#ZNEspecial – Máscara Negra, el rostro del mal

Con motivo de la llegada de la película de Aves de Presa, es el momento oportuno para poner el foco sobre Roman Sionis, Máscara Negra.

Por
0
1189

La película de Aves de Presa, servirá, entre otras cosas, para dar a conocer al gran público que va a presenciar las adaptaciones cinematográficas de superhéroes a uno de los villanos más discretos de Batman comparado con el Joker, Dos Caras o El Pingüino, pero que más daño le ha hecho al héroe y a Catwoman. Me refiero a Roman Sionis, Máscara Negra, uno de los antagonistas de esa generación de enemigos del Hombre Murciélago surgida entre los 80-90 (Bane, Anarky, la KGBestia…) y que resulta ser uno de los más despiadados e interesantes.

El origen de Sionis vendría a ser como una vuelta de tuerca oscura al origen del Caballero Oscuro. Sus padres eran los creadores de Janus Cosmetics, una gran empresas que hizo que sus padres estuviesen preocupados mucho más por sus apariencias y su status social que por el bienestar de su hijo. Esto dio lugar a que el odio creciese en él, quemandolos vivos mientras dormían. Roman acabaría haciéndose con el control de Janus Cosmetics. Sin embargo, no tenía ni idea de llevar a una empresa, sumado a un cosmético terrible que acabó causando daños en la piel de quienes lo usaron y la desmedida afición de Sionis por coleccionar máscaras (debido a que no le gustaba su propio rostro por haber “venido” de sus padres y siempre quiso ser invisible) muy caras dio lugar a que Janus Cosmetics tuviese que convertirse en una subsidiaria de Industrias Wayne y Sionis fue despedido como presidente, lo que causó en él un odio irracional hacia Bruce Wayne. En base a eso, fue al cementerio y arrancando madera del ataúd de su padre talló una máscara, la del rostro que en verdad quería tener, la de Máscara Negra y decidió que quería seguir teniendo poder en Gotham, pero como señor del crimen de la ciudad.

El villano debuta en Batman #386 (1985) de manos de uno de los más afamados guionistas del Hombre Murciélago, Doug Moench. Conocidas son sus historias en esa misma colección en los 90 junto a Kelley Jones y las afamadas historias para la cabecera Legends of the Dark Knight, Presa y Terror, con dibujo del gran Paul Gulacy. Tanto en sus primeras apariciones como con su ya afamado aspecto actual, el diseño del villano no estaría exento de crítica al ser acusado de gran similitud con los de El Gran Hombre, villano de Spiderman creado por Stan Lee y Steve Ditko o, muy especialmente, con el de Cráneo Rojo, el gran villano del Capitán América. Su carrera criminal comenzó como amo y señor de la Sociedad de las Caras Falsas, cuyos componentes llevaban máscaras puestas acorde a su personalidad, y tenían la orden de atacar todo lo que perteneciese a Industrias Wayne.

Después de varios planes fallidos que acababan con él en prisión o fugado, Máscara Negra comenzó a ver las cosas de otra forma al leer sobre la Santa Inquisición española (si, nuestra historia ha inspirado hasta a uno de los villanos más sanguinarios de DC…). Seguía teniendo una obsesión con las máscaras, pero ahora también comenzaba a interesarse sobre la tortura y sobre cómo infligir dolor de diferentes formas a sus enemigos y a sentir placer en base a ello, como una forma de fetichismo. Pero que esta locura no engañe a nadie, no es estúpido y lo hace ser más ambicioso y peligroso a la hora de llevar a cabo sus planes, sin importar el daño que le haga a gente inocente. Esta reinvención del personaje fue concebida en una historia del one-shot Catwoman: Secret Files and Origins #1 (2002) por Ed Brubaker, que escribiría varias de las mejores historias de Catwoman y Batman en los primeros años de la década de los 2000, junto al gran trazo de Cameron Stewart y que sirvió para que Máscara Negra adquiriese un mayor trasfondo y que pasase al siguiente nivel como personaje y villano de primera línea de la Batfamilia. Poco antes Roman atravesó un extraño capítulo de su vida en el evento Tierra de Nadie dónde abrazaría una filosofía nihilista alegando que el estado de Gotham después del terremoto era el que mostraba la verdadera belleza de la ciudad, decidió reconvertir a su Sociedad de las Caras Falsas en los Caras Auténticas y ahora sus miembros eran horriblemente desfigurados y tenían como misión hacer lo mismo con todo aquel que se encontrasen. Después de eso el personaje retomaría su actividad criminal y con delincuentes comunes.

Sin embargo, dos arcos argumentales marcarían para siempre al personaje y el daño que causó en las vidas de Selina Kyle y Bruce Wayne. En Catwoman Vol. 3 #12-16 USA, Máscara Negra secuestró a Magdalene “Maggie” Kyle, la hermana de Catwoman y a su marido, Simon Burton, y dejó constancia de su nuevo gusto por la tortura al sacarle los ojos a Simon y darselos de comer a Maggie, lo que la volvería loca durante el resto de sus días. Como respuesta, Catwoman no se molestó en salvar su vida cuando estuvo colgado de un balcón en una aterradora historia concebida de nuevo por Brubaker y Stewart, que volverán a ocuparse del personaje en mayo con en el Especial que se publicará con motivo del 80 Aniversario del personaje.

Sin embargo, Sionis sobreviviría a su caída en el inicio del crossover de todas las series regulares de la Batfamilia, Batman: Juegos de Guerra, dónde se haría con el control del crimen organizado de Gohtman, en un terrible ataque en el cual atacaría a la Batcueva, destruiría la torre de Barbara Gordon, Oráculo y acabaría con las vidas de Orpheus, el primer hombre afroamericano que trabajaría con la Batfamilia, y de Stephanie Brown (Robin/Spoiler) aparentemente. Una historia donde Batman y sus aliados sufren una aplastante derrota y Máscara Negra se alza como el señor del crimen de Gotham al final de la historia apoyado por los capos de las familias rivales, siendo el gran vencedor.

A Roman no le irían bien las cosas mucho después al entrar en conflicto con el Joker y con un Jason Todd recién resucitado que adoptaría la identidad de Capucha Roja en el arco argumental Bajo la Capucha, de Judd Winnick y Doug Mahnke (Batman #635-650 USA). Finalmente, volvería a obsesionarse con Catwoman queriendo acabar con sus seres queridos para que fuese su archienemiga, pero Selina Kyle estaba atravesando una crisis de identidad al enterarse de que Zatanna le había lavado el cerebro para convencerla de que fuese una heroína, y decidió matar a Sionis de un tiro en la cabeza (Catwoman Vol. 3 #52 USA). Poco después de los acontecimientos de la Batalla por la Capucha y de que Dick Grayson adoptase el manto de Batman, un nuevo Máscara Negra emergió en la colección Batman: Streets of Gotham de Paul Dini y Dustin Nguyen. Este nuevo gangster resultaría ser Jeremiah Arkham a la vez que Sionis volvería a acosar a Catwoman, su hermana Maggie, Hiedra Venenosa y Harley Quinn como miembro de los Black Lanterns de Nekron durante el evento La noche más oscura.

Con la llegada de Los Nuevos 52, se vería que el tiro en la cabeza de Catwoman no mató a Sionis, sino que lo dejó gravemente herido y de nuevo en Arkham, donde el propio Jeremiah le devolvería su máscara para defender el Asilo Arkham del ataque del Tribunal de los Búhos. Después de eso trataría de retomar su imperio criminal sin mucho éxito forjando con El Pingüino y el Gran Tiburón Blanco una alianza conocida como “Los Blanquinegros” a la cual Scott Snyder no supo sacarle partido, hasta que sería encarcelado por Damian Wayne en la base de los Jóvenes Titanes hasta escapar recientemente gracias a la ayuda de Deathstroke. Finalmente, en el one-shot Black Mask: Year of the Villain USA de Tom Taylor y Cully Hammer (publicado el mes pasado en el primer número de la miniserie El Año del Villano de ECC Ediciones) Lex Luthor le ofreció formar parte de su Legión de la Condena ofreciéndole el poder de cambiar de cara cuando quisiera, el cual uso para suplantar a varios directivos de multinacionales.

Como no, ha tenido también apariciones destacadas en la serie de animación The Batman (2004) y en la película Batman: Capucha Roja así como ser uno de los antagonistas principales del videojuego Batman: Arkham Origins (2013), desarrollado por Warner Montreal. Sin embargo, son apariciones que no le hacen justicia a sus apariciones en los cómics.

En definitiva, Roman Sionis ha tenido una trayectoria considerable en sus casi 35 años de existencia. Empezó sin llamar la atención, pero Ed Brubaker supo hacer de él uno de los antagonistas más temibles de Batman y Catwoman y que está en la misma liga que el Joker o Rha´s Al Ghul para los fans del Hombre Murciélago. Ahora mismo el personaje no pasa por su mejor momento creativo pero solo es cuestión de tiempo que un guionista con ideas e interés sepa desarrollar buenas historias con el y que un actor más que solvente como Ewan McGregor pueda hacerle justicia a este personaje pese a que se enfrente a personajes con los que apenas ha tenido encontronazos en su trayectoria.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments