#ZNCine – Crítica de Los Increíbles 2, de Brad Bird

Por
14
1921
FavoriteLoadingAñadir a favoritos
 
Los_Increíbles_2_Poster

Dirección:Brad Bird.
Guión: Brad Bird.
Música: Michael Giacchino.
Fotografía:Mahyar Abousaeedi/Erik Smitt.
Reparto: Craig T. Nelson, Holly Hunter, Sarah Vowell, Huck Milner, Catherine Keener, Eli Fucile, Bob Odenkirk, Samuel L. Jackson, Michael Bird, Sophia Bush, Brad Bird, Phil LaMarr, Isabella Rossellini, Adam Gates, Jonathan Banks.
Duración: 118 minutos.
Productora: Pixar Animatios Studios/Walt Disney Pictures.
Nacionalidad: Estados Unidos.

 

El origen de Los Increíbles tiene mucho de autobiográfico y de dolor. Se nota que es una película desde las entrañas. Brad Bird venía de rebote tras el éxito comercial de El Gigante de Hierro, con lo que necesitaba una redención de cara a los gerifaltes de los estudios. Y lo logró con la historia que lograba combinar al mismo nivel lo mundano y lo extraordinario.

El hecho de que se trate de una película en el que lo central sea que hable de la infidelidad (un tema universal en el que todos podemos vernos identificados en mayor o menor medida) y emplee lo superheroico como herramienta para hablar de eso y no al revés hace que sea una película más honesta que muchas otras protagonizada por personajes en mallas basadas en la pirotecnia y que se olvidan de tener algo de contenido. El corazón en el centro. Y con la complejidad que pueda llega a tener la Pixar en sus mejores tiempos.

Ahora estamos en 2018. Han pasado 14 años. Tú eres distinto. El público, el contexto socio-polítcio y la oferta de la cartelera también lo es. Hasta la Pixar para la que trabajaste tiene poco que ver con la compañía de animación en la que se ha convertido a día de hoy. Aunque se mantiene el hecho de que tu cliffhanger que dejaste en el aire provocó cierta sed de una continuación para los Parr. ¿Cómo afrontar semejante proyecto?

Bird esperó pacientemente hasta dar con la historia adecuada, y Pixar respetó eso. Saben que con sus buques insignia más personales e identitarios no es la mejor idea jugársela y entregar el proyecto a una persona (aunque después de lo de James Gunn ya no sé qué pensar). Lo que ambas partes tenían claro es que se quedaron cosas en el tintero y que este es un mundo lo suficientemente rico como para seguir contando historias. Siempre y cuando tengan una pizca de verdad.

Y con ello llegamos al estreno de esta segunda parte.

Aunque la película mantiene el tono y los ideales de la primera parte, es perfectamente consciente de que su target ya no son los niños que fueron a ver Han perdido la inocencia y se han visto frustrados en sus respectivas vidas. Los que eramos dash nos hemos convertido, en gran mayoría, en el Bob gris que tan bien reflejaste en el primer acto de la primera entrega. Y, como buena secuela es buen reflejo de su tiempo, y sabe perfectamente lo expuesto.

También toma de nuestro contexto la ideología feminista dominante y lo traslada a la película. Sin embargo, ciertas ideas tradicionales de la familia van en detrimento y alcanza un equilibrio un tanto extraño entre la liberación de la mujer madre y su necesidad para la pervivencia de la vida hogareña ante un progenitor que se ve superado. No termina de mojarse ni en un sentido ni en el otro y se queda en una conveniente indeterminación. Al fin y al cabo, se trata de contentar a un gran público de todas las edades y de cualquier estrato social e ideología.

Pero la autoconsciencia respecto a su primera parte y al mundo en el que nos movemos no termina en ese aspecto. Esta película también puede ser analizada desde una perspectiva política: no fueron pocas las voces que señalaban que la primera pieza puede tener de fondo la búsqueda de una supuesta sublimación de las ideas de Ayn Rand. Sin embargo, Brad Bird, eso sí siempre ha considerado ridículas esas observaciones.

Los_Increíbles_2_Imagen_4

Sería sencillo ignorarlo en la segunda película pero el director no duda en meterse en el barro: esta película incluye a cierto personaje llamado Winston Deavor que representa a un especie de empresario (como en muchos casos, con un imperio heredado) que tiene como objetivo legalizar de nuevo a los superhéroes en un ejercicio, de nuevo, de exaltación de la anteposición de los intereses individuales por encima de los colectivos. Winston Deavor y lo que quiere en esta película se podría entender como una metáfora de la liberación absoluta del mercado sin regularización alguna. Ciertamente, de nuevo, puede que sea conveniente en un país gobernado por otro personaje que parece sacado de ficción y con el que guarda ciertas semejanzas con Deavor.

Pero también es contradictoria e incluye cierto mensaje nada halagüeño ni cómodo respecto al devenir social: la facilidad de la manipulación de la opinión pública en un mundo absolutamente dependiente y sometido a una tiranía autoimpuesta de las pantallas. La advertencia que lanza este filme podrá ser más o menos certero, pero va a la contra de las otras ideas anteriormente expuestas.

Afortunadamente, creo que la película no va de eso y que esas lecturas son erróneas. Aquí se apela a lo emocional y se habla desde las entrañas más que con el raciocinio. Las omnipresentes ideologías deben ser dejadas de lado, aunque servidor le haya más espacio del que debiera en esta crítica.

Y si hablamos de sentimientos y la primera consiste en la infidelidad y la sospecha, esta sin lugar a dudas pone la lupa en los celos y lo nocivos y autodestructivos que pueden llegar a ser. De nuevo, aunque tengamos múltiples puntos de vista, el central, como sucede en la predecesora, es de la persona que se queda a cargo de la casa. Y aunque caigan en ciertos caminos más que explorados, logran hacer que parezcan nuevos.

Aunque sea la película de mayor duración del estudio de animación, es una película que goza de un ritmo perfecto para cualquier película. Eso es gracias a un guion conciso y a prueba de balas escrito por el propio Bird. Aunque sea una película más grande en todos los aspectos posibles (que metafóricamente lo concretan en el cambio de domicilio de los Parr. Buena jugada) no se olvida ni se distrae de en qué consiste la historia A su vez, de nuevo, logra que todas las subtramas tengan incluso más interés que la ya de por sí interesante trama principal.

Los_Increíbles_2_Imagen_3

Es interesante estudiar, también, comparativamente, las estructuras argumentales de ambos filmes para detectar que, fundamentalmente, son la misma película en su esqueleto. Cambian los temas, los roles de los personajes, las dimensiones y el posicionamiento de los puntos de giro, pero esencialmente juega con las mismas cartas y sorpresas. Inteligentemente logran añadir el suficiente maquillaje para hacer que se sienta como una nueva película. Un gran engaño, cine en su máxima esencia. Otro movimiento conservadoramente arriesgado digno de respeto.

El montaje de la película, innegablemente, contribuye a esa perfección rítimica. Es prácticamente invisible, pero en su discreción y su falta de subrayarse a sí mismo logra posicionarse en un punto de la balanza más que adecuado para una película de estar características.

Pero no hay que olvidar que el Brad Bird realizador vuelve a mostrar músculo tras el traspiés que supuso Tomorrowland. Su precisión en la planificación, su pulso a la hora de rodar las muy imaginativas (podrían tomar de nota muchísimas películas de superhéroes a la hora de hacer cosas visualmente estimulantes con los poderes. Mucho potencial desaprovechado) escenas de acción, que, por ser de animación, no deberían ser menospreciadas. Tenemos a un director mucho más maduro que en la primera película, y eso se aprecia en el resultado final.

Todo esto se sostiene en un siempre certero Michael Giacchino que si bien recicla el leitmotiv la primera película, también es cierto que busca cierta innovación y cambio con respecto a sus composiciones anteriores. Sabe ajustarse y aportar a las imágenes y se nota el callo tras haber trabajado en incontables películas. Aplica esos conocimientos y logra crear una meticulosa banda sonora. El talento de este compositor parece inagotable.

Los_Increíbles_2_Imagen_2

Es una película que, en cuanto a forma, absolutamente clasicista, no tiene ningún error. Es igual de irrompible que un diamante y que logra emplear y depurar las enseñanzas de los grandes maestros del audiovisual hollywoodiense (cuyo legado no duda en referenciar y rendir homenaje explícito o implícito en la propia película) de los grandes nombres como de la experiencia del realizador y del estudio.

Pero, al final del día, esta es una película de superhéroes también. Y sabe sacar jugo a esa condición. Sabe en qué posición de la liga en la que juega y, con ello, logra marcar incontables goles por la escuadra. De nuevo, no son pocos los homenajes que plantea esta película al resto de compañeros de profesión de los Parr. De nuevo, estos homenajes son sutiles y no es una película cuya base sea el bombardeo de referencias constantes. Su target es mucho más amplío Pero, desde luego, no se olvida del legado de personajes con casi cien años de historias ininterrumpidas sin las cuales, esta película no habría existido jamás. O sería una cosa completamente diferente.

Otro de los aciertos, que va encaminado a eso y que es una muestra de la mencionada madurez de Bird es no lanzar todo el rato caramelos a los fans de la primera película. Es una secuela que hacen todo lo que deben hacer todas las secuelas: ampliar la perspectiva de ese universo creado a la vez que haces que los personajes avancen en mayor o menor medida. En lugar de hacer una copia exacta de lo que funcionó en la primera. Hay elementos que tienen el mismo aroma, pero que cuando te los llevas a la boca te das cuenta de que el sabor es distinto. Los Increíbles 2 tiene su propia magia, aunque no olvida que viene de una gran primera incursión en el cine de estos personajes.

Los Increíbles 2 es todo lo que promete. Es una película que arriesga pero sin romper lo que no funciona. Un ejemplo de cómo lo más íntimo y personal puede tener en un producto pirotécnico enmarcado en una jugada corporativista. Una lección de la solidez de un estudio maduro que sabe lo que el público quiere. Un paso en la buena dirección de la búsqueda de productos férreos y complejos de la mejor Pixar. Pero, por encima de todo, es la satisfacción del niño que quedó fascinado ante las proezas sobrehumanas de los Parr.

  Dirección:Brad Bird. Guión: Brad Bird. Música: Michael Giacchino. Fotografía:Mahyar Abousaeedi/Erik Smitt. Reparto: Craig T. Nelson, Holly Hunter, Sarah Vowell, Huck Milner, Catherine Keener, Eli Fucile, Bob Odenkirk, Samuel L. Jackson, Michael Bird, Sophia Bush, Brad Bird, Phil LaMarr, Isabella Rossellini, Adam Gates, Jonathan Banks. Duración: 118 minutos. Productora: Pixar…
Dirección - 8.5
Guión - 9
Reparto - 8
Apartado visual - 8.5
Banda sonora - 9

8.6

Los Increíbles 2 vuelven con fuerza y mantienen la frescura de la primera entrega.

Vosotros puntuáis: 9.26 ( 34 votos)

14
Déjanos un comentario

Please Login to comment

Se prohíben las injurias y calumnias a cualquier persona o colectivo -ya sea por razón de raza, sexo, orientación sexual u opinión política-, esto incluye los mensajes que fomenten el odio por alguna de las razones anteriormente citadas; o conduzca a desviaciones del tema propuesto (off topics). Del mismo modo, queda prohibido el spam, trolleo, uso masivo de mayúsculas y enlaces de descarga, además de todo tipo de contenido ilegal. Los comentarios con más de un enlace precisarán ser aprobados por los moderadores.

Si quieres, puedes usar un avatar.

Puedes utilizar la etiqueta de spoiler: [spoiler] TEXTO [/spoiler]
7 Comment threads
7 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
9 Comment authors
ArcontePauEduardoIgnaciogeek lantern Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
Spiterman
Lector
Spiterman

“Brad Bird venía de rebote tras el éxito comercial de El Gigante de Hierro, con lo que necesitaba una redención de cara a los gerifaltes de los estudios”

Supongo que más bien querías decir fracaso comercial…

Jack Dharma
Lector
Jack Dharma

Entiendo que resulta sencillo encontragr esa relación con la filosofía objetivista de Ayn Rand por suponer la base fundacional del neoliberalismo imperante pero tratándose de superhéroes se obvia el factor socialista del género; pues lo que define a todo superhéroe es el hacer uso de sus habilidades particulares para ayudar al otro y servir a la comunidad, algo que entra en conflicto con el terrible egoísmo racional sobre el cual se vertebra la ideología de Rand. Presumo que esta es la razón por la cual Bird rechaza esa comparativa tan simple cuando, si se pretende hablar de liberalismo con los superhéroes tal vez uno debería tratar ideologías menos populares como el anarquismo social o el socioliberismo (ideología, por otro lado, cuyos partidos representativos suelen obviar el principio de justicia social)

Duma
Lector
Duma

Hay muchas opiniones escritas a la hora de encasillar a los superhéroes en cierta ideología. Como en general se les aprecia virtudes innegables casi todos tienden a orientarlos hacia la idología con la que simpatizan, relegando las partes negativas de sus historias a aspectos de la contraria.

Pero no veo socialismo en el superhéroe americano. Pero absolutamente nada. La base de la identidas secreta, la acción individual y a veces proscrita, las agrupaciones en equipos privados de élite que actúan de espaldas a una sociedad a la que no rinden cuentas. Es cero socialismo. Por ayudar a la gente no te vuelves socialista.

Tampoco encajan con las ideas de Ayn Rand. Que por cierto, podrá ser referencia de ideas neoliberales pero no la encasillaría. El objetivismo parte de la premisa no sólo de la libertad individual sino de que el objetivo de la vida es la búsqueda de la felicidad, y que esa felicidad se debe obtener en un camino individual negando el altruismo.

“El hombre —cada hombre— es un fin en sí mismo, no el medio para los fines de otros. Debe existir por sí mismo y para sí mismo, sin sacrificarse por los demás ni sacrificando a otros. La búsqueda de su propio interés racional y de su propia felicidad es el más alto propósito moral de su vida.” by Any Rand (la cita estaba en wikipedia, la he pillado prestada).

Desde luego no es una filosofía que encaje en el superhéroe clásico.

Es cierto que Mr. Increible presenta una necesidad un tanto ególatra de practicar el superheroísmo, algo incrementado en su ansiedad de volver a ejercer que se aprecia en la segunda parte, no resultando especialmente altruista y pudiendo entenderse como una acción puramente egoista pero que beneficia a la sociedad en su conjunto (ergo, dándole la razón al Objetivismo). Pero me parece ganas de buscarle tres pies al gato, más bien muestra las debilidades de una persona que resulta creíble dentro de su mundo de ficción y permite empatizar con él mucho más que con un Superman clásico.

La película, por cierto, la vi el jueves pasado y me encantó. Estaba esperando la reseña para ver qué parecía por aquí y me alegra ver que coincidimos. Gracias Pedro por el texto (aunque quizá demasiado profundo en algunos aspectos).

Igverni
Lector

Gracias por la crítica!!

Dentro que la película me ha gustado mucho, creo que es un pelín inferior a la primera al estar partida en dos, la parte heroica de Elastigirl por un lado y la comedia familiar con Mr. Increible y los niños por otro.

Pero es alucinante la capacidad de Disney / Pixar de “colarnos” temas adultos en un entretenimiento familiar para todas las edades. Me parece importante como muestran el machismo inicial de Mr. Increíble y como aprende y mejora durante la película para acabar siendo mejor persona. Y cómo todos los roles de la sociedad son importantes, no hay uno más importante que otro y da igual quien los desempeñe. Y frente a la visión cínica e individualista de la sociedad actual, mola que se muestre que es importante que existan personas desinteresadas que busquen ayudar a los demás por que es lo correcto y no por conseguir un beneficio económico.

