ZN 1 Millón: Zona Negativa

Por
0
123

Recuerdo que hace cosa de 6 años empecé a visitar páginas sobre cómics gracias a ese medio tan fructífero que ha resultado ser Internet. Por aquél entonces mi nivel de inglés era mucho más limitado que ahora, así que era lógico centrar mi atención en las webs cuyo contenidos aparecían en español, y por lo tanto recurrir al portal tebeístico por excelencia, Dreamers.

Entre la multitud de páginas y subpáginas que echaban raices en el punto de encuentro creado por Nacho Carmona hubo una muy particular que volví a visitar en ocasiones posteriores, se trataba como habréis adivinado de la primigenea Zona Negativa.
Lo más notable de aquella primera versión era la cantidad de buenas entrevistas a todo tipo de autores que habían logrado realizar los responsables de la web. Gente como Chirs Claremont, Carlos Pacheco o Stan Lee.

Pasó el tiempo y a medida que la web dejó de actualizarse me olvidé de ella.
Tuvieron que transcurrir unos dos años y llegar el 2003 para que Zona Negativa, con un aspecto remozado y menos sombrío volviese a destacar lo suficiente para volver a ojearla. Era el verano del primer año de carrera, y como tal eran fechas en las que a buen seguro había que estudiar, así que por alguna razón encontré interesante escribir reseñas de cómics, y le mandé una muestra a Raúl López, webmaster de ZN.

A partír de ahí comenzé a formar parte del equipo de la web no sólo haciendo reseñas, sino escribiendo también algún que otro artículo. Además de alguna manera convencí a Pablo de que probase a escribir él tambiñen algo, en su caso sobre cine.
Volvió a pasar al tiempo y en el afán por crear nuevas secciones surgió a finales del 2004 Palabras al aire, una vía de actualización que nos permitiese colgar noticas sin necesidad de que como hasta entonces Raúl tuviese que maquetar y subir los textos que le enviábamos.

Personalmente me incorporé al blog un mes después de su creación, que hasta entonces estaba practicamente en manos de Alberto Morán. Siguió pasando el tiempo y fue quedando patente que el éxito del blog sobrepasaba al del resto de secciones de la páginas, así que en un nuevo ejercicio de evolución, Palabras al aire fagocitó a ZN, tan sólo para que más tarde el blog fuese renombrado directamente como Zona Negativa.
Y el blog creció, y sus colaboradores aumentaron, y las visitas también se iban multiplicando con el trabajo diario, y así hasta la redonda cifra de un millón que acabamos de alcanzar.
Y suma y sigue.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments