#ZNCine – Crítica de Inside Out, de Pete Docter y Ronnie Del Carmen

Por
26
1229

“Nunca miras a alguien y piensas: ¿Qué se le pasará por la cabeza? “

 
inside

Dirección: Pete Docter y Ronnie Del Carmen
Guión: Michael Arndt y Pete Docter
Música: Michael Giacchino
Reparto: Amy Poehler, Phyllis Smith, Richard Kind, Bill Hader, Lewis Black, Kaitlyn Dias, Diane Lane, Kyle MacLachlan
Duración: 94 minutos
Productora: Pixar Animation Studios / Walt Disney Pictures
País: Estados Unidos

 

Después de un año de barbecho y habiendo ofrecido como última obra aquella entrañable pero acomodaticia precuela llamada Monstruos University de 2013 la factoría Pixar comandada por John Lasseter (uno de sus fundadores junto al fallecido Steve Jobs o Ed Catmull entre otros) vuelve este 2015 con dos estrenos. El segundo se llama The Good Dinosaur, lo dirige el animador, doblador y cineasta Peter Sohn y verá la luz en el mes de Noviembre en Estados Unidos. El primero, Inside Out (titulada Del Revés en España) es el que nos ocupa, fue presentado fuera de concurso con un rotundo éxito en el pasado Festival de Cannes y está realizado al alimón por el habitual de la casa Pete Docter (Up, Monstruos S.A) y el debutante Ronnie del Carmen, ilustrador y guionista filipino también colaborador en la casa del flexo Luxo. Aquel recibimiento cálido en el festival francés se ha extendido a lo largo de todo el globo tras la puesta internacional del largometraje recibiendo incontables alabanzas que aseguraban que nos encontrábamos no sólo ante una obra maestra incontestable sino también con la mejor película salida de la productora que ha salvado en un par de ocasiones la vida a la Disney. El que suscribe ha encontrado en Inside Out un proyecto delicioso, una producción muy del estilo Pixar con la siempre sana intención de contentar a grandes y pequeños, ofreciendo reflexiones adultas a los primeros y humor, amor, drama, un mensaje bienintencionado y personajes carsimáticos a los segundos. Una pieza que no desentona en absoluto con sus hermanas mayores protagonizadas por juguetes, insectos, ancianos, monstruos o superhéroes, pero que no se revela como la impresionante cinta de animación que la mayoría del público y la crítica ha elevado a los altares de manera demasiado inmediata.

Inside Out nace de una experiencia personal del director Pete Docter cuando vio como su habitualmente feliz hija se volvió una persona melancólica y algo triste en la adolescencia e interesándose él como padre sobre qué es lo que pasaba por la cabeza de la niña para así poder actuar en consecuencia. Con este punto de partida el realizador junto a sus colaboradores Ronnie Del Carmen en la dirección y Michael Arndt en el guión tejen una trama en la que el núcleo central de la historia son los sentimientos que pueblan la mente de la pequeña Riley desde su mismo nacimiento. Alegría, Tristeza, Miedo, Asco e Ira se ocupan de los estados de ánimo de la niña ya adentrada en su adolescencia, almacenando todos los recuerdos que estos le producen y dando un lugar de honor a los llamados “recuerdos elementales” que son por los que Riley siente más cariño y que son en su mayoría felices. Tras una serie de malas noticias la familia de Riley se muda de Minnesota a San Francisco y la chica comenzará a experimentar una sensación de tristeza debida a ciertos “actos irregulares” por parte del sentimiento homónimo dando pie a sembrar cierto caos en la mente de su anfitriona que deparará más de un quebradero de cabeza y algún momento de peligroso desbarajuste. Hasta aquí lo que tenemos es la idea más original salida de una producción de la Pixar, una excusa narrativa que nos retrotrae a productos tan dispares como la serie animada Érase Una Vez la Vida (todo lo que acontece en la mente de la protagonista representado por medio de simpáticas criaturas) Minority Report (esos recuerdos en forma de esferas de cristal coloreado que nos recuerdan a las que daban nombre a los futuros asesinos por medio de los Precogs en la brillante adaptación que Steven Spielberg hizo del relato corto de Philip K. Dick) o el serial catódico Fraggle Rock (con los obreros que trabajan en las distintas islas y que se diferencian poco de los Curris de aquel programa nacido de la factoria Henson) alumbrando el producto estilístico y visual más arriesgado de la productora absorbida por Disney hace ocho años.

inside3

Lo más curioso es que el guión de Inside Out recurre a toda esta idea argumental de corporeizar los sentimientos para magnificar y mejorar una trama de telefilme de sobremesa típico en el que la chica o chico estadounidense tiene que enfrentarse a los cambios que suponen empezar una nueva vida en otra ciudad con todo lo que ello implica con respecto a crear nuevas amistades o mantener las antiguas en la distancia, comenzar clases en un colegio extraño y encajar allí o buscar cómplices para ejercer sus aficiones favoritas, hockey en el caso que nos ocupa. Por suerte Docter, Del Carmen y Arndt se entregan a una imaginería infinita en la que los sentimientos que habitan en Riley se sustentan para presentar al espectador un microcosmos riquísimo llevado a la pantalla por medio de una plasticidad notable con una minuciosidad técnica y artística que va desde la textura del diseño de los personajes principales hasta el barroquismo desatado al que podemos asistir en las distintas islas (la de la Familia, la de las Payasadas, la de la Amistad…) que edifican la mente de la protagonista o ese laberíntico almacén en el que se encuentran todos los recuerdos de Riley desde su nacimiento. Por descontado que también todos esos sentimientos están perfilados de manera que sus propios nombres definan sus actos y personalidades, pero todos ellos destilan carisma y simpatía y están tan sabiamente abordados por medio de la escritura y la realización como para que varios de sus actos, errores o comportamientos impulsivos tengan su representación en la realidad de Riley con sensaciones que van desde la melancolia, la ironía, el sonrojo o finalmente la nostalgia. Con este tablero en el que la alegoría, la simbología y los juegos de espejos se convierten en las fichas de juego de la producción sus autores pueden permitirse momentos brillantes como aquel en el que Ira, Asco o Miedo deben hacerse pasar por Alegría dando lugar a momentos descacharrantes en la tensa cena familiar en la que por un momento también nos metemos en la mente de los progenitores de Riley.

inside6

El problema es que las cabezas pensantes detrás de Inside Out son conscientes del potencial sentimental (nunca mejor dicho) del producto que tienen en sus manos y al centrarse en ofrecer profundidad a la historia por medio de los personajes principales (los humanos y los que habitan en la mente de Riley) que la pueblan para dar forma a algunos pasajes de un dramatismo más que notable (la presentación de la protagonista en su nueva clase, la última escena protagonizada por el entrañable aunque algo cargante Bing Bong, la confesión final) olvidan aumentar las dosis de humor, gags y situaciones humorísticas del producto, como los que sí aparecen en los títulos de crédito finales del film. Porque para el que suscribe una de las señas de identidad de las producciones Pixar, más allá de su innegable calidad en todos sus apartados, es una comicidad desatada que en ocasiones incitaba a la más estruendosa carcajada (recuerdo llorar de la risa viendo a Dory hablar balleno en Buscando a Nemo o a la madre de Scott escuchando Island del grupo de metal progresivo Mastodon en la radio de su coche en un pasaje de Monstruos University, por poner dos ejemplos al azar) algo que evidentemente no escasea en el último proyecto de Pixar, nada más lejos de eso, pero que sí se ha dosificado en demasía. Aunque hay momentos divertidos y pasajes que bordean lo descacharrante (un servidor siente predilección por la negatividad de Tristeza) a Inside Out le hacen falta situaciones de humor más primario, aquel deudor del slapstick, de Tex Avery, Buster Keaton o Charles Chaplin, el que hace reír tanto al niño como al adulto y que ha sido siempre habitual en las cintas ideadas por John Lasseter y sus muchachos. Este fallo, importante pero que evidentemente no hiere de gravedad al largometraje que mantienen un nivel muy alto durante sus 94 minutos de duración, es el que incita a un servidor a no darle una nota tan alta como a los que considero las obras maestras de la casa como Wall-E, la trilogía Toy Story o Los Increíbles.

inside2

No considerar a Inside Out ese clásico instantaneo que gran parte del público y la prensa especializada aventuró que era tras degustarla por primera vez no es óbice para afirmar que es una de las películas del año y no sólo de animación. Un producto que al igual que la mayoría de los nacidos en el seno de la casa Pixar (lo siento, las dos entregas de Cars se me siguen atragantando) está hecho por un equipo de profesionales intachables que han puesto todo el cariño del mundo para insuflar vida en millones de fríos pixels para que estos personajes una vez más se conviertan en entrañables compañeros de un viaje que merece totalmente la pena ser realizado y más de una vez. Pero a un servidor no le queda más remedio que admitir que, aún siendo una de las producciónes más valientes en el plano estético (esa habitación del “Pensamiento Abstracto” con las figuras cubistas propias dela cé lebre etapa de Pablo Picasso) y de las más ricas en lo argumental de la factoría, se ha revelado como la que menos me ha divertido, al menos sin llegar al altísimo nivel de otros productos de la casa como los previamente mencionados u otros como Bichos: Una Aventura en Miniatura, Up o Ratatouille. Del Revés es una de las propuestas más aconsejables e interesantes de una cartelera actual en la que imperan dinosaurios, superhéroes diminutos y simpáticos bichos amarillos en busca de villanos a los que ofrecer sus desinteresados servicios. Un proyecto para disfrutar en familia, con un mensaje inusualmente agridulce, personajes inolvidables y los suficientes aciertos como para considerarla una excelente película en líneas generales, pero no así la mejor de las obras salidas de Pixar o de las más destacadas de una filmografía que, después de todo, no es moco de pavo precisamente.

"Nunca miras a alguien y piensas: ¿Qué se le pasará por la cabeza? "  
Dirección - 7.5
Guión - 8
Aspecto Visual - 8
Banda Sonora - 7.5

7.8

Magnífica (que no brillante) última producción de Pixar que nos mete en la mente de una niña para saber qué acontece allí cuando Alegría, Tristeza, Miedo, Ira y Asco se ponen cada día manos a la obra.

Vosotros puntuáis: 7.82 ( 16 votos)
26 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
JH
JH
Lector
24 julio, 2015 9:25

Un 8? Una de las 5 mejores películas de Pixar merece un 10. Se ha convertido merecidamente en un clásico instantáneo para la crítica. Tras el semifiasco de Brave (única mediocridad junto con las películas de Cars, y muy a mi pesar porque adoro a Steve Purcell y sus Sam & Max desde Lucasarts) ha vuelto al altísimo nivel de Up, Buscando a Nemo, Wall-e, Toy Story… Será difícil desbancar esta producción como película de 2015.

josan_avenger
Lector
24 julio, 2015 9:52

Esta claro que esta cinta no es la mejor de pixar, pero desde mi punto de vista tampoco le tiene nada que envidiar a sus mejores peliculas, el “problema” es que esta vez (y no es la primera) se les ha quedado una peli que parece enfocada a un publico adulto con momentos para los niños.

Tras leer la critica, la sensacion que me da, es que el que esperaba ver una comedia y al encontrarse algo mas parecido al drama no le ha permitido disfrutar todo lo posible de la pelicula.

A mi, personalmente me ha encantado y yo si que me he reido y disfrutado, la parte del pensamiento abstracto, la peli favorita de tristeza, la fabrica de sueños, las mentes de otros son momentos muy graciosos.

Y respecto al personaje de bing bong, hay que recordar que es el amigo inaginario de una niña de 3 años y se comporta tal como deberia, ademas tambien es un personaje que consigue emocionarte en esa escena.

Alejandro Ugartondo
Autor
24 julio, 2015 11:11

Respeto la opinión de Juan Luís pero tambíen soy del criterio que no se le pueden restar méritos a la película por no contener tanta comedia como otros títulos de la compañía.

La película me ha parecido una maravilla y me sigue sorprendiendo la capacidad de riesgo que tiene Pixar en propuestas como ésta y la aparente facilidad con la que lleva a la gran pantalla conceptos a priori tan difíciles de adaptar como los planteados en este film.

Respecto a la comparación de la cinta con otras de la factoría, la encuentro una cinta muy equilibrada que combina con acierto sentimiento y humor. Por ejemplo, Up, también de Docter, destacaba por ese inicio prodigioso donde se narraba la vida de Carl en el que lo que primaba era el sentimiento por encima de la comedia, mientras que el resto de la película flojeaba en algunos puntos. En cambio Inside Out mantiene el sentimiento a lo largo de todo el film y lo combina adecuadamente con la comedia justa

Ianu
Lector
24 julio, 2015 11:50

Tengo varias objeciones a la crítica (a mí si me ha parecido de lo mejor de Pixar):

– Primero, no veo la necesidad de reírse con una película. Se trata de animación, no necesariamente de comedia. Si ese es el principal inconveniente que le ves a la película, quizá el problema está en qué le pides y no en qué te ofrece.

– Segundo: el argumento y el guión de ésta es, junto con Wall-E y Toy Story 3, el más interesante de todos los propuestos por Pixar. Donde tu ves estética (la escena de la abstracción), yo veo conceptos muy complejos tratados de forma didáctica y graciosa.

– Tercero: yo he ido a verla con mi hijo de 6 años y he de decir que le encantó y, para mi sorpresa, no únicamente las partes más cercanas al público infantil, sino también el resto. Incluso entendió perfectamente la humanización de los sentimientos, los conceptos de los pensamientos esenciales… Chapeau para el acercamiento de un tema tan complicado al, sin infantilizar ni sobre-explicar nada, muy al estilo las pelis de Miyazaki en las que nada se explica de forma explícita.

Igverni
Lector
En respuesta a  Ianu
24 julio, 2015 12:21

Ianu, gracias!!

Iré esta semana a verla con mi hijo de 7, y en parte estaba preocupado que no le fuera a gustar o le aburriera… Me quedo más tranquilo, la verdad.

A ver si el jueves próximo (la veré el miercoles de baratillo) me paso a comentaros que nos pareció a toda la familia…

Rafa Reyes
Rafa Reyes
Lector
En respuesta a  Ianu
24 julio, 2015 13:16

Vengo a firmar palabra por palabra lo que teclea lanu.

Esta película es algo fuera de lo normal, y de la casa sólo le aguantan el tipo Wall-e y TS 1 y 3.
Aparte de la habitual cantidad de capas de lectura, inteligencia y originalidad, ésta en concreto añade un nivel de vanguardismo inusual, ya no en la animación, en cualquier cosa parida por cabeza humana.

A mí me ha dejado boquiabierto.

JH
JH
Lector
En respuesta a  Rafa Reyes
24 julio, 2015 14:26

Estoy de acuerdo y meto en el top 5 de Pixar a esas tres, Inside Out y Up (también dirigida por Pete Docter). Un plaser haber leído estos dos últimos comentarios, gueys.

