#ZNSeries – Outcast. Primeras impresiones

 
poster_outcast_tv_serie

Género: Drama, Terror
Creador: Robert Kirkman
Guion: Robert Kirkman, Jeff Vlaming, Chris Black
Reparto: Patrick Fugit, Philip Glenister, Gabriel Bateman, David Denman, Melinda McGraw, Grace Zabriskie, Catherine Dent, Lee Tergesen, Brent Spiner
Producción: Circle of Confusion, Fox International Channels
Canal: FOX
País: Estados Unidos

 

Porque no solo de superhéroes vive la pequeña pantalla esta semana nos hacemos eco del estreno de Outcast, la adaptación televisiva de la terrorífica obra creada por Robert Kirkman y Paul Azaceta para el sello Skybound de Image Comics. En realidad, en Estados Unidos la productora FOX, encargada del desarrollo de la serie, ya había presentado oficialmente el primer capítulo de la misma al lanzarlo en streaming y riguroso directo a través de Facebook Live. Este preestreno global fue acogido por hasta 61 países en todo el mundo aunque la verdadera andadura de la serie comenzó hace unas horas en el canal Cinemax en el que podremos ver los diez capítulos que componen la primera temporada de la nueva pesadilla de Robert Kirkman. El cómic original nos cuenta la historia de Kyle Barnes, un alma en pena que ha visto como su vida ha sido afectada desde siempre por las posesiones demoníacas que se han sucedido a su alrededor y han afectado gravemente a muchos de sus seres queridos. En su búsqueda de respuestas Kyle se pondrá en contacto con el reverendo Anderson con el que iniciaría un viaje hacía el mismo seno de sus pesadillas. La serie de televisión sigue esta misma premisa y su propio creador ha sido al mismo tiempo su principal responsable por lo que la fidelidad del producto final a la obra parece más allá de toda discusión. El guionista estadounidense ha tenido además la fortuna de contar con el director Adam Wingard (Tú eres el siguiente, The Guest) a cargo del rodaje del episodio piloto de la cabecera aportando al conjunto su visión del género.

La producción está encabezada por Patrick Fugit (El Circo de los Extraños, Perdida), en la piel del atormentado Kyle Barnes, y Philip Glenister (Life on Mars), como el Reverendo Anderson. Les acompañan también en el reparto nombres como los de Wrenn Schmidt, David Denman, Julia Crockett,Kate Lyn Sheil Reg E. Cathey, Kip Pardue y Gabriel Bateman. Los guiones de la cabecera contarán con el sello de calidad Robert Kirkman y las aportaciones de Jeff Vlaming (Battlestar Galactica) y Chris Black (Mujeres Desesperadas) mientras en la dirección de los primeros capítulos también colaborarán detrás de las cámaras Howard Deutch (True Blood) y Julius Ramsay (Alias, Battlestar Galáctica). ¿Qué podemos esperar de esta adaptación? ¿Logrará conseguir el favor del público seguidor de The Walking Dead? Las propuestas son diametralmente opuestas pero el nombre de Robert Kirkman ha crecido lo suficiente en los últimos años como para que cualquier proyecto en el que esté involucrado pueda llamar la atención de los aficionados más allá de los que habitualmente leen sus cómics. En este caso, después de ver el susodicho episodio piloto de Outcast, Cristian Miguel Sepúlveda, Igor Álvarez y Jordi T. Pardo se apuntan a darnos sus primeras impresiones sobre la nueva serie de FOX. ¿Ya la habéis catado vosotros? ¿Qué os ha parecido? ¿Pensáis darle una oportunidad?

