#ZNSeries – Marvel’s Punisher 2ª Temporada: Primeras Impresiones

Reseña de la segunda temporada de la serie de Punisher, las aventuras de el personaje de Marvel Cómics disponibles en Netflix.

Por
9
1813
 
castigador1

Género: Drama, policíaco, mafia, bélico
Creador: Steve Lightfoot, basado en el personaje de Gerry Conway, John Romita Sr y Ross Andru
Reparto: Jon Bernthal, Ben Barnes, Ebon Moss-Bachrach, Amber Rose Revah, Deborah Ann Woll, Daniel Webber, Jason R. Moore, Paul Schulze, Jaime Ray Newman, Michael Nathanson, Shohreh Aghdashloo, Mary Elizabeth Mastrantonio, Rob Morgan
Producción: ABC Studios / Disney-ABC Domestic Television / Marvel Entertainment / Netflix
Canal: Netflix

 

Después de su excelente debut en la segunda temporada de Daredevil el Punisher de Jon Bernthal protagonizó la primera tanda de episodios de su propia serie a finales de 2017. El resultado fue uno de los mejores exponentes dentro de las producciones inspiradas en personajes de Marvel Cómics auspiciadas por la plataforma de streaming Netflix. Con Steve Lightfoot (Hannibal) como showrunner y un grupo de secundarios formado por Ben Barnes, Ebon Moss-Bachrach, Amber Rose Revah, Jason R. Moore o la habitual de la casa Deborah Ann Woll escoltando al actor que dio vida al Shane de The Walking Dead la temporada inicial de Punisher supuso una excelente aproximación al atihéroe creado por Gerry Conway, John Romita Sr y Ross Andru en 1974. Tomando influencias de etapas como las de Garth Ennis o Jason Aaron en el sello MAX, entre otras, facturaron un producto violento, ambiguo y con unos niveles de calidad notablemente altos. Como era de esperar después de este bautismo de fuego las expectativas con respecto a la segunda temporada se dispararon hasta la estratosfera y el pasado 18 de enero Netflix incluyó en su catálogo los trece episodios para que sus suscriptores pudieran degustarla al completo. Por desgracia, y contra todo pronóstico, nuestras primeras impresiones sobre esta nueva, y aparentemente última, temporada de Punisher difícilmente pueden ser más negativas. Llegando a parecernos una de las muestras más flojas de los productos de la Casa de las Ideas impulsados por la compañía fundada por Reed Hastings y Marc Randolph en 1997.

Un servidor debe admitir que la presencia del personaje de Amy Bendix, interpretado por la actriz americana Giorgia Whigham, en una de las promos de esta segunda temporada le transmitió malas vibraciones, pero no quería dictar sentencia hasta ver la serie. Desgraciadamente no sólo andaba acertado, sino que me quedé corto con mis elucubraciones cuando pude confirmar lo inusualmente duro de visualizar íntegros los trece episodios. No me equivocaba cuando consideré la presencia de Amy como uno de los problemas más grandes de esta segunda temporada, ya que su enorme peso en la trama central y su continua interacción con Frank Castle dinamitan todo el conjunto argumental de esta etapa de la serie y la personalidad de un protagonista cuyo perfil queda brutalmente desdibujado en comparación con lo visto previamente un año antes. Pero como ahora trataremos de desarrollar no sólo es la inclusión de dicho rol el único problema, aunque sí el mayor, ya que la ineficacia y la mediocridad se extienden por el resto de subtramas pobladoras de un producto con una inesperada mediocridad en casi todos sus aspectos, abocando al sonoro fracaso la despedida de Frank Castle de su paso por Netflix después de haber protagonizado dos incursiones previas de muy alta calidad.