Roskat_vm
Roskat_vm
Lector
24 julio, 2015 18:59

Hola! Yo fui a verla el fin de semana pasado con dos de mis sobrinos: una niña de 4 años, y el mayor de 11 (como la protagonista). La pequeña se aburrió nada más empezar (con el corto Lava no hacía más que preguntar si se había terminado :P), pero el mayor disfrutó y me dijo que le había gustado. Por mi parte, yo reí y lloré (Ay, Bing-Bong… 🙁 ), y me pareció bonito y novedoso el mensaje de la película, sobre todo en una dirigida a los pequeños. p.d: A mí me encantó Brave. No entiendo quién dice que es una película “menor” y “mal hecha”. También lloré con ella, y habla de algo que rara vez aparece en las películas infantiles (y es la relación madre-hija).

Curioso
Curioso
Lector
En respuesta a  Roskat_vm
24 julio, 2015 20:52

Otro al que le encanta Brave, me gusta el trasfondo, de como podemos y nos pueden herir aquellos a quienes queremos y lo difícil que puede resultar reparar las cosas.

Arturo Porras
Autor
24 julio, 2015 20:01

Una pequeña obra de arte.Una grandisima película. Inteligente a mas no poder, divertida y emocionante( el que no le caiga una lagrimita con Bing Bong es que no tiene corazón).
No soy muy partidario de hacer tops así de partida (bueno, me atrevo a decir con todas las consecuencias que los primeros minutos de Up son los mejores que se han visto nunca en una peli de animación), por lo que no entro en el debate de si es la mejor de Pixar o no. En mi modesta opinión, sí ha entrado en mi top de pelis del año. Recomendable para niños (fui con mi hija de 5 años y se los paso pipa) y mayores, sobre todo para mayores

frankbanner49
frankbanner49
Lector
En respuesta a  Arturo Porras
26 julio, 2015 19:44

añadan otro a la lista de los que el prologo de UP le pareció lo mejor de tooodala producción de pixar.

sparkyal
sparkyal
Lector
24 julio, 2015 20:28

A mí Brave me gustó bastante, Up aguanté 20 min (que aburrimiento de película) y Buscando a Nemo de las peores que he visto
Ésta tengo ganas de verla

Rafa Reyes
Rafa Reyes
Lector
24 julio, 2015 20:39

Hombre, es que los primeros 20 minutos de “Up” son lo mejor de Pixar y si me apuras lo mejor desde “El hombre tranquilo”, por poner.
Casi que ese es el problema que tenía la película, que después de semejante viaje emocional subido en la noria pegaba tal bajón que, sin ser mala, al confrontarla con lo anterior lo parecía, y acababa tirando por un carril ya mucho más infantil y previsible.

Arturo Porras
En respuesta a  Rafa Reyes
24 julio, 2015 21:00

Saludos Rafa

A mí Up em sigue pareciendo muy disfrutable. Es una gran película de aventuras, vista desde dos planos, pues no deja ser el deseo de Fredicksen de hacer realidad los sueños de juventud de su mujer, en la época menos ilusionante de su vida. Por eso es tan importante el prólogo, pues nos muestra de manera perfecta los motivos del personaje. Es cierto que baja con respecto a su inicio,pero creo que su objetivo era empatizar con el personaje para acompañarlo en su viaje. Y es que esos minutos inicales son una autentica maravilla

Rafa Reyes
Rafa Reyes
Lector
En respuesta a  Arturo Porras
24 julio, 2015 22:32

Disfrutabilísima Arturo, y es cierto que consigue que hagas el viaje. Lo que ocurre es que la sensación de estar viendo algo excepcional es demasiado grande, y además está al principio. Tú sabes, este tipo de cosa que te provoca ese extraño cosquilleo. Y lo de después, estando muy entretenido, pues no.

frankbanner49
frankbanner49
Lector
26 julio, 2015 19:02

tecnicamente no ofrece nada nuevo.

creativamente hablando es muy buena.los elementos desplegados en el tablero funcionan,y aportan originalidad(a mí tambien me pareció muy potente el segmento del trén de la realidad,y lo del elefante imaginario,alegria y tristeza,en modo cubismo.

pero la he visto hace escasamente media hora,y me ha parecido aburrida y deprimente(en el tono general) como ella sola.
sinceramente,no llevaria a un tierno infante a ver esta pelicula ni loco.

allá cada uno,oye.