Cristian Miguel Sepúlveda

Si hay un cómic oscuro y tenebroso hoy en día en el panorama americano ese es sin ninguna duda Outcast, o “Paria” en la edición española. Hacía muchísimo tiempo que un cómic no conseguía transmitirme una tensión y una inquietud tan siniestra, tanto a nivel estético y artístico, como en lo que al argumento se refiere. Azaceta y Breitweiser, dibujante y colorista respectivamente, hacen un trabajo sublime en el apartado artístico de la obra, creando el ambiente perfecto para que el guión de Kirkman fluya en todo su esplendor. En resumen, Robert Kirkman se ha marcado otra obra maestra en el género del terror/horror, y en concreto sobre posesiones demoníacas, que no veíamos desde Hellblazer en su antigua etapa en Vertigo. Recomendable hasta la saciedad, y muy poco popular pese a su calidad y equipo creativo. Esperemos que con la serie de televisión su fama y popularidad aumente y pueda llegar a más gente. Porque sí, tanto el cómic como la serie de TV son altamente recomendables.

Siendo el propio Kirkman uno de los principales responsables del proyecto de adaptación a serie de televisión de Outcast, era de esperar que el resultado estuviera a la altura de la obra. Y tanto que lo ha sido. El piloto, publicado gratuitamente en Youtube hace un par de semanas, y estrenado hace unos días en EEUU, y ayer mismo en FOX España, empieza con una escena brutal que te deja con los ojos como platos, e irremediablemente enganchado hasta el final del capítulo. Los personajes están bien construidos y presentados, o al menos en lo que un piloto y los asfixiantes límites de éste te permiten. Kyle Barnes es el protagonista de esta historia, y es además probablemente el personaje que menos empatía transmite del panorama actual del cómic. Es anodino, exasperante, soso… Y aún con todo, es un personaje interesante por su complicado pasado y sus especiales características. La interpretación de Patrick Fugit transmite justamente eso, y aunque pueda disgustarte por la idiosincrasia del personaje, lo cierto es que objetivamente hace un buen trabajo. Es el mismo caso que Wrenn Schmidt, que interpreta a Megan Holter, hermana adoptiva de Kyle, salvavidas de éste y probablemente el único ser querido que se preocupa por él. Otro personaje fielmente adaptado e interpretado es el Reverendo Anderson, probablemente el personaje más carismático de la historia, así que buen trabajo de casting en la elección de Phillip Gleister para el papel. Y por último, Gabriel Bateman está perfecto en el papel de niño poseído, algo difícil de interpretar.

outcast_2

La trama, como os he comentado anteriormente, se centra en las diferentes fuerzas y posesiones demoníacas que han destrozado la vida de Kyle Barnes en el pasado y la de sus vecinos actualmente. En un momento dado, y gracias a la insistencia del reverendo Anderson, Kyle decide ayudar a otras personas que están sufriendo tan terrible mal. Los homenajes a la obra maestra del género, El exorcista (William Friedkin, 1973) son evidentes y muy destacables, como la levitación de la víctima poseída, o incluso la llegada a la casa de Kyle como exorcista amateur, que recuerda ligeramente a la escena del mítico Max Von Sydow que tantas portadas de las ediciones del libro y la película ha protagonizado. Lo más interesante no son las posesiones demoníacas, la oscuridad o la impactante violencia, si no la historia oculta de Kyle, los flashbacks de su pasado, y lo que hace a este personaje especial y protagonista de esta historia. Eso es lo que os va a atrapar irremediablemente. En principio, y en palabras de Kirkman “la serie se va a centrar en los personajes secundarios y el universo del cómic”, y éste en la historia de Kyle, pero de momento, mantiene una enorme fidelidad con respecto a la obra original.

Ahora hablemos de aspectos más técnicos del episodio. Hacer una historia de exorcismos significa meterse en un terreno muy pantanoso, ante la cantidad de obras, especialmente en cine, ya realizadas, siendo además una gran mayoría de ellas de una calidad paupérrima. Y sin embargo, consiguen que funcione, que te sorprenda y que te mantenga en tensión durante todo el episodio. Y esto es sobre todo, gracias a la dirección del episodio, así que enhorabuena a Adam Wingard, director del primer episodio, y conocedor del género en películas de gran calidad, como V/H/S o Tú eres el siguiente, que han cosechado éxito en crítica y público, especialmente ésta última. Menos destacable es la fotografía, que si bien se adapta adecuadamente al tono de la obra, está muy lejos del tétrico ambiente que transmiten Azaceta y Breitweiser en el cómic. Quizá es una cuestión de presupuesto, pero esperemos que este aspecto mejore en los siguientes episodios.

En resumen, estamos ante un primer episodio potente y muy prometedor. No es de extrañar por lo tanto, que ya haya sido renovada para una segunda temporada. Los fans del cómic estarán contentos por la fidelidad con la que de momento se ha adaptado la obra, y los ajenos a ésta también por la calidad del episodio en una temática complicada como es el terror de exorcismos. Deseo como agua de Mayo la emisión del siguiente episodio, especialmente para ver la incursión de determinados personajes muy interesantes, así como diferentes revelaciones del pasado de Kyle Barnes.

Igor Álvarez

Hace poco recomendaba el segundo tomo de Outcast (Paria según la edición de Planeta) y en ella decía algo que me gusta poderosamente recordar: la tercera sorpresa, siempre me llamó la atención que Robert Kirkman hiciese dos obras tan distintas y tan increíblemente buenas como Invencible y The Walking Dead, ello me hizo interesarme por todos sus trabajos, como a mucha gente, solo que a mi no me parecieron relevantes, había alguno digno de leer pero todos ellos estaban muy alejados para mi de la calidad de sus dos grandes trabajos. Definitivamente no soy fan de Kirkman, por ello cuando se publicó aquí Outcast no me lancé a por él de cabeza, pero hojeándolo en una librería me llamó la atención el dibujo y mi mujer me forzó a comprarlo (vamos que me dijo “venga anda cómpralo”) y esa fue mi tercera sorpresa, una obra distinta a las anteriores, con la misma calidad y que engancha como ninguna.

Ahora bien ¿se puede trasladar esto a la pantalla de forma correcta?, aquí hay un problema importante que además tiene nombre y apellidos: Paul Azaceta, cuyas ilustraciones generan una atmósfera difícil de recrear, también hay que mencionar a Elizabeth Breitweiser, sería injusto no tener en cuenta su coloreado, entonces ¿cuál es la respuesta? Sí, sin duda, no solo se puede sino que se ha conseguido. No vamos a ser ingenuos, aquí estaba todo el pescao vendido, Kirkman desde un principio dijo que era una colección enfocada a ser adaptada en televisión por lo que seguramente ya se habían movido las fichas correctas para que la adaptación fuese fiel y así es. La atmósfera es casi perfecta, faltaría un mayor cambio de colores y un poco más de juego con las sombras pero bueno eso ya es cosa del soporte más que de la narración, vamos a por lo siguiente: Los actores, hay cuatro sobre los que se centra este episodio piloto, Kyle, su hermana, el cura y el niño. Aunque aparezcan más secundarios estos son sobre los que se centra la acción en el primer episodio.

outcast_3

Patrick Fugit hace un Kyle Barnes soso, como debe ser, al fin y al cabo es un personaje atormentado que vive en una habitación destartalada y sufre una depresión considerable, así que hablador no es que sea mucho pero al verlo consigue reflejar la actitud del cómic sin problemas. La siguiente es su hermana de acogida Megan Holter interpretada por Wrenn Schmidt, la única persona que se preocupa por que Kyle salga de la depresión, su actuación es también perfecta, en este caso es un personaje algo plano, mujer habladora intenta cuidar a su hermano a pesar de que este no se deja y a su marido no le hace mucha gracia, ella insiste, lo que tienen en común estos dos personaje es que parecen simples pero van cogiendo complejidad según avanza la historia con lo que digamos que aquí están correctos pero se necesita más que un episodio para poder profundizar en este hecho. Ahora toca lo mejor, Philip Glenister como el Reverendo Anderson está espectacular, en realidad es quien lleva el peso del primer capítulo y lo hace de forma perfecta como un luchador casi derrotado pero que no deja de levantarse, y el que llama mucho la atención es Gabriel Bateman, el niño poseido Joshua Austin que logra ponernos los pelos de punta con su actuación.