punishers21

Es innegable que los tres primeros episodios apuntan buenas maneras. Steve Lightfoot y sus colaboradores al guión y la realización se ocupan de contextualizar, espacial y temporalmente, la situación de Frank Castle después de los hechos acaecidos en la primera temporada. Ese trío de capítulos condensan con eficiencia el espíritu del personaje y su idiosincrasia, además de ser fiel al tono y la intencionalidad de las trece entregas previas. El protagonista en ningún momento ejerce oficialmente como Punisher, pero sus arrebatos violentos y guerra continua contra unos criminales a los que elimina sin pestañear siguen vigentes y a pleno rendimiento. A esto habría que sumar el interesante y agradecido homenaje que se hace en el tercer episodio, Trouble the Water, a Asalto a la Comisaría del Distrito 13, y por efecto dominó a Río Bravo, la mítica segunda película de John Carpenter, con un vigor y fuerza en la puesta en escena dignos de elogio. Mientras tanto dos líneas argumentales discurren paralelas a la centrada en Frank. Una de ellas está focalizada en Billy Russo (Ben Barnes), todavía custodiado por la agente Dinah Madani (Amber Rose Revah) en el hospital y siendo tratado por una psiquiatra, la doctora Krista Dumont (Floriana Lima), cuyos lazos afectivos compartidos con él se irán estrechando cada vez más. La otra sigue la pista a John Pilgrim (Josh Stewart) un asesino extremista religioso que se verá las caras con el Castigador en la recta final.

punishers23

Hasta el tercer episodio la narración discurre sin estridencias, lejos de mostrar las virtudes de la temporada anterior, pero dando buenas muestras de realización, escritura e interpretación. Lamentablemente a partir del cuarto todo empieza a torcerse de manera tan gradual que no llega a enderezarse en ningún momento hasta la finalización de la serie. La buena intención de los guionistas a la hora de dar profundidad psicológica a Jigsaw, si se le puede llamar así con sólo tres o cuatro cicatrices mal puestas a lo largo de su rostro, por medio de su relación con la Doctora Dumont se alarga hasta lo agónico cuando convierten a esta en un personaje recurrente cuya única misión es dar la réplica al villano. Experimentando con él una relación de atracción física sustentada en la toxicidad, dando vueltas sobre el mismo concepto, estirando hasta lo indecente una subtrama fácilmente finiquitable en no más de cinco episodios, abarcando aquí los trece interminables de la temporada. Se antoja imposible enumerar la cantidad de redundantes sesiones en las que terapeuta y paciente comienzan una conversación derivando esta en un arrebato violento o ataque de pánico por parte del personaje de Ben Barnes, sin llegar a ninguna parte desde un punto de vista argumental y sólo dando muestras de innecesaria redundancia por parte de los guionistas.

punishers24

No mucho mejor es la subtrama dedicada al John Pilgrim al que da vida con notable acierto Josh Stewart (El Caballero Oscuro: La Leyenda Renace). Este fanático religioso reconvertido en brutal asesino, y que parece sacado de las páginas de un cómic escrito por el autor de Scalped, tiene un potencial y una peculiar presencia física capaces de convertirlo en la revelación de la temporada. Pero siguiendo la tónica errónea, previamente apuntada, la escritura dedica mucho más tiempo a la insulsa historia protagonizada por Billy Russo que a la suya. De este modo las apariciones de Pilgrim son interesantes, muestran la dualidad autodestructiva, pusilánime e hipócrita de su psique, pero están tan espaciadas en el tiempo, mal ensambladas en el conjunto de la serie, y desvinculadas del núcleo central que bascula la narración como para llegar a perder el interés del espectador. Pasado el ecuador de la temporada llega un momento en el que los guionistas casi se olvidan por completo de su línea argumental y cuando la recuperan la sensación de desubicación y añadido puramente alimenticio se hace notable en pantalla. Todo el tiempo que Steve Lightfoot y sus colaboradores dedican a los fatigosos encuentros entre Russo y Dumont los podían haber aprovechado para construir detrás de Pilgrim un imaginario más rico e interactivo con respecto a, sobre todo, la historia planteada con Frank Castle como epicentro.

punishers22

Toda esta ineficacia aplicada a las subtramas sería, hasta cierto punto, perdonable si no fuera porque la principal, la que da sentido y supuesta solidez al conjunto de la temporada, es tan o más deficiente. La inclusión del personaje de Amy Bendix es una burda excusa narrativa para crear una relación paternofilial con Frank cuyos ecos nos retrotraigan a la compartida con sus hijos, Frank Jr y Lisa. Esta idea, mal planteada desde su concepción, queda en nada por la forzada pátina humorística adherida a la adolescente bala perdida a la que da vida una esforzada Giorgia Whigham y en la que se ve involucrado el protagonista. La sesión continua de secuencias, supuestamente cómicas, sustentada en el choque de personalidades entre protector y protegida, como si de una versión marca blanca de El Profesional (León) se tratase, depara momentos de vergüenza ajena y sonrojo propios de una mala sitcom. El culmen de esta desfachatez conceptual toca techo con el montaje de escenas, acompañadas de música pop, en el que Amy se prueba la ropa de Madani delante del espejo como si estuviera protagonizando un pasaje de Solo en Casa. Este tratamiento del nuevo personaje repercute en una temporada en la que la verborrea y los diálogos redundantes solapan las, más bien pocas, escenas de acción. Brillantes cuando hacen acto de presencia, pero tan escasas que se antojan totalmente insatisfactorias.