Profesor Gollipoldo
Profesor Gollipoldo
Lector
27 julio, 2015 12:11

La peli está increiblemente bien hecha y el guión es una maravilla, pero coincido que no es “Up”. También es que creo que no sé si algún día se llegará a alcanzar en el cine de animación el nivel de “Up” o, si me apuras, “Toy Story 3”.

Para mí el principal defecto que le veo a esta película es que ya no es una película para todos los públicos. Fui con mis sobrinos de 9 y 11 años y lo que más les gustó es la broma de “triple dental”. Se tiraron semanas hablando de “Big Hero Six”, pero de ésta ya se han olvidado. Disfrutas muchísimo siendo adulto porque tiene unas referencias que no se ven ni en pelis de Woody Allen, pero creo que la parte de “cine de entretenimiento” no está bien elaborada (es un absoluto dramón, con poco humor y cero acción). Se ha puesto el ejemplo de “Buscando a Nemo” y lo comparto porque para mí es junto con los “Increíbles” el paradigma de cine de entretenimiento de calidad de Pixar.

No sé si me explico. Para mí el gran valor de Pixar es que hacían pelis para niños que queríamos ver los adultos (si es que yo merezco ese calificativo) y de vez en cuando además conseguían hacer una obra maestra. Ahora parece que quieren hacer sólo obras maestras y eso puede ser peligroso teniendo en cuenta el género del que se trata.

Save
Save
Lector
En respuesta a  Profesor Gollipoldo
30 julio, 2015 12:48

“No sé si algún día se llegará a alcanzar en el cine de animación el nivel de “Up” o, si me apuras, “Toy Story 3″”

Yo cuando leo estas cosas me deja la sensación de que reducís la animación a Pixar, Disney, DreamWorks y un par de pelis de Ghibli a lo sumo.

Por cierto, ya que se debatía si las cintas de Marvel eran formulaicas, las de Pixar siguen todas el mismo esquema: “viaje (normalmente de ida y vuelta), pasando por cuatro o cinco peligros, unos cuantos escenarios chulos, encontrando a gente particular por el camino, y listo” (entrecomillo porque lo he copiado de otro sitio).

Igverni
Lector
29 julio, 2015 22:55

Buenas a todos.
Ya la vi, sentimientos encontrados. La película es genial y me ha encantado.
Pero no creo que sea lo mejor de Pixar.
Mi hijo de 7 años me dijo que si le gustó, pero cuando intenté que elaborara la opinión, aparte de “mola”, no supo concretar, ni supo decirme que le gustó, ni creo que entendiera el sentido profundo de la pelicula, que para mi es que la vida es la mezcla de emociones , y son todas buenas y necesarias.
No se puede estar eternamente alegre, ni así se consigue la verdadera felicidad, cliché sin ir más lejos de todas las series del Disney Channel.
Joder, es una idea brillante y totalmente contracorriente, igual que cuando en Monsters University nos contaron que a veces, aunque te esfuercen y lo deseas, los deseos no se hacen realidad, y el nerd no se convierte en el capitán del equipo de fútbol…
Pero, aunque lloré como una Magdalena en las escenas importantes, igual que todos los adultos que estabamos en el cine, la animación es genial, el guión es intachable, etc… Pensando en ella me da la sensación de ” fría”, de estar demasiado pensado , de ser todo muy serio y dejar muy poco espacio para la diversión. Diversión no entendida como producir carcajadas, sino un buen rato para todos los públicos.
El caso es que la pelicula es un peliculon y seguro estará en mi top-5 del año. Supongo que estoy hilando muy fino, pero Pixar siempre fue para todos los públicos en el sentido más amplio del término, y esta es una película para adultos, con colores brillantes que “engañan” a los niños.
No se si lo que digo tiene sentido …

Alejandro Ugartondo
En respuesta a  Igverni
30 julio, 2015 15:11

Yo creo que lo que dices tiene mucho sentido 😉

Yo tuve una sensación similar cuando salí del cine, totalmente encantado con la cinta pero pensando que es una película cuyo target no son los niños sino un público de más edad capaz de apreciar el mensaje de la película y todos sus matices.

