ZN 1 Millón: Koldo Azpitarte – Recuerdos positivos de una Zona Negativa

Por
0
131

Koldo Azpitarte fue colaborador de Zona Negativa durante un par de años comenzando su colaboración en el año 2000, tengo que deciros que Koldo se adelanto en varios años y es que si entonces lo que escribiamos en ZN era basicamente textos sobre comic Mainstream, Koldo aportó otro tipos de texto tratando series de Vertigo o incluso comic Europeo.

Junto con el hicimos grandisimas entrevistas, Jan fué una de ellas pero vinieron muchas mas, incluso preparamos una para Brian Michael Bendis que nos llevó varias semanas, entrevista que por cierto desapareció en el limbo ya que Bendis de la noche a la mañana dejó de responder a mis mails…

Como a todos quiero dar las gracias a Koldo por formar parte de la familia ZN, contigo dimos un gran salto hacia lo que es hoy la web.

Y ahora os dejo con sus palabras…

“En los últimos meses del año 2000 hubo un par de acontecimientos que cambiaron mi vida. Uno fue que me casé y lo otro fue que comencé a colaborar en Zona Negativa.

A simple vista puede parecer exagerado equipararlos, pero aunque no sean comparables, ambos hechos cambiaron mi vida para siempre.

Como esto no es Salsa Rosa y no hay nadie en el ciberespacio interesado en mi vida sentimental ( todo va bien, gracias) hablaré de por qué colaborar con Zona Negativa cambió mi vida ( ¡Dios mío!, acabo de darme cuenta que esta frase suena como un eslogan de teletienda, espero que sepáis obviar la cursilería).
He leído tebeos desde mi más tierna infancia. Nunca he dejado de hacerlo, ni tan si quiera cuando era un adolescente con una exigua paga y debía repartir mi presupuesto entre vida social y cómics.
Durante un tiempo fantaseé con la posibilidad de ser autor de cómics y aunque hice varios pinitos en ese terreno( fanzines e incluso algunas colaboraciones en prensa local), finalmente me rendí ante la evidencia de que mis dotes para el dibujo eran insuficientes. Eso no impidió que siguiera disfrutando como lector y que cada vez me interesara más la figura del escritor o crítico de cómics. Cuando uno ha leído tantos miles de tebeos, dedicado tantas horas a una afición y tomado una posición activa en el estudio del lenguaje del cómic, escribir sobre ello es una necesidad que aparece de manera casi espontánea. El problema era que como eso no podía ser una profesión, tuve que relegarlo mientras estudiaba mi larga ( y a menudo penosa) carrera de medicina.

El azar quiso que en mi primer trabajo las largas guardias se hiciesen junto a un ordenador conectado a Internet, en una época en la que las tarifas planas eran mucho menos frecuentes que en la actualidad y gracias a ello comencé a participar el foros de Dreamers y a visitar páginas como Zona Negativa ( creíais que nunca iba a llegar al tema que nos ocupa ¿eh?).

Raúl López, creador, coordinador y principal animador de la página de Zona Negativa siempre ha estado abierto a nuevos colaboradores y aunque no recuerdo bien los detalles, comencé a colaborar de forma tímida en su página haciendo reseñas, contribuyendo a alguna pregunta para las entrevistas, traduciéndole las preguntas para una entrevista a Stan Lee y finalmente haciendo mis propias entrevistas.
Zona Negativa me sirvió para reencontrarme con el placer de escribir para un público y me animó a retomar una faceta de mi afición, la de escribir sobre cómics.

Tal vez no fuera sólo gracias a Zona Negativa, pero si comencé a colaborar con Dolmen o estuve involucrado en Trama desde su inicio, fue en buena parte porque sus editores habían leído lo que escribía para Zona Negativa y decidieron que también valía para sus revistas.

Por desgracia, tal ritmo de trabajo supuso que debiera abandonar mis colaboraciones con la página web y me habría sentido “culpable” por dejar Zona Negativa si no fuera porque como lector la he seguido en sus diferentes encarnaciones y he podido comprobar que mi ausencia ha sido cubierta con creces.

Sigo leyendo Zona Negativa todos los días y aunque tan sólo esté al otro lado de la pantalla, me sigo sintiendo parte de la gran familia de Zona Negativa y celebro con alegría el primer millón de los muchos millones de visitantes que aún están por llegar.
Gracias Raúl.”

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments