#ZNLibros: Heredero del Imperio

Por
2
1732
 
portada_star-wars-heredero-del-imperio-novela_timothy-zahn_201603011313

Edición original: Star Wars: Heir to the Empire
Edición nacional/ España: Planeta Cómic
Autor: Tomothy Zahn
Páginas: 460
Formato: Tapa blanda con solapas
Precio: 20 €

 

Episodio VII

Durante nada más y nada menos que veinte años, este fue considerado el Episodio VII de Star Wars. Antes de la compra de Disney, antes de J.J. Abrams, antes incluso de La amenaza fantasma un escritor de Oregón recibió el encargo de escribir una trilogía dentro del Universo Expandido de Star Wars, antiguo canon y ahora reconvertido en Leyendas por Disney. El resultado, la llamada trilogía de Thrawn o trilogía de la Nueva República, que continuaba los hechos acaecidos en El retorno del Jedi. Pregunta a cualquier fan del Universo Expandido y te mencionará estas como algunas de las mejores novelas y ampliaciones del mundo de las películas que se han hecho sobre la saga favorita de la ciencia ficción (aunque algún día hablaré de por qué Star Wars no es realmente ciencia ficción). En mi opinión, ni James Luceno ni nada, Tomothy Zahn ha comprendido mejor que ningún otro escritor del Universo Expandido el espíritu de Star Wars, la esencia de la Fuerza y ha influenciado en todos los productos subsiguientes.

Para muchos, este es el Episodio VII. Más tarde, se adaptó al cómic de la mano de Mike Baron, Olivier Vatine, Fred Blanchard que es una verdadero joya. Durante muchos años, antes de la compra de Disney y de saber que habría una continuación, los fans tuvimos que conformarnos con esta continuación. Y los que vivieron esa época entenderán que anhelamos muchas de las invenciones de Zahn en la cinta de Abrams. Y, por muy bien que esté The Force Awakens, siempre guardaremos con cariño esta genial obra que ahora, de la mano de Planeta, se reedita en castellano.

La Nueva República

Han pasado cinco años desde la destrucción de la segunda Estrella de la Muerte y la Nueva República trata de recuperar el máximo de sistemas posibles y unirlos bajo una nueva democracia. El Imperio fue vencido, pero no exterminado, y ahora pugna por recuperar algo de su poder perdido, capitaneado por el Gran Almirante Thrawn, un estratega militar que les está poniendo las cosas realmente difíciles a los miembros de la antigua Alianza Rebelde. El trío de protagonistas que destruyó al Emperador y salvó la galaxia se encuentra de un lado para otro, inmersos en las más variopintas misiones con el fin de restaurar las leyes y dominios de la Antigua República. Por un lado, Leia está embarazada de gemelos y divide su vida en profundizar en sus conocimientos de la Fuerza y en poner al servicio del nuevo orden sus dotes políticas; Han Solo trata de poner a la vieja red de contrabandistas de Jabba el Hutt al servicio de la democracia, pero las historias de sus heroicidades han corrido como la pólvora y ya no es de fiar para la baja calaña de la galaxia; y Luke Skywalker siente la soledad y el anhelo de encontrar y conocer a otros Jedi, pues como le dice Ben Kenobi en una maravillosa escena de introducción de la novela, “no eres el último de los viejos Jedi, Luke. Eres el primero de los nuevos.”

Así están las cosas al inicio de la trilogía de la Nueva República, que arranca con este Heredero del Imperio, y no podríamos imaginar un arranque mejor. A medida que releía esta novela, sabiendo lo que ahora sé que ha sido el Episodio VII canónico, no puedo evitar tratar de unir cabos y que esta novela coincida con lo empezado por Disney. Aparte de los personajes archiconocidos se abren muchas tramas con personajes secundarios muy queridos: tenemos a Mon Mothma, aquella mujer de pelo corto que hablaba de los planos de la Estrella de la Muerte, convertida en cabeza de la Nueva República; al Almirante Ackbar, en tensiones con un nuevo miembros del antiguo Consejo de la Alianza Rebelde. En fin, que los personajes han evolucionado en un contexto no tan amplio como The Force Awakens; y es que treinta años son mucho tiempo, pero cinco, como ocurre en esta novela, hace que las heridas aún se estén curando, que los acontecimientos estén recientes y los miedos sigan a flor de piel. Esta tensión se palpa en cada página de Heredero del Imperio, pues el lector está sometido al mismo estrés que en las vieja trilogía original.

Algo que admiro muchísimo de Zahn es su afán por jugar con las reglas del Universo Star Wars, y es que se ve que es un fan. Su capacidad para introducir personajes nuevos e icónicos es asombrosa, y ya nos ocurrió con el Almirante Thrawn (que ya veremos si no se re-canoniza en la próxima Rogue One porque tiene toda la pinta); algo que detesto de todas las series de animación de Star Wars es el abuso de los Jedi y los Sith. En Rebels se supone que los Jedi se extinguieron, y aunque puede quedar alguno por la galaxia, lo cierto es que nos encontramos con unos cuantos reunidos en un solo espacio. Y ni el Emperador ni Vader se percatan de ello. Y, de hecho, tenemos muchos Sith también, pues hasta cuatro Inquisidores (que básicamente son Sith con un título honorífico) he contado. Esto es no saber jugar con las reglas de Star Wars. Timothy Zahn demostró con esta novela que se puede tener a un villano a la altura de los Skywalker y no ser un Sith. Y sí, claro que surgen nuevos personajes sensibles a la Fuerza, nuevos Jedi y nuevos enemigos, de eso trata Star Wars, de la Fuerza y la batalla entre el lado oscuro y el de la luz, pero la forma de presentarlos difiera mucho de las adaptaciones a series de animación y esto es algo que se agradece tanto al leer la novela. Esta frescura, esta búsqueda de lo novedoso, de lo diferente, pero respetando al máximo las reglas del universo en que te mueves. Al leer Heredero del Imperio nos creemos realmente dentro de una aventura del trío más querido del cine y a la vez asistimos a la presentación de algunos de los personajes más queridos del Universo Expandido, ahora Leyendas, como el Almirante Thrawn y Mara Jade, aprovechados más adelante en cómics y videojuegos.

Indispensable

Si eres fan de Star Wars, este libro es un indispensable. No solo por lo que supuso en su día, sino porque ahora tenemos la posibilidad de volver a disfrutarlo en una nueva edición de Planeta Cómic, respetando la portada original y con un elegante acabado y la banda superior que incluye la saga en la nueva Leyendas, dentro del nuevo orden de la saga llevado por Disney. Una primera parte soberana de una trilogía que rivaliza mucho con la que se está llevando ahora al cine, y una gran novela de ciencia ficción aparte de los personajes y el universo tan rico de que hecha mano. Una reedición que llevábamos tiempo deseando y que por fin es una realidad.

  Edición original: Star Wars: Heir to the Empire Edición nacional/ España: Planeta Cómic Autor: Tomothy Zahn Páginas: 460 Formato: Tapa blanda con solapas Precio: 20 €   Episodio VII Durante nada más y nada menos que veinte años, este fue considerado el Episodio VII de Star Wars. Antes de…

Valoración

Valoración - 10

10

Valoración

Una novela totalmente indispensable para el aficionado a Star Wars; la novela que dio pie a la mítica trilogía de Thrawn y que disparó el fenómeno editorial de la saga en una reedición largamente esperada.

Vosotros puntuáis: 8.7 ( 4 votos)

2
Déjanos un comentario

Please Login to comment
2 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
2 Comment authors
hammanuNerevar Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
Nerevar
Lector
Nerevar

Pues para mí fue una decepción en toda regla. Las deducciones de Thrawn no tienen ni pies ni cabeza, parecen una mala parodia de Holmes, por no mencionar que todos sus subordinados comprenden que es mucho mejor persona que Vader porque se explica cinco minutos antes de matar a los que le fallan, o cómo deduce puntos débiles de cualquier raza completa a partir de su arte (si, hombre, que se recorra el Prado y el Reina Sofía y luego a ver que dice). Total, luego pierde por unas meteduras de pata que con sus dotes tendría que haber visto venir a kilómetros.

Luego está Mara Jade, se supone que es una buena persona, pero teniendo en cuenta para quién trabajaba y lo que hacía, hace que Jar Jar sea Maquiavelo en comparación. Además, casi siempre que están juntos ella y Luke, éste suele ser un pringado de cuidado (por cierto, en personalidad es una mezcla de los Eps IV y V, del Jedi serio del VI poco rastro). Leches, los ysalamiri están precisamente para eso, y lo que se dice que hacen o cómo actúan no casa nada bien con la descripción de Yoda de la Fuerza en El Imperio Contraataca. Zahn hasta pasa olímpicamente de lo del tamaño nada importa. O lo de deshacerse de los fantasmas a primeras de cambio. Para colmo, el arco de Mara no es tanto de darse cuenta de que estaba en el bando equivocado, sino de dejar atrás el pasado.
O cómo Leia le da sus condolencias porque eliminar al Emperador le arruinó su vida hasta ese momento, en vez de llevarla a los restos de Alderaan y tirarla por una esclusa.

Y no, los Inquisidores no son Sith, a menos que consideres sith a todo el que usa el Lado Oscuro.

hammanu
Lector
hammanu

A ver Thrawn es un transunto de Holmes como Pellaeon de Watson, hay Zanh no engaña a nadie. Y estudiando el arte de cada cultura que quiere vencer si que tiene lógica porque su desarrollo o falta de el dice mucho de tal o cual cultura. La única metedura de pata que realmente le fastidia es lo que le pasa al final y no voy a destripar, pero es algo que se fragua en las tres novelas. Cuando ajusticia a un oficial es porque es un inútil y lo sigue demostrando, y en cambio recompensa a un técnico por acometer una situación de una manera fuera del manual. Es un gran villano que da mas originalidad que ser otro Lord del Sith comiendo de la mano del Emperador. Y Mara Jade se demuestra que ha sido bien manipulada por el Emperador y esta lucha subsconcientemente contra ello.
Ojala hubieran hecho una actualización de esta trilogía como Episodio 7(como bien comenta el redactor). Ya que es mas creible como los personajes y la Nueva Republica evolucionan tras la batalla de Endor.
Esperemos que en Rogue One nos den un Gran Almirante parecido a Thrawn, ya que desde hace años no se crea un villano dignamente potable en las pelis