BLUNTMAN
BLUNTMAN
Lector
1 agosto, 2015 18:20

Pixar consigue a vender la moto otra vez:
-Consigue vender una historia que es un drama infantil en su argumento central con personajes cómicos para suavizar el impacto. Un buena diferencia al mundo optimista de la Disney.
-Consigue vender un producto ya mascado: no pocas son los paralelismos que se puede sacar del planteamiento de Inside Out. Series como Herman´s Head o el genial corto Brain Divided (de quién copia prácticamente todo) ya exploraron el concepto de “lucha interior” mucho antes que esta película. con un lavado de cara y una buena promoción, el exito está garantizado.
-Perretes y gatetes: si lugar a dudas lo más comentado de toooda la película. casi que podrían haberse dedicado ha escribir sobre esto y que le den a la niña. funciona tan bien, que se te olvida recabar en detalles como que la madre no trabaja (y solo piensa en otros hombres) o que el padre le han echado del curro y se lo tiene que montar por su cuenta. Detalles adultos soltados de manera indirecta pero muy bien puestos para que nadie polemice demasiado.

En total es buena película, a la altura de la primera Cars (la segunda NO existe) pero no llega al nivel duro de Up o la genial Cortocircuito Wallie

PD: El corto de “I LAVA you” mejor en VO, por favor. Si no puedes leer subtitulos aprende, pero no jodas un buen juego de palabras.

Brian Blaquesmith
Brian Blaquesmith
Lector
En respuesta a  BLUNTMAN
5 agosto, 2015 2:45

Imposible que Inside Out copie nada de Brain Divided. En general estas películas se empiezan a desarrollar 3 años antes del estreno. Excepcionalmente Inside Out se empezó a desarrollar en 2009…

Luis Javier Capote Pérez
Autor
3 agosto, 2015 12:31

La vi este fin de semana y me gustó. Entretenida, con material para que chicos y grandes disfruten y, una evolución más en la trayectoria de Pixar y Disney de que todo tenga sentimientos. Hasta los sentimientos.

Snesh!
Lector
9 agosto, 2015 12:40

Si bien es cierto que Pixar nunca se ha caracterizado por sus tramas, me pasé toda la película pensando que bing bong, obsesionado con que Riley se olvidará de él, aprovecharía el ayudar a Alegría y Tristeza para llegar a la central, intentar hacerse con el control y convertirse en una especie de villano. Debo ser el único que si lloró cuando se murió fue de pena por el argumento tan mediocre o de telefilme como bien se reseña aquí. Los gags fantásticos como siempre, pero se terminará convirtiendo en una de estas películas que ves una vez, una segunda y a la tercera ya no te hacen gracia los chistes, la animación si bien “arriesgada” no es ni mucho menos digna de ser admirada, el diseño de los personajes es sumamante pobre y no tiene un argumento como para emocionar o considerarse “drama” como muchos hacen. Lo más admirable son las metáforas y gags sobre nuestra mente, que a pesar de lo compleja que es, está perfectamente diseñada y contada para que hasta los niños entiendan la mayoría.

ader
ader
Lector
24 agosto, 2015 10:29

Pues yo coincido en casi todo con Juan Luis. Me parece una de las mejores pelis de Pixar; pero la Trilogía de Pixar y Wally son (para mi) mucho mejores, mas entrañables y mas divertidas. Los Increibles la pongo en un escalón inferior, al nivel de ésta que nos ocupa y de Up, para mi la mas similar de la factoria a Del Revés.
En cuanto a nota, le pondria un 9, pues Wally se merece un rotundo 10.