Por cierto, sobre Increibles 1, más que sobre infidelidades y sospechas, yo siempre creí que es una muestra muy clara de la crisis de los 40, en la que el americano medio con un trabajo de mier#@ recuerda el pasado cuando era el quaterback del instituto y las chicas hacían cola para salir con él. Y ahora tienen una vida gris en la que piensa que el mejor momento de su vida ya pasó. Y Mr. Increible (y todos los adultos) tenemos que aprender que la vida aún nos deparará aventuras y emociones si intentamos disfrutar de lo que tenemos ahora en lugar de rememorar el pasado…

geek lantern
Lector
geek lantern

El individualismo, bien entendido, no puede considerarse un vicio. Acaso la expresión “nadar contra la corriente” no te suena a algún héroe real o ficticio?

Igverni
Lector

Efectivamente el concepto de héroe que ayuda a los demás entraría en la categoría de “individualismo positivo”, y en un mundo utópico, te daría la razón.

Lamentablemente eso no es nuestra sociedad occidental actual, dedicada al culto al cuerpo y al postureo, al “mira lo guapa que soy y como soy más feliz que tú”, el yo hago lo que me da la gana porque yo tengo derechos pero ninguna obligación o en general, el machacar a quien sea para conseguir el éxito. Este es el individualismo tóxico y negativo al que me refería.

Duma
Lector
Duma

Es que individualismo no es lo mismo que egoismo. Vivimos en una sociedad egoista eso no hay duda.

El postureo por su parte es vanidad (también vivimos en una sociedad cada vez más vanidosa) que tampoco es individualismo. De hecho, es absolutamente colectivo y necesitado de personas que sigan el historial de vanidades públicas.

Pero al margen de proponerte matices a tu comentario estoy muy de acuerdo en la idea de fondo, sobre todo en lo relativo a la primera película y su temática de fondo.

Igverni
Lector

Perfectas tus matizaciones, Duma, gracias. Me alegra que al menos mi punto de vista inicial si estuviera claro.

Por cierto, llevo desde ayer intentando conectarme con el móvil y el admin no reconoce mi login, he entrado con el portátil para escribir estas líneas… ¿Sabéis a qué puede ser debido?

Duma
Lector
Duma

Me pasa igual

Pau
Lector
Pau

Siempre escribo desde el movil y muchas veces es realmente dificil logearse , al final optas por no comentar . Sobre tu comentario , bastante de acuerdo . Solo la parte de muchos derechos , pocas obligaciones me chirria. Con la cantidad de derechos que nos han quitado a la clase obrera con la excusa de la crisis .

Ignacio
Lector
Ignacio

Deberíais revisar vuestros textos mejor antes de publicarlos. Éste está tan repleto de erratas que no he podido acabarlo.

Eduardo
Lector
Eduardo

Ciertamente lo de mayas con “y” clama al cielo.

Pau
Lector
Pau

Bastante chula la peli , y la animacion muy buena.

Arconte
Lector
Arconte

Buena pelicula, entretenida y dinámica, pero bastante inferior a la primera. El mayor problema es que la identidad del villano, a pesar del secretismo, es absolutamente obvia. Tampoco ayuda toda la parte de Bob Parr, la del padre que tiene que sustituir a la madre en la casa y se da cuenta que no es tan facil como parecia, muchisimas peliculas y sitcom han tratado el tema, demasiado poco novedoso. Otros dos problemas están heredados de la primer película, aunque en la anterior se notaba menos. El uso de un enemigo supervillano por un villano tecnológico. Pero claro, Syndrome daba el pego, con uniforme y capa, acá no hay nada remotamente parecido a un supervillano, que es lo que uno esperaría de una película de supers. Y el otro problema es que no termina de responder la pregunta planteada en la primera: Son necesarios los supers? En la primera, el villano estaba generado por los mismos supers, aca tambien. Sin supers, no hay villanos, parece querer decir. En el único enfrentamiento con un supervillano los supers hacen un papel ridiculo y no era nada que no pudiera ser controlado por el sistema civil (por lo menos desde lo monetario). Probablemente el tiempo de espera entre la primer parte y la segunda subieron las/mis expectativas.