ZN Indie: Novedades USA #64

Hablamos de las novedades más interesantes del cómic independiente americano. Esta semana, Lego Ninjago: Garmadon, Project Superpowers: Fractured States y The Joneses.

Por
2
1310

¡Bienvenidos a una nueva entrega de ZN Indie: Novedades USA! Esta semana tenemos ninjas de Lego, superhéroes de dominio público que se niegan a desaparecer de las estanterías y superhéroes de AWA Studios.

Lego Ninjago: Garmadon #1, de Tri Vuong

Edición original: Image Comics/Skybound Entertainment
Guion: Tri Vuong
Dibujo: Tri Vuong
Color: Annalisa Leoni
Rotulación: Russ Wooton
Formato: Grapa. 32 páginas. $3,99

¿Image y Skybound editando cómics de Lego? Tan extraño me parece que la casa de The Walking Dead se haya hecho con la licencia de los juguetes más populares del mundo que tenía ganas de leer esta serie. Desconozco el mundo de Lego Ninjago: perdí el interés en las figuras Lego hace ya años, hecho que hace que mi opinión sea inútil para los fans de estas figuritas, que sin duda estarán cursando la escuela secundaria; pero dudo que los lectores de esta web seáis fans acérrimos de los Lego Ninjago. Seguramente sois lectores curiosos como yo, interesados en saber si el experimento de Skybound tiene éxito y/o este es un cómic idóneo para vuestros vástagos. Me complace decir que sí.

Es la primera vez que leo un cómic de Tri Vuong, nombre al que seguiré la pista de ahora en adelante porque me ha sorprendido tremendamente con la calidad de su trabajo. Este primer número uno me ha enganchado a las aventuras de este villano llamado Garmadon, cuya historia de origen se resumen brevemente aunque no es necesaria en absoluto para poder disfrutar de esta serie. Desde la primera página hay acción y humor con todo el encanto y carisma de estas figuritas, perfectamente escritas y dibujadas por Vuong, que se las apaña para que parezca que siempre están en movimiento. La inocencia del mundo de Ninjago, presente en el argumento del cómic, en cada chiste y en cada amenaza que vocifera Garmadon, son el bálsamo perfecto para adultos cínicos como yo y seguramente una fuente de alegría para los más pequeños de la casa.

Si el resto de la serie mantiene el nivel de este número, estaremos ante una de las mejores miniseries de este año para todas las edades del indie americano. Poco más se le puede pedir a un cómic de Lego.

Project Superpowers: Fractured States #1, de Ron Marz, Andy Lanning y Emilio Utrera

Edición original: Dynamite Entertainment
Guion: Ron Marz y Andy Lanning
Dibujo: Emilio Utrera
Color: Arthur Hesli
Rotulación: Tom Napolitano
Formato: Grapa. 32 páginas. $3,99

Quién iba a decir que Project Superpowers, la serie que continúa las aventuras de superhéroes de dominio público, perduraría más de una década tras la marcha de sus dos artífices, Alex Ross y Jim Krueger. Cada cierto tiempo se publica un nuevo spin-off o miniserie, a cargo de diferentes autores, con mejor o peor suerte, pero siempre con ventas suficientes para justificar una serie más. Este año tenemos a Ron Marz, Andy Lanning y Emilio Utrera como capitanes de la franquicia, y su aportación es una historia de tintes postapocalípticos. En Project Superpowers: Fractured States un hombre amnésico se despierta en una América en la que el mal ha vencido y los superhéroes de la serie se encuentran en paradero desconocido.

Hace unos años, reseñando el primer número del enésimo reboot de Turok, comenté que Ron Marz no parecía comprender que, a menos que se trate de un revival nostálgico de Marvel o DC, el mercado americano rechaza cómics de la vieja escuela. Leyendo el primer número de Fractured States, vuelvo a tener la misma impresión. Marz y su co-guionista Andy Lanning han escrito un cómic que en otros tiempos hubiera costado 1 dólar y 50 centavos, precio que incitaría a los lectores a continuar la serie mientras haya una buena ración de puñetazos y rayos láser por número. Hoy, en el año 2022, ese cómic cuesta 4 dólares, un precio relativamente alto para un cómic que se lee en cuatro minutos y lo único que ofrece es un prólogo que es heredero en forma y contenido de esos cómics baratos del pasado. Esta no es forma de garantizar la supervivencia comercial de una serie. Aunque sospecho que el fiel núcleo de lectores de los superhéroes de esta serie ya tiene reservados los siguientes números, no estaría mal ver más interés en expandir el público de Project Superpowers.

Los dos guionistas no se arriesgan para nada con este número, ni en forma ni en contenido. Sigue a rajatabla, con aroma old school, una formula argumental que ya hemos visto en muchas otras historias postapocalípticas de superhéroes como El Viejo Logan o cualquier cómic de superhéroes en el que sus protagonistas viajan al futuro, que siempre desemboca en catástrofes. No puede decirse que sea aburrida la historia, pues dos viejos zorros como Marz y Lanning se conocen muy bien los engranajes del género; sin embargo, tampoco puede decirse que esta sea una historia emocionante como pocas, por encima de la media. Ni siquiera podría considerarse uno de los mejores número uno firmado por ambos guionistas. Tan solo es una historia típica de los superhéroes y escrita competentemente… en un mercado saturado de historias típicas de los superhéroes y escritas competentemente.

Lo mismo puede decirse del dibujo de Emilio Utrera y el color de Arthur Hesli, ambos muy competentes pero nada diferentes de lo que puede encontrarse en el catálogo de Marvel y DC. No quiero ser excesivamente cruel con ellos: su trabajo es interpretar el guion, concebido como un cómic de superhéroes clásicote, y dibujarlo mediante experimento gráficos como los de Chris Ware sería un error; pero eso no cambia que no haya nada sensacional o llamativo en su trabajo.

En resumen, si os apetece un cómic de superhéroes a la vieja usanza, ambientado en un futuro distópico y que no sea de Marvel y DC, esta es vuestra serie. A la espera de la siguiente miniserie de Project Superpowers nos quedamos el resto.

The Joneses #1, de Michael Moreci y Alessandro Vitti

Edición original: AWA Studios – Upshot
Guion: Michael Moreci
Dibujo: Alessandro Vitti
Color: Ive Svorcina
Rotulación: Sal Cipriano
Formato: Grapa. 32 páginas. $3,99

Tras rendir tributo a los superhéroes adolescentes y pariodar a Batman, el universo de The Resistance pone su punto de mira en la familia americana de clase media de las zonas residenciales en las afueras de la ciudad, localidades que representan a medio electorado de Estados Unidos y donde las ideas políticas de los dos grandes partidos de ese país solían entremezclarse. Desde la irrupción en escena de Donald Trump y su ideario populista en 2016 las urbanizaciones viven tiempo convulsos, pues se han convertido en un campo de batalla político y las diferencias políticas entre vecinos se han ido acrecentando. En la América ficticia de The Joneses tales zonas residenciales también se ven afectadas por el auge del populismo, lo que permite a Michael Moreci y Alessandro Vitti narrar la historia de una familia afrontando las luchas internas de su vecindario. Una familia con superpoderes.

Al tratarse de un cómic de The Resistance, la familia de The Joneses posee superpoderes que adquirieron tras el brote de una pandemia mundial, y el guion de Moreci abraza las convenciones del género de los superhéroes, un caso opuesto al de la serie central del universo de AWA Studios, que se decanta por un acercamiento más cercano a la ciencia-ficción. Los Joneses son como Los Increíbles o los Cuatro Fántasticos pero comprometidos políticamente. Mejor dicho, solo dos de ellos están comprometidos políticamente; la familia debate entre usar sus poderes por una causa en la que creer u ocultarlos para mantener la paz en el vecindario. Sin duda, esta es la parte más interesante de este primer número. Moreci y Vitti consiguen crear convincentes paralelismos con la realidad, hacen de los Joneses una buena representación de todas las familias americanas que temen el aislamiento social si hacen pública su oposición a controvertidas iniciativas como, por ejemplo, la prohibición de Maus en las escuelas.

Menos interesante es la parte más superheroíca del cómic. Moreci, que nunca antes ha escrito un cómic de superhéroes, y Vitti se muestran demasiado respetuosos para mi gusto con los antifaces y supervillanos que pueblan los cómics de superhéroes. La intención de los autores es llevar a superhéroes como los de Marvel y DC a un escenario político que esas dos editoriales preferirían evitar en sus cómics, y eso es lo que ofrecen en las páginas de este cómic. Aunque es injusto criticarles por algo que nunca prometieron, me pregunto si un poco de ambigüedad moral o cinismo en vez de respeto por las convenciones hubiera hecho más interesante toda la parte superheroíca del cómic. Lo único de lo que puedo estar seguro es de que se les da bien a ambos autores (y al colorista) hacer cómics de superhéroes. No ganarán ningún premio Eisner, pero saben entretener de principio a fin.

En definitiva, si os apetece un cómic de superhéroes como los de Marvel y DC que trate temas de actualidad con firmeza y convicción, The Joneses es una opción a tener en cuenta.

2 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Ziggy
Ziggy
Lector
15 abril, 2022 20:34

Les cuento que me toco hacer de niñera de un sobrino y me tuve que tragar una pelicula de Lego ninjago para mantenerlo tranquilo y admito que son entretenidas y bien narradas. Y confieso que Garmadon, como parodia de Darth Vader es todo un personaje que vale la pena explorar.

VaansManu
VaansManu
Lector
17 abril, 2022 12:32

«perdí el interés en las figuras Lego hace ya años, hecho que hace que mi opinión sea inútil para los fans de estas figuritas, que sin duda estarán cursando la escuela secundaria»

Brutal disrespect para los fans de Lego viniendo de una página especializada en libros con dibujitos xD Me pregunto si alguien que no lea cómics pensará igual de señores de 30, 40 y 50 años leyendo como un tío vestido de araña roja y azul se balancea por los tejados mientras hace bromas.

Yo no compro Lego ni me interesa, pero viniendo de una página donde estamos frikis de cosas que, objetivamente, no son para adultos, se debería tener más cuidado con estas calificaciones tan gratuitas, la verdad. Que aquí tampoco es que vengamos a debatir de física cuántica o poesía del siglo XVI, si no de si a Superman le queda mejor el traje con los calzoncillos por fuera o por dentro del pantalón. No se si estamos para tachar de hobby de niños otras aficiones.

Last edited 2 meses atrás by VaansManu