#ZNCine – Crítica de Marte (The Martian), de Ridley Scott

Por
9
1188

 
The_Martian_Póster

Dirección: Ridley Scott
Guion: Drew Goddard, basado en la novela de Andy Weir
Música: Harry Gregson-Williams
Fotografía: Dariusz Wolski
Reparto: Matt Damon, Jessica Chastain, Kate Mara, Chiwetel Ejiofor, Kristen Wiig, Jeff Daniels, Sebastian Stan, Mackenzie Davis, Michael Peña, Sean Bean, Donald Glover
Duración: 144 minutos
Productora: Twentieth Century Fox / Scott Free
País: Estados Unidos

 
Aviso de Spoilers: No os abandonaremos durante esta crítica en el árido paisaje de los spoilers, así que podéis leerla con la tranquilidad de la que carece el día a día del protagonista de la película.

Estoy bien jodido.

De esta forma tan gráfica da comienzo la extraordinaria novela de Andy Weir El Marciano (Ediciones B, 2014), que sorprendió a todo el mundo con un soplo de aire fresco en el mundo de la ciencia ficción y una frase que sirve a su vez a la perfección para resumir tanto el libro como la adaptación cinematográfica que llega este fin de semana a nuestra cartelera de la mano de Ridley Scott (director de, vamos a ser generosos, Alien o Blade Runner) y guionizada a partir de la novela de Weir por Drew Goddard (La Cabaña en el Bosque, Alias o Perdidos). Nombres importantes para una superproducción que narra la historia de Mark Watney (Matt Damon), astronauta y botánico que, tras una tormenta de arena durante la tercera expedición a Marte que obliga a abortar la misión y evacuar a los miembros de la misma de vuelta a la Tierra, queda atrapado en el Planeta Rojo, dándole por muerto tanto sus compañeros de tripulación como la misma NASA. Sin posibilidad aparente de comunicación y con unos recursos limitados, Watney tendrá que valerse de sus conocimientos científicos y su habilidad para sobrevivir en un planeta hostil. ¿Logrará sobrevivir Scott a sus previas decepciones cinematográficas y hacer justicia al libro de Andy Weir? Vamos a intentar descubrirlo.


No era una tarea fácil adaptar una novela como El Marciano. En el acertado prólogo de la edición española su autor, Miquel Barceló, nos recuerda cómo el género de la ciencia ficción ha sido reducido a su mínima expresión por el empuje en los últimos tiempos de la fantasía, un género sin duda más libre y alocado pero, como bien recuerda Barceló, menos exigente de cara al lector e incluso al propio escritor. En la ciencia ficción, recordemos, no suele ser bienvenido el recurso de lo hizo un mago. Por eso una novela como The Martian fue tan bien recibida por los puristas del género a pesar de que a primera vista no nos parezca que su trama contenga elementos futuribles destacables o que sus ideas y conceptos vayan a ser revolucionarios; de hecho, si The Martian destaca por algo es precisamente por despojar en la medida de lo posible de ficción a la ciencia y convertirse casi en un libro de divulgación. Y es que Mark Watney no tiene a su disposición complicadas herramientas ni una tecnología diferente de la que poseemos en el mundo actual: sólo su conocimiento y su imaginación. Esa deconstrucción del género hasta reconvertirlo en una extraña mezcla de Robinson Crusoe, Naúfrago o MacGyver en el espacio, por decirlo de manera vulgar, es uno de los factores que hace tan especial la novela, una lectura recomendadísima vayáis a ver la película o no. Marte (The Martian) es uno de esos inusuales casos en los que la película complementa la novela más allá de adaptarla.

Mark Watney (Matt Damon), desplegando sus habilidades botánicas
Mark Watney (Matt Damon), desplegando sus habilidades botánicas

Una de las razones por las que comento que no era una tarea fácil esta adaptación es precisamente por la cantidad de datos con las que la novela nos bombardea a la hora de explicarnos Watney, a través de su diario, sus ideas para sobrevivir y la puesta en marcha de las mismas. En pocas hojas pasamos de repasar conceptos de matemáticas a meternos de lleno en el campo de la astrofísica, la química o la omnipresente botánica, especialidad de Watney y una de las claves para su plan de supervivencia. En la película, como no podía ser de otra manera, todos estos conceptos así como sus explicaciones pasan a una mayor velocidad, omitiendo en muchos casos detalles que de otra manera hubieran alargado la cinta más allá de sus ya extensos 144 minutos, que por cierto no se hacen largos en ningún momento debido a lo entretenido de la trama. Aquí hemos de destacar el gran trabajo de Drew Goddard en el guion, cambiando de manera hábil el diario escrito de Watney por un cuaderno de bitácora en vídeo en el que el protagonista nos va contando sus avances; Ridley Scott recoge el guante de Goddard y utiliza de manera muy inteligente durante toda la cinta grabaciones de cámaras, desde la susodicha webcam a la cámara de los trajes espaciales para seguir a Watney en todo momento sin alejarnos como espectadores de la acción. Una serie de aciertos que se complementan con el siempre excelente trabajo de Matt Damon, todo un actor de fondo de Hollywood que asimila perfectamente el carácter de un Mark Watney que parece sacado de las páginas de la novela, con su sentido del humor y los altibajos en su estado de ánimo. Es por esa atractiva personalidad del personaje de Watney que la película se resiente cuando pasamos a las tramas de la NASA, aunque con un buen trabajo de Sean Bean, Chiwetel Eijofor o Jeff Daniels, y cae en picado con el poquísimo tiempo que la película dedica a la tripulación que acompañaba a Watney; en ella nos encontraremos con unas completamente desaprovechadas Kate Mara o Jessica Chastain, y no digamos ya sus otros compañeros, meros accesorios de la trama donde lo único que destaca es el personaje de Michael Peña y sus chascarrillos con Watney. Pareciera que la cinta podría tener una pérdida de presión importante con la cuestión de sus secundarios (“tripulación prescindible”, que decía la computadora Madre en otra gran cinta de Scott), pero la trama de Watney es tan atrayente que funciona como un perfecto centro de gravedad que mantiene al resto de la película en constante órbita (de verdad creo que me he coronado con esta metáfora espacial).

A todo lo anterior ayuda un apartado técnico sobresaliente, con una cuidadísima reconstrucción de Marte y todos los aparatos de la NASA; de todos modos, y siguiendo la estela realista de la novela, es todo un alivio ver cómo la película no hace ostentación de efectos especiales hasta el tramo final de la cinta, sino que su apego a la realidad tiene unos sólidos cimientos bastándole en gran parte del metraje con su fantástico diseño de producción, un guion más que competente y una trama que mantiene al espectador pegado a la butaca. El conjunto se completa con una notable banda sonora a cargo de Harry Gregson-Williams (al que los gamers de la sala tendrán en un altar por ser partícipe de la música de la saga Metal Gear Solid desde Sons of Liberty), y la inclusión de multitud de temas que guardan relación con los gustos musicales de un miembro de la tripulación del Ares III y que conforman una curiosa mezcla con las imágenes.

Chiwetel Eijofor y Kristen Wiig, trabajadores de la NASA
Chiwetel Eijofor y Kristen Wiig, trabajadores de la NASA

De todos modos, hay algo más en Marte (The Martian) que la calidad en la suma de sus partes, y que siendo sinceros la colocarían como una notable cinta sobre un astronauta perdido en un planeta lejano si el que esto escribe no fuera un fan del género espacial. Veréis, quizás lo que más tiene The Martian de ciencia ficción es que en su trama la NASA no está tan jodida como el propio Watney, es decir, como se encuentra actualmente en nuestra realidad. Lejos queda la edad dorada de los transbordadores, trágicamente interrumpida como lo fue su empeño por acercar las estrellas a los ciudadanos de a pie tras el desastre del Challenger. Más lejos aún quedan las hazañas de las misiones Apollo, donde aún había un satélite por descubrir y que rápidamente perdió el interés del público; es ahí donde The Martian quiere llegar también, a reivindicar los tiempos donde la NASA era el refugio de las mentes más brillantes de la Humanidad y que se enfrentó a desafíos como el del accidente del Apollo XIII, en una situación que podría equipararse en dificultad y desesperación con la narrada en la película y que gracias a Youtube podéis revivir en una serie de audios del Control de Vuelo que casi son más efectivos para demostrar el ingenio de la NASA que la película de Ron Howard de 1995. Es ahí cuando The Martian se alza sobre sus propias virtudes y trasciende a su sencilla manera el género, en el momento en el que redescubre al acongojado espectador que el mayor logro de nuestra especie es algo tan sencillo y a la vez tan aparentemente improbable como haber sobrevivido un día más, averiguar cómo solucionar un nuevo problema y seguir adelante.

 
Dirección - 8.5
Guion - 8.5
Reparto - 8
Aspecto Visual - 9
Banda Sonora - 8

8.4

Marte (The Martian) es una excelente adaptación de la sensacional novela de Andy Weir, una gran cinta de ciencia ficción que hará las delicias de los aficionados a las aventuras espaciales.

Vosotros puntuáis: 7.06 ( 6 votos)

9
Déjanos un comentario

Please Login to comment
6 Comment threads
3 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
5 Comment authors
Samuel SecadesAlbierZotigvernifrankbanner49Damián González Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
Damián González
Lector
Damián González

El domingo la veré en VOSE :).

frankbanner49
Lector
frankbanner49

¡ gran reseña,samuel¡. posiblemente,una de las mejores que te he leido(con metafora especialmente conseguida). 🙂

ya tenia intención de verla.quiero intentar verla esta tarde.de lo que comentas,que no se haga hincapié en la tripulación que acompaña a watney,me dá igual.creo que el verdadero punto fuerte de la peli se centra en el ingenio de mark whatney,y en ese sentido,eso es lo que verdaderamente quiero que me ofrezca .en dosís abundantes.

algo de lo que comentas he leido por ahí,que las descripciones del libro son pelín más farragosas,y que en ese sentido la peli si resulta más accesible.pues,mejor,oygan.

quiero llamar la atención sobre la excelente entrevista que la revista IMAGENES DE ACTUALIDAD hace a ridley scott,en la que este comenta ,sin alterarse lo más minimo que si de él dependiese no formaria parte de una futura tripulación a marte, ni loco,y que posiblemente los que vayan a esas primeras misiones no vuelvan de regreso.
o dejando caer que actualmente los cientificos de la nasa andan dandole vueltas a un concepto tan fascinante como el de la teleportación.
apasionante…¿y factible?. 🙁

y de nuevo ese michael peña al que no soporto, encadenando magaproducción trás megaproducción (lo siento,samuel,sé que te mola el actor,pero yo no puedo con él.que le vamos a hacer).

p.d: señor angel martín;peli perfecta para deconstruir en ORBITA LAIKA. 🙂

Igverni
Lector

Te leo la crítica después de verla, Samuel !!!

Aunque tu puntuación deja poco lugar a la duda sobre si te ha gustado… 🙂

AlbierZot
Lector
AlbierZot

Para mí ha sido una decepción. Entretiene (que no es poco) pero aunque entiendo que no pueda detenerse en disquisiciones técnicas, es que no veo ni rastro de la epopeya “McGuiveriana” de corte científico… No hay Robinson Crusoe… No existe Marte como amenaza. Costner estaba más solo y desamparado en Bailando con Lobos. Así que la emoción se transmite a base de gestos, muecas y vítores.

Lo mejor, los alucinantes parajes marcianos.

Igverni
Lector

Buenas, Samuel!!

Ayer vi la película, ya te pude leer. Enhorabuena por tu crítica, realmente me encanta como escribes y como trasmites lo que te gusta.

Me gustó mucho la película, es muy redonda en todas las facetas. Dirección, guión, actores, música, efectos especiales… Todo está a un gran nivel.

Lo mejor de todo es el concepto que trasmite, un canto a la unidad de la raza humana, que trabajando unida puede resolver cualquier problema y solo así la humanidad puede progresar. El tono positivo de “concéntrate en la solución, un problema detrás de otro”, mola mucho.

Realmente no se me ocurre nada malo sobre la película, todo es positivo, y mola ver una película que te deje con este buen sabor de boca. Quizá lo único malo es la realidad en la que vivimos, con un NASA casi arruinada y zarandeada por los políticos y sus intereses cortoplacistas, o como los paises del mundo no están más unidos, sino que parece que cada vez hay más enfrentamientos y luchas… Es decir, que el mayor concepto de sci-fi no es la ciencia usada para sobrevivir en Marte, sino la unidad que la peli nos muestra…

Saludos!!

Igverni
Lector

Buenas a todos.

Samuel, me gustaría comentar ademas que MARTE es claramente una película inspiradora. Una buen película sin duda, pero también con un mensaje para que se vuelva a invertir en la ciencia. Leí que la NASA abrió las puertas al equipo para rodar donde quisieran y les dieron todo tipo de facilidades, lo que me induce a pensar que a la NASA le interesa en general que este tipo de películas tengan éxito, como forma para conseguir un clima en la opinión pública que fuerce a los políticos a tenerla en cuenta.

Más allá de las modas, que sabemos son cíclicas y todo acaba volviendo, en los 3 últimos años hemos visto 3 películas de sci-fi protagonizadas por astronautas. Gravity, Interstellar y Marte. Y en las 3, astronautas tienen que sobrevivir, y lo consiguen, gracias a su ingenio e inteligencia. Aunque las 3 películas tienen muchas diferencias.

Gravity, realmente más que una película intentó (y lo consiguió) crear una experiencia para ser vivida en 3D, y eso era más importante que cualquier mensaje pro-ciencia o pro-NASA.

Interstellar (recuerdo que a tí Samuel te gustó mucho), para mi fue un FAIL total, no solo por su tono super solemne y sus sentimientos falsos e impostados, sino porque parecía apostar por ser una película super realista y todo era basado en convencimientos científicos “seríos”… para acabar contándonos como el amor todo lo puede y nos permite comunicarnos a través del tiempo para solucionar todo el problema… Un absurdo… Y personalmente pienso que ese tomo altivo, esos comentarios de “ciencia ficción seria” echaron a mucha gente para atrás. Y no es que no entendiéramos la película, es que la entendimos demasiado bien y era un bluff. La mejor muestra de ello, el Honest Trailer de la película, que es buenísismo.

De las 3, creo que Marte es que realmente consigue de verdad inspirar y poder generar un clima positivo hacia la ciencia y la NASA. Y creo que a la NASA realmente le interesa que sigan haciéndose este tipo de cine.

Saludos!!