aquí en un único tomo.

Por
3
1093
FavoriteLoadingAñadir a favoritos
 

Edición original: Divinity Nºs 1-4, Valiant Entertainment.
Edición nacional/ España: Medusa Cómics.
Guión: Matt Kindt.
Dibujo: Trevor Hairsine.
Tinta: Ryan Winn.
Color: David Baron.
Formato: Libro rústica, 128 páginas.
Precio: 13,95 €.

 

El concepto de un ser humano con los poderes de un dios aparentemente omnipotente es algo que han trabajado casi todas las editoriales que se dedican a publicar cómics de superhéroes. Es cierto que la idea del superhombre y la supermujer que se trabaja en este tipo de historias ya está basada en las deidades de las religiones politeístas, siendo la Iliada de Homero el referente original de estas narraciones (y de muchas otras) pero el concepto ligado más a las religiones de un solo dios con un poder que o es total o lo parece al cual se le incluye una mente humanizada es mucho más complejo de tratar así como muy atractivo. Valiant no iba a ser menos y además le da una vuelta de tuerca al concepto ofreciendo la perspectiva de una persona totalmente politizada en un mundo en el que esos ideales ya apenas tienen representación gubernamental a nivel mundial y esta representación poco se parece a los estándares originales.

Divinity es una miniserie de cuatro números que acaba de publicar Medusa Cómics en un tomo aquí en España y que tiene otras dos partes, la tercera dará lugar al Stalinverso, un pequeño evento que pinta muy interesante ya solo por sus diseños de los diferentes personajes de la editorial, y que continuará con una cuarta miniserie bajo el título Eternity que está siendo publicada en la actualidad estadounidense. Su premisa, como decía antes, es la de un hombre que fue lanzado al espacio por la Rusia comunista, un autentico creyente de la que por aquel entonces era una de las mayores fuerzas ideológicas y militares del mundo, que en su exploración espacial recibe unos poderes que parecen divinos y toma la decisión de volver a la Tierra, un planeta muy cambiado pues sale de ella en los años sesenta para regresar en la actualidad.

A priori uno pensaría que la historia iba a ir del choque temporal entre el mundo que dejó y al que llega, un tema que se trata de forma muy leve ya que Matt Kindt toma otro camino para dar una visión mucho más intimista tanto de este ser como de aquellos que se enfrentan a él hasta el punto que la poca acción que hay en el cómic tiene una narración mental de los pensamientos de cada uno de los atacantes por encima del puro golpe físico. El estilo resulta ser una sorpresa muy agradable al alejarse de los cauces habituales con los que se suele tratar este tipo de historias aunque sigue teniendo un punto en común con las ya vistas sobre estos de personajes: el principal motivo que nos lleva a la lucha contra una entidad de este poder es el miedo.

Abram Adams fue un bebé abandonado frente a la casa de un ministro ruso, no nos meteremos en el tema de que su nombre no sea muy característico de la zona porque esto tiene toda la pinta de que en un futuro se resolverá de alguna manera no convencional. La narración se parte en dos, por un lado su vida entrenando para ser un astronauta fiel al régimen político de la época que destaca hasta el punto de ser seleccionado para una misión experimental de viaje espacial a largas distancias que se llega a plantear en el ámbito de la competición espacial con Estados Unidos, por lo que será secreta siempre a no ser que tenga éxito. Junto a esto los autores nos van mostrando que lo que era un hombre casi perfecto y que obedecía todas las ordenes oculta un pequeño secreto, se supone que debe ser asocial para no tener lazos con el mundo cuando se marche pero tiene una novia de la que nadie sabe. Este tema será esencial pues el personaje perfectamente instruido verá como sus sentimientos pueden más que el deber hacia su país. La otra parte es su llegada en el presente como un dios que no tarda en formar un grupo de fieles sin siquiera planteárselo.

Matt Kindt siempre se ha mostrado muy alejado de las políticas comunistas y, aunque existe una cierta demonización de las mismas (cosa lógica teniendo en cuenta la propaganda vertida hacia sus ciudadanos por ambos bandos) el autor es bastante comedido. No hay lugar para grandes críticas políticas, estas son más bien implícitas, lo que sí hay es una reflexión que podría ser bilateral sobre la utilización de seres humanos, en este caso militarizados, como si fueran máquinas obviando la importancia de los sentimientos. Abram no es presentado con un villano sino como algo diferente y muy poderoso, no se especifican los alcances de su poder, es capaz de modificar la realidad lo que hace que sea capaz de dar “lo que necesita” a la gente que se va encontrando, no lo que ellos quieren, es algo que dejan muy claro. Parece que la intención es la de mostrar una persona que es buena pero que son sus ideales predeterminados lo hacen peligroso, de hecho los autores presentan la lucha como algo dubitativa, como si los héroes que se lanzan contra él quisiesen hablar antes que luchar pero el alto mando les obligase a tomar acciones violentas por miedo a ese concepto de dios comunista.