punishers28

Lo peor de todo este desaguisado es que la enorme labor de Jon Bernthal con el personaje queda reducida al mínimo exponente. Se antoja demencial tener a un actor entregado por la causa, bestial a la hora de implicarse en las secuencias de acción y que entiende al 100% la idiosincrasia de su criatura deambulando de aquí para allá sin una finalidad concreta desde una perspectiva narrativa y compartiendo interminables diálogos con secundarios que más que aportar riqueza a su personalidad se la arrebatan. Duele ver cómo algunas de las secuencias de acción de los tres primeros episodios, la del gimnasio de la mafia rusa o la del parking muestran leves fogonazos de la segunda temporada de Punisher que pudo ser y no fue. Todo por culpa de unos guionistas cuya intención parece la de boicotear una adaptación a imagen real que en su presentación en la serie del Hombre Sin Miedo o su primera incursión en solitario había dado muestras de poderosa impronta, conocimiento de la esencia de Frank Castle como personaje y preponderancia de unas escenas dinámicas y de violencia sólo un peldaño por debajo de las de la serie protagonizada por Charlie Cox. De esta manera el Punisher de Netflix queda totalmente despersonalizado, blanqueado y llevado hasta el ridículo. Llegando incluso a perdonar la vida a, si no me fallan las cuentas, tres criminales. Algo impensable para un asesino que en las viñetas ha sido capaz de matar a la mujer de un mafioso justo después de haber alumbrado a su hijo.

punishers26

No hay más que mirar mi imagen de perfil para dilucidar que Punisher es uno de mis personajes de cómic favoritos. Lo es porque defiende un ideario que en la realidad me resulta execrable, pero en la ficción fruicioso, catártico y con predisposición al divertimento cafre y reaccionario. Por eso me resulta doblemente doloroso hacer esta reseña sobre una serie brillante en su primera temporada y muy fallida en la segunda. Aunque pudiera parecer lo contrario comencé a ver esta segunda tanda de episodios a pocos días de su inclusión en el catálogo de Netfilx. Pero pasado el ecuador mi decepción inicial evolucionó en enfado e indignación, obligándome a dar un descanso temporal al visionado de un producto convertido en una de las mayores decepciones que recuerdo como espectador y fan del personaje creado en las páginas de aquel lejano The Amazing Spider-Man #129. Aunque, por el momento, no se ha confirmado nada oficialmente todo apunta a que esta ha sido la despedida de Frank Castle de Netflix y desgraciadamente no ha podido ser más deficiente. Me queda la esperanza de que Hulu o Disney en su próxima plataforma de streaming recuperen al personaje y a Jon Bernthal para darle continuidad o un final a la altura, porque lo acontecido en estos trece episodios clama al cielo. Para colmo ese plano final, con romcabolesco in memorian a Stan Lee, deja claro que los guionistas podían haber mostrado en todo momento al vedadero Punisher, pero no les ha salido de salva sea la parte hacerlo, demostrando poco respeto o consideración hacia él o los fans del mismo.

  Género: Drama, policíaco, mafia, bélico Creador: Steve Lightfoot, basado en el personaje de Gerry Conway, John Romita Sr y Ross Andru Reparto: Jon Bernthal, Ben Barnes, Ebon Moss-Bachrach, Amber Rose Revah, Deborah Ann Woll, Daniel Webber, Jason R. Moore, Paul Schulze, Jaime Ray Newman, Michael Nathanson, Shohreh Aghdashloo, Mary…
Dirección - 5
Guión - 3.5
Reparto - 6
Apartado visual - 5
Banda sonora - 5

4.9

Decepcionante y deficiente segunda temporada de Punisher. Después de la excelente labor con la primera el showrunner, Steve Lightfoot, pierde el control del producto reduciéndolo a una serie de tramas anodinas y repetitivas en las que la brutal acción protagonizada por Jon Bernthal es escasa e insuficiente. Una despedida muy amarga para Frank Castle.

Vosotros puntuáis: 9.14 ( 41 votos)

9
Déjanos un comentario

Please Login to comment
7 Comment threads
2 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
7 Comment authors
Igverninmarango_kam1kaze_billyboyAlbierZot Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
hammanu
Lector
hammanu

Mira que la primera temporada no me disgusto, aunque a los guionistas parece que les da vergüenza que es un personaje de comic y le den ese “aire” realista. Pocas ganas me dan de ver esta temporada y eso que un servidor se lo paso pipa con la tercera de Daredevil que recupero puntos perdidos al hacer esa versión libre del Born Again de manera magistral.

Sigo diciendo que el Castigador de Dolph Lungdren es la mas fidedigna al espíritu del comic (al menos mueren unos 150 entre mafiosos y yakuzas) y se dejan de culebrones y chorradas psicológicas. El Castigador es una maquina de exterminar sin piedad y lo que tendrían que hacer es centrarse en caracterizar a unos villanos a lo Ennis y que disfrutásemos al verlos liquidados por nuestro antihéroe preferido

_kam1kaze_
Lector

Para mi el mejor castigador es Thomas Jane, sobretodo en esa maravilla de corto que es Dirty Laundry

hammanu
Lector
hammanu

Es verdad que el corto no esta mal. Pero Dolph lo peta con ese Castigador que no dejara de matar hasta que Dios se lo diga e incluso amenaza al infante de un hampón que si sigue los pasos de su padre ira a por el

Aieie!
Lector
Aieie!

Eh? Ha terminado ya? me he quedado dormido…
Eso es la temporada 2 de punisher, madre mía vaya rollaco repetitivo. Aunque es cierto que el principio y el final son de traca pero eso ya era insalvable.
Resumiendo: Afeitándome cada mañana me hago más cicatrices que Russo

AlbierZot
Lector
AlbierZot

La serie de TV The Punisher es lo que sucede entre viñetas en sus tebeos; es cuando toca la guitarra, cuando va al baño, cuando alterna, cuando va al banco… Podrían titularla perfectamente: La Vida Privada del Castigador.

billyboy
Lector
billyboy

Pues si, que esta bien que muestren la psique de Frank , lo que le impulsa y tal, pero no dejar estallar a ese ser suyo llamado Punisher es algo raro, supongo que para que el publico americano no se ponga en contra del personaje, recordemos que es el mismo publico que les pareció fatal que en Dexter [spoiler title=” “]el personaje siguiera vivo, querían que muriese, por eso quizás les gusto tanto el final de Breaking Bad

Y quien pida que en la plataforma de Disney recojan al personaje y le dejen ser el castigador de los cómics, no, no lo van a hacer.

_kam1kaze_
Lector

A mi es que ya la primera temporada me parece que está sobrevalorada, no creo que sea para tanto y algunos episodios me parecieron aburridos, así que si esta la ponen peor… pocas ganas me entran de verla

nmarango
Lector
nmarango

Y si, lamentablemente debo decir que de a ratos me aburrió bastante. Toda la sub trama de Billy Russo y su psicóloga, aburrida. Las idas y vueltas con Madani, aburridas. Amy, infantil. Incluso por momentos me pareció cargante el personaje de Curtis que en la primera temporada me gustó. Sobran cuatro o cinco capítulos, con ese recorte y un poco más de presencia de Pilgrim creo que quedaba una segunda temporada redonda

Igverni
Lector

Enhorabuena, Juan Luis. No se puede expresar mejor.

Solo añadir la perplejidad de tener un personaje espectacular y decidir no aprovecharlo hasta el punto que por momentos Frank Castle parece un secundario en su propia serie.

Y esa sensación chunga que no quieren adaptar ninguna historia del cómic porque el showrunner y los escritores piensa que ellos son mejores y pueden hacerlo mucho mejor que los autores de los comics. Y así les fue. Naufragio total.

Habrá que seguir esperando para ver la versión de Garth Ennis en imagen real, entre otras muchas opciones.