Por último queda la historia y el trasfondo, la primera es sencilla, las posesiones se han tratado mucho en diversos medios y Kirkman tira de cliclés, igual que hace en Invencible y The Walking Dead pero, al igual que en estas dos, lo importante es lo que nos quiere decir, lo que ocurre por detrás y Outcast toca temas duros para la sociedad de hoy en día como los malos tratos, nuestra idea sobre ellos e incluso ideas sobre nuestras propias uniones sociales. El piloto es igual que el cómic pero seguimos necesitando ver más para poder juzgar realmente: ¿será siempre igual?, ¿afectará esto a nuestra percepción de la misma?, ¿tendrán lo que hay que tener para seguir con ese duro trasfondo?. Es muy pronto para saber todo esto pero a día de hoy es una serie totalmente recomendable y a un servidor lo tendrá pegado a la pantalla todas las semanas.

Jordi T. Pardo

Está claro leyendo los primeros números de Outcast que la historia tenía en mente en todo momento una posible adaptación a la pequeña o gran pantalla; y esto se percibe más allá de que los referentes cinematográficos con los que se deja poseer el relato de Robert Kirkman. La narrativa del cómic hace gala de un estilo clásico, con encuadres de cámara más que viñetas, y un uso de la iluminación que ofrece esa ambientación necesaria para que germine el drama. Para amedrentar al lector con una relato de posesiones demoníacas que partiendo de lugares comunes pasa por ser la aportación más original y significativa que ha tenido este subgénero en las últimas décadas. Es cierto que los clichés, los tópicos y la enrarecida atmósfera de estos relatos no han cambiado desde 1973, cuando arrasaba en taquilla El Exorcista, el filme de William Friedkin que adapta al cine la novela homónima de William Peter Blatty, pero en Outcast hay algo terroríficamente distinto.

El punto de vista lo que hace interesante esta propuesta, y consciente Robert Kirkman de tener entre manos algo tan potente como The Walking Dead no se ha quedado sentado a esperar que los productores llamen a la puerta de su casa para pelearse por los derechos de su nueva y aterradora creación. El guionista estadounidense ha sido el principal responsable de que Outcast llegue a la pequeña pantalla en un tiempo record teniendo en cuenta que el primer número del cómic se publicó a mediados de 2014 en el mercado estadounidense. La implicación como creador y productor ejecutivo en el desarrollo de esta cabecera ha servido para preservar las virtudes del cómic y traspasarlas fielmente a la pequeña pantalla; y aunque este apego al material de base podría ser un lastre para despertar el interés de los aficionados que ya conocen los derroteros de la historia, lo cierto es que su capítulo piloto te mantiene atrapado por el simple hecho de transformar en carne y hueso la pesadilla que ya vivimos en las viñetas.

outcast_1

Las escasas innovaciones se adaptan bien al conjunto, y las ausencias no se echan en falta lo suficiente como para que la visión global se resienta lo más mínimo. Las interpretaciones mimetizan bien los rasgos y personalidades detalladas por los lápices de Paul Azaceta en el cómic original, tanto al hablar de sus protagonistas como de los personajes secundarios que pululan por este apasionante cuento de terror. Las imágenes que ya nos había hecho visionar Robert Kirkman en Outcast mantienen su fuerza en el formato televisivo y el ritmo lento y comedido de su narrativa se transfiere también de forma fidedigna a la serie de televisión. La propuesta es un tour de force psicológico que funciona en lo básico que debe hacerlo una historia de este tipo, generando y dosificando la intriga de su trama para mantenernos en tensión cada segundo de cada minuto. En ese sentido, está claro que el planteamiento es más agradecido que The Walking Dead, y sobre todo mejor ejecutado, aunque esto también pueda acabar alejando a Outcast del interés de un público más amplio.

No obstante, hay que reconocer que la factura visual de esta Outcast no puede rivalizar con los juegos de sombras y luces que Paul Azaceta dirige con pericia en la historieta. El director Adam Wingard conoce el género y todos sus resortes, y es inteligente a la hora de aproximarse al material, haciendo que muchas escenas se nos queden marcadas en la cabeza, tanto en los casos más explícitos como cuando juega con la relación de los personajes, los diálogos aparentemente cotidianos y los silencios que esconden los peores secretos. Pero el responsable de producciones como Tú eres el siguiente o The Guest no destaca precisamente por su talento a la hora de sacar brillo a sus producciones y tampoco lo logra en este caso. La puesta en escena de Outcast puede parecer pues plana y poco atractiva, lo que algunos llamaríamos de sobremesa, y aunque eso supone desaprovechar este campo al menos el capítulo no se ve muy perjudicado por lo comedido de su puesta en escena. Este puede ser el mayor punto débil de una adaptación que por otro lado resulta modélica aunque también nos deja la duda sobre si Robert Kirkman podría haberse precipitado a la hora de llevar Outcast a la televisión teniendo en cuenta el pequeño recorrido que por ahora tiene el cómic en Estados Unidos.

  Género: Drama, Terror Creador: Robert Kirkman Guion: Robert Kirkman, Jeff Vlaming, Chris Black Reparto: Patrick Fugit, Philip Glenister, Gabriel Bateman, David Denman, Melinda McGraw, Grace Zabriskie, Catherine Dent, Lee Tergesen, Brent Spiner Producción: Circle of Confusion, Fox International Channels Canal: FOX País: Estados Unidos   Porque no solo de…

VALORACIÓN GLOBAL

Cristian Miguel Sepúlveda - 8
Igor Álvarez - 8
Jordi T. Pardo - 8

8

Terroríficamente notable

Los redactores que han tenido el valor de acercarse al episodio piloto de Outcast coinciden en cosiderar la propuesta digna de la obra original de Robert Kirkman. De ella rescata la mayoría de sus virtudes para ofrecernos una adaptación notable a la que solo falta un poco de ambición en su apartado visual para acabar de rematar la jugada. Un punto de partida muy prometedor.

Vosotros puntuáis: 7.36 ( 2 votos)
Artículo anteriorReseñas DC: Green Lanterns Rebirth #1
Artículo siguienteNovedades de Planeta Cómic julio 2016
Barcelona (Septiembre, 1980). Mordido por una viñeta adquirí un asombroso interés por el mundo del cómic y sus galaxias cercanas. Los Clásicos Ilustrados que adaptaban novelas de misterio y aventuras fueron mi primer pasaje a este universo. Luego llegarían Mortadelo y Filemón, Superlópez, Spider-Man, Dragon Ball y V de Vendetta. Para comienzos del siglo XXI había desarrollado una ecléctica pasión por el medio. En la actualidad, disfruto especialmente del cómic independiente estadounidense y el manga. En está, mi segunda casa, colaboro como reseñista y articulista hablando de cómics, cine y series.
Madrileño del 92, al que se le ocurrió la bonita idea de estudiar Sociología. Amante del cómic desde siempre. Ibáñez me desvirgó, el manga me hizo pasar muy buenos ratos, y finalmente con el cómic americano y especialmente con DC Comics terminé madurando el amor que siento por este arte, por lo que ahora mismo leo de todo, incluso Marvel. Actualmente, encantado de colaborar en Zonanegativa, que me permite disfrutar de mi gran pasión: los cómics, canalizada a través de mi otra gran pasión: la escritura.
Nacido en 1979 en Avilés y actualmente residiendo en Castro-Urdiales, soy licenciado en Filosofía con Máster en Gestión Cultural, durante un tiempo me dediqué a la crítica musical y ahora me toca con el mundo del cómic, mis dos grandes aficiones. Empecé leyendo en casa de mi primo a finales de los 80, poco después ya me convertí en un comprador compulsivo. Mis comienzos fueron con Daredevil y las colecciones de X-Men pero pronto pasé a Spiderman, Poderes Cósmicos, Vengadores, Image, todo Wildstorm, Vertigo... no hago ascos a ninguna buena historia venga de donde venga.

Déjanos un comentario

Please Login to comment
  Subscribe  
Notifícame