El escritor declaró en varias ocasiones que, en su inicio, Divinity iba a ser un arco argumental planeado para la serie Unity (el grupo de grandes héroes de Valiant) pero cuando le planteó la idea a su editor, Warren Simons, le pareció una historia que se mantenía por si sola capaz de rellenar una miniserie propia, una vez que se toma ese camino es cuando Kindt decide darle una visión más intima donde el resto de héroes no copasen el protagonismo y cambiar un poco a Abram de forma que él mismo declaró no verlo como un villano sino como una persona con ideales diferentes, haciendo hincapié en la idea de “persona”.

A pesar de esa idea inicial de que fuese parte de la serie Unity los lectores que se acerquen de nuevas no deben temer perderse en ningún momento, la historia se sostiene bien sin falta de conocimiento previo, además los únicos personajes que salen son Ninjak, XO-Manowar, Eternal Warrior y Livewire (a la que conocemos por la colección Harbinger), solo la última es poco conocida y con tener una vaga idea de quienes son nos vale. Así que se puede comprar prescindiendo del resto del universo Valiant y su historia, a parte de ser tan entretenida como el resto de cómics que nos esta ofreciendo Medusa Cómics da un poco más, da algo de reflexión sobre las personas, sobre como la sociedad nos atrapa condicionándonos y sobre la lucha con y contra los sentimientos.

Aunque el guión es muy recomendable a mi personalmente no me entusiasma el dibujo de Trevor Hairsine en este cómic, no está mal pero se aleja de otros dibujantes de la editorial. Tiene algún que otro momento bueno pero se queda un poco corto en el movimiento, lo bueno es que este tomo utiliza mucho la narración en primera persona con lo que priman los grandes planos de quietud que se le dan algo mejor, pero esto es solo el dibujo y no el apartado gráfico total ya que por suerte el trabajo de entintado de Ryan Winn y, especialmente, el color de David Baron hacen que el resultadoo mejore considerablemente, para muestra de ello la edición española de Divinity incluye unas páginas en las que se ve el proceso de lápiz, tinta y coloreado que ayudan a comprender mejor la totalidad de la narración.

  Edición original: Divinity Nºs 1-4, Valiant Entertainment. Edición nacional/ España: Medusa Cómics. Guión: Matt Kindt. Dibujo: Trevor Hairsine. Tinta: Ryan Winn. Color: David Baron. Formato: Libro rústica, 128 páginas. Precio: 13,95 €.   El concepto de un ser humano con los poderes de un dios aparentemente omnipotente es algo…

Divinity

Guión - 8.5
Dibujo - 7
Interés - 8.5

8

Notable

El guión prima sobre el dibujo, pero el resultado es más que digno. Matt Kindt consigue introducir en Valiant la idea de divinidades humanizadas con tintes de epopeya cósmica de forma muy interesante.

Vosotros puntuáis: 6 ( 2 votos)
Compartir
Artículo anteriorNovedades Planeta Cómic octubre 2017
Artículo siguienteReseñas DC: Dastardly & Muttley #01
Nacido en 1979 en Avilés y actualmente residiendo en Castro-Urdiales, soy licenciado en Filosofía con Máster en Gestión Cultural, durante un tiempo me dediqué a la crítica musical y ahora me toca con el mundo del cómic, mis dos grandes aficiones. Empecé leyendo en casa de mi primo a finales de los 80, poco después ya me convertí en un comprador compulsivo. Mis comienzos fueron con Daredevil y las colecciones de X-Men pero pronto pasé a Spiderman, Poderes Cósmicos, Vengadores, Image, todo Wildstorm, Vertigo... no hago ascos a ninguna buena historia venga de donde venga.

Leave a Reply

3 Comentarios en "Divinity"

Notifícame
Ordenar por:   Recientes | Antiguos
JoeBarbaro

Felicidades por el artículo. Coincido en todo, me pude hacer con el y el dibujo esta por debajo del resto de lo publicado por Medusa. Pese a ello,un tomo muy disfrutable.
Por lo demás muy entusiasmado con todo el universo Valiant.

Pau

Gracias por la reseña .Muy interesante el comic , lo disfrute mucho y da para continuar la historia , mas divinity [(spoiler que sus compis astronautas rusos vengan y se monten una trinidad o algo /spoiler)] o lo que sea pero ,mas!

wpDiscuz