ZN Cine – Crítica de The Imitation Game (Descifrando Enigma), de Morten Tyldum

Por
1
1178

 
The_Imitation_Game_Poster

Dirección: Morten Tyldum
Guión: Graham Moore (Libro: Andrew Hodges)
Música:Alexandre Desplat
Fotografía: Óscar Faura
Reparto: Benedict Cumberbatch, Keira Knightley, Mark Strong, Charles Dance, Matthew Goode, Allen Leech, Tuppence Middleton, Rory Kinnear, Tom Goodman-Hill, Hannah Flynn, Steven Waddington , Matthew Beard, James Northcote, Ancuta Breaban, Victoria Wicks
Duración: 114 minutos
Productora: The Weinstein Company / Black Bear Pictures / Ampersand Pictures
País: Reino Unido

 

Empezamos nuevo año y como es tradición comienzan a llegar a nuestras pantallas algunas de las películas favoritas de la crítica y serias candidatas a los Oscar. Este fin de semana es el turno de The Imitation Game, horriblemente traducida en nuestro país (para variar) como Descifrando Enigma, cinta británica que se ha colado entre las mejor valoradas de la temporada y que ya cuenta con cinco nominaciones a los próximos Globos de Oro, entre ellos Mejor Drama, Mejor Actor de Drama para Benedict Cumberbatch, Mejor Actriz de Reparto (Keira Knightley), Mejor Guion Adaptado y Mejor Banda Sonora. The Imitation Game está dirigida por el director noruego Morten Tyldum (Headhunters) y adapta el libro de Andrew Hodges Alan Turing: The Enigma, que narra la vida del famoso matemático y criptógrafo que, además de ser uno de los padres de la computación –es decir, uno de los responsables de que puedas estar disfrutando de esta crítica, amigo lector- fue también una pieza clave a la hora de desentrañar los sistemas de encriptado que utilizaban los nazis durante la Segunda Guerra Mundial; esta parte de la vida de Turing, contribuyendo de manera vital a ganar la guerra a los aliados, se mantuvo sin embargo en secreto hasta la década de los setenta debido a su condición de secretos de estado. Si bien Turing continuó ejerciendo una labor fundamental en el campo de la computación, su vida tuvo también un marcado carácter dramático; de personalidad retraída y antisocial, estuvo marcado por su estigmatización como homosexual, condición ilícita en la Gran Bretaña de su tiempo por la que fue condenado a la castración química en 1952, suicidándose dos años después. Tuvo que pasar más de medio siglo para que la figura de Turing fuera reconocida en toda su magnitud, llegando a ser indultado por Isabel II en 2013 gracias a sus enormes aportaciones.

Por lo que habéis podido comprobar en el párrafo anterior, tenemos todos los ingredientes para el biopic al uso que tanto gusta a Hollywood, y es que a pesar del origen británico de la producción es obvia la influencia de los Hermanos Weinstein en The Imitation Gamem, conformando una cinta de las que adoran los todopoderosos productores: gran reparto, historia “bigger than life” y diseño específico para arrasar en festivales y premios. Sobre el papel The imitation Game está cortada por el mismo patrón que otros biopics tópicos de Hollywood al estilo de la floja Una Mente Maravillosa pero donde la película de Ron Howard caía en los peores vicios de la industria al reflejar a personalidades con luces y sombras, The Imitation Game es menos indulgente con la personalidad de Turing, arisca y desagradable, en un personaje que no está construido para caer bien sino para ser comprendido, dadas sus taras sociales y la frustración que acarrea con el secreto de su sexualidad. Es aquí donde más indignante resulta el cambio de título en nuestro país, transformando la hermosa metáfora que es The Imitation Game (una adaptación del Test de Turing original, que intentaba discernir en una conversación si nuestro interlocutor era humano o máquina) en una banal descripción de la trama.


Imitation_Game

Y es que el núcleo de la cinta se ocupará del tiempo que Turing estuvo a las órdenes del ejército británico con el objeto de descifrar la entonces todopoderosa máquina de cifrado nazi, Enigma, para lo que Turing tendría que formar equipo con un reducido grupo de especialistas en criptografía. The Imitation Game utiliza la narración en forma de flashback al estilo de otros biopics para retratar la juventud de Turing y su participación en la Segunda Guerra Mundial, regalándonos un personaje al que Benedict Cumberbatch da vida de manera magistral en una actuación que confirma el extraordinario talento del intérprete de Sherlock (y futuro Doctor Extraño, no lo olvidemos). Aunque el papel de Turing cumple también con todos los tópicos de actuación reconocida en la industria (y acata la norma que recomendaba de manera genial Kirk Lazarus, “never go full retard), Cumberbatch lo trata en todo momento con gran respeto y nunca yendo hasta el histrionismo, lo cual es de agradecer. La tremenda actuación de Cumberbatch eclipsa sin duda al resto del reparto, muy sólido pero sin apenas oportunidad de brillar, destacando una notable Keira Knightley y unos siempre competentes Charles Dance, que está viviendo una segunda juventud gracias a su papel de Tywin Lannister en Juego de Tronos, Matthew Goode (al que uno ya no puede dejar de ver como el Ozymandias de Watchmen) y Mark Strong. De todos modos que el gran reparto no os engañe, este es el show de Cumberbatch y la película está orientada a su espectacular lucimiento. Sin duda, uno de los papeles del año y seguramente uno de los más potentes candidatos al Oscar.

Como decíamos, The Imitation Game podía haber caído fácilmente en el saco de los biopics y películas oscarizables que no pasan de correctas, por lo que se agradece en ella ese punto más de valentía que sus predecesoras (El Discurso del Rey, la citada Una Mente Maravillosa, Ray y tantos otros ejemplos) mucho más propensas al happy ending y más cautelosas a la hora de tratar con los claroscuros de sus personajes. The Imitation Game aporta a una gran solidez del conjunto una historia entretenidísima, emotiva sin caer en lo lacrimógeno y sumamente eficaz en mantenerte pegado a la pantalla durante sus casi dos horas de duración. Mantiene ese carácter hipnótico que recuerda a anteriores revisiones de figuras como el Milos Forman de Amadeus o Man on the Moon, relatos que superaban lo trivial del biopic convencional e intentaban ser más cinematográficos que mantener un apego literal a la típica historia “basada en hechos reales”. The Imitation Game consigue superar ese escollo manteniendo una historia que navega al lado de los sucesos de la Segunda Guerra Mundial, con tintes de documental pero sin ahondar en ellos, meras pinceladas para mantener localizado al espectador en la trama histórica, pero siempre centrándonos en Turing, intentando discernir a la persona tras los hechos de los que es partícipe. Y lo hace también por medio de flashbacks a la juventud de Turing, con una excelente también interpretación de Alex Lawther como el joven Turing de sus años de estudiante, que ayudan a comprender la figura del matemático.

Imitation_Game_2

Mención aparte merece la deliciosa banda sonora del siempre fantástico Alexandre Desplat, que aquí nos regala una partitura triste y evocadora, pero también a ratos épica (reconfortante en un compositor normalmente comedido como Desplat). The Imitation Game supone en definitiva un gran comienzo del año cinematográfico con una cinta que hace justicia a una figura tan dejada de lado por la Historia del siglo XX como Alan Turing y que por suerte está actualmente en el lugar que le corresponde, el de uno de los grandes genios de la Ciencia. Y como en Hollywood todas las modas van en pareja, muy pronto nos llegará también La Teoría del Todo, película basada en la vida de Stephen Hawking que también ha recibido muy buenas críticas y que ha recibido la bendición del propio astrofísico. Mientras tanto nos quedamos con esta recomendadísima The Imitation Game, que no sólo ensalza al desgastado género del biopic, sino que nos convence del terrible talento de un Benedict Cumberbatch que demuestra poder llevar el peso de una película por sí mismo. Una gran apuesta sin duda para este comienzo del año cinematográfico.

 

Review Overview

Dirección - 7
Reparto - 9
Guion - 8
Apartado Visual - 8
Banda Sonora - 9

8.2

Valoración Global

The Imitation Game esquiva el biopic al uso y nos regala un sólido retrato de una de las figuras más olvidadas del pasado siglo con una soberbia actuación de Benedict Cumberbatch.

Vosotros puntuáis: 6.46 ( 2 votos)

1
Déjanos un comentario

Please Login to comment
1 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
1 Comment authors
Coloso7 Recent comment authors
Recientes Antiguos
Damián González
Lector
Damián González

Ya la he visto y me ha encantado muchisimo, Benedict Cumberbatch soberbio a veces parece Sherlock pero hace una grandísima interpretación, junto con Dallas Buyers Club, The Imitation Game es el mejor biopic que he visto.